Liberado hermano complice del asesino de Itzjak Rabín

Deja un comentario

Hagai Amir (43), hermano de Ygal Amir, el asesino del primer ministro israelí Itzjak Rabín, fue puesto en libertad luego de pasar 16 años y medio en prisión por complicidad en el crimen que conmocionó a Israel y que, según algunos analistas, destruyó una gran oportunidad de lograr la paz en la región.
Hagai fue cómplice en el asesinato de 1995, mientras que su hermano Yigal, un ultranacionalista fanático, cumple una condena perpetua por dispararle al primer ministro después de una manifestación a favor de la paz en Tel Aviv.
«Estoy orgulloso de los que hice», dijo Amir después de su liberación a la estación Israel Radio.
Para muchos ciudadanos, el asesinato de Itzjak Rabín, quien tenía una férrea agenda de paz, transformó radicalmente el curso de las negociaciones entre palestinos e israelíes.
Los hermanos Amir se oponían a la política de Rabín de ofrecer territorios a los palestinos a cambio de la paz y seguridad.
El canal 2 israelí mostró a varias decenas de activistas a favor de la paz afuera de la prisión antes de la liberación de Amir con letreros que decían: «No perdonamos, no olvidamos».
Amir salió de prisión y se fue en una camioneta blanca mientras los presentes gritaban «¡Desgracia!».
Amir fue trasladado a la casa de su tío en el asentamientos judío de Shavei Shomrón, en Cisjordania, en su primera noche de libertad.
«Pasaron 16 años y medio y es doloroso e insultante como si fuera ayer y quiero gritar pero qué más se puede decir», escribió Noa Rothman, nieta de Rabín, en su página de Facebook.
Anuncios

Se cumplen 16 años del asesinato de Yitzjak Rabin Z´L

Deja un comentario

El próximo viernes 4 de noviembre se cumplirán 16 años del asesinato del primer ministro de Israel y Premio Nobel de la Paz Yitzjak Rabin Z´L, considerada una de las principales figuras políticas del Estado hebreo.
En la memoria del mundo quedaron grabadas las imágenes de aquella jornada que había sido convocada por la paz y que terminó con el anuncio sobre la muerte del primer premier israelí nacido en esas tierras.
Fue el sábado 4 de noviembre de 1995, cuando el líder israelí decidió convocar a una manifestación en la Plaza de los Reyes de Israel (hoy plaza Yitzjak Rabin), de Tel Aviv, con el eslogan “Si a la Paz, no a la violencia”.
Artistas y políticos de centroizquierda e izquierda, encabezados por el propio Primer Ministro se movilizaron para participar en el acto.
Al culminar la asamblea, y después de cantar “La canción de la paz”, a las 21:40, Rabin se retiraba del lugar cuando al bajar del estrado por unas escaleras laterales fue atacado por Yigal Amir, quien le disparó por la espalda instantes antes de subir a su coche oficial.
Rabin Z´L, gravemente herido, fue llevado de urgencia al hospital Íjilov, donde fue declarado muerto unos 40 minutos después de haber ingresado.
Amir, un estudiante judío de la Universidad de Bar Ilan, pertenecía al movimiento juvenil sionista religioso Bnei Akiva, de la derecha radical israelí, y opuesto a las ideas de paz del gobierno.
La historia indica que Rabín fue jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF, por sus siglas en inglés), diplomático y quinto Primer Ministro del Estado de Israel.
Nacido en Jerusalem en 1922 e hijo de una familia de sionistas laboristas, Rabin curso sus estudios en la Escuela Agrícola Kaduri y luego se unió al Palmaj – la fuerza de choque de elite de la organización de defensa clandestina Haganá.
Se distinguió como líder militar desde temprano, durante sus siete años de servicio en el Palmaj. Después del desmantelamiento de esta fuerza con el establecimiento del Estado de Israel, Rabin inició su carrera militar en el Ejército, la que se prolongó por dos décadas.
A los 32 años ya tenía el rango de general de división e instituyó la doctrina de entrenamiento de las IDF.
En 1962, Rabin Z´L fue designado jefe del Estado Mayor y promovido al rango de teniente general. Desarrolló la doctrina de combate de las FDI – basada en el movimiento y la sorpresa – que se empleó durante la Guerra de los Seis Días en 1967, cuando la consecución de la supremacía en el aire y el despliegue masivo de las fuerzas blindadas condujeron a la famosa victoria militar.
En enero de 1968, después de 26 años en uniforme, Rabín Z´L se retiró del Ejército.
Ese mismo año fue nombrado embajador en Estados Unidos y durante cinco años en Washington luchó por consolidar las relaciones bilaterales y jugó un importante papel en la promoción de la “cooperación estratégica” con Estados Unidos, que llevó a la masiva ayuda militar estadounidense a Israel.
Rabin regresó a Israel en 1973, antes de la Guerra de Yom Kipur. Pasó a ser miembro activo del partido Laborista; fue elegido miembro de la Knesset (Parlamento israelí) en las elecciones generales de diciembre de 1973 y fue investido ministro del Trabajo en el gobierno formado por Golda Meir en marzo de 1974.
Este gobierno renunció poco después, y el 2 de junio de 1974, el Parlamento dio su voto de confianza a un nuevo gobierno formado por Rabin Z´L .
En 1975, Rabin concluyó el Acuerdo Interino con Egipto, que condujo a la retirada israelí del Canal de Suez a cambio del libre tránsito de la navegación israelí por el mismo. Como resultado de este acuerdo, se firmó el primer Memorándum de Entendimiento entre el gobierno de Israel y Estados Unidos, asegurando el apoyo estadounidense a los intereses israelíes en la escena internacional, y una renovada ayuda de ese país.
En julio de 1976, el gobierno encabezado por Rabin ordenó la “Operación Entebbe” para el rescate de los pasajeros de Air France secuestrados por terroristas y conducido a Uganda.
En esta osada operación, a miles de kilómetros de distancia de casa, los rehenes fueron liberados y transportados ilesos a Israel. El comandante de la operación, teniente coronel Yonatán Netaniahu, resultó muerto en el combate en el aeropuerto de Entebbe.
Un voto de desconfianza derrocó al gobierno de Rabin, adelantando las elecciones. Fue nombrado para encabezar al Laborismo en las elecciones, mas al conocerse la existencia de una cuenta bancaria de su esposa en Estados Unidos – una violación de las regulaciones de moneda extranjera – impulsó a Rabin a renunciar al liderazgo del partido antes de las elecciones de 1977, que trajeron al líder de la oposición, Menajem Beguin, a ocupar el cargo.
Durante las siguientes dos décadas, Rabin fue miembro de la Knéset. Durante seis años (1984-1990), fue ministro de Defensa en dos gobiernos de unidad nacional, elaborando las disposiciones de seguridad en la frontera con Líbano que permitieron a las tropas israelíes retirarse a una estrecha zona de seguridad.
Rabin guió también la respuesta inicial de Israel a la intifada. Desde marzo de 1990 a junio de 1992, se desempeñó nuevamente como parlamentario de la oposición.
En febrero de 1992 el partido Laborista llevó a cabo sus primeras elecciones primarias: Rabin fue electo presidente del partido y, después de la victoria electoral de 1992, comenzó su segundo período como Primer Ministro y ministro de Defensa.
Este mandato de Rabin como Primer Ministro estuvo marcado por dos acontecimientos históricos – los Acuerdos de Oslo con los palestinos y el Tratado de Paz con Jordania. Trabajando estrechamente con Shimon Peres, el ministro de Relaciones Exteriores y quien fuera durante mucho tiempo su rival, planificó y guió las negociaciones sobre la Declaración de Principios firmada con la OLP en la Casa Blanca en septiembre de 1993.
Esto adjudicó a Rabín, Peres y Arafat el Premio Nobel de la Paz 1994 e inició las negociaciones con los palestinos sobre la autonomía en Gaza y algunas áreas de Judea y Samaria, y sobre el establecimiento de una Autoridad Palestina.
Luego, en octubre de 1994, se firmó un Tratado de Paz con el Reino de Jordania. Esto estimuló el desarrollo de relaciones con otros países árabes en Noráfrica y el Golfo Pérsico.
Al mes siguiente, Rabin fue asesinado. Tenía 73 años y fue sepultado ante una conmoción mundial, en un funeral oficial en el Monte Herzl de Jerusalem, al que asistieron líderes de todo el mundo.

El último discurso de Yitzhak Rabin Z L

Deja un comentario

Yitzhak Rabin pronunció un discurso por la paz en un acto de izquierda en la Plaza Maljei Israel, en Tel Aviv, el 4 de noviembre de 1995, antes de ser asesinado a los 73 años por un activista judío de extrema derecha que se oponía a los pactos pacíficos que el ex primer ministro israelí impulsaba con los palestinos.

Este es su último discurso completo:

Permítanme decir que estoy profundamente conmovido. Deseo agradecer a cada uno de ustedes el haber venido hoy aquí para oponerse a la violencia y manifestar su apoyo a la paz. Este gobierno, que tengo el privilegio de encabezar junto con mi amigo Shimon Peres, decidió darle una oportunidad a la paz. Una paz que solucionará casi todos los problemas de Israel.
Fui militar durante 27 años. Luché cuando la paz no tenía posibilidades. Creo que ahora las tiene, y muchas. Debemos aprovechar esto en nombre de todos los que están aquí presentes y en nombre de los que no están aquí, que son muchos. Siempre creí que la mayoría de la gente quiere la paz y está dispuesta a asumir riesgos por la paz. Con su presencia han demostrado, junto con muchos otros que no vinieron, que el pueblo realmente desea la paz y se opone a la violencia.
La violencia erosiona los cimientos de la democracia israelí, la violencia debe ser censurada y aislada. Ese no es el camino del Estado de Israel. En una democracia puede haber diferencias, pero la decisión final debe tomarse en elecciones democráticas, como en las elecciones de 1992, que nos otorgaron un mandato para hacer lo que estamos haciendo. Y seguiremos así.
Quiero decir que estoy orgulloso de que representantes de los países con los que hemos firmado la paz estén presente hoy con nosotros, y seguirán a nuestro lado: Egipto, Jordania y Marruecos, que nos abrieron el camino a la paz. Deseo dar las gracias al presidente de Egipto, al rey de Jordania y al rey de Marruecos, que han enviado aquí representantes para participar con nosotros en nuestra marcha hacia la paz.
Pero, más que nada, en los más de tres años de existencia de este gobierno, el pueblo israelí ha demostrado que es posible hacer la paz, que la paz abre las puertas a una economía y una sociedad mejores, que la paz no es sólo una plegaria. La paz está antes que todo en nuestros rezos, pero es también la aspiración del pueblo judío, una genuina aspiración por la paz.
Sabemos que hay enemigos de la paz que están tratando de herirnos con el fin de torpedear su proceso.
Quiero decir, sin embargo, que hemos encontrado un socio para la paz también en el pueblo palestino. La OLP, que era nuestra mayor enemiga, ya no se dedica al terrorismo. Sin socios para la paz, ésta no puede existir. Exigiremos que pongan todo de su parte para la paz, así como nosotros haremos lo nuestro, a fin de solucionar el aspecto más complicado, más prolongado y cargado de emociones del conflicto árabe-israelí: el problema palestino-israelí.
Este es un camino lleno de dificultades y dolor. Para Israel, no hay camino sin dolor, pero el camino de la paz es preferible al camino de la guerra.
Esto se lo digo como ex-militar, como un hombre que es hoy ministro de Defensa y ve el dolor de las familias y los soldados de las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI). Por ellos, por nuestros hijos y, en mi caso, por nuestros nietos, quiero que el gobierno busque exhaustivamente cada apertura, cada posibilidad de promover y lograr una paz global. Incluso con Siria será posible hacer la paz.
Esta manifestación debe enviar un mensaje al pueblo israelí, al pueblo judío de todo el mundo, a los muchos pueblos del mundo árabe y, de hecho, a todo el mundo, de que el pueblo israelí quiere la paz y la apoya. Por todo esto, les doy las gracias”.

Peres: El asesinato de Rabin no debe ser olvidado

Deja un comentario

El presidente Shimón Peres inauguró la ceremonia que conmemora el quinceavo aniversario del asesinato del primer ministro Itzjak Rabin, según el calendario hebreo.
Rabin fue asesinado a balazos por el Igal Amir, un estudiante ultraderechista que atendía la academia rabínica (yeshiva) Hesder, tras pronunciar un discurso en una concentración por la paz, frente a la intendencia de Tel Aviv en 1995.
Peres encendió una vela y dijo que “desde el Monte Sinaí a la Plaza Rabin hay un mandamiento que se mantiene firme a través del tiempo: No matarás. No matarás a un hombre. No matarás a una idea”, señaló el presidente.

Peres subrayó que el asesinato de Rabin no debe quedar en el olvido. “Tales olvidos son enemigos de hombre y representan un peligro para la democracia”.

El presidente aludió a las actuales dificultades en las negociaciones de paz con los palestinos, subrayando que “Itzjak sabía que un líder no puede dormirse en los laureles del ayer. Debe conducir con visión. Él sabía que la realidad de hoy es impredecible, y que quien duda toma un riesgo. El que tiene coraje puede ir lejos y con fuerza. Itzjak no tenía miedo porque sabía que no hay escape al futuro y que se lo debe enfrentar y hacer lo máximo para perpetuarse en el mañana; incluso si se debe pagar un precio muy alto”.

“Itzjak estaba decidido a avanzar hacia la paz, incluso a sabiendas de las dificultades que enfrentaba en el ámbito interno y externo. Las dificultades no son teóricas. Sintió el viento de cola desde lo interno y enfrento los feroces vientos externos. No trató de endulzar las situaciones amargas; no trató evitarlas. No se engañó a sí mismo. Sabía que la confrontación con una nueva realidad implicaba un serio riesgo, pero en ellas, y solo en ellas, se encuentra la oportunidad para las grandes cosas”.

“Las lágrimas aún no se han secado. Las velas no se han apagado. Ni siquiera esta noche. Volveremos con el secreto juramento en nuestros corazones, y nunca olvidaremos su carácter, nunca nos desviaremos de su camino. La paz era su última voluntad y su testamento

XIV° aniversario de la muerte de Itzjak Rabin

Deja un comentario

“La vela de Itzjak permanecerá encendida, para siempre, dentro nuestro; en el alma del pueblo; en la historia del pueblo y en el recuerdo del pueblo”. Así lo expresó el Presidente de la Nación, Shimon Peres, durante la ceremonia de encendido de la “Vela de Itzhak”, al cumplirse el 14° Aniversario del asesinato del ex Primer Ministro, Itzhak Rabin. Según sus palabras: “La luz de los actos de Itzhak, su amor y entrega a su pueblo, desde su juventud y hasta su último día, iluminará por siempre”.
En la ceremonia participaron miembros de la familia Rabin, alumnos y movimientos juveniles. Peres describió los últimos momentos en la vida del ex Primer Ministro, quien fuera asesinado en la Plaza Malchei Israel.
“La última noche de su vida, estábamos parados, uno al lado del otro, sobre la tarima de la plaza, que lleva hoy el nombre de Rabin. Nunca había visto a Itzhak tan convencido y radiante. El amor le llegaba. Las despreciables balas asesinas dañaron a todo el pueblo”.
“Catorce años transcurrieron con rapidez, entre ellos, largos años de fracturas en los que debimos sobreponernos -Itzhak y yo- de no alcanzar ningún objetivo, pero se convirtieron en la base para una nueva situación. Cuando comenzamos, los palestinos eran un solo sector terrorista. Ahora existe una Autoridad para la negociación. Entonces regía el imposible mapa de 1947 y, desde entonces, el mapa 1967 y con los palestinos comenzó la negociación”.
“La paz tiene muchos enemigos de afuera y, con diferencias, escépticos desde adentro. El asesinato de Itzjak contrarió y obstaculizó el proceso político pero, la urgencia y comprensión histórica, entre nosotros y nuestros vecinos, fue clara en cada período y en toda su urgencia. La idea de la paz, el valor de la paz y la aspiración de la paz, tienen su raíz en la Biblia de Israel, en la cultura de Israel y en la tradición de Israel y no se debilitará hasta alcanzarla plenamente”.
“La nueva generación resguardó en su corazón que, ni ese insólito asesinato ni ese despreciable asesino, tendrían consistencia. El objetivo delictivo no se elevaría y si el designio del delincuente, al apagar la vela de la vida de Itzhak, consistía en abandonar la esperanza de la paz, su intención fue vana. La meta que Itzhak persiguió con valor, con gran estrategia y con profunda visión, no será abandonada. Su logro, aún si demora, llegará”.

http://www.youtube-nocookie.com/v/do34jXiyPA8&hl=es&fs=1&rel=0&color1=0x2b405b&color2=0x6b8ab6&border=1

“Aniversario del asesinato de Itzjak Rabin: los cobardes mueren muchas veces, los valientes sólo una. “

Deja un comentario

El 29 de octubre de acuerdo al calendario hebreo, se cumple un nuevo aniversario del asesinato de Itzjak Rabin, perpetrado por un fanático judío.
Suena feo para mi pero es así, los fanatismos se hermanan más allá de los credos o las ideologías; son fanatismos y sólo los mueve el odio a las democracias y al bienestar de las amplias mayorías.
La tarea de Rabin por la paz fue titánica, más aún proviniendo de un hombre de la guerra, él tuvo la lucidez y el heroísmo para comprender una coyuntura histórica y realizar los actos políticos necesarios para torcer un rumbo nefasto.
Si en su vida existieron actos heroicos, que los hubo en exceso, este fue el más valiente; creo que exige más coraje desandar un camino que comenzar uno nuevo.
Los Acuerdos de Oslo fueron el comienzo de una nueva etapa, pero ante todo representaron desandar un camino oscuro de mutuos desentendimientos y recíprocos errores fatídicos en las conducciones de ambos pueblos hacia un estatus de justa existencia para ellos entre la naciones del mundo, obligaron a todo tipo de realineamientos en este Medio Oriente de crónicas convulsiones, que aún hoy con la sangre que se siguió derramando nadie puede volver a la etapa previa a los mismos.
El fanático criminal de turno pudo retrasar la marcha de la historia pero no la pudo detener, extensas filas de militantes seguimos cantando la Canción de la Paz, mientras peleamos por el mismo ideal: una sociedad mejor en nuestro país, con tolerancia y coexistencia, sin fanatismos fundamentalistas de ningún tipo en la zona del Medio Oriente y el entendimiento entre los pueblos.
Seguimos peleando contra los mismos que ejecutaron el crimen, pues ellos siguen de pie con sus oscuros principios, hermanados como dije en el comienzo de la nota más allá de cualquier frontera, con la bandera del desprecio a la vida y a una sociedad equitativa y progresista para los pueblos.
“Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes gustan la muerte sólo una vez”- William Shakespeare.
No fue el caso de los que mueren muchas veces antes de su verdadera muerte, tuvo la valentía de enfrentar una decisión y un destino, dejó además un legado simbólico al morir con el impacto de la bala cerca del bolsillo donde guardó la letra de la Canción de la Paz, que había terminado de entonar en el palco donde pronunció su último discurso por ella.
La guardó en el bolsillo interno de su saco, justo sobre el corazón, vaya este homenaje de Shir Lashalom ( Canción de la Paz), para el compañero muerto.
¡¡Shalom Javer!!
Biografía de Itzjak Rabin

Al aproximarnos a la biografía de Rabin, se desprenden dos posibles líneas de lectura que intentan comprender la semblanza de este personaje inscripta en la historia de Medinat Israel. Resulta importante conocer el recorrido de Itzjak Rabin por las diferentes épocas y sus marcos de pertenencia en cada tiempo. Vale decir, la misma persona asomará en su devenir como miembro de los grupos de resistencia clandestinos antes de la creación del Estado de Israel, como Jaial luego, Comandante en jefe de Tzahal, más tarde como el encargado de firmar el Acuerdo de Paz con Jordania y, ya sobre el final, como víctima del asesinato político perpetrado en 1995. En este sentido, la primera línea de lectura presentará la idea de cambio en la historia del personaje: un primer Rabin combativo que lucha por Israel, sea desde los grupos clandestinos, sea luego desde las Fuerzas de Defensa del Estado; y luego, un Rabin que se orienta -desde sus puestos políticos- a la búsqueda de la Paz para su Mediná, apoyado en concepciones que afirman la posibilidad de negociaciones de intercambio de tierras por paz. El énfasis de esta lectura estaría puesto, entonces, en el cambio de actitud de Iztjak Rabin respecto de la forma de lucha.
Sin embargo, la segunda línea de lectura rescata una constante en las diversas épocas del personaje que definiría de manera global la historia de Itzjak Rabin. Desde este lugar, el trasfondo de sus luchas -tanto desde la fuerza como desde los acuerdos- estaría signado por la convicción de Rabin en sus ideales de afianzamiento de Medinat Israel.

1922 – Marzo. Itzjak Rabin nació en Jerusalem, en el seno de una familia de fervorosos sionistas laboristas. Su padre, Nehemia, inmigró a Israel de los Estados Unidos y sirvió como voluntario en la Legión Judía durante la Primera Guerra Mundial. Su madre, Rosa, fue una de las primeras integrantes de la Haganá. Itzjak Rabin concurrió a la escuela primaria en Tel Aviv, y al Colegio Kaduri de Agricultura, en la Baja Galilea, donde fue graduado con distinción.

1941 – Después de completar sus estudios, sirvió en el Palmaj y, a partir de 1948, en las FDI durante un total de 27 años.

1964-68 – Jefe del Estado Mayor desde 1964 a 1968, cargo que ocupó durante la Guerra de los Seis Días (Junio de 1967).

1949 – Rabin fue miembro de la delegación israelí para las primeras negociaciones con Egipto.
Puestos Militares:

1941-1947 – Miembro del Palmaj

1947 – Oficial de operaciones del Palmaj

1948 – Comandante de la Brigada Harel

1953-1956 – Comandante de la División de entrenamiento de las FDI

1956-1959 – Jefe del Comando Norte

1959-1963 – Sub-Jefe del Estado Mayor de las FDI

1964-1969 – Jefe del Estado Mayor de las FDI

1968-1973 – Ocupó el cargo de Embajador de Israel en los Estados Unidos.

1973 – Volvió a Jerusalem y se transformó en militante en el Partido Laborista. Itzjak Rabin entró en el Partido Laborista y en la Octava Kneset.

1974 – Dirigió el nuevo gobierno del 2 de Junio de 1974, después de la caída del gobierno de Golda Meir.

1975 – Como Primer Ministro, con la mediación norteamericana, condujo las negociaciones que resultaron en la firma de un acuerdo intermedio entre Israel y Egipto, que llevó a la retirada israelí del Canal de Suez, a cambio del libre tránsito de la navegación israelí por él.

1976 – Junio, el gobierno dirigido por Itzjak Rabin ordenó la operación de Entebe y salvar a los rehenes del avión de Air France de Uganda.

1977-84 – Itzjak Rabin fue un parlamentario activo en la oposición.

1985-90 – Rabin se sumó al Gobierno de Unidad Nacional de la Décima Kneset, ocupando el cargo de Ministro de Defensa hasta el mes de Marzo de 1990.

1989 – Mayo. El Gobierno israelí adoptó su plan para un acuerdo con los palestinos, en etapas, que sirvió como anteproyecto para los esfuerzos subsiguientes realizados para alcanzar la paz.

1992 – Después de ser electo presidente del Partido Laborista de Israel en el mes de Marzo, Itzjak Rabin condujo al Partido Laborista a la victoria en las elecciones en el Junio de 1992.
Itzjak Rabin, el primer hombre nacido en Israel que ocupó el cargo de Primer Ministro, manifestó un estilo de liderazgo franco, directo y a veces llano hasta el punto de parecer rudo. No sólo tuvo que hacer frente a la necesidad de rehabilitación de las Fuerzas de Defensa Israelí, solucionar problemas sociales y mejorar la economía del país, sino que debió también reconstruir la confianza pública en el liderazgo militar y el político.

1993 – Ya como Primer Ministro, trabajó estrechamente con Shimón Peres, el Ministro de Relaciones Exteriores y quien fuera durante mucho tiempo su rival. Rabin planificó y guió las negociaciones que culminaron en la firma de la Declaración de Principios entre Israel y los palestinos el 13 de Septiembre de 1993.

1994 – Firma los Acuerdos de El Cairo con los palestinos, firmados en Mayo de 1994 y el Acuerdo de Paz con Jordania, el 24 de Julio de 1994.
Itzjak Rabin fue uno de los tres laureados que recibieron el mayor galardón reconocido por todo el mundo: el Premio Nobel de la Paz, el 10 de Diciembre de 1994, junto con Shimón Peres y Yaser Arafat.

1995 – Firma el Acuerdo Intermedio con los palestinos, el 28 de Septiembre de 1995.
El 4 de Noviembre de 1995, a las 21:40 hs., mientras se retiraba de una manifestación de masas por la paz, bajo el lema “Sí a la paz, no a la violencia”, Itzjak Rabin fue asesinado por un judío de la extrema derecha. Tenía 73 años. El día de su muerte, fue sepultado ante una nación estremecida y doliente, en un funeral oficial en el Monte Hertzl de Jerusalem, al que asistieron líderes de todo el mundo.