Presentación del libro "Historia de la Solución Final" del Dr. Daniel Rafecas

Deja un comentario

El Centro Raoul Wallenberg invita a la Presentación del libro 

“Historia de la Solución Final”

del Dr. Daniel Rafecas

Comentarán el mismo  el Dr. Raul Woscoff y la Lic. Fabiana Tolcachier. 
El Dr Rafecas expondrá sobre los motivos que lo llevaron a escribir esta obra.


Jueves 17 de Mayo de 2012 // 20:00 hs.
Auditorio Cooperativa Obrera // Zelarrayán 560


Entrada libre y gratuita

Irán financia movimientos sociales en Argentina

Deja un comentario

El magistrado federal Daniel Rafecas reveló que el dinero sale de la embajadadeIrán en Buenos Aires. Involucró al activista político Luis D’Elia (der.), vinculado al oficialismo

Rafecas (foto) hizo declaraciones durante una jornada organizada por la Sociedad Hebraica Argentina y la Agencia Judía de Noticias. “Seguramente, a cambio de dinero, este señor (D’Elía) empieza a hablar en contra sin tener mucha idea, ni tampoco calibrar la marginación política que sufrió por parte de la clase política, a partir de ese gesto”, dijo el magistrado.

Rafecas recordó que años atrás tomó intervención en un caso en el que se analizaron “desmanes y actos realizados por una organización social medio desconocida, frente a la Embajada de Israel”. Según confió, en el expediente se había identificado por lo menos a una docena de personas. “Me puse a investigar quiénes eran y los hice venir a todos a declarar al juzgado”, recordó el magistrado.

En las declaraciones indagatorias, Rafecas advirtió que se trataba de personas que vivía en el segundo cordón industrial de Buenos Aires. “Apenas podían leer y escribir” y “no tenían la menor idea de dónde está Palestina ni qué pasaba con Israel”. “En su vida habían visto una estrella de David”, dijo el juez.

Algunos de los imputados admitieron en sus declaraciones que habían sido “llevados” a la manifestación a través de “un abogado” o “un militante” y “todo indicaba que había sido por dinero”, reflexionó el juez federal. Rafecas denunció que en una oportunidad pudo incluso observar a personas que estaban en las puertas de los tribunales del barrio de Retiro, donde tiene su despacho, “repartiendo dinero a otras para que insulten al Estado de Israel y se solidaricen con Palestina”. “Fue filmado y lo vi”, enfatizó.

Las declaraciones del magistraado tuvieron rápidas repercusiones. El juez de la Cámara en lo Penal Económico Marcos Grabviker advirtió que sería “altamente preocupante” que se compruebe que el activista Luis D’Elía cuenta con apoyo económico de la Embajada de Irán.

“Si fuese así (en referencia a las declaraciones de Rafecas), sería altamente preocupante; porque sabemos lo que piensa y dice el presidente de Irán”, afirmó el magistrado en declaraciones a la radio argentina Radio 10.

El camarista aclaró que tendrían que ser “la DAIA y la AMIA” (entidades que representan a la comunidad judía en Argentina) las que se expresen “en forma clara” por los dichos de Rafecas. El juez Grabviker recordó que tanto Aldo Donzis, presidente de DAIA, como Guillermo Borger, de la AMIA, “ya expresaron su preocupación” por la actuación de Luis D’Elía y su acercamiento con el régimen iraní.

“Hay quienes diferencian el antisemitismo del antisionismo, hay quienes dicen que no tiene nada contra los judíos pero que el Estado de Israel tiene que desaparecer; esto lo ha dicho el presidente de Irán en varias ocasiones”, afirmó el juez de Cámara.

Grabviker recordó que el presidente de Irán, Mahmud Ahmadinejad, dijo alguna vez que “el largo brazo iba a alcanzar a todos los ciudadanos israelíes judíos y a todos los judíos de todo el mundo”. “Muchas veces se subvierten algunos valores y algunas maneras de denominar a las cosas; no nos tenemos que olvidar de eso, porque le hecho de que no lo esté repitiendo últimamente no quiere decir que no lo piense”, consignó.

El camarista insistió en la preocupación que genera el vínculo entre el activista argentino y el presidente iraní: “D’Elía supone o debe pensar que el pueblo de Irán es sometido o víctima de lo que hace el gobierno israelí”. Aclaró que “son suposiciones” y que “nunca me metí a analizar la ideología de D’Elía en particular en este punto, aunque si recuerdo haberlo escuchado hablar de su amistad con judíos y demás”.

“Creo que el tema va más allá de un personaje o de cualquier agrupación en particular”, dijo Grabviker, aunque sostuvo que para “llegar a un punto mínimo de entendimiento, debe haber un compromiso, un renunciamiento a la aspiración de destruir un Estado, y recién ahí se puede seguir conversando”.

En tanto, el presidente de la Sociedad Hebraica, Oscar Olender, que estuvo presente en la conferencia en la que habló Rafecas, advirtió en el canal de noticias argentino C5N que D’ Elia debería ser “denunciado por apología del delito”. Además aclaró que lo dichos del dirigente oficialista tienen características “nazis” y resaltó que él no dialoga con nazis. “El antisemitismo no lo entiendo, pero en la Argentina se ha avanzado mucho en esto, salvo para este señor (por D’Elía), que se ha quedado en el tiempo”.

Extraído de Diario Infobae.com

Historia de la Solución Final, el juez Daniel Rafecas, reflexiona sobre su próximo libro

1 comentario

Diario La Nación/Alejandro Dubesarsky

El genocidio del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial, fue el producto más perverso del régimen nazi

En pocos Días, saldrá a la luz el libro de el juez Daniel Rafecas sobre la Historia de la Solución Final, allí el magistrado vuelve sobre un tema que le interesa particularmente: el Holocausto llevado a cabo por el régimen nazi:, al que califica como: paradigma de violencia estatal y de totalitarismo y donde, a la vez, ratifica su compromiso con “la dimensión humana de lo que fue la Shoá”, así reflejó el autor su obra en diálogo con La Nación.

El nombre de Rafecas se hizo conocido en los últimos años porque fue el juez que intervino en las causas por los sobornos en el Senado, en la que procesó, entre otros, al ex presidente Fernando de la Rúa, y por violaciones de los derechos humanos en la jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército, en la que imputó a 125 altos jefes militares, como Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone.

También fue el juez que procesó al almirante Jorge Godoy, ex jefe de la Armada, por espionaje ilegal, y el responsable de una original y contundente condena para tres skinheads menores de edad que habían atacado a un chico judío: los sentenció a recorrer la Fundación Memoria del Holocausto y a escuchar una clase sobre racismo.

Este juez de 44 años, casado, con dos hijos, recibido de abogado en 1990 y designado juez federal en 2004, es el mismo que casi no habla, pero que ahora está interesado en hacerlo porque el mes próximo lanzará, editado por Siglo XXI, un libro cuya investigación y redacción le demandó cinco años: Historia de la Solución Final. Una obra de 288 páginas que, en sus propias palabras, surgió como fruto de la preocupación por estudiar “ese paradigma de violencia estatal y de totalitarismo que fue el régimen nazi” y, al mismo tiempo, de su compromiso con “la dimensión humana de lo que fue la Shoá”.

-Le iba a preguntar por el origen de este libro, pero también me interesa el origen de su pasión por el estudio del tema del Holocausto. ¿Usted es de ascendencia judía?

-No, soy de origen católico y no tengo una implicancia personal con el tema, pero me fui acercando por el lado de las ciencias penales, de ése paradigma de violencia estatal y de totalitarismo que fue el régimen nacional socialista. Pero ese fue sólo el comienzo, el primer acercamiento al nazismo y a su producto más perverso, que fue el genocidio del pueblo judío durante la Segunda Guerra Mundial. Los primeros textos que leí fueron de Francisco Muñoz Conde, un penalista español muy importante, que hizo una investigación acerca del jurista alemán Edmund Mezger, el padre de todos los penalistas de casi toda América latina en los años 50 y 60. Mezger fue un muy importante jurista del régimen nazi y esto me sorprendió, me movilizó muchísimo, me indignó y, de alguna manera, eso también me motorizó a profundizar los estudios de estos temas. En una segunda etapa me atrapó por completo la dimensión humana de lo que fue la Shoá y todas las enormes implicancias de Auschwitz, todo ese proceso que desembocó en la matanza de unas dos millones y medio de personas en cámaras de gas en un lapso breve. Desarrollé una extrema sensibilización respecto de los casos en concreto, las víctimas, los mártires, los sobrevivientes, con los cuales estoy en contacto por mi trabajo en el Museo del Holocausto. Y en este contexto de compromiso con este tema, advertí que en el ámbito hispanoparlante carecíamos de un texto que permitiera al lector acercarse a la comprensión de lo que fue la solución final y de cómo se llegó a Auschwitz, cuáles fueron las etapas que llevaron a ese desenlace que constituye el agujero negro de los discursos de la modernidad.

-Quizá no sea casual que usted, un hombre del derecho, se haya dedicado a estudiar uno de los momentos históricos en los que las leyes se pusieron al servicio de una maquinaria asesina como la del régimen nazi.

-Esa es mi gran preocupación desde la óptica del jurista, del académico: el régimen nacional socialista es la peor demostración de cómo el derecho se puede poner al servicio del Estado democrático y también al servicio del peor régimen totalitario, proveyéndole discursos jurídicos que son fundamentales para racionalizar y calmar las conciencias de los burócratas, que son los que impulsan las medidas que llevan, por ejemplo, a la destrucción física de un pueblo. Tenemos que encontrar mecanismos y reaseguros para que el derecho nunca más se ponga al servicio del Estado autoritario. Ese es el gran desafío de las nuevas generaciones de juristas. Pero para eso es fundamental aprender qué fue el régimen nazi, qué fue la Shoá. Es cierta esa frase que se hizo tan famosa en la posguerra: nada es igual después de Auschwitz y todos tenemos la obligación moral de preocuparnos para que no se repita.