Los Rothschild: historia de una mítica dinastía

Deja un comentario

El apellido Rothschild es, aun hoy en día, sinónimo de riqueza, y efectivamente en su tiempo de mayor auge esa familia adquirió patrimonio e influencia a una escala que solo los reyes habían disfrutado en otras épocas. En la historia judía, por otra parte, la saga de los Rothschild no fue solo de éxitos asombrosos en una época en que apenas comenzaba la emancipación, sino un símbolo de orgullo por lo que podía lograrse con talento y constancia. Este año se cumplen dos siglos del fallecimiento del fundador de la dinastía, oportunidad apropiada para una breve crónica
Las primeras generaciones
Mayer Amschel Rothschild (1744-1812) fue un comerciante que nació en la Judengasse (“Calle Judía”) del gueto de Frankfurt, principado de Hesse, en lo que más tarde sería Alemania; su apellido puede trazarse hasta el siglo XVI, y proviene del escudo rojo que había sobre la puerta de la casa familiar.
Mayer era cambista y comerciante de antigüedades. Así conoció al príncipe elector Wilhelm I de Hesse, de quien llegó a ser asesor y confidente. Más tarde, con la apertura del comercio a los judíos, pudo extender sus negocios a los textiles y eso lo relacionó con Inglaterra, que entonces se había constituido en el centro del ramo y que sería la capital de las finanzas mundiales durante todo el siglo XIX.
En 1797 envió a su hijo Nathan a Manchester, centro de la revolución industrial, para encargarse del negocio familiar. Nathan vendía las manufacturas de algodón en Europa sin pasar por intermediarios, y para ello ofrecía crédito, lo que le dio pie para pasar al mundo de las finanzas.
En 1803 Nathan se trasladó a Londres. Inglaterra se encontraba en plena guerra contra Napoleón; para ese momento, la fortuna familiar había crecido tanto que la casa Rothschild se constituyó en la principal financista del gobierno británico.
Otros tres hijos de Amschel Rothschild se radicaron en diferentes ciudades de Europa para crear “sucursales” de la casa: James en París (1811), Salomón en Viena (1816) y Karl en Nápoles (1821), mientras que Mayer, el mayor, permaneció en la sede de Frankfurt a raíz de la muerte del patriarca en 1812.
Después de las guerras napoleónicas se de­sa­rrolló un nuevo tipo de comercio mundial, basado en el crédito y los valores; en este nuevo mundo los Rothschild pusieron las bases de la banca privada multinacional. Financiaron la construcción de los primeros ferrocarriles de Francia y Austria, así como la del Canal de Suez. Prestaron servicios de representación a Bélgica, a varios principados alemanes, a los gobiernos de Nápoles, Cerdeña y Sicilia, e incluso a los Estados Pontificios, además de las familias reales Borbón, Orleáns y Bonaparte.
Por sus aportes financieros y de servicios los cinco hermanos recibieron títulos nobiliarios, tanto en Inglaterra como por parte del emperador austríaco, algo extraordinario tratándose de judíos, que además practicaban abiertamente su fe; debe señalarse que muchos judíos que aspiraban a ascender en la escala social accedían a la conversión como salida a las limitaciones legales y los prejuicios.
Como dato curioso puede mencionarse que, para disponer de información para sus negocios con la mayor rapidez posible, los Rothschild hicieron uso de un novedoso servicio de palomas mensajeras creado en 1848 por el también judío Israel Beer Josaphat. Este germanizó su nombre por el de Paul Julius Reuter, y cuando su empresa pasó a usar el telégrafo —la “alta tecnología” de aquella época—, se convirtió en la primera agencia internacional de noticias, hoy conocida como Reuters.
La tercera generación
El barón Lionel de Rothschild (1808-1879), hijo de Nathan, marcó la entrada de la familia en la política: en 1847 fue electo por el voto popular como parlamentario de la “City” de Londres a la Cámara de los Comunes; sin embargo, no pudo asumir porque el juramento obligaba a decir que ejercería el cargo “de acuerdo con la verdadera fe de un cristiano”. Lionel fue electo otras cuatro veces sucesivas, pero se negó a hacer ese juramento, y la Cámara de los Lores rechazaba la posibilidad de modificar el texto.
Finalmente, en 1858 se aprobó la propuesta de que se pudiera sustituir la frase de acuerdo con la religión del incumbente. Lionel se juramentó sobre un ejemplar del Antiguo Testamento, con la cabeza cubierta y pidiendo “la ayuda de Adoshem”, esta última palabra en hebreo. Ello marcó la abolición de una de las últimas restricciones legales a los judíos en el Imperio Británico. Su hijo Nathaniel se convertiría a su vez, tres décadas más tarde, en el primer judío en incorporarse a la Cámara de los Lores.
A pesar de ocupar estos importantes cargos, según el historiador Paul Johnson, los Rothschild “detestaban usar impropiamente su poder financiero o que se les sorprendiera ejerciendo ese poder (…) Como entidad colectiva, los Rothschild siempre favorecieron la paz, como cabría esperar; individualmente, las filiales tendieron a apoyar los objetivos políticos de sus respectivos países, lo cual también era natural. En Gran Bretaña, donde habían acumulado más poder, rara vez o nunca lo usaron para presionar al gobierno (…) En momentos de duda sobre los asuntos extranjeros, su costumbre fue preguntar al gobierno lo que los ministros esperaban de la firma”. Johnson califica su influencia como un “benéfico poder”, que llegó a un punto culminante en la época del primer ministro Benjamín Disraeli, quien era judío converso.
En un episodio que le ganó gran respeto, Lionel de Rothschild rechazó la concesión de un préstamo de 100 millones de libras esterlinas a la casa real de Rusia, a causa de los brutales ataques antisemitas que estaba instigando el régimen zarista, aunque ese empréstito le habría significado una ganancia de dos millones de libras a la empresa.
En apoyo a Israel
El barón Edmond de Rothschild, de París (1845-1934), fue el más entusiasta patrocinante del sionismo en la familia: dio auxilio al movimiento Jovevéi Zion cuando estaba en condiciones precarias, para el desarrollo del poblado de Rishon Letzion (“El Primero de Sión”); adquirió extensos terrenos de propietarios otomanos para establecer a los pioneros, fundó varias empresas que generaron empleo, e incluso envió expertos que asesoraran la industria vinícola y varias ramas de la agricultura. En la historia de Israel se le llama Hanadiv hayadúa (“el benefactor conocido”), y una de las principales avenidas de Tel Aviv lleva su nombre.
Por otra parte, la familia Rothschild fue una de las principales benefactoras de la Alianza Israelita Universal, institución que promovió la educación judía en numerosos paí­ses, sobre todo en el norte de África. Y no puede dejar de mencionarse que James de Rothschild aportó fondos para la construcción del actual edificio de la Knesset en Jerusalén.
Por otra parte, un miembro lejano de la familia pereció en el Holocausto: Robert Rothschild, joven industrial propietario de una fábrica de tractores en Francia, no solo fue despojado por los nazis cuando ocuparon el país, sino que la empresa alemana Krupp gestionó su envío a Auschwitz para poder “legalizar” la trasferencia de la propiedad. Esta fue una de las causas por las que Alfried Krupp, entonces jefe del famoso consorcio del acero que utilizó a miles de esclavos judíos, fue condenado a prisión en los Juicios de Núremberg, aunque poco después fue “perdonado” por las autoridades norteamericanas.
Con el auge de las leyendas antisemitas promovidas por el libelo Los protocolos de los sabios de Sión, y sobre todo para el nazismo, la familia Rothschild se había convertido en el arquetipo de los judíos poderosos que supuestamente traman el dominio del mundo a través de prácticas predatorias. Paradójicamente, fueron los alemanes Krupp quienes realmente se acercaron a ese papel.
Tradición que sobrevive
En la actualidad la fortuna de la familia está dividida entre un número creciente de descendientes, y su influencia en el mundo de las finanzas y la industria es mucho menor que antaño, destacando más bien sus actividades culturales y de beneficencia.
Desde el siglo XIX los Rothschild han sido famosos por su mecenazgo; en un tiempo poseyeron una de las mayores colecciones privadas de arte del mundo, y según Frederic Morton, biógrafo de la familia, una parte significativa de las obras existentes en numerosos museos de todo el mundo son donaciones de los Rothschild; con frecuencia, siguiendo su costumbre de discreción, estas obras han sido legadas en forma anónima.
FUENTES
Gidal, Nachum (1998). Jews in Germany – From Roman times to the Weimar Republic. Colonia: Könemann.
Johnson, Paul (2004). La historia de los judíos. Barcelona: Vergara Editores.
Keller, Werner (1969). Historia del pueblo judío. Barcelona: Ediciones Omega.
Manchester, William (1968). The arms of Krupp. Boston: Little, Brown and Company.
Wurmbrandt, Max y Roth, Cecil (1987). El pueblo judío – Cuatro mil años de historia. Tel Aviv: Editorial Aurora.
Wikipedia.org.
Sami Rozenbaum

Netanyahu padre cumpliría 102 años este mes, y sus recuerdos se extienden a traves de la historia sionista.

Deja un comentario

Homenaje al recientemente fallecido Benzion Netanyahu

Netanyahu padre cumpliría 102 años este mes, y sus recuerdos se extienden a traves de la historia sionista. Manos robustas descansan en lo alto de un baston y sus ojos estan observando serenos. El perro de la familia entonces quiere su atencion.
El es un muy gran hombre, y mi hijo y yo estamos disfrutando una noche con el en Jerusalem. Benzion Netanyahu, patriarca de una legendaria familia israeli, cumplira 102 años este mes, y sus recuerdos se extienden desde las dunas de arena caliente blanca en Tel Aviv en la decada de 1920, hasta las ultimas noticias del conflicto aun enfurecido con los arabes. Sus puntos de vista dentro del movimiento sionista son invalorables para historiadores y estudiantes por igual. Es una historia que el vivio.
Su familia emigro a Palestina desde Polonia cuando el tenia 10 años. Benzion estudio en el seminario de maestros manejado por David Yellin, y mas tarde continuo estudiando en la Universidad Hebrea de Jerusalem.
El se especializo en historia y fue especialmente inspirado por el profesor Joseph Klausner. El padre de Netanyahu, Nathan Mileikowsky, solia firmar algunos de sus articulos con el nombre “Netanyahu” (en Hebreo “regalo de Di-s”).
Era una practica comun para los israelies en la epoca adoptar un nombre hebreo, y su hijo Benzion finalmente adopto este apellido.
En las decadas siguientes, el contribuyo enormemente en muchos de los exitos del Sionismo. Para comenzar, Benzion es el padre de tres hijos habiles: Yonatan, el reverenciado comandante de Tzahal que cayo en la mision de rescate de Entebbe; Binyamin, el actual primer ministro de Israel; e Iddo, un medico y escritor dotado.
Todos los tres hijos sirvieron en la unidad de elite de contraterrorismo Sayeret Matkal. Benzion, quien con su amada esposa, Cela, crio a la familia en Jerusalem, cerca de la Ciudad Vieja, es por profesion un historiador de renombre mundial y profesor emerito en la Universidad Cornell.
Su obra clasica “Origenes de la Inquisicion en la España del Siglo XV” analiza lo que llevo a la Inquisicion Española. El libro de referencia dio vuelta siglos de estudio aceptados sobre los motivos de los lideres catolicos en España al enfrentar a los conversos – judios forzados a aceptar la Cristiandad – acerca de su supuesta practica secreta del Judaismo.
Hoy, la reevaluacion de Benzion es considerada una obra monumental en el campo de estudios sobre la Inquisicion. Increiblemente, el ha continuado prolifico en sus ultimos años, sera publicada en un nuevo libro una coleccion de sus ensayos, “Los Padres Fundadores del Sionismo” por Libros Balfour en Abril.
Originalmente publicado en Hebreo, el libro hace un perfil de cinco pioneros sionistas cuyo activismo pre-estatal llevo al milagro moderno sobre las costas orientales del Mediterraneo. Los Padres Fundadores da ricos puntos de vista de Theodor Herzl, Leo Pinsker, Max Nordau, Israel Zangwill, y Ze’ev Jabotinsky.
Benzion mismo trabajo de cerca con Jabotinsky, fundador del movimiento revisionista dentro del Sionismo. Cuando Benzion Netanyahu sucedio a Jabotinsky como director del capitulo revisionista en los Estados Unidos durante la decada de 1940, el se destaco de muchos lideres judios americanos de la corriente principal en su promocion de la causa sionista.
El se propuso moldear a la opinion publica americana para que apoye la idea de crear un estado judio y presionar al gobierno americano mismo tambien para que apoye el concepto, tanto como presionar a Inglaterra para que desista de sus politicas anti-sionistas en Palestina.
Por ejemplo, cuando el se entero que el mufti pro-nazi de Jerusalem, Haj Amin el-Husseini, estaba viviendo en Francia al final de la guerra, Benzion patrocino grandes propagandas en los diarios mostrando una fotografia de Husseini reunido con Hitler y urgiendo a que el sea juzgado por crimenes de guerra. Entre sus crimenes, Husseini habia saboteado un acuerdo de intercambio de prisioneros con los alemanes que hubiera salvado las vidas de 4000 niños judios.
Benzion Netanyahu tambien se volvio cercano del Coronel John Henry Patterson, el comandante britanico del Primer Cuerpo de Mulas de Sion, quien se habia mudado a America despues de su retiro.
 Binyamin Netanyahu ha declarado que su hermano Yonatan fue llamado asi por Patterson, tal era el respeto que su padre tenia por el oficial cristiano que asi ayudo al movimiento sionista formando la primera fuerza de combate judia desde la revuelta de Bar Kojba.
Las historias individuales tan a menudo impactan los destinos de las naciones, y para Israel probaria ser destino que la familia de Netanyahu (el nacio en Varsovia) dejara Europa antes que surgiera el espectro nazi.
En el comedor de la familia en Jerusalem, la familia Netanyahu discutia una gran cantidad de temas, y los hijos desarrollaron un profundo sentido de orgullo de su pais y los sacrificios de sus pioneros.
El momento mas conmovedor para la familia Netanyahu llego cuando Yonata, asignado para liderar la fuerza de rescate para liberar a rehenes judios que eran retenidos por terroristas de la OLP en el aeropuerto de Entebbe el 4 de julio de 1976, fue asesinado segundos antes que los terroristas fueran abatidos. Binyamin Netanyahu ha dicho que la tragedia lo impulso dentro de la lucha contra el terrorismo.
El e Iddo sirvieron con distinciones en la misma unidad, aunque estuvieron en espera durante la operacion Entebbe. El propio libro del 2003 de Iddo, “Entebbe: La Historia de Jonathan Netanyahu”, es un conmovedor relato del operativo y su periodo posterior.
Yo conoci por primera vez a Benzion una decada atras, y espere pacientemente que su libro manuscrito fuera traducido del Hebreo al Ingles. Sentarse con el en un living que esta en si mismo envuelto en historia es toda una experiencia, mientras el describia vividamente el viaje hacia la independencia.
“Rusia odio a los judios antes de conocerlos,” dijo el en forma nostalgica. Es una frase fascinante, y una de su nuevo libro. Recuerda la experiencia minuciosamente singular del pueblo judio, tan diferente de cualquier otro pueblo en la historia.
El odio al judio se incuba en muchos corazones, aparentemente antes que una persona este consciente de ello. Pero, yo creo que el se da cuenta que los exitos del Sionismo – que el pueblo de Israel este vivo y seguro en su antigua patria – sube mas alto que los dolorosos pasos que le llevo llegar aqui.
Sus libros, desde “Los Padres Fundadores”, a un titulo ligeramente oculto – Don Isaac Abravanel: Estadista y Filosofo – son fascinantes, y tienen puntos de vista claves no solo para los judios y cristianos interesados en la historia del pueblo judio, sino para cualquiera dispuesto a ser inspirado por historias heroicas de supervivencia contra pronosticos absurdamente empinados.
Los cristianos especialmente vibraran por el detalle historico de la moderna reunion del pueblo judio en su tierra ancestral, dada la profundidad de esa historia provista por Netanyahu en Los Padres Fundadores. Por ejemplo, las condiciones societarias en la Rusia del siglo XIX casi cubren las inmensas profecias de Isaiah y Irmiah que prometen el Retorno.
De hecho, Netanyahu escribe acerca de los momentos mismos en que El Retorno se volvio real para la juderia europea: “La ‘legion de profetas’ surgio de hecho quince años mas tarde con la aparicion de Herzl, Nordau, Zangwill y sus asociados cruzados. Fue solo entonces que el sueño de Pinsker de establecer el liderazgo del movimiento en un pais occidental fue finalmente realizado.
Fue entonces que pudo ser convocado el primer Congreso y la cuestion judia pudo ser colocada ante los gobiernos del mundo y fue hecha un tema internacional.”
Su ultimo libro es una proeza, y el anciano sonriente, de ojos centelleantes se sienta en triunfo en la antigua ciudad de sus ancestros – un testimonio vivo del poder que la vida tiene sobre la muerte. • Jim Fletcher es un escritor y activista pro-Israel

La Historia de Israel en español, animada y cortita!!

Deja un comentario

Resumida pero concreta, muy grafica y didactica.
Existe mucha gente que la desconoce.
Es importante que la veamos.

COPIA ESTE LINK Y LEE

http://www.conceptwizard.com/spn/con_spn.html

La Historia de Israel en español, animada y cortita!!!

Ideal para grandes y chicos !!!

Extraído de OSA Filial Cordoba

Cuando Irán e Israel eran amigos

Deja un comentario

Durante casi dos décadas, no muy lejanas, formaban una ‘pareja enamorada’. Con relaciones completas. Hasta febrero de 1979, Irán e Israel exhibían una amistad que incluía colaboración comercial, lazos políticos y cooperación de sus servicios secretos. La Revolución Islámica liderada por el ayatolá Jomeini convirtió el amor alimentado por el padrino estadounidense en un hostil desencuentro que vive hoy una tensión atómica.
Esta alianza de intereses (frente a los países árabes) entre Israel y el régimen del ‘sha’ Mohamad Reza Pahlevi terminó hace exactamente 33 años. Jomeini fue de los primeros en proclamar que “la entidad sionista es enemigo del islam”. El ‘Pequeño Satán’ hacía compañía al ‘Gran Satán’ (EEUU) en unos discursos que no han cambiado mucho desde entonces.
“Aunque Israel hubiese querido, era imposible acercarse al nuevo régimen de Jomeini que declaró que Israel no tenía derecho a existir”, nos dice el ex jefe del Mosad Efraim Halevy, recordando que es un mensaje parecido al del actual presidente Mahmud Ahmadineyad (“hay que borrar a Israel del mapa”).
Enfrascados hoy en una guerra nada secreta, Irán e Israel se aproximan a un duelo militar en torno al proyecto nuclear del primero. Un escenario con tonos apocalípticos, ya que un ataque israelí provocaría la represalia de Irán -que dice que su programa nuclear es civil- y sus ‘brazos’ Hizbulá, Hamas y Yihad.
Pero hubo una época en la que las relaciones no se medían con amenazas, asesinatos de generales o científicos nucleares iraníes y atentados contra embajadas israelíes en el mundo.
Dato simbólico
Ya nadie se acuerda que en 1978 importantes constructoras de Israel trabajaban en Irán y una décima parte de la exportación israelí se destinaba a este país. Un dato aparentemente normal resume esos días: un Boeing 707 de la compañía israelí EL AL hacia cada día el trayecto Tel Aviv-Teherán.
Ya nadie se acuerda de que Israel ofreció al ‘sha’ su ayuda para la construcción de una planta de energía nuclear. Cuando el régimen empezó a tambalearse en el 78, expertos israelíes enviados a Irán para asesorar en la fabricación de misiles tuvieron que abandonar el país.
En el centro de la capital iraní, el colegio llamado Ben Gurion era dirigido por profesores llegados de Israel. Hoy la única presencia israelí en Teherán son sus banderas quemadas en las manifestaciones del régimen del ayatolá Ali Jameini.
“No todos los iraníes somos anti-israelíes. Muchos queremos ser amigos de Israel, Estados Unidos y otros países prohibidos por el régimen fundamentalista que nos reprime”, afirma Amir Abbas Fakhravar, opositor iraní que, tras ser detenido y torturado, consiguió huir a Estados Unidos. Palabras efectuadas esta semana en su primera visita a Israel.
En vísperas de la revolución chií, más de 1.500 israelíes vivían en tierras persas, mayormente arquitectos, ingenieros, agrónomos y, cómo no, agentes del Mosad. En agosto del 78, Eliezer Zafrir aterrizó sin saber que acabaría siendo el último responsable de los servicios secretos en Irán. “Era agradable vivir en Teherán y en un país con parámetros geográficos impresionantes. Por un lado, nieve en las montañas y, por otro, el desierto”, explica, reconociendo una obviedad: el régimen del ‘sha’ no era democrático. “En su entorno más cercano, personas muy corruptas se hicieron ricos gracias a contratos con el extranjero. Pero, viendo lo que ha pasado, todo lo que era malo con el ‘sha’ ha sido mucho peor con el régimen islámico”, comenta.

Recuerdos en primera persona
Zafrir vivió ‘in situ’ manifestaciones, huelgas y protestas contra el ‘sha’. Tras la llegada de Jomeini (1 febrero) y la proclamación del nuevo régimen, 33 israelíes seguían en Teherán refugiados en sus casas hasta su evacuación secreta.
En declaraciones al diario ‘Maariv’ (2008), Zafrir explica por qué no mataron a Jomeini, como le pidió el primer ministro iraní, Shapur Bajtiar. “Efectivamente, recibimos presiones para que lo hiciéramos, pero las órdenes desde Israel eran rotundas. Se trataba de asuntos internos de otro país. No podíamos inmiscuirnos”.
El Mosad se negó y quizás, como insinúa Zafrir, se arrepiente. Israel no sólo perdió a su principal aliado, sino que éste se convirtió en su pesadilla.
Un total de 33 años después, es una utopía pensar en un vuelo de EL AL a Irán. Parece más factible uno de F-16 contra las instalaciones nucleares iraníes.EL MUNDO.ES

En busca del Pueblo perdido

Deja un comentario

Por Dori Lustron

No se por qué extraña compulsión, o por qué oculto sentimiento masoquista, un buen día me decidí a leer los diarios y a mirar los noticieros televisivos.
Entre la maraña habitual de accidentes, asesinatos, desastres naturales y andanzas de los ricos y famosos, había una noticia que se reiteraba continuamente con muy pocas variantes: La masacre llevada a cabo por el ejército israelí contra el pueblo palestino. Una de mis pasiones es la investigación histórica, por lo que decidí averiguar cual era el origen de esta situación, y para ello, primero debía conocer la historia y la cultura palestinas.
Comencé investigando los pueblos que en la antigüedad habitaban en la región. Encontré hebreos, fenicios, amonitas, moabitas, pero palestinos… Había un pueblo cuyo nombre se asemejaba: los filisteos, pero no, por lo que se los palestinos son de origen más bien árabe, y los filisteos estaban emparentados con los cretenses, o sea que eran indoeuropeos.
Pasé de largo el período romano, pues el cuadro étnico de la zona no varió en lo más mínimo, al igual que en el período bizantino. Es cierto que algunos pueblos, como los moabitas y los amonitas desaparecieron, pero no ocurrió lo mismo con los hebreos y los fenicios (aunque estos últimos habitaban en lo que hoy es Líbano). Además otro cambio que se produjo es que la región, tras la última rebelión judía dejó de llamarse Judea para recibir el nombre de Filistia (en recuerdo de los cretenses filisteos). Pero nada de los palestinos.
En el siglo VII entraron los musulmanes. Eran kurdos y beduinos, pero no había palestinos. El nombre del lugar, Al Filistin (=Filistia), dependiente del Califato de Bagdad primero y del de Damasco después.
Llegaron los cruzados. Masacraron judíos, kurdos y algunos cristianos maronitas (por sus vestimentas fueron confundidos con musulmanes). Pero no encontraron palestinos.
Ya para ese entonces mi cabeza explotaba y la angustia me corroía: ¿DONDE ESTABAN LOS PALESTINOS?
En 1517 los turcos otomanos ocupan la región. En un censo que efectuaron aparecen setenta comunidades judías, treinta y cinco comunidades cristianas y varias tribus beduinas en el sur, sin contar a los habitantes de las ciudades, árabes que provenían de todas las provincias del imperio, comerciaban un tiempo y volvían a sus países de origen. ¿Y los palestinos?… bien, gracias.
En 1917 Inglaterra ocupa la región (que monótono, se va un ocupante y viene otro). Nace el Mandato de Palestina.
Ya estaba desesperándome cuando una luz de esperanza me golpeó: tenía ante mi tres facsímiles, dos de documentos de identidad del Mandato en los que en la parte de nacionalidad figuraba PALESTINO y un memorando de un funcionario británico a las autoridades de Londres con respecto a la cuestión de la nacionalidad palestina. Pero todo fue un fiasco. En los documentos, en vez de Abdul o Ibrahim me encontré con los nombres Samuel Cohen y Sara Goldstein de Cohen. En cuanto al memorando, decía, textualmente: “Hago saber a Su Excelencia que se está generando un problema muy grave con respecto a la cuestión de la nacionalidad en el Mandato, pues mientras los judíos gustosamente aceptan la denominación “Palestino”, los árabes la rechazan, pues afirman que Palestina es un invento de los sionistas y que ellos son ciudadanos sirios, dado que hasta la caída del Imperio Otomano Palestina dependía de la gobernación de Siria…”
Ya todos los psiquiatras del país me conocían y estaban a punto de internarme hasta que… ¡Si!… ¡Los encontré!… ¡Hallé por fin a los palestinos! Era en los titulares de un diario egipcio del año 1964 que decían: “Hoy es un día de júbilo para la Nación Árabe. En la ciudad de Alejandría, el Rais Gamal Abdel Nasser asistió a la fundación de la Organización para la Liberación de Palestina. Sus líderes son Ahmed Sukheyry y Yasser Arafat”
Luego seguía una descripción de la vida y obra de estos personajes. Lo primero que me llamó la atención es que el primero había nacido en Beirut (Líbano) donde su familia residía desde tiempo inmemorial y el segundo había nacido en El Cairo.
Que extraño: dos egipcios y un libanés… ¡PERO ESO QUE IMPORTA SEÑORES!… ¡YO HABIA SIDO CONTEMPORANEO DE UN HECHO QUE HACIA SIGLOS NO SE PRODUCIA!… ¡MIENTRAS QUE PARA RASTREAR EL ORIGEN DE PUEBLOS COMO LOS ITALIANOS, ESPAÑOLES, RUSOS, HEBREOS, ETC. TENIA QUE BUCEAR EN EL MAR DEL TIEMPO, CON SOLO AGARRAR UN DIARIO DE 1964, EPOCA EN LA QUE YO CONTABA CON DOCE AÑOS PARA DESCUBRIR COMO HABIA NACIDO UN PUEBLO QUE HASTA ESE MOMENTO NO EXISTIA!
Tras descubrir esto le dije adiós a los psiquiatras, ya no los necesitaba. Por fin sabía quienes eran los palestinos.

Fuente y difusion: http://www.porisrael.org

La huella indeleble de los cruzados en Jerusalem

Deja un comentario

La huella de los cruzados continúa indeleble en la ciudad antigua de Jerusalén a pesar del corto espacio de tiempo que estuvieron en ella, poco más de cien años, y las sucesivas conquistas en los ocho siglos siguientes.
El edificio más emblemático de aquella época es el Santo Sepulcro, cuya reconstrucción en el siglo XI, después de haber sido devastado por orden del califa fatimí Huseín al-Hakim Bi-Amrillah en 1009, alentó la Primera Cruzada.
“La llegada de los cruzados relanzó la construcción cristiana y en su día fue una obra de muchísima envergadura”, explica George Hintlian, experto en la historia de ciudad.
De poco más de cincuenta años y origen armenio, una de las comunidades más antiguas de Jerusalén, Hintlian es desde niño un apasionado de la ciudad y conoce al dedillo la historia de cada una de sus piedras.
En un tour por sus estrechas callejuelas, en el que muestra las inscripciones y señales más extraordinarias que dejaron cada uno de los pueblos que la conquistaron, cuenta que “para nuestra suerte, ni los cruzados destruyeron las mezquitas, ni, un siglo después, Saladino destruyó las iglesias”.
Ello permite apreciar en la actualidad la profunda huella de los cruzados, que bajo bandera de la Iglesia controlaron la ciudad desde 1099 a 1187, y más adelante, de 1228 a 1244.
Hospicios, refugios, comedores, mercados y más de noventa iglesias son la imagen de marca de una ciudad medieval que llegó a contar en el siglo XII con 28.000 habitantes y que, salvo por su curiosa mezcla occidental-oriental, no dejaba de ser una “ciudad medieval típica”, a decir del experto.
“Es difícil saber cómo era Jerusalén antes de los cruzados porque sólo tres viajeros nos dejaron sus crónicas, pero desde entonces se puede decir que poco ha cambiado y hasta sus tres mercados siguen aquí y aún con la misma funcionalidad”, señala.
Incluso la división actual en barrios étnico-religiosos -hoy cristiano, armenio, musulmán y judío-, se origina en aquella época, y entre los restos se puede observar la identidad de sus ocupantes hace ocho siglos.
El barrio judío, por ejemplo, era el de los francos y en él quedan aún en pie los restos de un hospicio y frescos de por lo menos seis iglesias antiguas que engalanan oscuros subsuelos de modernos edificios.
La huella cruzada se halla varios metros por debajo de la superficie actual, pero emerge con claridad en excavaciones que han llegado hasta los estratos del período romano.
El cardo, epicentro de la actividad comercial desde tiempos romanos y bizantinos, alberga tres cavidades cuyos dinteles y pilares son de la época cruzada, prueba de que se siguieron empleando varios siglos.
“No es difícil imaginar lo que era Jerusalén en aquellos días, con la llegada incesante de miles de peregrinos cristianos que necesitaban alojamiento, comedores, lugar para sus oraciones y hasta hospitales”, sugiere Hintlian sobre uno de los períodos más decisivos de la ciudad.
Bajo orden papal y la promesa de una “indulgencia divina”, los caballeros cruzados salían de Europa a proteger los lugares santos cristianos ocupados por un Islam en constante expansión y que controlaba Tierra Santa desde hacía casi cuatro siglos.
“En aquella época -matiza Hintlian- Jerusalén era una ciudad en la que la vida y todas la actividad giraba en torno a la mezquita de Al-Aksa (tercera en la jerarquía islámica) y el Santo Sepulcro”.
Los caballeros se organizaban en órdenes religiosas, como la de los Templarios o la de San Juan, y cada una tenía su sector para desarrollar su misión y recibir a los fieles.
“Era una ciudad bien planificada”, subraya el especialista, mientras, cada decenas de metros, se detiene para señalar algún detalle casi imperceptible que revela la herencia de estas órdenes: una cruz medieval, un rosetón o una mera letra que alude a los antiguos ocupantes del lugar.
La mezcla de culturas y estilos arquitectónicos aflora en la decoración religiosa, con elementos cruzados que impregnan pórticos de mezquitas, bien por influencia artística o por la reincorporación de restos de épocas anteriores.
Es el caso de un rosetón de una de las entradas a la mezquita de Omar, o de las profundas cavidades que rodean el perímetro exterior del Santo Sepulcro, hoy usadas para el comercio.
Son todos ellos testigo mudo de las eternas y feroces luchas por una ciudad conquistada más de veinte veces a lo largo de sus tres mil años de historia, y que aún es motivo de discordia religiosa, como en las cruzadas. EFE

Extraído de Aurora Digital

Archivo Histórico: Mitos y Realidades de la Masacre de Munich

Deja un comentario

Golda Meir no quiso creer las noticias. La Primer Ministra israeli habia escuchado informes de medios que la policia de Alemania Occidental habia rescatado a los atletas olimpicos israelies tomados rehenes por terroristas en Munich. Ahora Zci Zamir, titular del Mossad, estaba telefoneandole desde Alemania a las 3 a.m. para corregir ese relato. “Lo vi con mis propios ojos”, el le dijo. “Ninguno quedo vivo.”
Ese fue el fin de una debacle que habia comenzado 23 horas antes, cuando terroristas palestinos de la Organizacion Septiembre Negro irrumpieron dentro del complejo de dormitorios de la delegacion israeli para las Olimpiadas de 1972 y tomaron a 11 de sus miembros como rehenes. Fue tambien el inicio de un capitulo mucho mas largo y complicado en la saga: la extraccion metodica de venganza de Israel. Sobre los acontecimientos en Munich el 5 de septiembre de 1972, hay considerable claridad. La historia de las misiones de represalia, por otro lado, ha sido tapado por el misterio. Persiste la nocion que los israelies armaron una lista de aquellos responsables por Munich y entonces, uno por uno, los eliminaron. Pero eso es en gran medida un mito, de acuerdo a un inminente libro del periodista de TIME Aaron J. Klein, Devolviendo el Golpe: La Masacre de las Olimpiadas de Munich 1972 y la Letal Respuesta de Israel (Random House; 272 paginas). Los israelies, escribe Klein, tenian que arreglarselas para objetivos mas pequeños, matar activistas que en su mayor parte no tenian nada que ver con la Masacre de Munich y dejar vivos, hasta este dia, a algunos que estuvieron involucrados.
El espectacular Munich fue diseñado para ser exactamente eso. Septiembre Negro fue un vastago no reconocido de Fatah, la faccion de Yasser Arafat dentro de la Organizacion para la Liberacion de Palestina (OLP). Abu Iyad, el segundo de Arafat que encabezaba Septiembre Negro, mas tarde explico que la toma de rehenes tenia por objetivo “utilizar una cantidad sin precedentes de medios de noticias en una ciudad para exhibir la lucha palestina– para mejor o para peor!”La seguridad era laxa en la Villa Olimpica. Llevando trajes deportivos, ocho hombres treparon por una barrera de 6 pies que rodeaba la Villa a las 4:10 a.m. Armados con AK-47s, ellos rodearon a los 11 atletas, entrenadores y un arbitro israelies, disparando enseguida mortalmente a dos de ellos. Los terroristas demandaban la liberacion de 234 prisioneros de carceles israelies. Las negociaciones fueron llevadas a cabo por los israelies, pero los alemanes comenzaron a falsear unas para ganar tiempo. En la tarde, el comandante de Septiembre Negro, distinguible en su sombrero blanco, insistio que su equipo y los rehenes fuesen llevados en avion a Cairo.
Los alemanes los llevaron en helicoptero al campo aereo militar de Fürstenfeldbruck. Cuando Issa, como se auto-nombraba el comandante de Septiembre Negro, y un camarada inspeccionaron el Boeing 727 que les fue prometido, lo encontraron vacio y frio. Mientras ellos corrian de regreso a los dos helicopteros, los francotiradores alemanes sobre el techo de un edificio cercano abrieron fuego. Los palestinos dispararon a las luces sobre el asfalto, y los alemanes quedaron paralizados por casi una hora, hasta que cuatro vehiculos policiales blindados llegaron. Eso provoco que un terrorista tirara una granada dentro de un helicoptero, y otro disparara a los rehenes en el otro helicoptero. Tres agentes de Septiembre Negro sobrevivieron; Alemania los libero casi dos meses mas tarde por la liberacion de pasajeros de un avion de Lufthansa secuestrado. Prometiendo perseguir a los perpetradores de Munich, la Primer Ministra Meir establecio un proceso por el cual el titular del Mossad, la agencia de espias de Israel, podria armar el caso para un asesinato de candidatos. La Primer MInistra y miembros selectos del gabinete dirian si o no. Si era si, el golpe seria ejecutado por una unidad llamada Caesarea, llamada por algunos medios el equipo Ira de Di-s.
El primer palestino en morir fue Wael Zwaiter, ejecutado en Roma seis semanas despues de Munich. El Mossad dijo a Meir que el era titular de Septiembre Negro en Roma y habia instigado la masacre de Munich. Pero Klein, que baso su libro en gran parte en raras entrevistas con oficiales clave del Mossad involucrados en misiones de represalia, escribe que la inteligencia sobre Zwaiter no fue “corroborada y no fue entrecruzada apropiadamente. Mirando atras, su asesinato fue un error.” Los israelies, por supuesto, querian a los reales planificadores y ejecutores de Munich, pero estos se habian escondido con guardaespaldas en paises del bloque del Este y paises arabes, donde los israelies no podian alcanzarlos. Mientras tanto, activistas menores palestinos vagaban por Europa occidental sin proteccion, y asi los palestinos comenzaron a morir a manos de asesinos a traves de Europa. Los funcionarios de seguridad israeli afirmaron que estos hombres muertos fueron responsables por Munich; los pronunciamientos de la OLP hicieron de ellos figuras importantes; y asi la imagen del Mossad como capaz de dar muerte a voluntad crecio y crecio.
La idea detras de las matanzas era no solo castigar a los perpetradores de Munich sino tambien interrumpir y detener futuros actos terroristas. Para el segundo objetivo, un agente de la OLP muerto era tan bueno como cualquier otro. Klein cita a una alta fuente de inteligencia: “Nuestra sangre estaba hirviendo. Cuando habia informacion implicando a alguien, nosotros lo inspeccionabamos con lente magnificador.”
Y los perpetradores reales de Munich? Klein cree que el Mossad consiguio solo a un hombre directamente conectado con la masacre: Atef Bseiso, ejecutado en Paris en 1992. Abu Iyad, el jefe de Septiembre Negro, fue asesinado por un compañero palestino en 1991. A Abu Daoud, que comando el ataque en Munich, se le permitio, ironicamente ingresar a Israel en 1996 para que pudiera ir a la Franja de Gaza para una reunion de la OLP convocada para rescindir un articulo en su estatuto pidiendo la erradicacion de Israel. De los tres terroristas que sobrevivieron al tiroteo del campo aereo, uno murio de ataque al corazon en los ’70s. Otro, Jamal al Gashey, aparecio en el documental del 2000 Un Dia en Septiembre. El verano pasado el veterano de la OLP Tawfiq Tirawi conto a Klein que el tercero, su amigo Mohammed Safady, estaba “tan vivo como lo esta usted.”
Fuente: Time

Jerusalén, la ciudad del rey David

Deja un comentario

El rey David hizo de la ciudad de Jerusalén la capital del Reino de Israel y enseñó a sus hijos a entregarle todo su amor; y fue así que su hijo heredero el rey Salomón, el sabio, entregó a ella todo el esplendor y transmitió a sus súbditos ese amor por la ciudad de su padre, enclavada en los montes de Yehuda, tan cercana al Mar Muerto como al Mediterráneo, al desierto del Neguev y a los fértiles valles del norte que colindan con las alturas del Golán.
Los imperios del pasado tuvieron muchas ciudades importantes.
Las del Imperio Babilónico, de las que sólo se recuerda su torre y sus jardines. En el Imperio Persa hubo ciudades importantes pero … ¿quién sabe de ellas? Pues de ellas no sobrevivieron ni sus vibraciones. Las del Imperio Griego, Atenas y Esparta, existen y son destinos turísticos para ver sus ruinas. De las del Imperio Romano quedó la ciudad de Roma, vestigio vivo de uno de los más grandes imperios ya desaparecido como los otros, y de Constantinopla: ¿quién se acuerda de ella con lo poderosa que fue?
Muchas ciudades del planeta nacieron y desaparecieron. Algunas fueron cubiertas por la tierra; otras destruidas por las guerras y no volvieron, desaparecieron en las sombras del tiempo y del espacio y hasta borradas de los libros de historia universal pues no hubo quién encontrara justificación para escribir sobre ellas.
Jerusalén es la capital del Estado de Israel, tal como fuera en la época del rey David. Es una ciudad que mezcla su cara moderna de acuerdo a nuestra época sin desentonar con las murallas que bordean la milenaria ciudad que en su interior cobija los preciados elementos de las principales religiones del mundo: la Iglesia del Santo Sepulcro y la Vía Dolorosa para los cristianos en sus diferentes denominaciones, las mezquitas de Omar y El-Aksa para los musulmanes, y para los judíos ¿qué nos ha quedado? Y con ello nos conformamos: el Muro de los Lamentos y demás restos del Templo que van siendo rescatados por los arqueólogos poco a poco.
¿Y cómo pasó que tantas religiones aman a Jerusalén, la ciudad de David?
Muchos hombres y mujeres del pueblo judío llegaron a creer que era bueno difundir la religión judía por el mundo y se lanzaron a su manera y con diferentes ideas a enseñar las buenas noticias que entregó D-s al Pueblo de Israel en el Monte Sinaí y que transmitirlas sería bueno para los seres humanos en general que las comprendieran y las practicaran y fue así que también se transmitió el amor que tenemos los judíos por Jerusalén a estos pueblos que recibían ávidos los conocimientos de la Torá oral y escrita. Es asi que comenzaron a sentir pasión por la ciudad de David.
Jerusalén fue destruida, y no sólo una vez, pero así también fue reconstruida tantas veces. Los babilonios llegaron y destruyeron; los romanos llegaron y destruyeron y en el lugar del Santo Templo construyeron su templo pagano que les sirvió para adorar a sus dioses; los cruzados llegaron y en el mismo lugar construyeron su Iglesia, y por último los musulmanes llegaron y destruyeron lo que los cruzados hicieron para hacer dos mezquitas sobre el mismo monte. Sin embargo llegaron los judíos de todo el mundo para hacer de ella la capital del Estado de Israel, pero en esta ocasión no destruyeron ningún santuario existente, y aún más, se les respeta y ayuda para que las mantengan funcionales al buen criterio de cada uno de ellos.
La historia del cuento de Jerusalén no gusta a sus amantes que termine aquí, pues los musulmanes la quieren para ellos nuevamente y aunque no tenga el valor de La Meca, ellos están dispuestos a matar y morir para volver a destruir lo construido por los judíos. Dicen que quieren que también sea la capital de Palestina y hasta se habría pensado en la única increíble situación de ¡una ciudad para capital de dos Estados! Jerusalén es la capital de Israel y así lo fue, pero nunca fue capital de algún Califato. Para eso les gustó más Estambul, El Cairo, Damasco o hasta Amán y hoy quieren a Jerusalén como con un súbito amor repentino.
La Europa que se islamiza a vista y paciencia de todos con toda la tolerancia que no conocieron los judíos, calla y hasta se pone de lado de las aspiraciones islámicas por Jerusalén, capital eterna de Israel, que aún fuera de la Tierra Santa nunca olvidó su existencia y su mayor anhelo fue siempre estar, vivir y morir en Jerusalén. En la diáspora babilónica, española y en Europa en general los poetas hebreos la mencionaron en cada una de sus creaciones pues está dicho: “Si te olvidare Jerusalén que pierda yo mi mano derecha”, y es así que en nuestro libro de rezos Jerusalén es mencionada no una ni dos veces al día sino en múltiplos de diez.
Es así que cuando Teodoro Herzl en Basilea tuvo la visión de un Estado judío en la tierra de Israel con Jerusalén como su capital, se le denominó Movimiento Sionista para expresar de esa forma su amor y el de la mayoría de los judíos en el mundo en todas las épocas levantándose con la vista y su cuerpo en dirección a la ciudad de David, como si en cada día de nuestra vida sin faltar a esa cita emprendiéramos un viaje imaginario a Jerusalén con mente y corazón y es por eso que decimos: “De Sión saldrán los Mandamientos y la palabra de Dios de Jerusalén”.
Hoy como antes, esta milenaria ciudad cuyas piedras una por una son testigos o portadoras de la sangre derramada en ellas, son piedras con alma que hacen de ella un monumento a la resistencia de los sinsabores por los crímenes causados por los romanos, los bárbaros, templarios y terroristas de Fatah, Hamás, Hezbollah y Al Qaeda. Estos últimos si pudieran la volverían a destruir, pero mas allá del poder del Ejército de Defensa israelí, y contra todo, está Dios protegiendo al Estado de Israel y su capital de los “amantes” acosadores que si pudieran no dudarían un segundo en hacerla volar en miles de pedazos.

Autor: Berl Bernardo Gorgun, Tegucigalpa

MITO: Antes del establecimiento de Israel, los judios y musulmanes vivian en paz‏

Deja un comentario

Los revisionistas aman empujar el mito mencionado mas arriba en nuestra direccion. Cuando somos confrontados con mitos, es importante tener los hechos en nuestras huellas digitales (aun si los mentirosos no pueden molestarse en enfrentarlos). De esta forma, al menos los intelectualmente honestos entre nosotros pueden adoptarlos y hacer lo mejor posible para compartirlos con otra gente honesta.
Aqui estan los hechos, de “Mitos y Hechos” de Bard:
Aunque las comunidades judias en paises islamicos lo pasaban mejor en general que aquellas en tierras cristianas en Europa, los judios no fueron extraños a la persecucion y humillacion entre los arabes. Como el historiador de la Universidad de Princeton Bernard Lewis ha escrito: “La Edad de Oro de derechos iguales fue un mito, y la creencia en l fue un resultado, mas que una causa, de la simpatia judia por el Islam.”
Mahoma, el fundador del Islam, viajo a Medina en el año 622 D.C. para atraer seguidores para su nueva fe. Cuando los judios de Medina rechazaron reconocer a Mahoma como su profeta, dos de las mas importantes tribus judias fueron expulsadas. En el año 627, los seguidores de Mahoma asesinaron entre 600 y 900 de los hombres y se dividieron a las mujeres y chicos sobrevivientes entre ellos.
La actitud musulmana hacia los judios es reflejada en distintos versiculos a lo largo del Koran, el libro sagrado de la fe islamica. “Ellos [los Hijos de Israel] fueron consignados a la humillacion y desdicha. Ellos trajeron la ira de Di-s sobre si mismos, y esto es debido a que solian negar las señales de Di-s y matar a sus profetas injustamente y debido a que ellos desobedecieron y fueron transgresores”(Sura 2:61). De acuerdo al Koran, los judios intentan introducir corrupcion (5:64), han sido siempre desobedientes (5:78), y son enemigos de Ala, el profeta y los angeles (2:97-98). Los judios fueron generalmente vistos con desprecio por sus vecinos musulmanes; la coexistencia pacifica entre los dos grupos involucro la subordinacion y degradacion de los judios. En el siglo IX, el Califa de Bagdad
al-Mutawakkil diseño una placa amarilla para los judios, sentando un precedente que seria conocido siglos mas tarde en la Alemania Nazi.
En distintas epocas, los judios en tierras musulmanas vivieron en relativa paz y prosperaron cultural y economicamente. La posicion de los judios nunca fue segura, sin embargo, y los cambios en el clima politico o social a menudo llevaba a la persecucion, violencia y muerte.
Cuando los judios eran percibidos como habiendo logrado una posicion muy comoda en la sociedad islamica, el antisemitismo surgia, a menudo con resultados devastadores.
El 30 de diciembre de 1066, Joseph HaNagid, el visir judio de Granada, España, fue crucificado por una muchedumbre arabe que procedio a arrasar el barrio judio de la ciudad y masacrar a sus 5000 habitantes. El disturbio fue incitado por predicadores musulmanes que habian objetado amargamente lo que ellos vieron como excesivo poder politico judio.
De igual manera, en 1465, la muchedumbre arabe en Fez masacro a miles de judios, dejando solo a 11 vivos, luego que un vice visir judio trato a una mujer musulmana en “una forma ofensiva.” Los asesinatos provocaron una ola de masacres similares a traves de todo Marruecos.
Otros asesinatos en masa de judios en tierras arabes ocurrio en Marruecos en el siglo VIII, donde comunidades enteras fueron aniquiladas por el gobernante musulman Idris I; en el Norte de Africa en el siglo XII, donde los almohads o convirtieron por la fuerza diezmaron a muchas comunidades; en Libia en 1785, donde Ali Burzi Pasha asesino a cientos de judios; Argelia, donde los judios fueron masacrados en 1805, 1815 y 1830; y Marrakesh, Marruecos, donde mas de 30000 judios fueron asesinados entre 1864 y 1880.
Decretos ordenando la destruccion de sinagogas fueron aplicados en Egipto y Siria (1014, 1293-4, 1301-2), Irak (854­859, 1344) y Yemen (1676). A pesar de la prohibicion del Koran, los judios fueron forzados a convertirse al Islam o enfrentar la muerte en Yemen (1165 y 1678), Marruecos (1275, 1465 y 1790-92) y Bagdad (1333 y 1344).
La situacion de los judios en tierras arabes alcanzo un punto bajo en el siglo XIX. Los judios en la mayoria del Norte de Africa (incluyendo Argelia, Tunes, Egipto, Libia y Marruecos) fueron forzados a vivir en ghettos. En Marruecos, que contenia a la mas grande comunidad judia en la Diaspora islamica, a los judios se los hacia caminar con pies descalzos o llevar zapatos de paja cuando estaban fuera del ghetto. Incluso los chicos musulmanes participaban en la degradacion de los judios, arrojandoles piedras o acosandolos en otras formas. La frecuencia de la violencia antijudia aumento, y muchos judios fueron ejecutados bajo cargos de apostasia. Las acusaciones de asesinato ritual contra los judios se volvieron un lugar comun en el Imperio Otomano.
Como el distinguido orientalista G.E. von Grunebaum ha escrito:
No seria dificil reunir los nombres de una cantidad muy medible de subditos o ciudadanos judios del area islamica que han obtenido alto rango, poder, gran influencia financiera, importantes y reconocidas obtenciones intelectuales; y lo mismo podria ser hecho por cristianos. Pero nuevamente no seria dificil compilar una extensa lista de persecuciones, confiscaciones arbitrarias, intentos de conversiones forzadas, o pogroms.
El peligro para los judios se volvio incluso mayor como un enfrentamiento encarado en la ONU. El delegado sirio, Faris el-Khouri, advirtio: “A menos que el problema palestino sea arreglado, nosotros tendremos dificultades en proteger y salvaguardar a los judios en el mundo arabe.”
Mas de mil judios fueron asesinados en disturbios anti-judios durante los años 1940 en Irak, Libia, Egipto, Siria y Yemen.
Esto ayudo a disparar el exodo masivo de judios de los paises arabes.

Jerusalem: La capital eterna de Israel

Deja un comentario

Repasando algunos datos históricos que algunos desconocen y que otros desmienten o decididamente prefieren no conocer.
Hace ya más de 3.000 años que la ciudad de Jerusalem se convirtió en el centro del pueblo judío. Fue el Rey David quien convirtió a Jerusalem en la capital de su reino y desde entonces y hasta nuestros días la ciudad pasó a ser el centro de la vida judía del mundo entero.
Fue en Jerusalem en donde el rey Shlomó erigió el Primer Templo, en el Monte Moriah, de la ciudad, hace unos 2.960 años aproximadamente, lugar sagrado para el pueblo judío, pues en dicho lugar la tradición bíblica ubica el “sacrificio de Itzjak”, Templo que fue destruido por los babilonios hace unos 2.580 años.
Alrededor de 60 años después y en el mismo lugar, en el monte Moriah de Jerusalem, fue erigido el Segundo Templo, Templo que fue destruido por los romanos 2.000 años atrás.
Ahí dio comienzo la larga dispersión del pueblo judío, quien nunca dejó de anhelar, de soñar, de mantener la esperanza de regresar a “la Tierra de los Antepasados” y a su capital eterna, Jerusalem.
Los distintos testimonios históricos y arqueológicos demuestran que a lo largo de casi 20 siglos, nunca se interrumpió la vida judía en la Tierra de Israel en general y en la ciudad de Jerusalem en particular.
La ocupación árabe se produjo en el año 636, es decir alrededor de 2.600 después de la época de los Patriarcas, dando término a la ocupación bizantina.
Los árabes mantuvieron su ocupación hasta el año 1099 en que fueron desplazados por los cruzados.
Es decir que la relación entre los árabes y la Tierra de Israel se remonta a alrededor de 1.400 años atrás, a diferencia del pueblo judío cuyos lazos con la Tierra de sus Antepasados se remonta a más de 3.500 años.
Durante la ocupación árabe, en el siglo VII, fueron erigidas las mezquitas de Omar y de El Aktza, en el Monte del Templo en Jerusalem, en el mismo lugar en donde unos 1.500 años antes se encontraba el Primer Templo y alrededor de 1.100 años antes, era el lugar en donde se había erigido el Segundo Templo.
Entre los años 1.516 y 1.917 la región fue ocupada por los turcos.
Tanto durante la ocupación árabe, como durante la ocupación turca, la ciudad de Jerusalem no se constituyó en capital de ninguno de dichos territorios ocupados.
Entre los años 1.917 y 1.948 se prolongó la ocupación británica que en el año 1.921 se convirtió por decisión de la Liga de las Naciones, en el Mandato Británico sobre Palestina.
En su resolución del 29 de Noviembre de 1947, la Asamblea General de las Naciones Unidas había aprobado por mayoría, la Partición de Palestina, la creación de dos Estados, uno judío y otro árabe y la internacionalización de la ciudad de Jerusalem.
Los representantes de la Comunidad Judía anunciaron que aceptaban dicha resolución.
No era la solución ideal, pero era lo mínimo necesario como para poder establecer nuevamente un estado libre e independiente en la tierra histórica y por sobre todo, abrir las puertas del país a la enorme cantidad de sobrevivientes o desplazados de la Segunda Guerra Mundial, quienes no tenían a donde ir.
Los representantes árabes anunciaron que ellos no aceptaban dicha resolución. Ellos no aceptaban la partición, ellos querían “todo” y no sólo “una parte” y también proclamaron abiertamente que iban a luchar para hacer valer “sus derechos” por medio de la fuerza.
El resultado es conocido, la guerra que le fue impuesta al Estado de Israel desde el momento de su creación, terminó con la derrota de los ejércitos árabes que habían invadido Israel y el surgimiento del “problema de los refugiados”.
Hasta aquí, todo lo referido está basado en “hechos históricos”, que algunos desconocen o que otros tratan de tergiversar.
Mientras que quienes manipulan la historia desconocen o tratan de ocultar el derecho histórico del pueblo judío sobre la Tierra de Israel, la posición de las autoridades judías en su mayoría, era la de reconocer el derecho que le correspondía a la población árabe que habitaba Palestina o la Tierra de Israel.
Lo que resulta interesante destacar es que en todas estas referencias históricas, en ningún momento apareció el término “palestinos”, sino población árabe de Palestina.
Había tanto judíos palestinos como árabes palestinos, quienes vivían bajo el Mandato Británico.
El término palestinos recién comenzó a ser utilizado después del año 1967.
Ahora bien, los ingleses abandonaron Palestina el 15 de Mayo de 1.948.
Para que no haya un vacío de poder, horas antes, el 14 de Mayo por la tarde, David Ben Gurión declaró la Independencia del Estado de Israel, en base a la resolución de las Naciones Unidas, Independencia que el joven Estado tuvo que hacer valer defendiéndola ante el ataque de sus enemigos, Independencia que fue reconocida por gran parte de los países que constituían entonces las Naciones Unidas.
Los límites del joven Estado fueron fijados mediante los acuerdos de Cese del Fuego firmados en la Isla de Rodas en el año 1.949, entre Israel y los representantes de Egipto, Siria, Jordania y Líbano.
La ciudad de Jerusalem había quedado dividida por dichos acuerdos y la parte que quedó en manos de Israel fue proclamada como capital del Estado.
Después de 1.878 años, Jerusalem volvía a convertirse en la Ciudad Capital de una nación judía independiente.
El resto de la ciudad de Jerusalem, incluida toda la Ciudad Vieja con el Barrio Judío y el Kotel, el lugar más sagrado para el pueblo judío, así como los territorios de Yehudá y de Shomrón fueron ocupados militarmente por Jordania y también la Franja de Gaza, fue ocupada por Egipto.
Lejos de encaminar a la población árabe local hacia un posible futuro estado independiente, los mismos países árabes utilizaron a los refugiados como “carne de cañón” para mantener latente su estado anómalo, estado al que la misma dirigencia árabe había llevado y del cual siempre Israel era señalada como “la única culpable del mismo” y sin brindarles ninguna solución a sus propios hermanos, que los pudiese convertir en una población estable y mucho menos, independiente.
Como muchas veces fue planteada la cuestión, parecería que era mayor el interés a que no existiese un estado judío independiente, a cualquier otra solución que pudiese crear un estado árabe independiente en Palestina.
Muchos de los países que entablaron relaciones diplomáticas con Israel, no reconocieron a Jerusalem como su capital, basándose en la resolución del año 1.947, que determinaba que la ciudad iba a constituir un “corpum separatum”, que iba tener el carácter de “internacional”, bajo la custodia de las Naciones Unidas, resolución que de acuerdo a los hechos no había sido reconocida por los mismos árabes y que por lo tanto dejaba en libertad de acción a Israel con respecto al tema de Jerusalem.
Es el derecho de todo estado soberano establecer su capital en donde así lo determine.
Para Israel este tema no puede ser discutido.
Para otros, es un asunto acerca del cual la legislación internacional no tiene respuestas claras, pero sí distintas interpretaciones.
La posición de Israel constituye una de dichas variantes.
Lo que resulta inaceptable, es la conducta de aquellos quienes no sólo no reconocen a Jerusalem como la capital de Israel, sino que “determinan por propia voluntad” que Tel Aviv es la capital de Israel.
Es como si de la misma manera, hubiese quien determine que Barcelona es la capital de España o Rosario la capital de la Argentina.
En el año 1.967, las continuas amenazas árabes de destruir a Israel, obligaron a que Israel no tuviese otra alternativa que salir a defenderse.
El Rey Hussein de Jordania había sido advertido de que no se dejase llevar por las declaraciones de sus “hermanos árabes” y que si el ejército jordano se mantenía al margen del conflicto, Jordania no se vería afectada en sus intereses.
Pero el ejército jordano se unió a la lucha bombardeando la parte judía de Jerusalem.
El resultado fue la ocupación o la liberación, de toda la ciudad de Jerusalem y de los territorios de Yehudá y de Shomrón.
La determinación de si los territorios fueron ocupados o liberados, depende de quién es el que dé su opinión.
Lo cierto es que dichos territorios ya de por sí estaban ocupados previamente y no pertenecían a ninguna entidad soberana reconocida y mucho menos a la Palestina de los árabes que tampoco existía.
La misma situación se daba en la Jerusalem Oriental que había sido ocupada por Jordania y que no era la capital de ningún estado o ente independiente.
Israel hizo prevalecer “de hecho” sus derechos históricos, unificó las dos partes de la ciudad que durante 19 años habían estado divididas y fijó los nuevos límites de la ciudad, que se mantienen hasta el día de hoy.
Hace ya más de 42 años.
Durante esos 42 años Jerusalem siguió creciendo, se construyeron nuevos barrios, se desarrollaron nuevas industrias y nuestra capital se convirtió en la ciudad con mayor población de Israel, más de 700.000 habitantes.
En Jerusalem se encuentra la Kneset, el Parlamento de Israel y casi todas las oficinas gubernamentales.
Toda visita oficial que llega a Israel, es recibida por el Presidente de Israel en su residencia oficial que se encuentra por supuesto en la capital, Jerusalem.
Hoy en día, todas las religiones tienen libertad de culto en la ciudad, cosa que no se dio durante los 19 años de ocupación jordana.
Caminando por las estrechas callecitas de la Ciudad Vieja, es posible cruzarse con judíos ultra-religiosos quienes se dirigen a rezar al Kotel, musulmanes que regresan de los rezos diarios en la mezquita de Omar o de El Aktza, o de una procesión de peregrinos cristianos quienes por la Vía Dolorosa se dirigen a la Iglesia del Santo Sepulcro.
Cerca de 250.000 habitantes se establecieron en los nuevos barrios que se construyeron en nuestra ciudad.
Pero últimamente, cada obra que realiza Israel en su Capital es criticada por aquellos que le niegan a Israel todo derecho sobre su capital histórica.
Cada obra, cada excavación que se lleva a cabo en nuestra ciudad, descubre nuevos indicios del pasado que une a nuestro pueblo con nuestra ciudad y eso es lo que muchos no toleran y que tratan de impedir, casi siempre por medio de la violencia.
Ahora, se escuchan voces que hablan de que Israel debe regresar a los límites que existieron hasta el año 1.967, límites que no tenían el carácter de definitivos, sino que eran líneas de cese del fuego de una guerra que los árabes habían iniciado y que habían perdido.
Israel dejó en claro que no está dispuesta a regresar a esos límites que de hecho dejaron de tener vigencia legal.
Solamente por medio de la vía diplomática, por medio de conversaciones directas y no por medio de la violencia, se podrá intentar el lograr algún avance hacia un acuerdo sobre temas nada fáciles como el de las fronteras, el de los refugiados, pero por sobre todo, sobre el tema de la ciudad de Jerusalem.
Muchos de aquellos que hablan sobre Jerusalem, no conocen la verdadera realidad o desconocen la larga historia que une a nuestro pueblo con nuestra capital eterna.
Muchos de aquellos que visitan por primera vez nuestra ciudad capital se sorprenden al encontrar una realidad de una ciudad pujante, antigua y moderna al mismo tiempo, en donde conviven las tres religiones monoteístas, realidad muy diferente a la que ellos se habían imaginado, acostumbrados a leer mentiras tendenciosas e insidiosas.
Por eso es importante que todo aquel que quiera emitir una opinión, una crítica, una presión o una propuesta con respecto a Jerusalem, lo haga después de conocer lo que muchos niegan o lo que otros tergiversan.
La historia de más de 3.000 años de la ciudad de Jerusalem, la capital del pueblo judío y la Capital del moderno Estado de Israel desde hace 62 años, así lo demuestran.
Es todo por ahora.

Arquitecto Aharon Erlich

Older Entries