Jordania quita nacionalidad a palestinos

Deja un comentario

Un grupo de derechos humanos con sede en EEUU critico a Jordania el lunes por quitar la ciudadania a casi 3000 jordanos de origen palestino en los ultimos años. Casi la mitad de los 6 millones de personas del reino son de origen palestino y Jordania teme que si los palestinos se vuelven la mayoria, quebraran el delicado equilibrio demografico. Preocupado acerca de los crecientes numeros de palestinos en el pais, Jordania comenzo en 2004 revocando la ciudadania de los palestinos que no tenian los permisos israelies que son necesarios para residir en Cisjordania.
Human Rights Watch dijo que Jordania quito la ciudadania de unos 2,700 jordanos de origen palestino entre 2004 y 2008 y los presiono a restablecerles sus derechos completos. La tendencia continuo el año pasado, dijo el grupo en un informe dado a conocer en la capital jordana, Amman.
La medida jordana dejo a los palestinos “sin estado”, privandolos de pasaportes, derechos de voto, educacion, viajar, salud y trabajos, dijo Christoph Wilcke, investigador de Human Rights Watch en Jordania.
“Jordan esta haciendo politica con los derechos basicos de miles de sus ciudadanos”, dijo Sarah Leah Whitson, directora para Medio Oriente de Human Rights Watch.
Los funcionarios jordanos negaron esto.
Wilcke dijo que “no hay parte de la ley jordana que permita al ministerio del Interior retirar la nacionalidad imponiendo nuevas condiciones”, tales como tener permisos de residencia israelies para Cisjordania.
Aquellos permisos son extremadamente dificiles de obtener, dadas las restrictivas politicas de Israel en conceder los derechos de residencia a los palestinos, agrego Wilcke.
El vocero del ministerio del Interior jordano, Karim Naber afirmo que su pais no revoco la ciudadania sino “solo suspendio” dar numeros de seguridad social “estando pendiente la reunificacion de las familias” en Cisjordania.
La mayoria de los palestinos dudan de llevar sus casos a los tribunales, temiendo que los pasos legales solo finalizarian con la perdida de su ciudadania jordana, dijo Wilcke.
Unos pocos palestinos jordanos habian visto restablecida su ciudadania, a menudo con ayuda de la corte real, agrego Wilcke, pero no dio una cifra definitiva.
Defendiendo la medida, el Ministro del Interior jordano Nayef al-Qadi recientemente dijo que el gobierno quiere que los jordanos de origen palestino clarifiquen su status renovando los permisos que los reconocen como ciudadanos de Cisjordania para preservar su identidad palestina.
Wilcke advirtio que otros podrian estar en riesgo de una medida similar, tal como 250,000 jordanos de origen palestino expulsados por Kuwait durante la Guerra del Golfo de 1991.
Fuente: Associated Press

Aliá: Hoy como Ayer…

Deja un comentario

La carga cultural no puede tirarse al mar

Por: Rajel Hendler

Para: Aurora Digital

En oportunidad de la visita de nuestro presidente, Shimon Peres, en Argentina, me emocionó intensamente viéndolo estrechar las manos de la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
Allí crecí, fui a la escuela, me eduqué, me gradué, formé mi familia.
Hice aliá ya a edad madura y traje conmigo mucho de lo que soy.
Sé que con nuestro presidente llegaron olim jadashim y que hay varios grupos que se preparan para una próxima aliá.
Tengo información porque mi hijo es allí el sheliaj (enviado) de Aliá de la Sojnut.. Por todo lo dicho y por mi convicción judía sionista siento la necesidad de reiterar a los olim que vendrán, a los que se preparan para venir y a los que ya están con nosotros mi concepción del concepto aliá; aliá hoy como ayer.
Frecuentemente escuchamos quejas de olim de Argentina; se lamentan por la situación económico-social, burocracia, pobreza, desocupación, que los impulsa a emigrar y muchos eligen venir a Israel.
Es cierto: a veces la situación es crítica económicamente, la falta de trabajo es lo que provoca tantas y tantas dificultades. Sólo queremos recordar que lo que llamamos aliá no tiene que ser sólo escaparse por motivos negativos que esperan que les serán resueltos aquí.
Es cierto, Israel les tiende a los olim sus brazos abiertos y quiere recibirlos, acogerlos y brindarles feliz integración y realización en la patria judía. Pero Israel es un país que también tiene hoy problemas, muchos y muy serios, de seguridad, de falta de trabajo; de idioma para ustedes, de diferencia de costumbres, de sistema de educación y de vida en general, como cualquier país al que se emigra y otros cuestiones muy específicas de Israel.
Por lo tanto hay que traer, además de las necesidades propias objetivas, una gran dosis de patriotismo judío, de solidaridad y dispuestos a comprender nuestros conflictos, nuestras actitudes y nuestras reacciones.
Porque hay muchos, que si bien salieron quejándose, en cuanto llegan toman partido, sin conocer a fondo la situación, para ya criticar nuestro proceder, aún en lo político.
Recuerden que aliá, en su origen y en todos los tiempos, aún antes del Estado, significaba, incluía, a la vez que la realización personal, una gran medida de sacrificio, de abnegación, de idealismo, de sionismo; venir a recibir pero también a dar.
Y volviendo a la Argentina quiero reiterar algunos conceptos. Sobre todo para los que más se quejan y son, generalmente, hombres jóvenes de mediana edad. A los que más agudamente critican, despotrican, yo les pregunto: “¿Cuántas cosas hermosas y positivas también recordáis de allí? ¿Dónde recibisteis vuestra educación, vuestra formación profesional, dónde formasteis vuestras familias? ¿Acaso no les quedan recuerdos positivos, añoranzas?”
Lo digo por experiencia personal, que vine ya a edad madura a Israel. Hace unos años se celebró aquí un encuentro sobre “La integración y el aporte de los judíos de América Latina”. En una de las sesiones se habló sobre el tema “Pautas de la identidad israelí de los olim de América Latina” y una de las exposiciones fue: “El trasfondo psicocultural de los olim”, en cuyo debate participé. La expositora usó como modelo ilustrativo un puente; en una de sus puntas está el olé ya en Israel y en la otra visitando la Argentina.
Habló sobre las contradicciones y el conflicto del olé cuando vuelve a la Argentina con su parcial formación israelí. Hasta puso como ejemplo cómo se viste en Israel, con pantalón corto y gorra “tembel”, y cuando va a la Argentina se pone traje y corbata.
Creo que este ejemplo es anacrónico, no rige desde hace muchos años; estamos viviendo en la época de la globalización. Todos visten igual, todos protestan igual. Pero sí me apropié del puente y recordé un cuento de Agnón, en el que un hombre tiene que cruzar un puente para pasar al otro lado, al mundo, para emanciparse, liberarse; pero llevaba una pesada carga consigo, un paquete enorme de vivencias, de costumbres, recuerdos, tradiciones, cultura (a sí mismo creo yo).
Del peso de la carga el puente que era endeble (no una gran obra de ingeniería), un puentecito, se balanceaba, se movía; y el hombre empezó a dudar: ¿tirar parte de la carga para aliviar el paso del cruce, dejar atrás el pasado, pasar más libre, más aligerado? Pero no; cruzó, aunque moviéndose, temblequeando, pero con todo su equipaje.
Porque constituimos la suma de todo lo que fuimos, de lo que somos y así seremos. Y a ustedes queridos olim: vengan cuantos más, lucharemos juntos. Aquí también encontrareis cosas que objetar, que criticar, que no les van a gustar, pero vengan con el optimismo de dar para recibir y traigan todo vuestro equipaje.
Para que juntos, hermanados, trabajemos y ayudemos a ambas comunidades, a la argentina, que siempre fue modelo en su actividad educacional, comunitaria y sionista; reservorio de jóvenes idealistas, de maestros y educadores, fruto de sus institutos de alto nivel, y a la israelí, que tanto necesita la afluencia y el apoyo de hermanos del mundo entero, para lograr una paz justa y segura y aunados defender la patria.
Y no se sientan culpables o cohibidos porque de vez en cuando extrañan la Argentina; añoran el barrio, la música, el fútbol, porque siguen siendo parte integrante de lo que dejasteis. A esto se le llama lealtad; la lealtad es un atributo positivo del ser humano y es una sola.
Y termino con un ejemplo personal: cuando vivía en Buenos Aires y escribía algo o preparaba una clase, siempre se me ocurría una cita de algún escritor o poeta israelí y cuando lo hago aquí siempre recuerdo a algún poeta o escritor argentino.
Porque somos producto de ambas culturas. Y esto es una carga que no se puede dejar o tirar al mar.

Confrontar el Desafío de la Identidad

Deja un comentario

Por Natan Sharansky*

Muchos años atras, cuando yo era ministro de industria y comercio, a menudo lideraba delegaciones de empresarios en viajes al exterior, buscando oportunidades para sociedades economicas alrededor del mundo. Nosotros aterrizariamos tipicamente en un pais extranjero- digamos, Brasil- pasariamos un dia o dos en reuniones politicas y de negocios, y luego, mas tarde, yo haria un punto en pasar una noche tarde final visitando las comunidades judias locales. Yo visitaria a escolares y padres, o veria sinagogas, o me reuniria con lideres de la vida judia local. Yo saboreaba la oportunidad de obtener un sentimiento real por la textura de la vida judia en el lugar.
Los empresarios estaban generalmente mas que encantados en acompañarme donde fuera que yo iba- desde reuniones con importantes ministros de comercio, todo el camino a visitar incluso la mas oscura fabrica o sindicato de comercio. Pero yo estaba sorprendido cuando tenia que ver con mis visitas a las comunidades judias, muy pocos mostraban un interes real en venir conmigo. La mayoria utilizarian el dia extra para hacer compras, visitar y saltar restaurantes. Yo estaba consternado por esto.
Estos israelies eran gente que orgullosamente se identificaban como judios. Por que era que ellos estaban tan desinteresados en la vida judia en otras partes del mundo?
Finalmente, yo pregunte a algunos de ellos acerca de esto. Lo que quedo en claro es que ellos, como muchos otros israelies, tendian a ver la vida de la Diaspora judia como algo para ser vislumbrado en un espejo retrovisor. Era un vestigio de un pasado anticuado- un pasado en el cual los judios fueron humillados y oprimidos, y un pasado que, a traves de la moderna Israel, nosotros los judios estabamos finalmente comenzando a superar. Ellos no necesitaban molestarse en visitar escuelas judias donde los chicos peleaban con el hebreo, porque eso era el mundo del ayer.
La vieja sinagoga portuguesa es pintoresca, pero esencialmente no interesante. Por que necesito pasar mi tiempo visitando estos museos vivientes¿ Los juegos de futbol en las arenas de Copacabana son muchos mas interesantes.

LA ACTITUD CONDESCENDIENTE de mis amigos israelies hacia la Diaspora han sido reflejados, pienso, en la forma que la Diaspora misma se ha relacionado historicamente con Israel. Los judios de la Diaspora occidental solian verse como los fuertes, ayudando a Israel en la hora desesperada de necesidad. Si habia emergencia los llamados de la UJA para ayudar a establecer a los destituidos inmigrantes de paises arabes, o incluso algo tan simple como comprar Bonos de Israel para el bar mitzva del primo, los judios de la Diaspora tendian a verse como el hermano mayor de la juderia israeli, alguien de quien Israel podia depender cuando las papas quemaban.
En una extraña forma, la juderia israeli y la Diaspora se habian visto una a la otra como si fuese un desafortunado hermano mas joven en peligro de hundirse en el olvido en cualquier momento. Y para decir la verdad, ninguna actitud estaba completamente equivocada- y cada uno servia a su proposito. Por un lado, el espiritu estilo leon de David Ben-Gurion, su inquebrantable conviccion que la nueva Israel seria fuerte, autosuficiente, y podria dejar atras el miserable pasado de exilio- eso tenia su lugar. Esta vision dio a los jalutzim fuerza, y les proveyo de una fortaleza para vencer desafios casi imposibles. De igual manera, la nocion romantica de la Diaspora que ellos estaban salvando a Israel de la amenaza inminente, ayudo a reunir a millones de judios al lado de Israel en tiempos en que el futuro de Israel era realmente muy precario. Cada una de estas actitudes estuvo arraigada en la realidad, y sirvio a un importante proposito.
No obstante, este paradigma- la imagen del “desafortunado hermano mayor” que cada comunidad albergo respecto a la otra- ha seguido su curso y se ha vuelto desactualizada. Israel se ha vuelto una central de alta tecnologia, y puede mas o menos cuidarse sola. Por otro lado, la Diaspora ha probado que seguira por un largo rato aun; los rumores de su muerte son muy exagerados. Como tal, cada comunidad debe reconocer que su paradigma, el par de lentes a traves del cual se ha mirado tradicionalmente con la otra, debe tener una prescripcion actualizada.
Buscando ajustar nuestra vision hacia adelante, nosotros necesitamos preguntar: Si construir el estado y facilitar la alia de mas de 3 millones de nuestros hermanos de paises de opresion donde fueron los desafios que definieron los ultimos 60 años, cuales son los desafios que definiran los proximos 60? Y mientras nos movemos hacia esos proximos 60, pueden la Diaspora e Israel forjar una nueva relacion- una relacion basada en algo mas resistente que la caridad mutua o beneficencia protectora hacia el otro? Y finalmente: Sobre que base pueden Israel y la Diaspora desarrollar un camino compartido de observar hacia el futuro, mas que aferrarse a la vision bifurcada que ha definido sus respectivos pasados?

COMENCEMOS atacando la primera de estas preguntas: Cuales son las amenazas, oportunidades y necesidades surgiendo que ocuparan nuestra atencion y recursos en las decadas por venir? La respuesta mas obvia es la amenaza existencial para Israel llegando del teror arabe y de Iran. Pero aunque eso es cierto, yo creo firmemente que hay otra amenaza existencial, tambien, y viene no del exterior, sino del interior. En una palabra. el desafio predominante del futuro sera posado por una sola palabra sonora: identidad. La gran amenaza que nos enfrenta es la asimilacion masiva, por defecto, en una cultura global, hegemonizada.
En un mundo en el que empleados de un call-center en Nueva Delhi contestan el telefono para Alamo Car Rental en San Francisco, en el que las fronteras nacionales parecen evaporarse en un vaho de McDonalds y mensajes en Twitter- en ese mundo, Israel estara bajo mayor y mayor presion para justificar su existencia como estado judio, y el pueblo judio estara bajo mayor presion para mantenerse como una entidad distinta. En tal entorno, nuestro futuro ascendera o caera basado en nuestra capacidad para comunicarnos a nosotros mismos, a nuestros hijos y al mundo por que el pueblo judio debe continuar existiendo como una unidad en si mismo. Si nosotros fracasamos en enfrentar este desafio, nos desintegraremos silenciosamente desde adentro, seguramente como si hubiesemos sido atacados desde el exterior.
Como confrontamos el desafio de la identidad? Yo estoy convencido que una forma de hacerlo es dejar atras el viejo paradigma- la sensacion que somos comunidades aisladas- y comenzar a encontrar, en el otro, nuestro mas amplio caracter de nacion.
En cierta forma, por los ultimos 60 años, parece que la mayoria de las verdades obvias manejadas para escapar de la conciencia tanto de la juderia israeli como de la Diaspora: nosotros necesitamos unos de otros. Nosotros necesitamos unos de otros materialmente, pero incluso mas que eso, nosotros necesitamos entender quienes somos realmente, como un pueblo. La razon para molestarse en observar a traves del oceano no fue solo para que pudieramos ayudar a la otra comunidad a sobrevivir, o estar agradecidos que no estabamos camino a la desaparicion como el otro, realmente y al hacer eso, ejercitar lo que significa ser parte de Klal Yisrael, el pueblo judio, en sentido mas amplio.
Efectivamente, crecientes numeros de judios de la Diaspora, miles de ellos, estan comenzando a entender: experimentar Israel es encontrar la nacionalidad judia en una forma remachadora, visceral, tangible. Birthright, Masa y otros viajes para experimentar Israel dejan poderosas impresiones en los estudiantes- y hay una razon para eso. Es debido a que un viaje a Israel es mas que una visita a un pais extranjero; es una visita al hogar. Desde escuchar hablar hebreo en las calles, a ver imagenes de manzanas y miel en propagandas impresas en Rosh Hashanah, los sellos de judeidad impregnan la vida diaria en Israel, incluso la vida diaria secular.
Para un estudiante acostumbrado a experimentar su judeidad a traves de una estadia de muchos años estilo prision en la escuela hebrea por la tarde, este es un encuentro con el caracter de pueblo de uno que es por un lado diferente, refrescante y real.

LOS ISRAELIES TAMBIEN, estan comenzando a entender la conversacion: que la vida judia no comienza y termina en Israel, que los encuentros con la vida judia en la Diaspora, tambien, pueden ser buenos para el alma israeli. Yo recientemente me reuni con una importante empresaria israeli que en el pasado no tenia interes en la vida judia en la Diaspora pero hoy es una lider de los programas de asociacion de la Agencia Judia. Ella me informo que su encuentro con una comunidad de la Diaspora la habia revigorizado. Resulta que ella no estaba hablando exactamente de economia. Ella habia descubierto una vibrante cara de judeidad que era diferente de los estereotipos con los que crecio en casa y lo encontro iluminador- tanto como espiritualmente refrescante.
La linea final es esta: la juderia de la Diaspora ofrece a la juderia israeli algo de valor. Cuando los israelies encuentran judios en la Diaspora que han crecido en una sociedad gentil y han elegido, proactivamente, permanecer judios de todas formas, eso es inspirador. Mas aun, nosotros judios tenemos un pasado rico. Para tener un sentido real de la identidad judia, los israelies necesitan entender la importancia de los ultimos 2000 años de vida de la Diaspora judia, aprender acerca de ella- e incorporar lo mejor de lo que tiene para ofrecer en sus propias vidas.
In the post-identity world, Diaspora and Israeli Jewry need one another. Neither of us alone is Klal Yisrael; we, together, are Klal Yisrael. When we engage the other, we encounter something majestic, wondrous and larger than life. We encounter our own peoplehood.
Por los ultimos 80 años, la Agencia Judia (SOJNUT) ha sido un puente entre la juderia de la Diaspora y de Israel. Trabajando juntos nosotros hemos hecho cosas historicas. Nosotros levantamos un estado en la tierra de nuestros padres y trajimos a millones de nuestros hermanos a sus costas.
Ahora tomemos el siguiente gran paso que el destino demanda de nosotros. Adoptemos y compartamos la tierra de Eretz Yisrael y nuestro caracter compartido de pueblo de Am Yisrael para que nosotros podamos enseñar a nuestros hijos acerca del significado de su judeidad y hacerlos preocuparse apasionadamente por Israel.
Haciendo eso, nosotros mantendremos la vibracion de nuestro caracter de nacion por los siglos por venir.

*El autor es presidente del Ejecutivo de la Agencia Judia para Israel.