7 lecciones de la Shoá

Deja un comentario

Siempre que escribo sobre el Holocausto – la Shoá – lo hago con cierto grado de humildad, y nunca falta una profunda sensación de dolor.

Porque me recuerda lo que mis padres me enseñaron cuando era niño – la profundidad y el dolor de lo que me di cuenta recién años después – que hay cosas en la historia judía que son demasiado terribles para ser creídas, pero no demasiado terribles como para no haber pasado; que Auschwitz, Majdanek, Dachau, Treblinka – están más allá del vocabulario. Tal vez las palabras puedan aliviar el dolor, pero también pueden reducir la tragedia. Dado que el Holocausto fue excepcionalmente malvado en su singularidad genocida, donde la biología era inevitablemente el destino, una guerra en contra de los judíos en la que, como dijo el premio Nobel de la Paz Elie Wiesel: “No todas las víctimas fueron judías, pero todos los judíos fueron víctimas”.

Pero si bien el Holocausto fue “excepcionalmente único”, como lo describió el estudioso del Holocausto Yehuda Bauer, hay importantes lecciones universales que podemos poner en práctica. De hecho, escribo en un momento importante de memoria y recordatorio, de testimonio y advertencia:

  • En el aniversario número 66 de la liberación de los sobrevivientes del “Planeta Auschwitz” – el laboratorio de asesinato en masa más atroz de la historia;
  • En el aniversario número 66 de la desaparición de Raúl Wallenberg – el primer ciudadano honorario de Canadá – a quien la ONU llamó el humanista más grande del siglo 20, y quien mostró que una persona puede enfrentar al mal, resistir y prevalecer, y así transformar la historia;
  • Después del aniversario 65 de la ONU, que como dijo el anterior Secretario General de la ONU Kofi Annan: “emergió de las cenizas del Holocausto”, y como nos recordó: “una ONU que falla en estar al frente de la lucha en contra del antisemitismo y otras formas de racismo, niega su historia y obstaculiza su futuro”;
  • En el aniversario número 65 de los Principios de Núremberg, que se convirtieron en los precursores de la ley internacional humanitaria y criminal, recordándonos también del doble sentido de Núremberg – el de las botas militares como el de los juicios;
  • En el quinto aniversario del Día Internacional del Recuerdo en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Por eso, en este Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto – también la noche del aniversario número 60 de la entrada en vigencia de la Convención Genocida – la Convención “Nunca Más” – nos tenemos que preguntar: ¿Qué aprendimos y que debemos hacer?

Lección 1: La Importancia del Recuerdo del Holocausto – La Responsabilidad de la Memoria.

La primera lección es la importancia de zajor, el deber de recordar por sí mismo. Cuando recordamos a los seis millones de víctimas judías de la Shoá – denigradas, demonizadas y deshumanizadas como un prólogo o una justificación para el genocidio – tenemos que entender que el asesinato en masa de seis millones de judíos y millones de no judíos no es un tema de estadísticas abstractas.

Cada persona tiene un nombre – cada persona tiene una identidad. Cada persona es un universo, nuestros sabios dicen: “quien salva una vida, es como si hubiera salvado un universo entero”. Al igual que quien ha matado a una persona, es como si hubiera matado un universo entero. Y esa es la verdad, cada uno de nosotros, quienquiera que seamos, es el garante del destino del otro.

Lección 2: El Peligro de la Incitación al Odio y al Genocidio Aprobada por el Estado – La Responsabilidad de Prevenir.

La perdurable lección del Holocausto es que el genocidio de la judería europea ocurrió no sólo por la industria de la muerte y la tecnología del terror, sino por la ideología de odio aprobada por el estado. Esta enseñanza de desprecio, de demonizar al prójimo, aquí es donde todo empezó. Como lo afirmaron las cortes canadienses al mantener la constitucionalidad de la legislación del anti-odio: “El Holocausto no empezó en las cámaras de gas – comenzó con palabras”. Estos, como dijeron las cortes, son los hechos fríos de la historia. Son los efectos catastróficos del racismo.

Mientras la ONU señala la conmemoración del Holocausto, atestiguamos de nuevo la incitación al odio y al genocidio aprobada por un estado, cuyo epicentro es el Irán de Ahmadinejad. No te equivoques, Irán ya ha cometido el crimen de la incitación al genocidio prohibido por la Convención Genocida. Sin embargo ningún Estado miembro de la Convención Genocida ha asumido su obligación legal de responsabilizar a Ajmadinejad.

Artículo Relacionado: ¿Todavía Importa el Holocausto?

Lección 3: El Peligro del Silencio, Las Consecuencias de la Indiferencia –La Responsabilidad de Proteger.

El genocidio de la judería europea ocurrió no sólo por la cultura del odio aprobada por el Estado y por la industria de la muerte, sino por los crímenes de la indiferencia, por las conspiraciones del silencio.

Ya hemos atestiguado una terrible indiferencia e inacción que nos lleva por el camino de lo indecible – el genocidio en Ruanda – indecible porque este genocidio fue prevenible. Nadie puede decir que no sabíamos. Sabíamos, pero no actuamos, al igual que sabíamos y no hicimos nada para detener el genocidio por atrición en Darfur.

La indiferencia y la inacción siempre implican que uno está del lado del culpable, nunca del de la víctima. Ser indiferente al mal es estar de acuerdo con él.

Lección 4: Combatir la Atrocidad en Masa y la Cultura de la Impunidad –La Responsabilidad de Enjuiciar a los Criminales de Guerra.

Si el siglo 20 – simbolizado por el Holocausto – fuera la época de la atrocidad, también sería la de la impunidad. Sólo unos cuantos perpetradores fueron llevados ante la justicia, y así como no debe haber santuario para el odio, ni albergue para la intolerancia, tampoco debe haber una base ni un santuario para estos enemigos de la humanidad. Sin embargo, aquellos acusados de crímenes de guerra y crímenes en contra de la humanidad – como el presidente de Sudán, Al-Bashir – continúan siendo invitados a los foros internacionales.

Lección 5: La Trahison des Clercs – La Responsabilidad de Decir la Verdad al Poder.

El Holocausto fue posible no sólo por la “burocratización del genocidio”, como dijo Robert Lifton, sino por la trahison des cleros – la complicidad de las elites – médicos, líderes religiosos, jueces, abogados, ingenieros, arquitectos, educadores, etc. Ciertamente, sólo hace falta leer el libro de Gerard Muller sobre la “justicia de Hitler” para apreciar la complicidad y criminalidad de los jueces y abogados; o leer el libro de Robert-Jan Van Pelt sobre la arquitectura de Auschwitz para aterrarse ante la intervención de ingenieros y arquitectos en el diseño de los campos de muerte, etc. Los crímenes del Holocausto también fueron crímenes de las elites de Núremberg. Como dijo Elie Wiesel: “El asesinato a sangre fría y la educación no son mutuamente excluyentes”. Si hay algo que el Holocausto probó, es que una persona puede amar los poemas y matar chicos al mismo tiempo”.

Lección 6: Conmemoración del Holocausto – La responsabilidad de Educar.

En el Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto, los Estados deberían comprometerse a implementar la Declaración del Foro Internacional del Holocausto de Estocolmo, que concluyó: “Tenemos un compromiso en común de alentar el estudio del Holocausto en todas sus dimensiones… un compromiso a conmemorar sus víctimas y a honrar a los que se le opusieron… un compromiso a iluminar donde el silencio oscureció las sombras del Holocausto… un compromiso a sembrar las semillas de un futuro mejor en medio del barro de un pasado amargo… un compromiso… a recordar las víctimas que perecieron, respetar a los sobrevivientes que están con nosotros y reafirmar la aspiración común de la humanidad a la justicia y a un entendimiento mutuo”.

Lección 7: La Vulnerabilidad del Débil – La Protección del Vulnerable como la Prueba de una Sociedad Justa.

El genocidio de la judería europea ocurrió no sólo por la vulnerabilidad de los débiles, sino también por la debilidad de los vulnerables. No sorprende que la prioridad de la higiene racial Nazi – las leyes de esterilización, las leyes de Raza de Núremberg, el programa de eutanasia – se fijaba en aquellos “cuyas vidas no valía la pena que sean vividas” y no es ningún secreto, como apunta el Profesor Henry Friedlander en su trabajo sobre “Los Orígenes del Genocidio”, que el primer grupo elegido para matar fueron los judíos desvalidos – todo sustentado por la ciencia de la muerte, la medicalización de la limpieza étnica, la purificación de hasta el vocabulario de destrucción.

Es nuestra responsabilidad como ciudadanos del mundo darle a quienes no tienen voz la oportunidad de expresarse, mientras buscamos fortalecer a los débiles – ya sean minusválidos, pobres, refugiados, ancianos, mujeres víctimas de violencia, los chicos vulnerables – los más vulnerable de los vulnerables.

Recordamos – y confiamos en – que nunca más estaremos en silencio ni seremos indiferentes al mal. Ojalá que este Día Internacional de la Conmemoración del Holocausto no sólo sea un acto recordatorio, sino un recordatorio para actuar.

Este artículo apareció originalmente en Jerusalem Post.

Deja un comentario

por Matthew Brown
para Aish Latino

Un conmovedor video filmado en el monumento al Holocausto en Miami Beach.

http://video.aish.com/jw-player/vn5.8/player.swf

Acto de recordación del Holocausto en la Knesset: “Cada hombre tiene un nombre”

Deja un comentario

El primer ministro de Israel Benjamín Netanyahu, el presidente Shimon Peres, el vocero de la Knesset (parlamento israelí) Reuven Rivlin, ministros, miembros y otros funcionarios del gobierno leyeron los nombres de quienes murieron en el Holocausto durante la ceremonia de recordación en la Knesset hoy.
El acto se llama “Cada hombre tiene un nombre”, por el poema de Zelda que se inspiró en el Holocausto. El 12º vocero del parlamento, Dov Shilansky, un sobreviviente de la Shoá, inició la ceremonia en 1989.
Peres contó la historia de su lugar de nacimiento, Vishniev, que era entonces parte de Polonia pero es hoy Belarus. Su madre tenía seis hijos, de los cuales todos se mudaron a Israel, excepto su hermano Michael Meltzer, quien se quedó para cuidar a sus padres. Los tres de ellos fueron asesinados junto con el resto de los residentes del pueblo, a quienes los nazis encerraron en una sinagoga de madera y prendieron fuego. Cualquiera que intentaba escapar era disparado.
“Ninguna casa, ni colegio, ni cementerio quedó en pie en Vishniev. No había nada”, dijo Peres.
El vocero de la Knesset, Reuven Rivlin, destacó que la ceremonia de lectura de nombres “se hace más importante cada año mientras el número de testigos entre nosotros se hace cada vez menor”.
Rivlin leyó los nombres de los judíos del pueblo de Shklov, Belarus, del cual proviene la familia de su madre, que fue asesinada por los nazis. Explicó que la comunidad judía en Shklov fue establecida en el siglo XVI y que en la tarde luego de Iom Kippur (Día del Perdón) de 1941, se llevó a los residentes del gueto de Shklov a campos de concentración.
El vocero destacó que hay víctimas de los nazis cuyos nombres nunca serán conocidos, como el hijo de Aharon e Ivgenya Kapsitzky y otros niños de Shklov.
Netanyahu dijo que la ceremonia de este año era la primera en la que su suegro, Shmuel Ben-Artzi, quien falleció en noviembre, no iba. “Él escucharía atentamente, porque pensaba que era un modo de darle expresión a las almas que estaban perdidas. Él veía a la pérdida como algo personal y nacional, en dimensiones que no pueden ser descriptas”, expresó.
El primer ministro leyó un poema que escribió Ben-Artzi en memoria de su hogar, Bilgoraj, en la que “expresó su dolor por el Holocausto”.
El líder de la oposición, Shaul Mofaz, leyó los nombres de los judíos asesinados en el pogromo nazi de Farhoud en Bagdad en 1941 y agregó que “el Estado de Israel debe hacer todo lo posible por asegurase que los eventos del Holocausto, el genocidio, no se vuelvan a repetir”.
Quienes también leyeron nombres fueron el jefe de la Corte Suprema de Justicia, Elyakim Rubinstein; el ministro de inteligencia, Dan Meridor; el ministro de transporte, Yisrael Katz; el ministro de justicia, Ya’akov Neeman; el vice canciller, Danny Ayalon; el vice ministro de educación, Menahem Eliezer Moses; el ministro de educación, Gideon Sa’ar; y el ministro de comunicaciones, Moshe Kahlon, entre otros.

Deja un comentario

El Malé Rajamim
Dios, lleno de compasión, que moras en lo alto, concede auténtico descanso sobre las alas de la Shejiná (Divina Presencia), en las excelsas esferas de lo santo y puro que brillan como el resplandor del firmamento, a las almas de los seis millones de judíos, víctimas de la Shoá en Europa, que fueron asesinados, sacrificados, quemados, y que murieron por la santificación de Hashem (Kidush Hashem) a manos de los asesinos alemanes y colaboradores de otras naciones. Toda la congregación ora por la elevación de sus almas. Por ello, que el Todo misericordioso los cobije con Sus alas por siempre, y ligue sus almas en el vínculo de la vida. Adonái es su patrimonio; que descansen en paz y reposo en el Gan Eden, y digamos: Amén.

Discurso Acto de Iom Hashoá

Deja un comentario

Todo hombre tiene un nombre que Di-s le dio,
Que sus padres le dieron.
Todo hombre tiene un nombre
Que la vida le dio,
Que su muerte le dio.

Resistir implica una oposición hacia las dificultades que la vida y el hombre nos colocan enfrente, significa soportar el sufrimiento, las carencias y todo tipo de injusticias que tratan de deshumanizarnos.
Resistir implica el deseo de vivir, de cumplir con una de las mitzvot más importantes que tiene el judaísmo, “Ubajarta Bajaím” y elegirás las vida, preservándola ante todo, ya sea la propia o aun más la de otros.Y es por esto que hoy la juventud debe estar orgullosa de quienes resistieron y nos permitieron que hoy disfrutemos de vivir en comunidad.
Existen muchas formas de resistencia. Está la resistencia armada de Mordechai Anilewicz y los partisanos.
La resistencia de quienes a pesar de que los nazis intentaban provocar que seguir viviendo perdiera sentido, mantuvieron su fe, combatieron ese intento de borrarles su nombre, su esperanza y le demostraron al mundo que no iban a aceptar pasivamente su destino, defendiendo su honor judío hasta la muerte.
Es un valioso ejemplo de resistencia la de jóvenes jalutzianos, de madrijim, que poniendo su vida en riesgo no dejaron de educar en los ghettos y campos.
De niños que con la edad de nuestros janijim, se escapaban y de forma altruista regresaban con un trozo de pan para dar un día más de vida a otros.
Debemos homenajear a todas las madres que encendieron las neirot en Shabat, a los abuelos que organizaron un seder de pesaj, a los adolescentes que hicieron Bar Mitzva, a cada persona que celebro el Kabalat Shabat, a quienes continuaron organizando actividades, buscando dignificar la cultura judía y a todo aquel que vivió un día más para preservar nuestra historia, cultura, costumbres, preceptos e identidad.
Aun cuando los nazis hicieron todo lo posible por borrarnos de la faz de la tierra, al igual que lo han hecho otros pueblos y aun hoy, parecen seguir intentándolos nuevos, siempre hemos perseverado.
Recordar a las víctimas de la Shoá conlleva una responsabilidad educativa concreta. Enseñar la Shoá implica que resaltemos los ejemplos de tzedaka, de fortaleza y demás valores judíos y humanistas que se encuentran en ella, y que seamos capaces de sentirnos orgullosos por ser parte del mismo pueblo que estos héroes.
Ser parte de un eslabón eterno y como tal agradecer la oportunidad que nos dieron y continuar su lucha.
Lo habrán escuchado muchas veces, pero es una realidad que somos la última generación que podrá escuchar el testimonio en vida de los queridos sobrevivientes, somos la primera generación que tendrá que educar sin ellos.
Tenemos la responsabilidad no solo de estudiar y brindar homenaje a las victimas sino también, reafirmar el compromiso inquebrantable que se funde en el pasado, presente y futuro de ser activos educadores, asumiendo la importantísima y vital tarea de continuar la transmisión de la historia y perpetuar con ella la vida de quienes cayeron a causa de viles asesinos.
Hoy debemos asumir un doble compromiso, utilizar la educación para transmitir los valores de un pueblo milenario, ser ejemplo para la humanidad y luchar contra quien desea la muerte y no la vida.
La Shoá nos enseña y obliga como judíos a dar un paso hacia adelante contra cualquier forma de agresión, defender cualquier pueblo perseguido y preocuparnos para que el mundo sea más justo y humano.
Debemos hacer entender que la enseñanza de la Shoá no es un legado único del pueblo judío sino de toda la humanidad.
Debemos estar siempre atentos y advertir cada acto de discriminación para evitar todo tipo de genocidios en el presente y futuro. No debemos permitir que la muerte de seis millones de padres, madres, abuelos, hermanos, amigos, vecinos, sea en vano…
Y al mismo tiempo, juntos, como comunidad, debemos agradecer a quienes permitieron que el pueblo judío siga con vida y seguir trabajando, educando y comprometiéndonos para que podamos seguir diciendo AM ISRAEL JAI.

Por Ari Guerstein

Iom Hashoá VeHagvurá

Deja un comentario

Iom Hashoá VeHagvurá
21 de Abril de 2009 – 27 de Nisan 5769
Hoy se conmemora Iom Hashoá VeHagvurá , recordamos a aquellos que murieron a manos de los nazis por ser culpables, si por ser culpables, por haber cometido el único crimen de ser judíos.
Una de las naciones que hasta ese momento era considerada de las más civilizadas del mundo utilizo a sus mejores científicos, a los más capacitados doctores, a personas cultas y de gran conocimiento para cometer uno de los actos, por no decir el más, aberrante de la historia de la humanidad.

Siempre nos preguntamos como pudo ocurrir semejante crimen, como nadie lo evito, como el mundo no se levanto y lo detuvo; Sin embargo hasta hoy es difícil encontrar una respuesta

Somos la última generación que podrá escuchar el testimonio directo de los sobrevivientes, somos los últimos que veremos a viejitos desgarrarse una y otra vez para poder transmitir tan solo una pincelada del horror que tuvieron que soportar.

Seremos nosotros los responsables de continuar transmitiendo la historia, fomentando la reflexión, manteniendo la memoria para que jamás la humanidad repita hecho semejante.
Hoy como jóvenes tenemos el compromiso inquebrantable de dar lucha a quienes niegan la Shoá.

Debemos formarnos y capacitarnos para luchar una nueva batalla, distinta a la que los jóvenes partisanos debieron afrontar en los ghettos, nuestra lucha será contra el olvido, el antisemitismo y la impunidad, es a favor de la memoria y la justicia.

Es en contra de quienes quieren volver a matar a las victimas, al olvidarlas; A quienes desean borrar a un país del mapa, a quienes desean hacerle creer al mundo que somos semejantes a nuestros victimarios, A quienes juran hacernos desaparecer, etc.
El pueblo judío siempre fue amenazado de muerte y muchas veces nos llevaron al límite pero siempre resistimos.

Resistimos no con grandes ejércitos, no con armas, no con poderosos aliados sino con educación, fe, cultura, historia y la fuerza motora de una juventud comprometida con los valores y tradiciones de un pueblo que perdura y ve caer a quienes lo atacan.

Como herencia tenemos un gran pasado, pero debemos comprometernos para tener un futuro.
El Holocausto fue un crimen contra la humanidad, fue un crimen contra
Todos
no solo contra judíos. En su momento el mundo no hizo demasiado y hoy parece no hacerlo tampoco…

Aunque los nazis no se encuentren al poder, nuevos lideres parecen emularlos. Parece que 6 millones de muertos no fueron suficientes, que miles de atentados no significan nada y es por eso que aunque estemos solos debemos enfrentar a los Hitler, Ahmadinejad y demás asesinos que el mundo produzca.

Por estos días se desarrolla en Durban, el segundo congreso mundial contra el racismo; El primero sirvió para que dictadores, asesinos e incultos declararan a Israel un país racista y hasta lo compararan con el regimen Nazi.

Por suerte algunos países no concurrieron y otros abandonaron la sala cuando el extremista presidente iraní, comenzo nuevamente a descalificar a Israel.

Es por esto que debemos cada día formarnos, estudiar y vivir nuestro judaísmo a pleno, dado que solo la Educación permitirá que no existan nuevos holocaustos en el mundo.


Links con más información sobre la Shoá: