Ni velado ni disfrazado, antisemitismo puro

Deja un comentario

Son incontables las veces que escuchamos nosotros o lectores que nos llamaron la atención acerca del antisemitismo de algunos gobernantes venezolanos, incluyendo el presidente Hugo Chávez. La cosa llegó al punto que colegas le pidieron que baje el volumen o se abstenga de atacar a la comunidad judía.
El reciente comentario que aparece en el sitio de Radio Nacional de Venezuela no deja dudas en cuanto a la filiación antisemita del autor. Ni antiisraelismo o antisionismo sino antisemitismo puro, al mejor estilo del que se conoció en Alemania en la primera mitad del Siglo XX.
Toma como víctima al candidato elegido por la oposición para enfrentar a Hugo Chávez en las próximas elecciones presidenciales que tendrán lugar en octubre y a partir de su triunfo destila veneno antisemita sin ningún límite.
A continuación el texto íntegro tal como aparece en el mencionado sitio web:
“Capriles Radonski, hijo de Henrique Capriles García, descendiente de una familia de judíos sefardíes de Curazao y de Mónica Cristina Radonski Bochenek, judía ruso-polaca. Ambas familias ligadas a la oligarquía empresarial del país, entre los que se cuentan, desde medios de comunicación como la Cadena Capriles, industrias y corporaciones del entretenimiento como Cinex, hasta servicios e inmobiliarias.
Capriles Radonski participó en varios cursos en Europa y, por supuesto, en el imperialismo estadounidense, más específicamente en Columbia University, en Nueva York. Trabajó por cierto tiempo en el sector privado en las firmas Nevett & Mezquita Abogados y en Hoet, Peláez, Castillo & Duque. Ambas firmas vinculadas a los intereses de la burguesía sionista.
Formó parte de la secta paramilitar y fascista llamada Tradición, Familia y Propiedad, donde se practicaban ritos religiosos perversos y se planificaban crímenes selectivos de todo lo que no representara la raza aria nacional y la alta burguesía venezolana. Esta organización era dirigida por Alejandro Peña Esclusa, confeso agente de la CIA.
En 1998, resulta electo diputado por COPEI, Partido Socialcristiano, hijo de una organización fascista religiosa ligada a la falange española llamada Opus Dei, que llegó a Venezuela para echar raíces a principios de los años 50 del siglo XX.
Capriles Radonski participó activamente en el golpe de Estado burgués del 2002, contra la revolución bolivariana, donde junto a su policía de Baruta, fustigó al pueblo revolucionario en una arremetida fascista, que aunque duró poco, dio muestras de lo que es capaz la burguesía en defensa de sus intereses. El 12 de abril de 2002, junto a un grupo de malandros enardecidos, lideró el asalto contra la embajada de Cuba, violentando todas las normas internacionales y poniendo en peligro la vida de las personas que se encontraban en soberano espacio cubano. En diciembre de 2006, el sionista es absuelto por un tribunal de apelaciones.
Para entender los intereses que encarna el candidato de la oligarquía venezolana y transnacional, Capriles Radonski, es importante saber qué es el
sionismo, ideología israelí que él representa solapadamente.
El sionismo se esconde detrás de un discurso religioso y nacionalista, que intenta invisibilizar su carácter colonialista y sus pretensiones netamente políticas, de superioridad racial y profundamente hegemónicas. El sionismo nace para poner en marcha los planes del imperialismo en el mundo árabe, para colocar estratégicamente una base de operaciones en la zona.
Es, sin duda, la ideología del terror, de los sentimientos más putrefactos que representan a la humanidad; ímpetus supuestamente patriotas basados en la avaricia, que cumple con la lógica de que `todo nacionalismo sin patria es, por necesidad, una empresa de conquista’. Y así ha sido.
Han asesinado a millones de palestinos y han construido un campo de concentración en pleno siglo XXI, al que bombardean y someten al hacinamiento. La Franja de Gaza es una de las regiones más densamente pobladas del planeta, con una superficie de 360 kilómetros cuadrados, que acoge a casi millón y medio de palestinos y que el sionismo israelí somete a la pobreza, la persecución, el terror, la desidia, el aislamiento.
El sionismo es dueño de la mayoría de las instituciones financieras del planeta, controla casi el 80 por ciento de la economía mundial y la industria de las comunicaciones casi en su totalidad, además de mantener posiciones de decisión dentro del Departamento de Estado estadounidense y potencias europeas.
Capriles Radonski se reunió recientemente con la Confederación de Asociaciones Israelitas de Venezuela (CAIV), donde hablaron entre otras cosas, sobre las relaciones de Venezuela con Irán, el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Estado de Israel y el supuesto antisemitismo de la Revolución Bolivariana.
CAIV no tiene pudor alguno de manifestar el sionismo como su ideología, en un artículo publicado en su página Web, en una sección dedicada al sionismo, donde se expresa lo siguiente: `El sionismo nos identifica, nos une, nos hermana y es nuestra responsabilidad contribuir en la medida de nuestras posibilidades a su fortalecimiento. De modo que la ideología sionista es, no solamente la mayor manifestación política del judaísmo moderno en plena vigencia y vigor, sino también un medio válido para afrontar los problemas existenciales del pueblo judío en la actualidad’.
La lucha racional y abierta contra la pobreza, el racismo y el antisemitismo, no tiene sentido si no está dirigida contra el sionismo y el capitalismo, representantes de un 90 por ciento de la pobreza en el mundo, de las guerras imperiales, de la muerte y la miseria de millones de personas, de la creciente amenaza de extinción de todas las especies del planeta y del planeta mismo.
Este es nuestro enemigo, el sionismo que hoy representa Capriles Radonski, que nada tiene que ver con una oferta nacional e independiente.
En octubre hay dos propuestas claras para Venezuela, la de la Revolución Bolivariana que viene reivindicando la unidad latinoamericana y los intereses del pueblo y la del sionismo internacional, que amenaza con la destrucción del planeta que habitamos”.

El oponente de Chávez se enfrenta al antisemitismo

Deja un comentario

Caracas – Se dice que Henrique Capriles Radonski, quien ganó el domingo el ticket de la oposición en la carrera presidencial de Venezuela, tiene la mejor oportunidad de vencer al presidente Hugo Chavez en una elección en años cuando los votantes vayan a las urnas el 7 de octubre.
Pero algunos observadores están preocupados de que se lleve a los ancestros judíos del gobernador de Miranda de 39 años a un asunto en el que surjan comentarios antisemitas.
“Ya hemos visto signos de lo que está pasando. Una revista local puso una Estrella de David en una foto de él”, dijo Dina Siegel Vann, directora del Instituto Latinoamericano del Comité Judío Americano, hoy.
La semana pasada Kikirki, un semanario, mostró una foto de Capriles con una Estrella de David impuesta en él y yuxtapuesta con una foto de Chávez.
Michael Salberg, director de Asuntos Internacionales de la Liga Anti Difamación, dijo que esto era indicativo de “un aparato mediático relacionado con el gobierno que promueve e incentiva el tema del antisemitismo”.
“En Chávez hay un líder político, un jefe de un país, que se compromete con el uso del antisemitismo político. Alguien que participa en chivos expiatorios y acusaciones contra la comunidad judía, particularmente sobre temas del conflicto israelí palestino”, dijo Salberg.
Mientras Capriles está orgulloso de su descendencia judía y nunca ha intentado ocultarlo, es un católico devoto. Sus abuelos maternos eran judíos y refugiados de Europa, quienes llegaron a Venezuela durante la Segunda Guerra Mundial con nada más que “una valija llena de ropa”, le dijo al medio The Foward en una entrevista el año pasado.
“Debido a mi mamá y abuela, para los judíos soy judío, pero soy católico”, dijo. Sin embargo, sus enemigos han usado la retórica antisemita contra él en el pasado y lo han acusado de ser parte de una conspiración judía.
En el 2009 manifestantes chavistas saquearon sus oficinas y pintaron esvásticas en las paredes. Además lo llamaron “nazi”, un insulto por el cual Capriles resultó particularmente ofendido porque sus bisabuelos fueron asesinados en campos de concentración.
“Vinieron aquí y me llamaron nazi cuando mi abuela estaba en el gueto de Warsaw. Mis bisabuelos fueron asesinados en un campo de concentración. La madre y el padre de mi abuela fueron asesinados por los nazis en Treblinka”, dijo en la entrevista.
Capriles comenzó su carrera política en 1998 cuando se convirtió en el miembro más joven elegido en la Cámara Baja de la legislatura venezolana.
Durante los años, el candidato opositor ha estado sujeto a lo que él califica como acoso político por Chávez. En el 2004 fue enviado a prisión por fomentar violencia, cargos que luego fueron retirados. Además, ha mantenido lazos cercanos con la comunidad judía local, que ha luchado bajo el mandato del presidente.

El exilio judío de Venezuela.Testimonio de Alejandra: “De chica soñaba con casarme en la Unión Israelita y llevar a mis hijos a Hebraica”

Deja un comentario

Alejandra tiene 22 años y vive en Miami desde finales de 2008 cuando decidió dejar a sus padres en Caracas en parte por la inseguridad pero también por los ataques a la comunidad judía.

En esta entrevista con la Agencia Judía de Noticias (AJN), la joven cuenta cómo fue su vida en Venezuela, su paso por la escuela comunitaria y los sueños que quedaron frustrados tras radicarse en Estados Unidos.
“Me gradué en la escuela comunitaria y me tuve que ir de Venezuela, tengo dos hermanos que viven Estados Unidos”, relata Alejandra que dos veces al año viaja a Caracas para visitar a sus familiares.
En su voz aún se puede palpar la espontaneidad de la mujer venezolana al mezclar el “chico” en cada respuesta. “Cuando vivía en Venezuela estaba siempre en el colegio, no salía mucho, incluso cuando viajo tampoco salgo mucho por el miedo a la inseguridad, pero tenemos Hebraica, que es un buen lugar para la comunidad, con la piscina y el bowling”, explica.
Al hablar de Hebraica, el periodista lo asocia con el allanamiento de 2004, pero la joven aclara que ocurrió un día que no había que ir a la escuela.
Alejandra es soltera, está de novio con un joven de Venezuela, y pese a estar a miles de kilómetros siempre se mantiene en contacto con los afectos que quedaron en Caracas. “Hoy habló con mis amigos y podría decir que ellos se acostumbran. Hace un mes hable con un amiga y me dijo que le hicieron un secuestro express a uno de sus hermanos”, comenta.
En este punto, la joven aclara que “cualquiera, esté o no de acuerdo con el gobierno, puede ser víctima de la inseguridad”. “Pero los secuestros más grandes se dan con gente que saben que tiene dinero o gente de la comunidad porque saben que en la comunidad siempre se ayudan si secuestran a alguno de sus miembros”, asegura
Para Alejandra, que estudia enfermería, en Venezuela “no hay mucha opción para los jóvenes”.
Alejandra asegura que “muchísimos jóvenes se fueron de Venezuela” en los últimos años y señala que “los que se graduaron el año pasado, la mayoría se fue al exterior y más pasan los años, más gente se va”. “De mi promoción hay muchísima gente afuera”, agrega.
La mayoría de los jóvenes judíos que dejan Caracas viajan solos, sin sus padres porque ellos tienen trabajo en Venezuela.
“Obvio que me preocupa lo que pasa en Venezuela. Mi mejor amigo no está contento con quedarse en Venezuela y lo que le frena es que están sus padres porque sus dos hermanas ya se fueron”, cuenta.

Irán y Ahmadinejad
La relación con Irán no escapa de la conversación y la joven confiesa que no le sorprende la reciente visita del presidente Mahmoud Ahmadinejad a Caracas. “La gente lo ve como algo triste, pero no es sorprendente y es algo de esperarse porque se sabe que es normal”, argumenta.
La respuesta no hace más que describir la fuerte relación que el gobierno de Venezuela mantiene con Teherán desde hace años, lo que le permitió al régimen iraní tener un fácil acceso a América Latina, donde está acusado de haber planificado y financiado los ataques contra la AMIA y la Embajada de Israel en la Argentina, en la década del ’90.

¿Cómo ayudar?
Los jóvenes venezolanos que se encuentran en Miami enfrentan un grave problema ahora porque con la expulsión la cónsul venezolana en Miami, Livia Acosta, se terminó la posibilidad de la compra en negro de dólares.
“Teníamos un sistema que se llamaba CADIVI (Comisión de Administración de Divisas de Venezuela) para los estudiantes pero como hubo un problema con la cónsul ahora no hay consulado y no se pueden gestionar esos dólares”, explica Alejandra.
El tema de fondo es que esos dólares se compraban a mitad de su valor lo que permitía a los estudiantes poder solventar sus gastos. “El problema es que se descubrió que la cónsul tenía contactos con Irán y que estaba pasando información de Estados Unidos y la botaron”, precisa la joven.
Alejandra confirmó que a “muchos de los jóvenes venezolanos no les es fácil mantenerse los estudios”.
La falta de una organización en la zona hace difícil que esa ayuda le pueda llegar a los jóvenes. “No veo cómo puede haber una ayuda de la kehila, no veo que puedan hacer algo”, dice.
La charla se termina y la pregunta resulta inevitable. ¿Sienten que viven un exilio? “Sí, es como un exilio, separarse de la familia del país… De chiquita pensaba estar en Venezuela, iba a las bodas en la Unión Israelita y soñaba con casarme ahí y poder llevar a mis hijos a Hebraica, y ahora ni ganas tengo”, confiesa Alejandra antes de colgar el teléfono.
Se estima que la comunidad judía de Venezuela se redujo a la mitad en un poco más de una década y en su mayoría los que abandonaron el país son jóvenes.

¿Por qué Ahmadinejad es una persona grata en Latinoamérica?

Deja un comentario

Por Abraham H. Foxman*
Para ADL
Los titulares sobre Irán en los últimos meses han mostrado claramente que el país representa un gran riesgo para el mundo hoy en día – el último informe de la Agencia Internacional de Energía Atómica sobre el proyecto de armas nucleares de Irán, el violento saqueo de la embajada británica en Teherán, las beligerantes declaraciones amenazando con un bloqueo del Estrecho de Hormuz.
La mayor parte de la comunidad internacional ha reconocido esto y está actuando acorde. No es así en un pequeño número de naciones de Latinoamérica, que le están dando la bienvenida con brazos abiertos al presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, mientras se embarca en su quinta visita a la región. Parece que cuando Ahmadinejad necesita crear una apariencia de legitimidad acude a sus “amigos” en Latinoamérica para que lo ayuden.
Hoy más que nunca, Ahmadinejad está desesperado por la aceptabilidad. En un momento en el que Estados Unidos y Europa están expandiendo y fortaleciendo las sanciones contra Irán, que lo están llevando a un creciente aislamiento, Ahmadinejad acude naturalmente a los facilitadores más confiables en Latinoamérica.
Irán ha buscado oportunidades en la región por más de dos décadas. Sus planes e implementación a principios de los años ’90 con los ataques terroristas contra la Embajada de Israel y el centro comunitario judío AMIA en Buenos Aires, Argentina, y el uso de su vicario, el grupo terrorista con base en el Líbano Hezbollah, en aquellas operaciones destructivas señalaron que Irán creía que tenía cierta libertad de llevar a cabo ataques terroristas en el territorio latinoamericano.
Desde entonces, Irán ha podido expandir su influencia en el continente en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua, con líderes y partidos que no son amigos de Estados unidos.
Sabiendo lo que sabemos hoy sobre las intenciones iraníes, nadie puede decir seriamente que cree que la conducta de Irán es benigna. Los esfuerzos por culpar a Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña continúan, según lo esperado, pero no tienen credibilidad. El gobierno de Ahmadinejad reprime a su propio pueblo, abandona las pretensiones de respetar la voz de sus ciudadanos y ha sido criticado públicamente por algunos de los clérigos conservadores de su país. Casi en todos lados, excepto en algunos países de Latinoamérica, Irán ha perdido legitimidad y no puede evocar a los actuales enemigos para desviar la atención de sus abusos.
Irán ha usado sus relaciones económicas expansivas en la región. Esto se ha trasladado a acuerdos económicos debido a un factor clave en trabajo, la riqueza petrolera de Irán. Si hubiese buscado simplemente aliados basados en “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, eso hubiese sido una cosa. Pero Irán ha cortado una serie de acuerdos en la región que hacen tangible su influencia. Ahora es el segundo mayor inversor en Venezuela, ha armado un banco conjunto con este país para financiar sus proyectos, como el desarrollo de los depósitos petroleros venezolanos, ha financiado proyectos de viviendas para los pobres y se informó que está comprometido con un desarrollo industrial de conversión con propósitos militares.
En Bolivia, Irán tiene un acuerdo cooperativo que vale más de $1 billón de dólares para desarrollar los sectores de petróleo, gas e industriales del país. Ha armado clínicas de salud y programas de entrenamiento para médicos. En Ecuador, Irán ha firmado una serie de acuerdos económicos que incluyen uno para la producción de energía. En Nicaragua, Irán ha prometido millones en ayuda para construir una presa y una estación de energía hidroeléctrica, y donó $2 millones de dólares para la construcción de un hospital.
En estos proyectos los iraníes están siguiendo la receta que han estado usando los grupos islámicos extremistas por años para extender su influencia en países de Medio Oriente: construir una reputación de responsabilidad social al proveer servicios, particularmente a los necesitados. Hezbollah y Hamas han usado esta técnica en un esfuerzo por ganar apoyo público y enmascarar sus objetivos extremista.
Irán estaba buscando apoyo político de estos y otros países latinoamericanos en el momento en el que Estados Unidos y Europa estaban tratando de aislar a Irán por el asunto nuclear. Construir hospitales y hogares para los pobres, además de hacer grandes inversiones, fue claramente intencionado para reforzar el apoyo de abajo hacia arriba. Y ahora Irán ha lanzado un canal de televisión en español que se transmitirá directamente a países que hablen castellano.
Todo esto tiene intenciones de servir los objetivos radicales del régimen que se encuentra a sí mismo siendo cortado de la mayor parte del mundo. Incluidos en estos objetivos está la expansión de la ideología del extremismo islámico iraní, la construcción de una alianza política para evadir las presiones internacionales y el sostenimiento de una cadena de agentes a través de Hezbollah que puedan comprometerse con el terrorismo en Latinoamérica si se percibe una necesidad de levantamiento.
Ahora que la máscara está completamente sacada, es tiempo de que el resto de Latinoamérica se una con miembros responsables de la comunidad internacional para presionar – a través de acciones de publicidad, diplomáticas, financieras y de recursos – no solo contra el programa nuclear del régimen, sino también contra su agenda latinoamericana. Un país que desafía ciegamente la voluntad de la comunidad internacional al ignorar persistentemente sus obligaciones de terminar con el desarrollo de armas nucleares no puede ser confiado en la escena internacional.
Tal vez un escándalo de otros países de Latinoamérica podría hacer que los líderes de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua paren antes de comprometerse con este régimen ilegítimo. Tal vez se darían cuenta de que el bienestar futuro del pueblo latinoamericano no puede asegurarse con conexiones con los extremistas victoriosos a cargo de Teherán.

*Abraham H. Foxman es el director nacional de la Liga Anti Difamación y autor de “Judíos y el dinero: La historia de un esterotipo”

Ahmadinejad y Chávez se burlan de Estados Unidos y bromean sobre bombas

Deja un comentario

El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, y su contraparte venezolana, Hugo Chávez, se elogiaron mutuamente ayer, se burlaron de Estados Unidos con desaprobación y bromearon sobre tener bombas nucleares a su alcance.
“A pesar de esas personas arrogantes que no desean que estemos juntos, estaremos unidos por siempre”, dijo el presidente iraní al líder socialista Chávez, en el comienzo de su visita a cuatro naciones Latinoamericanas.
A pesar de la distancia geopolítica, las feroces ideologías anti americanas han aumentado los cercanos lazos entre sus naciones compañeras en los últimos años, a pesar de que usualmente proyectos concretos se han quedado detrás de la retórica.
Ahmadinejad viajó a Venezuela en el comienzo de una gira que tiene intenciones de buscar apoyo mientras se expanden las sanciones económicas de Occidente por su programa nuclear. “La locura imperialista ha sido desatada de un modo que no se ha visto en mucho tiempo”, dijo Chávez en la ceremonia de bienvenida a Ahmadinejad en su palacio presidencial en Caracas.
Ambos hombres se abrazaron, sonrieron, sacudieron manos y se elogiaron mutuamente. Como hace usualmente, el teátrico y provocativo Chávez metió el dedo directamente en el punto político global y bromeó con que tenía una bomba lista bajo una loma de pasto en frente de los escalones de su palacio Miraflores. “Esa colina se abrirá y saldrá una gran bomba atómica”, dijo, mientras ambos hombres se reían juntos.
“El vocero imperialista dijo que Ahmadinejad y yo estamos yendo a Miraflores para establecer nuestras visiones sobre Washington y lanzar cañones y misiles. Es gracioso”, dijo Chávez.
Funcionarios americanos del presidente Barack Obama han expresado su perturbación por los cercanos lazos de Venezuela con Irán. Temen que Chávez debilite el frente diplomático internacional contra Irán y podría darle a Teherán una salvación económica. Estados Unidos y sus aliados creen que la política nuclear iraní está apuntada a producir armas. Irán dice que tiene objetivos pacíficos.
Ahmadinejad también planea visitar Nicaragua, Cuba y Ecuador. El super poder económico regional Brasil, que le ha dado una cálida bienvenida al líder iraní cuando visitó durante el gobierno de Lula Da Silva, está notablemente ausente de la agenda esta vez.

Benetton lanza una campaña en la que muestra a líderes mundiales besándose

Deja un comentario

La compañía de ropa Benetton ha lanzado recientemente una nueva campaña que muestra fotos de líderes mundiales besándose, como el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, y el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas.

La firma italiana retiró una de sus publicidades el miércoles, que usó una imagen del Papa Benedicto besando a un imán en la boca, luego de que el Vaticano protestara.
El vocero de la Santa Sede, el padre Federico Lombarda, dijo que el uso de la imagen no autorizada y “manipuladora” del papa era totalmente inaceptable y sugirió que podrían tomar acciones legales contra la compañía.
“Esta es una falta de respeto grave hacia el papa, una ofensa contra los sentimientos de fe y un claro ejemplo sobre cómo la publicidad puede violar las leyes básicas del respeto hacia las personas para atraer la atención a través de la provocación”, dijo en una declaración.
Benetton dijo que el propósito de la campaña era “luchar exclusivamente contra la cultura del odio en todas sus formas” pero agregó que, sin embargo, había decidido retirar la imagen. “Lamentamos que el uso de una imagen del pontífice y del imán haya ofendido las sensibilidades de los creyentes de este modo”, dijo en una declaración.
Otros de los líderes retratados son el presidente americano, Barack Obama, besando al presidente venezolano, Hugo Chávez.

Chavez, sin palabras!

Deja un comentario

El bolivariano repudió las acciones de Israel contra la flota que transportaba ayuda humanitaria a Gaza y lo acusó de “patrocinar el terrorismo” junto a los EEUU. “Maldito seas Estado de Israel, maldito seas”, sentenció

El caudillo caribeño “maldijo” a Israel por el ataque contra la Flotilla de la Libertad, que transportaba ayuda humanitaria para la Franja de Gaza, y acusó a Tel Aviv de apoyar un complot en su contra.

“Maldito seas Estado de Israel”, dijo Chávez en cadena de radio y televisión, en la que condenó la acción militar del lunes contra varias embarcaciones que trasladaban ayuda humanitaria a la población palestina en la Franja de Gaza.

El líder caribeño señaló: “Si eso hubiese ocurrido en Venezuela, ya nos habrían invadido, tengan la seguridad de que ya nos habrían invadido; pero no, como es Israel se le permite de todo”.

“Nos acusan a nosotros, a mí me acusan de patrocinar el terrorismo y son ellos los que patrocinan el terrorismo! Aprovecho para condenar de nuevo, desde el fondo de mi alma y de mis vísceras, al Estado de Israel, maldito seas Estado de Israel, maldito seas”, sentenció.

Al rechazar el ataque israelí contra la flotilla humanitaria, Chávez se preguntó: “¿Dónde está la Corte Penal Internacional?, ¿dónde están las Naciones Unidas?, ¿dónde está la Justicia en este mundo? Por el amor de Dios, ¿dónde están?”.

El mandatario venezolano aprovechó para criticar al gobierno de los Estados Unidos, que en días pasados acusó a Venezuela de negarse a cooperar en la lucha contra el terrorismo.

“El gobierno de Obama condena el terrorismo, siempre y cuando no sea cometido por ellos mismos, por ellos, los Estados Unidos, o sus aliados, (como) Israel”, enfatizó.

Sostuvo además: “Israel financia a la oposición venezolana, incluso hay grupos de la Mossad que están detrás de mí para matarme”, aunque se abstuvo de ofrecer detalles al respecto.

Denunció que la oposición venezolana, lejos de condenar el ataque israelí, mantiene silencio ante esta acción porque “es financiada por el Estado israelí”, al que acusó de mantener en Venezuela a grupos de su servicio secreto para planificar su asesinato.

“La oposición venezolana no ha dicho nada contra Israel, no, es que Israel financia a la oposición venezolana, financia la contrarrevolución. Incluso, hay grupos de terroristas israelíes del Mossad que andan detrás de mi, tratando de matarme”, enfatizó.

Chávez advirtió sin embargo: “Los tenemos controlados, sabemos dónde se mueven en las islas del Caribe”, por lo que desestimó el éxito de los presuntos conspiradores.
FUente: Infobae

Older Entries