Se cumplen 152 años del nacimiento de Theodor Herzl

Deja un comentario

Theodor Herzl es considerado como uno de los personajes más famosos de Israel, y este miércoles todo el país celebró un nuevo aniversario del nacimiento de quien fue considerado como la inspiración para el sueño sionista, la fe en una nación fuerte y judía, aún a costa de su vida.
Este miércoles 10 del mes hebreo de Iyar, se cumplen 152 años del nacimiento de Teodoro Herzl, cuya filosofía hizo mucho para crear y dar forma al movimiento sionista. Su cumpleaños se ha convertido en el Día de Herzl.
Las celebraciones por el Día Herzl de este año fueron convocadas bajo la consigna “Israel 2048”, y se centró en el futuro de Israel.
Miles de estudiantes llegaron a Jerusalem para conmemorar este día del nacimiento del padre del sionismo y debatir sobre la visión de Herzl para el futuro de Israel.
Herzl nació en 1860 en el Reino de Hungría, en el condado de Pest (hoy la parte oriental de la ciudad de Budapest, que entonces constituía dos ciudades separadas), junto a la Gran Sinagoga de Budapest.
Perteneciente a una familia judía germanoparlante originaria de la ciudad de Zemun, situada en la Frontera Militar (actual Serbia), Herzl creció en un ambiente confortable, liberal y laico.
Estudió en una escuela judía hasta los 10 años, cuando fue enviado a una escuela laica que tuvo que abandonar debido al antisemitismo existente en la misma. De esta forma, fue matriculado en una escuela evangélica, en la cual no tuvo problemas con el antisemitismo, pues la mayoría de los alumnos eran judíos.
A raíz de la prematura muerte de su hermana, Paulina, en 1878 su familia se trasladó a Viena, entonces capital del Imperio austrohúngaro, donde estudió y obtuvo un doctorado de Derecho de la Universidad de Viena en 1884.
Se desempeñó como abogado en Viena y en Salzburgo, pero después de un año, Herzl se dedicó casi exclusivamente a la literatura, a la dramaturgia y al periodismo.
Durante su juventud frecuentó un asociación llamada Burschenschaft, que aspiraba a la unificación alemana, bajo el lema “Ehre, Freiheit, Vaterland” (Honor, Libertad, Patria) y sus primeros trabajos no se focalizaron en la vida judía.
Justamente, su nueva visión sionista fue presentada en su totalidad en su libro titulado Der Judenstaat: Versuch einer modernen Lösung der Judenfrage (El Estado judío: ensayo de una solución moderna de la cuestión judía), que se publicó en febrero de 1896, donde propuso que la solución al “problema judío” era la creación de un Estado judío independiente y soberano para todos los judíos del mundo.
Herzl murió en Edlach, Baja Austria en 1904 por insuficiencia cardíaca a la edad de 44 años. Su voluntad estipulaba que debía tener un entierro simple, sin discursos o flores y añadió, “Quiero ser enterrado en el panteón junto a mi padre, y descansar allí hasta que el Pueblo Judío me conduzca a Eretz Israel”.
En 1949 sus restos fueron trasladados desde el cementerio de Döbling en Viena al Monte Herzl en Jerusalén.
Herzl es el principal símbolo del sionismo y el padre del Estado de Israel. Su imagen está presente en las dependencias oficiales israelíes y su memoria se mantiene en ciudades, escuelas y calles.

Orgulloso de Ser Sionista

Deja un comentario

A 150 años del nacimiento de Hertzl

Surgimiento del Nacionalismo, Imperialismo, Antisemitismo y Sionismo

Deja un comentario

*Por Alicia Benmergui
Nos hallamos en la conmemoración del ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Theodor Biniamin Zeev Hertzl, el Fundador del Sionismo que llevó a la creación del Estado de Israel. Las celebraciones y conmemoraciones dan lugar a las reflexiones y a un intento de retorno al escenario de los hechos, al contexto histórico donde comenzaron los procesos que derivaron en la existencia de este presente.
Para 1880 el antisemitismo europeo comenzó a extenderse con gran virulencia por todo el continente, a la vez que el creciente nacionalismo, con un profundo rechazo por el racionalismo y con una apelación a viejas posturas románticas donde la sangre y la tierra eran dos de los componentes esenciales de la nacionalidad. Fue en Francia donde Maurice Barrés difundió en numerosos textos el mensaje del nuevo nacionalismo “integral” y Edouard Drumont añadió con su libro “La France Juive (1886) el componente antisemita que llegaría a su punto culminante con el “Caso Dreyfus”. La Emancipación sobre todo en Europa había dado lugar a una integración y una participación judías en la sociedad, especialmente de Europa Occidental desconocida hasta entonces.
En la carrera del talento y el ascenso social los judíos alcanzaron puestos y lugares muy importantes, que antes les estaban absolutamente vedados. Esto generó profundos rencores y resentimientos en los que se consideraban relegados o postergados por esta nueva presencia judía. En tanto que una vieja demanda tradicional reclamaba la asimilación judía y su renuncia a sus rasgos religiosos y culturales otros sectores exigían la exclusión lisa y llana, en algunos casos con la expulsión y en otros con la amenaza del exterminio para aquellos que no se marcharan. Se había puesto en marcha un proceso que tuvo varias consecuencias, en diferentes expresiones, el Imperialismo derivó en la Gran Guerra, en tanto que para los judíos, los pogroms en el Imperio Zarista y el Caso Dreyfus, marcarán una división cuyos efectos y consecuencias son aún visibles en la actualidad .
Una fuente sobre este tema, extremadamente interesante, es una carta de Federico Engels, enviada a un destinatario desconocido, hablando del antisemitismo desde y como lo consideraba él. Por supuesto está profundamente relacionado con su posición ideológica y sobre su visión sobre el capitalismo. Federico Engels (1820-1895), fue un profundo conocedor de las ciencias y de la política de su tiempo, en principio profundamente influido en su formación por Heine y Hegel, su aproximación al comunismo surgió a través del estudio de las teorías de Moses Hess, un socialista y temprano sionista. En 1844 adhirió definitivamente al socialismo y entabló una larga y profunda amistad con Karl Marx. En lo sucesivo, ambos pensadores colaborarían estrechamente, publicando juntos obras como La Sagrada Familia (1844), La ideología alemana (1844-46) y el Manifiesto Comunista (1848). Como era un hombre muy solvente económicamente ayudó a su amigo que pasaba gran necesidad y pobreza, para mantenerse y escribir El Capital; e incluso publicó los dos últimos tomos de la obra después de la muerte de su amigo.

Carta de Engels a un corresponsal desconocido, 19 de abril de 1890
Esta es la respuesta de Engels a un corresponsal desconocido opinando sobre sobre ,
“. . .El antisemitismo es la característica de una civilización atrasada y por ello se lo encuentra en Prusia y en Austria o en Rusia. Si se hiciera un intento de antisemitismo en Inglaterra o en Norteamérica sería simplemente ridiculizado, y en París, Herr y efímera sensación con sus escritos (que son incomparablemente superiores en inteligencia a los de los antisemitas alemanes). A esto se agrega que, ahora que se presenta como candidato al Consejo Municipal, el mismo tendrá que declarar que está tanto contra el capital cristiano como contra el judío! Y aun cuando mantuviere el punto de vista opuesto, la gente seguiría leyendo a Herr Drumont.
” En Prusia es la pequeña nobleza, son los junkers – que con rentas de 10.000 marcos gastan 20.000, cayendo así en manos de los usureros – quienes fomentan el antisemitismo; y tanto en Prusia como en Austria el pequeño burgués, el artesano, el pequeño comerciante, que se hunden en la ruina debido a la competencia del capitalismo en gran escala, son quienes forman el coro y chillan al unísono con los junkers. . .”
“. . . En toda Norteamérica, donde hay millonarios cuyas riqueza apenas pueden expresarse en nuestros miserables marcos, gulden o francos, no hay un solo judío entre esos millonarios y los Rothschild son vulgares limosneros comparados con esos norteamericanos. E incluso aquí, en Inglaterra, Rothschild es una persona de medios modestos comparado, por ejemplo, con el Duque de Westminster. Y aun entre nosotros, en la Renania, – donde, con ayuda de los franceses, hemos expulsado a la nobleza hace noventa y cinco años y creado una industria moderna por nuestros medios – ¿Dónde están los judíos? “
“El antisemitismo no es en consecuencia, sino la reacción de las capas medievales y decadentes de la sociedad contra la sociedad moderna . . . A estos se agrega que el antisemitismo falsea todo el estado de cosas. Ni siquiera conoce a los judíos contra los cuales vocifera. De otro modo sabría que en Inglaterra y Norteamérica, gracias a los antisemitas del Oriente europeo, y en Turquía gracias a los antisemitas y a la Inquisición Española, hay miles y miles de proletarios judíos, y que esos obreros judíos son de hecho los más explotados y miserables de todos. En Inglaterra hemos tenido en el último años tres huelgas de obreros judíos ¿y después de estos se pretende que hagamos antisemitismo como lucha contra el capital?
Y aparte de esto, mucho es lo que debemos a los judíos. Sin hablar de Heine y Börne, Marx era de la más pura sangre judía: Lasalle era judío. Muchos de nuestros mejores camaradas son judíos. Mi amigo Vïctor Adler, quien paga actualmente con la prisión, en Viena su devoción a la causa del proletariado; Eduard Bernstein, director del Social-Demockrat de Londres, Paul Singer, uno de nuestros mejores hombres del Reischtag, personas de cuya amistad estoy orgulloso , ¿ no son todos judíos! ¿Acaso yo mismo no he sido convertido en judío por la Gartenlaube? Y por cierto que si tuviera que elegir preferiría ser judío a “Herr von. . .”!

*Federico Engels
(1820-1895)

*Karl Marx

Fuente:
Carlos Marx correspondencia Federico Engels, Edit. Cartago, Buenos Aires 1972
La época del Imperialismo – Europa 1885-1918-Wolfgang J. Mommsen – Editorial Andrómeda / 1989

Fuente: http://www.milimcultural.com.ar

Theodor Herzl

Deja un comentario

Actos en Homenaje a Herzl

Israel conmemorará, el lunes 4 de Mayo, la memoria del visionario del Estado, Theodor Herzl. Las ceremonias se realizarán en los cinco lugares que visitó Hertzl durante su viaje en 1896: en Yaffo, en Rishon Letzión, en Ness Tziona, en Rejovot y Jerusalem, donde una ceremonia tendrá lugar en la casa principal que vivió, la que será restaurada, piedra por piedra, en el distrito de Mamilla
Biografía resumida del Padre del Sionismo
Teodoro (Biniamín Zeev) Herzl, el visionario del sionismo moderno, nació en Budapest el 2 de mayo de 1860. fue un periodista y escritor austrohúngaro, fundador del sionismo político moderno .
Fue educado en el espíritu la cultura secular, Herzl tropezó por primera vez con el antisemitismo, que transformaría su vida y el destino de los judíos en el siglo XX mientras estudiaba en la Universidad de Viena (1882). Más tarde, durante su estadía en París como periodista, se enfrentó directamente con el problema. En aquel entonces Herzl consideraba al problema judío como una cuestión de carácter social y en el que la asimilación y la conversión eran rechazadas como soluciones.
En 1894, el capitán Alfred Dreyfus, un oficial judío del ejército francés, fue acusado injustamente de traición, principalmente debido a la atmósfera antisemita reinante. Herzl estuvo presente cuando los presentes gritaban “Muerte a los Judíos” y llegó a la conclusión que existía una sola solución a este ataque antisemita: la emigración masiva de los judíos hacia un país al que pudieran llamar propio. Así, el Caso Dreyfus pasó a ser uno de los factores determinantes en la génesis del Sionismo Político.
Herzl llegó a la conclusión de que el antisemitismo era un factor estable e inmutable en la sociedad humana, que la asimilación no sería la solución. Consideró la idea de llegar a una soberanía judía y, a pesar del ridículo al que sería sometido por líderes judíos, publicó en 1896 Der Judenstaat (El Estado Judío).
Herzl planteó que la esencia del problema judío no era algo individual sino algo de carácter nacional. Declaró que los judíos lograrían la aceptación del mundo solamente si dejaban de ser una anomalía nacional. Los judíos son un pueblo, dijo, y su condición puede ser transformada en una fuerza positiva por medio del establecimiento de un estado judío con el consentimiento de las grandes potencias. Él vio la cuestión judía como un problema de política internacional, que debía ser tratado en la arena de la política internacional.
Herzl propuso un programa práctico para la recolección de fondos de los judíos de todo el mundo por medio de una organización que trabajaría hacia la realización práctica de esta meta (esta organización, cuando fue creada finalmente, se llamó la Organización Sionista). Consideraba que el futuro estado sería un estado modelo desde el punto de vista social, basando sus ideas en el modelo europeo de la época, una sociedad ilustrada moderna. Debía ser neutral y a favor de la paz, y de naturaleza secular.
Herzl convocó y presidió el Primer Congreso Sionista en Basilea, Suiza del 29 al 31 de agosto de 1897, la primera reunión internacional de judíos sobre una base nacional y secular. Aquí los delegados adoptaron el Programa de Basilea, el programa del movimiento sionista, y declararon que “el sionismo pretende establecer en Palestina un hogar para el pueblo judío que esté basado en la ley pública”. En el Congreso se fundó la Organización Sionista como brazo político del pueblo judío, y Herzl fue electo su primer presidente.
Herzl comprendió la necesidad del estímulo de las grandes potencias para los objetivos nacionales del pueblo judío. Por eso, viajó a la Tierra de Israel y a Estambul en 1898 para encontrarse con el Kaiser Guillermo II de Alemania y el Sultán del Imperio Otomano. Cuando estos esfuerzos demostraron ser estériles, se volvió hacia Gran Bretaña y se reunió con Joseph Chamberlain, el ministro de colonias británico y con otros. La única oferta concreta que recibió por parte de los británicos fue la propuesta de una región autónoma judía en el Africa Oriental, en Uganda.
El pogrom de Kishinev en 1903 y la difícil situación de la judeidad rusa, que conoció de cerca durante una visita a Rusia, le causó una fuerte impresión. Presentó al Sexto Congreso Sionista (1903) la propuesta británica de Uganda como refugio temporario para los judíos de Rusia que se encontraban en un peligro inmediato. Si bien Herzl dejó en claro que esta proposición no afectaría la meta final del sionismo, una entidad judía en la Tierra de Israel, la propuesta despertó una gran tormenta en el Congreso y casi provocó un cisma en el movimiento sionista. El Programa de Uganda fue rechazado finalmente por el movimiento sionista en el Séptimo Congreso Sionista, en 1905.
Herzl murió en 1904 de una neumonía, y de una debilidad cardíaca debido al exceso de trabajo por sus incesantes esfuerzos en pro del sionismo. Mas para entonces el movimiento había encontrado ya su lugar en el mapa político mundial. En 1949 los restos mortales de Herzl fueron traídos a Israel e inhumados en el Monte Herzl, en Jerusalem.
Herzl acuñó la frase “Si lo queréis, no será una leyenda”, que se convirtió en el lema del movimiento sionista. Si bien en su momento nadie lo hubiera imaginado, el movimiento sionista condujo, en tan sólo cincuenta años después del Primer Congreso, al establecimiento del soberano Estado de Israel.

Iom Haatzmaut

Deja un comentario

“¡ Am Israel jai be-Israel!”(“¡El pueblo de Israel vive en Israel!”
“En Israel, el que no cree en milagros no es realista”
En la víspera de Shabat, El 14 de mayo de 1948, 5 de Iyar de 5708, en el Museo de Arte de Tel Aviv, en el número 16 del bulevar Rotchschild fue proclamado el Estado de Israel.
David Ben Gurion leyó la Declaración de la Independencia y el Rav Y. L. Hacohén Fishman dijo la Brajá de שהחיינו – Shejeianú
De esa manera renacía el Estado Judío, al final 2000 años de diáspora exilio terminaban, luego de haberse aprobado un año antes en la
Asamblea General de las Naciones Unidas el Plan de partición de Palestina en dos Estados, uno árabe y otro judío, aceptado por la comunidad judía y rechazado por la comunidad árabe.
Dijo Ben Gurión: “Eretz Israel fue la cuna del pueblo judío. Aquí se forjó su identidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí logró por primera vez su soberanía, creando valores culturales y humanos de significado nacional y universal, y legó al mundo entero el eterno Libro de los Libros, el Tanaj.”
“Es un derecho natural del pueblo judío, el de ser como todos los pueblos, dueño de sí mismo en su patria ancestral”.
En una de las paredes de la sala, envuelta en opacado resplandor, el Dr. Herzl, desde su retrato, parecía mirar a los asistentes, iluminado y seguro de sí, su gran deseo: El Estado Judío era un hecho. La fantasía se revistió de carne y de sangre y cobró vida: una auténtica vida estatal judía.
Pero así como no existen luces sin sombras, tampoco hay alegría sin dolor. En la histórica sesión solemne del primer Consejo Provisional de Gobierno, compuesto de 34 miembros, junto con la proclamación del Estado Judío, se rindió homenaje a los héroes que dieron su vida por la restauración nacional: los Macabeos y los Bar Kojbas que se alzaron en el Gueto de Varsovia y en todos los Guetos; y los jóvenes y muchachas caídos en Éretz Israel, en las etapas previas a la concreción de su ideal. Así fue y sigue siendo el destino histórico del pueblo judío.
Cuando, por una parte, ese pueblo había sufrido golpes tan brutales, y por la otra, decenas de millones de árabes amenazaban aplastarlo, en ese momento de oscuridad creciente, que parecía el menos apropiado, brilló la luz clara de la redención, no sólo para los judíos de Israel, sino para los del mundo todo.
Nadie confiaba que un pueblo sin ejército, sin armas, con las solas fuerzas clandestinas de autodefensa, armadas con unos pocos fusiles y granadas de mano, lograría oponerse a las tropas de 7 países árabes, con su armamento pesado, sus tanques y sus aviones de combate. Estaban convencidos de que ningún judío saldría vivo de esa confrontación, los árabes habían jurado destruir Medinat Israel.
Luego de haber sido exiliado por la fuerza de su tierra, el pueblo le guardó fidelidad durante toda su Dispersión y jamás cesó de orar y esperar su retorno a ella para la restauración de su libertad política.
Cuando el Estado Judío pasó de los sueños a una realidad palpitante, miles de “olim” surcaron libremente los mares desde todos los rincones del planeta, rumbo a la tierra añorada.
Naves judías, luciendo la bandera azul y blanca, anclaron una tras otra en los puertos de Haifa y de Tel Aviv.
El retorno a casa, no era sencillo, había que construir de cero un país, los peligros asomaban en cada esquina pero pioneros, maapilim y defensores hicieron florecer el desierto, revivieron el idioma hebreo, construyeron ciudades y pueblos, y crearon una sociedad pujante, que controlaba su economía y cultura propias, amante de la paz, pero capaz de defenderse a sí misma, portadora de las bendiciones del progreso para todos los habitantes del país, que aspira a la independencia y a la soberanía.
Mientras la ciudad de Tel Aviv amanecía envuelta en un mar de banderas, la gente bailaba en las calles pero inmediatamente después, el ejército emitió la orden de que todos los hombres y mujeres en edad militar se incorporaran a sus filas para defender el país de quienes pretendían aniquilarlo.
Una vez vencidos los ejércitos que planeaban arrojarnos al mar, vinieron años de construcción y de crecimiento, unos más plácidos y otros más azarosos.
En su transcurso no faltaron las guerras ni los atentados, tal como sucede también en nuestros días.
Pero el país siguió desarrollándose y siempre ansiando la paz. Así fue como llego el tratado de paz firmado en 1979 en Camp David entre Egipto e Israel, y el proceso de paz con altibajos, logro de la mano de Rabin el tratado de paz con Jordania.
Como todos los grandes acontecimientos de la historia judía, el camino hacia la paz reúne alegrías y tristezas, luces y sombras; y en este caso, pesar por las víctimas inocentes de asesinos suicidas, de quienes los envían y de los gobiernos responsables que los estimulan y los enceguecen.
Sin embargo, con la esperanza siempre a flor de piel, Medinat Israel espera alcanzar la paz, no será fácil, pero manteniendo la fe, la esperanza y trabajando para conseguirla, solo espera un futuro prospero, donde cada judío pueda vivir plenamente siendo libres en nuestra tierra…