Falleció Itzjak Shamir z”l

Deja un comentario

A la edad de 96 años dejó de existir el ex primer ministro Itzjak Shamir z”l.
Nació en Różana (15 de Octubre de 1915), Imperio ruso (actualmente Ruzhany, Bielorrusia), con el nombre de Icchak Jaziernicki. Se trasladó a Varsovia, donde se licenció en derecho en la Universidad de Varsovia. En 1935 llegó al Mandato Británico de Palestina y cambió su apellido por Shamir.
Fue miembro de loa organización Irgún, que abandonó en 1940 por el más radical Lehi.
Shamir fue miembro del triunvirato dirigente del Lehi en 1943 (tras la muerte de Abraham Stern.
Tras la creación de Israel, en 1948, se disuelve el Lehi. Shamir ingresó en el Mossad en 1955, donde sirvió hasta 1965. 
Su carrera como cargo político se inicia con su elección como diputado en la Knéset en 1973. Entre los años 1980 y 1986 se desempeñó como Ministro de Relaciones Exteriores de Israel.
Sucedió a Menajem Beguin como primer ministro de Israel entre 1983 y 1984.
Posteriormente sucedió a Shimon Peres en el mismo cargo entre 1986 y 1992.
En mayo de 1991 Shamir hizo su última aparición en la escena internacional en la conferencia de Madrid con la que comenzaron las conversaciones de paz en Medio Oriente.
Falleció el 30 de junio de 2012 a los 96 años de edad.
Comunicado del presidente Shimon Peres
Yitzhak Shamir fue un valiente guerrero, antes y después de la fundación del Estado de Israel. 
Él luchó con valentía contra el mandato británico en los días de la clandestinidad y su increíble contribución al Estado de Israel durante su estancia en el Mossad permanecerá para siempre consagrada en los cuentos de valentía de nuestra nación.  
Él era fiel a sus puntos de vista, un gran patriota y un verdadero amante de Israel, que sirvió a su país con integridad y compromiso sin fin.  
Que su memoria sea bendecida

Israel y los inmigrantes africanos

Deja un comentario

ELIE SMILOVITZ/REVISTA DE MEDIO ORIENTE

El artículo de Ana Garralda, periodista de El País, Inmigrantes africanos atrapados en el limbo israelí (27 de mayo de 2012) critica duramente la postura de varios partidos políticos israelíes sobre su forma de atajar la inmigración clandestina después de que, según datos publicados por el diario español, “60.000 personas” hayan llegado, en su mayoría de Sudán y Eritrea, a Israel.
Garralda afirma que a esos inmigrantes “ni se les permite trabajar” ni se “les da acceso al sistema sanitario o educativo”, que “no se les reconoce ningún derecho” y que, aunque en Israel “no corran el riesgo de ser aniquilados en una guerra civil (…) tampoco están exentos de ser linchados a manos de ciudadanos israelíes encendidos”. En este último caso, la periodista convierte un caso concreto en una regla general.
No obstante, Garralda menciona en su artículo que un vecino de Tel Aviv entrega una bolsa con ropa a un grupo de inmigrantes sudaneses, cita el testimonio de un periodista de Haaretz que demuestra su sensibilidad hacia los migrantes durante una manifestación contra la inmigración clandestina y utiliza como fuente a Orit Marón, responsable de la ONG Assaf, que se centra en prestar ayuda a los migrantes.
Crítica, confusa y dramática
La postura del texto es crítica con los políticos israelíes y con los partidos que apoyaron la manifestación en Tel Aviv. Pero la información es confusa, porque, mientras que Garralda afirma que los inmigrantes no tienen “ningún derecho”, su fuente, Orit Marón, afirma que muchos sí tienen “un permiso de residencia que deben renovar cada tres meses”.
La Visa A-1 se otorga a aquellas personas que deciden ir a vivir a Israel tras realizar un trámite legal, y que son candidatos potenciales a obtener la ciudadanía israelí. Este permiso, permite a quien lo porta: trabajar, tener un pasaporte, pagar impuestos reducidos y acceder a los servicios sociales.
Entre los requisitos para obtener ese visado se encuentran: un certificado de nacimiento y un pasaporte válido por un periodo de, al menos, seis meses, a partir de que se realiza el trámite.
Ana Garralda no aclara cuál es el estatus de los inmigrantes sudaneses o eritreos, no menciona si algunos portan documentación que los identifique o si han solicitado un permiso de asilo en Israel.
En Israel, las personas que huyen desde un país en donde son perseguidas, tienen derecho a pedir asilo. De hecho, como sí afirma Garralda, Israel es miembro firmante que reconoce la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, que le prohíbe deportar a inmigrantes hacia un país en donde son perseguidos por sus opiniones políticas, su raza, etc.
Sin embargo, el contexto geopolítico del Medio Oriente y África es más complejo que eso. ¿Qué ocurriría si un militante de Al Qaeda quisiera pedir asilo para refugiarse en Israel? No debemos olvidar que los conflictos en países como Eritrea, muchas veces enfrentan a la población islamista que promueve la sharía, con la que rechaza ese sistema. A menudo, los enfrentamientos entre facciones más o menos radicales, suníes y chiíes, también son fuente de conflictos armados y de generación de refugiados y desplazados.
Por su parte, los inmigrantes que atraviesan las fronteras de forma clandestina pueden ser retenidos, pero, durante su detención, tienen acceso a servicios médicos, servicios básicos e incluso educación.
Existe una línea de ayuda especial para los solicitantes de asilo en Israel.
En 2012, Israel aprobó la Ley de Prevención a la Infiltración, que permite a las autoridades detener indefinidamente a los “terroristas” que intenten infiltrarse en la sociedad israelí. Y, ahora, tras el incremento de inmigración clandestina procedente de África, Israel busca ser más estricto en su política de inmigración, como ocurre en muchas otras partes del mundo
Por ejemplo, en Europa, la inmigración clandestina ha provocado acciones que limitan este fenómeno, en su intento por controlarlo. Francia, Italia o España pueden retener a los inmigrantes sin papeles, en algunos casos, de forma indefinida.
Desde hace algunos años se ha intensificado la emigración procedente de África hacia las costas europeas. En 2006, un alcalde de las Islas Canarias, en España, solicitó la intervención de tropas internacionales para frenar la llegada de inmigrantes africanos.
En relación con el trato a los inmigrantes, un reporte elaborado por Amnistía Internacional documentaba 321 casos de maltrato a inmigrantes en España y, varios años después, los casos de maltrato y las quejas contra las autoridades de ese país, por el trato proporcionado a los inmigrantes, continuaba siendo un tema controversial y de ferviente actualidad.
En Israel, en línea con los requisitos de la Convención de 1951, los inmigrantes que buscan asilo –aunque hayan entrado al país de manera clandestina-, tienen los siguientes derechos:
Posibilidad de presentar y documentar una solicitud de asilo.
Que esta solicitud sea evaluada por las autoridades de inmigración.
Tener representación legal mientras se realiza el trámite de revisión de la solicitud.
Una vez admitida a trámite, la posibilidad de tener un permiso de trabajo especial.
Los inmigrantes que han sido detenidos por la autoridad tienen los siguientes derechos, mientras se encuentran en cautividad:
Tener acceso a un teléfono.
Contacto con los representantes de Naciones Unidas.
Tener tres comidas diarias y los productos necesarios para su higiene personal.
Servicio médico profesional y otros.
Por tanto, afirmar que los inmigrantes en Israel no tienen prácticamente “ningún derecho”, es falso.
El drama humano
Por otro lado, la periodista destaca el drama humano, que a veces culmina “en tragedia” que tienen que pasar los inmigrantes procedentes de países como Sudán o Eritrea hasta su llegada a Israel, en donde, para colmo, se encuentran “sin derechos”.
De esta forma, la crítica se centra en Israel, en lugar de hacerlo en los gobiernos represores que fomentan la persecución en los países de origen de los inmigrantes.
Realzar el drama humano que viven los migrantes con la situación que viven en Israel no explica la raíz del problema del flujo migratorio clandestino. ¿Cuál es la situación de otros inmigrantes sudaneses o eritreos en Arabia Saudita, Egipto o cualquiera de los países que deben cruzar antes de llegar a Israel? ¿Es más importante la situación de esos inmigrantes en Israel que en cualquiera de los otros países a los que han llegado? ¿Por qué sólo se habla de Israel?
Por otra parte, al hablar de inmigración africana no se menciona un acontecimiento histórico, que aportaría contexto a la información: Israel realizó un gran esfuerzo para absorber, a mediados de los 80, a unos ocho mil etíopes y, en 1991, a otros 14 mil, mediante la operación Moisés y Salomón, respectivamente. Quizá sería pertinente, dentro del reportaje, analizar la situación de los inmigrantes etíopes en Israel, que ya superan las 56 mil personas, según cifras oficiales, para analizar el fenómeno de la inmigración africana en el país.
En el caso de los etíopes, Israel desarrolló créditos hipotecarios baratos y un programa de ayuda social para las familias inmigrantes. El Gobierno pagó entre un 80 y un 90% del total del préstamo hipotecario –algunos por valor de 100 mil dólares y otros por valor de 122 mil, en función del número de integrantes de esas familias- para que los etiópes pudieran comenzar una nueva vida en Israel, tras ser perseguidos y marginados en Etiopía.
Cabe destacar este proceso, porque, Etiopía es un caso similar al de Sudán y Eritrea, de donde proceden muchos de los inmigrantes a los que se refiere Ana Garralda en su texto.
Después de ambos procesos de absorción, el JDC Brookdale realizó una encuesta entre los inmigrantes, que arrojó los siguientes datos:
Entre un 75 y un 88% estaba satisfecho con sus nuevos hogares.
80 a 86% estaba satisfecho viviendo en sus nuevos barrios.
76 a 96% sostenía buenas relaciones con sus vecinos no etíopes.
97% de los niños etíopes jugaba con vecinos no etíopes.
¿Por qué carece el artículo de contexto?
Garralda explica que Sudán ha vivido una separación entre el norte y el sur, que cientos de miles han huido, tanto por guerras civiles, como por persecuciones religiosas –los musulmanes de Sudán persiguen a los animistas y cristianos de Sudán del Sur-, así como por disputas territoriales y económicas. Pero no explica por qué Israel debe ser responsable de otorgar todos los derechos de un ciudadano israelí a esos inmigrantes. O, por qué debe analizarse la situación de esos inmigrantes en Israel, pero no en otros países de Medio Oriente o del Golfo Pérsico. Garralda no compara las políticas de inmigración israelíes con las de otros países de la región, ni destaca que, Israel, ha sido uno de los países que ha tenido políticas de inmigración más exitosas en el mundo, al incorporar a varios millones de inmigrantes a su sociedad de manera eficaz.
¿Por qué, entonces, se muestra sólo una visión de Israel, esa en la que los responsables políticos e incluso la sociedad, hacen todo mal, pero se evita investigar y hasta mencionar los éxitos en materia migratoria que ha tenido el Estado judío o de sus políticas actuales, respetuosas de las convenciones internacionales en la materia?

Encuesta de la BBC: La imagen mundial de Israel cae en picada

Deja un comentario

Israel aparece tercero en el ranking de las naciones consideradas de peor influencia en el mundo, señala una encuesta anual realizada por la cadena de noticias británica BBC.
La encuesta refleja el continuo desplome de la imagen internacional del Estado judío.
Solamente Irán y Pakistán tienen peor imagen que Israel en la investigación.
La encuesta, llevada a cabo entre diciembre de 2011 y febrero de 2012, fue implementada sobre una muestra de 24.090 personas en todo el mundo.
Irán se ganó el poco halagador primer puesto con el 55 por ciento de encuestados que dicen que ese país ejerce la peor influencia sobre el mundo. Pakistán le sigue de cerca (51 por ciento), con Israel y Corea del Norte en el tercer lugar (50 por ciento).
El año pasado, el 47 por ciento de los encuestados había dicho que Israel ejerce una influencia negativa en el mundo.
En esta última encuesta, solamente el 21 por ciento de los encuestados considera que la influencia de Israel es esencialmente positiva.
Un cambio favorable se percibió en Estados Unidos, donde el 50 por ciento de los norteamericanos dice que ve positivamente a Israel, comparado con el 35 por ciento que percibe al Estado judío como una influencia negativa. Estas cifras constituyen el más alto nivel de aprobación de Israel por parte de los estadounidenses desde que comenzaron a realizarse este tipo de sondeos, en 2005.
Nigeria (54 por ciento) y Kenia (46 por ciento) son otros dos países con actitudes favorables a Israel.
El 85 por ciento de los egipcios considera que Israel tiene una influencia negativa en el mundo, un 7 por ciento de aumento con respecto al año pasado.
La imagen del Estado judío es particularmente desalentadora en Europa. España encabeza esta tendencia. El 74 de los españoles ve a Israel de forma negativa. Las actitudes negativas hacia Israel también se registran en Francia (65 por ciento), Gran Bretaña (68 por ciento), Alemania (69 por ciento), Australia (65 por ciento) y Canadá (59 por ciento).
El apoyo hacia Israel también ha decaído en China, India y Rusia.
La encuesta señala que los países más apreciados del mundo son Japón, Alemania, Canadá, Gran Bretaña y China.

Israel está en el puesto Nº19 en el ranking académico mundial

Deja un comentario

Un nuevo sistema para evaluar la alta educación de todo el mundo ha posicionado a Israel en el 19º lugar, entre 48 países, usando un método que observa a los estados en su totalidad, en vez de en universidades individuales.

Una organización llamada Universitias 21 desarrolló un sistema de clasificación, creado por investigadores del Instituto Melbourne de Económicas Aplicadas e Investigación Social, para identificar los países que proveen la mejor educación universitaria.
 
La escala visualiza a 48 países a través de un prisma de 20 criterios en cuatro categorías: recursos (inversión gubernamental y privada en la educación alta), rendimiento (en términos de investigación y la provisión de una fuerza de trabajo educada en mantenerse a tono con las necesidades del mercado), conectividad (colaboración interracial), y entorno (políticas y regulaciones gubernamentales, oportunidades de diversidad y participación).
En uno de los criterios – el porcentaje de personas en la fuerza laboral con educación universitaria – Israel estuvo en el 3er lugar, luego de Rusia y Canadá.
 
Los diez países líderes según la escala de la organización Universitias 21 fueron Estados Unidos, Suecia, Canadá, Finlandia, Dinamarca, Suiza, Noruega, Australia, Holanda y Gran Bretaña.
 
Estados Unidos salió en el primer lugar de artículos académicos publicados, mientras que Suecia tuvo el mayor número de dichos artículos per cápita, seguido de Suiza, Dinamarca, Australia, Holanda y Canadá.
El gobierno de Finlandia gasta el mayor porcentaje de su Producto Bruto Interno en educación universitaria, seguido por Noruega y Dinamarca.
 
Los 48 países incluidos en el estudio fueron tomados de la lista de la Fundación de Ciencias Nacionales de Estados Unidos en a que se encuentran los países líderes en la producción de artículos académicos del 2006 y 2007.

Se le cree a Aznar?

Deja un comentario

El ex presidente del Gobierno español José María Aznar se entrevistó hoy en Jerusalén con el primer ministro, Biniamín Netanyahu, poco antes de dar una conferencia en la que instó a Irán a cesar el enriquecimiento de uranio, informaron a fuentes del Ejecutivo.
“El encuentro fue de carácter privado”, dijo Mark Regev, portavoz del primer ministro, que declinó hacer comentarios sobre el contenido de la conversación, pero aseguró que Netanyahu “siempre se alegra de verle”.
Amigos desde que ambos se encontraron al frente de sus respectivos gobiernos a finales de los noventa, los dos políticos suelen verse con periodicidad, particularmente durante las repetidas visitas de Aznar a Israel, al que suele desplazarse para dar conferencias o participar en foros internacionales sobre seguridad y diplomacia.
En la que pronunció en el Jerusalem Center of Public Affairs, un “think-tank” dirigido por el ex embajador en la ONU Dore Gold, Aznar reveló que el líder supremo de Irán, el ayatollah Ali Khamenei, le dijo en 2001 que Israel era “un cáncer condenado a la desaparición” y que era inevitable una “confrontación abierta” con Estados Unidos e Israel en la que su país “prevalecería”.
“Israel era para él una especie de cáncer histórico y una anomalía, un país destinado a desaparecer”, agregó en su presentación.
Aznar, que estuvo en el país menos de veinticuatro horas, respondió de este modo a las insistentes preguntas de algunos participantes sobre la interpretación de las amenazas proferidas en el pasado por Irán de “borrar a Israel del mapa” a la luz del programa nuclear que desarrolla.
Aznar dijo que durante la conversación con Khamenei, éste le dijo que “una confrontación con Israel y Estados Unidos era inevitable”, y que “él estaba trabajando para prevalecer en dicho enfrentamiento”.
Según el ex presidente del Partido Popular, Khamenei mencionó que era necesario eliminar la amenaza que representa Israel “y eso significa obviamente la eliminación de Israel”.
Aznar también recordó un encuentro con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en el que éste le instó a no preocuparse de que Irán pudiera llegar a alcanzar la bomba nuclear porque “Israel se ocuparía del tema”, justificando así la venta de misiles S300 rusos a Teherán.
Tanto Netanyahu como otros dirigentes nacionales han advertido con bombardear Irán si este país sigue adelante con el programa nuclear al tiempo que exigen que todo el uranio enriquecido en su poder sea entregado a la comunidad internacional y su instalación de enriquecimiento en Qoms desmantelada.
En línea con esas demandas, Aznar instó hoy a Teherán a cesar el enriquecimiento y dar una “respuesta simple” al grupo 5+1 en las conversaciones de la semana que viene en Bagdad.
“Los iraníes deben decir si están de acuerdo o si no lo están (…) Es un simple sí o no. Cualquier otra respuesta supondrá un riesgo de entrar en negociaciones sin fin que es muy peligroso”, argumentó.
Fundador en 2010 de la “Iniciativa de Amigos de Israel”, un foro de ex mandatarios de todo el mundo para “luchar contra la campaña de deslegitimación de Israel y promover los derechos del país a la paz y seguridad entre sus vecinos”, Aznar propuso hace unos años la integración del Estado judío en la OTAN para reforzar su seguridad.EFE y Aurora

Israel y palestinos ratificaron compromiso con proceso de paz

Deja un comentario

Israel y la Autoridad Palestina confirmaron su compromiso por la paz, durante la visita del enviado del primer ministro, Biniamín Netanyahu, Itzjak Moljo, a Ramallah, para entregar una carta dirigida al presidente palestino, Mahmud Abás.
“Israel y la Autoridad Palestina está comprometidos en lograr la paz y ambas partes esperan que el intercambio de cartas entre el presidente Abás y el primer ministro Netanyahu contribuyan a ese objetivo”.
Netanyahu envió una epístola al líder palestino, en respuesta a la misiva que éste último le transmitió el mes pasado, en la que le señalaba que las conversaciones serán renovadas únicamente cuando Israel congele la construcción en el este de Jerusalén y en los asentamientos de Cisjordania (Judea y Samaria).
El intercambio de cartas constituye el último intento de reavivar el congelado proceso de paz. Ambos líderes no se han encontrado cara a cara desde septiembre.
Asimismo, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, telefoneó a Abás para discutir los últimos acontecimientos en la región.
El presidente de la Autoridad Palestina urgió a la administración norteamericana a intervenir para que Israel acepte la demanda de cientos de palestinos presos, por actos terrorismo, que están llevando a cabo una huelga de hambre en las últimas semanas, en reclamo de mayores beneficios.
Abás también se reunió, en Ramallah, con una delegación del grupo judío norteamericano J Street. El dirigente palestino se explayó en el encuentro sobre los últimos acontecimientos en relación a las estancadas negociaciones de paz. Abás reiteró su compromiso con el proceso de paz y con la solución de dos estados.
Abás expresó que está dispuesto a regresar inmediatamente a la mesa de negociaciones si el gobierno israelí acepta la solución de dos estados y congela la construcción en los asentamientos de Cisjordania y en el este de Jerusalén. También se refirió a la necesidad de que Israel se comprometa a un acuerdo final basado en la línea de 1967, con intercambios menores de tierra.
En tanto que Netanyahu ha instado a Abás a regresar a las negociaciones pero sin precondiciones.

Israel: el impacto geopolítico de una coalición

Deja un comentario

Por Julián Schvindlerman 
Para INFOBAE
 
En su tiempo, el entonces Secretario de Estado de los Estados Unidos Henry Kissinger célebremente afirmó que “Israel no tiene una política exterior, sólo política interna”. El comentario aludía a una realidad que ha aquejado al sistema de gobierno israelí por décadas: los gobiernos dependen de coaliciones formadas por diversos partidos políticos, algunos mayores y otros menores, cuyas contrastantes ideologías o intereses los han llevado al límite de la inestabilidad o a la ruptura misma. Como todo partido que obtenga apenas el 2% del voto popular gana acceso al parlamento (Knesset), agrupaciones minoritarias han ejercido una influencia desproporcionada en las coaliciones. Y como los asuntos cotidianos de la agenda israelí han sido tradicionalmente enormes -cuestiones de paz o guerra, el complejo entramado de lazos regionales e internacionales de Jerusalem, las relaciones entre laicos y ortodoxos, la situación económica, etc- las tensiones reinantes en las coaliciones han sido usualmente notorias.
El acuerdo alcanzado entre el primer ninistro Benjamin Netanyahu y el líder del partido Kadima Sahul Mofaz ha legado posiblemente el más amplio gobierno en la historia de la nación hasta el presente: a partir de ahora el oficialismo controlará 94 sobre 120 asientos de la Knesset. Con anterioridad, solamente el laborista Shimon Peres y el likudnik Itzak Shamir lograron un gobierno de unidad nacional de similar envergadura (97 asientos del parlamento), en 1984. El precedente más extraordinario ocurrió en 1967 cuando se forjó un gobierno de emergencia en el contexto de la Guerra de los Seis Días (111 asientos). La norma, sin embargo, ha sido la inestabilidad política, con pocos gobiernos pudiendo cumplir mandatos electorales completos.

Netanyahu era un premier fuerte antes del pacto y lo seguirá siendo. Mofaz, en cambio, estaba destinado -según indicaban las encuestas- a sucumbir políticamente en las elecciones próximas. Ahora será designado vicepremier, ministro sin cartera y miembro del gabinete de seguridad. La incorporación de Kadima, una escisión del Likud que siguió a Ariel Sharon cuando llevó adelante la retirada unilateral israelí de la Franja de Gaza en el 2005, dará mayor margen de maniobra a Netanyahu en las tratativas con los palestinos, al reducir la influencia de un importante integrante de la colación, el canciller Avigdor Lieberman del partido Yisrael Beitenu, de línea dura. Una coalición menos dependiente de partidos derechistas y que ha sumado a partidarios del ala blanda del llamado campo nacional, seguramente será más concesiva en lo referido al proceso de paz. Su progreso real, resta observar, dependerá también de la parte palestina.

Quienes llevan las de perder de modo apreciable son los haredim o ultraortodoxos que han tenido peso considerable en las decisiones relativas a su posición en la sociedad. Un tema de gran discusión actual en Israel es la exención del servicio militar del que gozan los estudiantes ultraortodoxos. Este segmento deberá ahora enfrentar en esta área a tres partidos seculares (Likud, Kadima, Yisrael Beitenu) que agrupan a 70 de los 94 asientos que tendrá la coalición gobernante en el parlamento.

Pero el mayor impacto -geopolítico, más que político a secas- quizás se haga sentir a 1.500 kilómetros de distancia del estado judío, en la República Islámica de Irán. Israel estará siendo gobernado por tres ex comandos militares de la prestigiosa Unidad de Reconocimiento del Estado General, conocida en hebreo como Sayeret Matkal, la cual ha llevado a cabo las operaciones militares más legendarias de la historia del país. El premier Netanyahu, el vicepremier Mofaz y el Ministro de Defensa Ehud Barak han sido integrantes ejemplares de esta unidad. Las próximas elecciones nacionales ocurrirán recién en octubre del 2013, lo que dará al gobierno la posibilidad de enfocarse en un asunto crítico para la seguridad nacional, y la supervivencia misma de la nación, sin las distracciones de una campaña electoral inminente. Un interrogante clave de esta movida política es, de hecho, si fue propiciada por la irresuelta cuestión nuclear iraní.

Con fuerzas islamistas cosechando los frutos de las revueltas árabes por toda la región (Egipto incluido), con el Hezbollah rearmándose sin pausa, con el régimen sirio inestable y con un gobierno Ayatollah cero dispuesto a abandonar sus aspiraciones nucleares conformando el entorno geopolítico de Israel, es factible que sus principales dirigentes hayan finalmente comprendido que el tiempo para la unidad nacional era impostergable.

Esto es todo lo que se puede asegurar. En cuanto a los desarrollos futuros, sólo el tiempo dirá.

Older Entries