Netanyahu recuerda el pasado nazi de Günter Grass tras su poema contra Israel

Deja un comentario

Por Sal Emergui

Para elmundo.es

Grass, con el diario alemán en que publicó el polémico poema. | Afp

La tormenta Günter Grass no amaina. Los israelíes se han indignado al leer en la prensa hebrea y de forma detallada el poema-manifiesto del escritor alemán titulado ‘Lo que hay que decir'( ‘Was gesagt werden muss’) en el que acusa a Israel “de poner en peligro la paz mundial” y exige que no ataque las instalaciones nucleares iraníes. “Es el supuesto derecho a un ataque preventivo que podría exterminar al pueblo iraní… porque en su jurisdicción se sospecha la fabricación de una bomba atómica”, escribió.

Si este jueves por la mañana varios intelectuales e historiadores han definido al Premio Nobel de Literatura de “ignorante”, “patético” o “antisemita”, por la tarde ha llegado la polémica a la mesa del primer ministro Benjamin Netanyahu que ha recordado el pasado nazi de Grass, con su paso por las Waffen-SS. Un hecho, según recordó el político, que el autor de ‘El tambor de hojalata’ “escondió durante seis décadas”.

“La vergonzosa comparación moral que hace entre Israel e Irán, un régimen que niega el Holocausto y amenaza con aniquilar a Israel, dice muy poco sobre Israel y mucho sobre el Sr. Grass”, afirma Netanyahu en una reacción contra el escritor alemán y Teherán.

Es Irán, y no Israel, el que amenaza la paz y seguridad del mundo. Es Irán, y no Israel, el que apoya grupos terroristas que disparan misiles contra civiles inocentes. Es Irán, y no Israel, el que apoya el régimen sirio que masacra a su propio pueblo. Es Irán y no Israel, el que apedrea a las mujeres, ahorca a los homosexuales y reprime brutalmente a decenas de millones de sus ciudadanos”, expresa en un comunicado.

Netanyahu no pasa por alto la confesión de Grass, de 84 años, tras la publicación de su autobiografía hace cinco años en la que relató su alistamiento, de joven, al cuerpo de élite del régimen nazi. “Durante seis décadas, el Sr. Grass escondió el hecho de pertenecer a las Waffen SS y, por eso, quizá no sea una sorpresa que defina al único Estado judío como amenaza más grande para la paz en el mundo y se oponga a su equipamiento de medios defensivos”.

Se refiere concretamente a la crítica de Grass en el diario ‘Süddeutsche Zeitung’ contra Alemania por venderle el sexto submarino, con potencial nuclear. “Va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad es dirigir ojivas aniquiladoras hacia donde no se ha probado la existencia de una sola bomba, aunque se quiera aportar como prueba el temor… b>digo lo que hay que decir”<, apuntó Grass, que reconoce que ha existido un silencio personal y global en su país debido -opina- al genocidio de los seis millones de judíos.

“¿Por qué solo ahora lo digo (…) Israel, potencia nuclear, pone en peligro una paz mundial ya de por sí quebradiza? Porque hay que decir lo que mañana podría ser demasiado tarde“, añadió el alemán. El escritor considera a Israel como potencia nuclear “fuera de control ya que es inaccesible a toda inspección”.

Según escribe el historiador Tom Seguev en el diario de izquierdas ‘Haaretz’, “Grass no es antisemita, sólo patético”. Varios analistas recuerdan que la critica a un posible ataque contra Irán está muy presente en la prensa israelí pero rechazan a Grass como “el más idóneo para dar clases de moral”.

En un articulo titulado ‘El viejo alemán levanta la cabeza’, el superviviente del Holocausto y también Premio Nobel Elie Wiesel escribe en el diario ‘Yediot Ajaronot’: “En Irán gobierna un dictador cruel que repite que su plan es la exterminación de Israel. Entonces, ¿cómo establece que Israel es la que amenaza la paz mundial y no Irán? (…) Hubiera esperado de Grass, con todo su pasado problemático, que exhibiera un poco más de modestia y cautela”.

Por su parte, Grass considera que existe una campaña de desprestigio contra él. En seguida se uso el término ‘antisemitismo’, algo que, por otro lado, era esperable”, dijo a una emisora alemana. “Hay una tendencia generalizada a no ocuparse del contenido del poema para lanzar una campaña contra mí y asegurar que mi prestigio quedó dañado para siempre”, añadió.

Poema de Gunter Grass, «lamentable»

Deja un comentario

El ministerio israelí de Exteriores calificó de «lamentable» el poema del premio Nobel alemán de literatura Günter Grass en que defiende a Irán estimando que la «potencia atómica de Israel amenaza la paz mundial».

«Este paso de Günter Grass de la ficción a la ciencia-ficción es de muy mal gusto, su poema es lamentable y carece totalmente de gracia», afirmó el portavoz del ministerio, Yigal Palmor.

Por su parte, el historiador Tom Segev estimó en el diario «Haaretz» que el escritor alemán era «más patético que antisemita».

«La comparación entre Israel e Irán es injusta pues contrariamente a Irán, Israel jamás amenazó a otro país de borrarlo del mapa», agregó Segev.

En el periódico Maariv, el comentarista Shai Golden estima que las declaraciones de Günter Grass «no prueban necesariamente un antisemitismo sino su rechazo a asumir su responsabilidad por sus crímenes históricos».

«Estoy de acuerdo con casi todo lo que dice. Pero, simplemente no tiene el derecho moral ni histórico de decirlo», estimó el comentador, invocando «la traición del principio de la expiación con la que cada alemán debe estar comprometido para siempre cuando habla de Israel y de los judíos».

El poema «Lo que debe decirse» escrito en prosa y publicado en el diario alemán «Süddeutsche Zeitung» denuncia eventuales ataques israelíes contra instalaciones nucleares iraníes como un proyecto que podría llevar a «la erradicación del pueblo iraní porque se sospecha que sus dirigentes construyen una bomba atómica».

Al mismo tiempo, está «este otro país, que desde años dispone de un arsenal nuclear creciente – aún cuando se mantiene el secreto – y sin control, porque no se permite ninguna verificación», prosigue el Nobel de literatura 1999, apuntando a Israel sin nombrarlo inmediatamente.

Grass denuncia «el silencio generalizado de este hecho establecido» – que califica de «pesada mentira» – porque «el veredicto de antisemitismo será pronunciado inmediatamente contra quien la rompa».

En 2006, Günter Grass, conocido por sus posiciones de izquierda, reconoció haber formado parte de las Waffen SS en su juventud.