Su papel como Papa es bien conocido, especialmente su contribucion decisiva al establecimiento de un dialogo ecumenico respetuoso entre Catolicos y Judios, como establecido en el Decretum de Judaeis (“Decreto sobre los Judios”) el que fue escrito por el Segundo Concilio Vaticano en 1962. El documento menciona abiertamente los “errores hechos a los judios en el pasado o en nuestro tiempo. Quienquiera que desprecie a nuestros perseguidos este pueblo injuria a la Iglesia Catolica.” El sirvio como Padre de ese concilio e insistio en tratar con las enseñanzas de la Iglesia acerca del Judaismo e Israel. Esto llevo a su beatificacion en el año 2000. Pero las acciones de Roncalli previas a su papado son menos conocidas. Como el delegado apostolico en Estambul durante el Holocausto, Angelo Roncalli tuvo un papel importante en las campañas para salvar judios.
Una minuciosa investigacion lanzada por el Comite Internacional Angelo Roncalli, Casa Argentina en Israel – Tierra Santa y la Fundacion Internacional Raoul Wallenberg, con la participacion de renombrados profesores mundiales, muestra que Roncalli salio de su camino para ayudar a los combatidos judios. Entre muchas otras acciones, el fue responsable por despachar “certificados de inmigracion” a Palestina via correo diplomatico vaticano tanto como “certificados de bautismo”. El tambien intervino abiertamente en favor de judios eslovacos y bulgaros.
Las tres ONGs mencionadas deben presentar las conclusiones de la investigacion a Yad Vashem y pediran la concesion del titulo de Justo entre las Naciones para Angelo Roncalli.

AUN MENOS CONOCIDO es lo que me fue relatado en una reunion reciente que tuve con el ex ministro Yair Tzaban con respecto a la calida actitud de Roncalli hacia los judios y su contribucion al establecimiento del Estado de Israel.
Durante los años 1950s, Tzaban era el asistente personal del fallecido Dr. Moshe Sneh, quien en 1947 tenia el alto puesto de titular del Departamento Politico de la Agencia Judia en Europa y estaba tambien a cargo de la alia y cartera de inmigracion ilegal. Fue Sneh quien revelo el involucramiento de Roncalli.
En 1947, Moshe Shertok (Sharett), jefe de Sneh en esa epoca, estaba preocupado acerca del patron electoral de los paises latinoamericanos en la inminente Asamblea General de la ONU que iba a encarar el tema del plan de particion. El tenia grandes preocupaciones acerca de la influencia del Vaticano en aquellos paises, temiendo que los guiara a votar contra el plan, contrariamente a sus intenciones originales. Shertok llamo a Sneh desde Lake Success y lo instruyo a intentar persuadir al Vaticano a no objetar las preferencias de voto de los paises latinoamericanos, donde la Iglesia Catolica detentaba un status sin paralelo.
Shertok sabia que a fin que la particion fuese aceptada, una mayoria de dos tercios era requerida. Los paises latinoamericanos estaban inclinados a votar en favor de la mocion. Sin su voto favorable, la mocion seria rechazada.
Sneh estaba perplejo por el pedido de Shertok. El confio a su asistente (en iddish): “Como podia yo, Moshe ben Shimon Klainboim, de la pequeña aldea de Radzin, alcanzar posiblemente al Papa?” Finalmente, Sneh se volvio a su amigo, el sacerdote Alexander Glasberg, con quien el habia estado en contacto debido al involucramiento de este ultimo en ayudar a los esfuerzos de inmigracion ilegal.
Glasberg dijo a Sneh que el conocia a la persona justa para el trabajo, “un gran humanista que ayudo a los judios durante el Holocausto, y lo presento con Angelo Roncalli (quien en esa epoca era el nuncio en Paris).
La reunion de Sneh con Roncalli estuvo caracterizada por una atmosfera calida. Roncalli prometio que el haria todo lo posible para ayudar, y unos pocos dias mas tarde confirmo una audiencia con el Secretario de Estado del Vaticano, Cardenal Domenico Tardini. La reunion fue agendada para el 3 de octubre de 1947, y Roncalli adelanto su viaje a Roma para estar cerca de la escena, solo para el caso que fuese necesario.
Aunque Tordini no hizo ninguna promesa a Sneh, este sintio que podria haber tenido exito en haber transmitido su caso. Luego de la audiencia con Tardini, Sneh se reunio con Glasberg y Roncalli e informo sus impresiones. Roncalli no estaba satisfecho. Obviamente el esperaba un firme compromiso de Tardini y fue incluso mas lejos indicando que el “Papa Pio XII podria perder la oportunidad de redimirse por su falta de accion en favor de los judios durante el Holocausto.”
Finalmente, pareceria que la mision de Sneh resulto ser exitosa. Para estar seguros, otros factores pueden haber contribuido a este logro, pero uno podria asumir que la reunion con el Cardenal Tardini tuvo un impacto positivo. La mayoria de los paises latinoamericanos votaron en favor de la mocion. Unos pocos se abstuvieron. Solo Cuba voto contra ella.

COINCIDENTEMENTE, UNOS años antes de mi conversacion con Tzaban, Moshe Tov, un habilidoso diplomatico israeli que como yo nacio en Argentina, me relato las campañas de presion que precedieron a la votacion. De hecho, Tov fue una figura instrumental en persuadir a los paises latinoamericanos a votar por el plan de particion previo a la mision de Sneh. Glasberg (junto con su hermano Vila) fue posthumamente reconocido por Yad Vashem como Justo entre las Naciones en enero de 2004. Esta no fue una decision facil, porque el sacerdote era originalmente judio que se habia convertido a la Cristiandad, y de acuerdo a las reglas de Yad Vashem, los judios no pueden obtener el prestigioso titulo.*
A pesar de este obstaulo, Tzaban y otros se las habian arreglado para persuadir a Yad Vashem que para este proposito
Glasberg debe ser estimado cristiano. Parte de la historia contada aqui fue incluida en el discurso de Tzaban en Yad Vashem, en la ceremonia de premiacion.
En una sola decada, Angelo Roncalli se las arreglo para ayudar a los judios tanto durante el Holocausto como en el establecimiento del Estado de Israel.
Los judios e israelies, tanto como gente de todas las fes que adhieren a los valores mas basicos de solidaridad humana, deben a este gran heroe gratitud eterna.

El autor es el fundador de la organizacion Internacional Raoul Wallenberg
Fuente: The Jerusalem Post

Anuncios