Por Rabí Israel Meir Lau (ex Gran Rabino de Israel)

Imagine la diferencia entre una visita realizada a su patria por Julio Cesar y una por Moisés.
Julius Caesar desembarca en el Aeroporti di Roma en Italia, e inmediatamente sentirá que algo está equivocado.
La gente no habla su idioma. La religión local es completamente diferente. Y Roma ya no es más la capital cultural del mundo.
Él no tiene nada en común con los habitantes de su tierra.

En el Ben Gurion Airport en Tel Aviv, la escena se despliega de manera muy diferente.
Un Moisés anciano sale del avión. La emoción lo supera cuando sus pies tocan la tierra de Israel por primera vez.
Habiendo llevado su nación a través del desierto durante cuarenta años y falleciendo allí sin alcanzar la Tierra Prometida, Moisés finalmente lo ha logrado.
“Shalom” le dice un joven maletero del aeropuerto que emigró hace poco de Argentina y que se acerca para ofrecerle ayuda.
“Shalom” contesta Moisés asombrado que el idioma hablado en este lugar maravillosamente moderno es el mismo que él hablaba hace miles de años.
Luego observa un grupo de hombres que reza en una esquina del aeropuerto.
Cuando se acerca, ve que cada uno de ellos viste Tefilín y Talit.
Después que terminan de orar, Moisés habla con ellos y examina sus artículos religiosos.
Son iguales a aquellos que él ordenó en el Monte Sinaí.
Más de tres mil años separan a estos hombres. Uno nació en Egipto; los otros en Moscú, Mexico, Argentina, Etiopía, Nueva York, Casablanca, Bombay, Sydney, París, y Johannesburgo. Todavía comparten el mismo idioma, fe, tradición, y visión de vida.
Moisés dirige su cara al Cielo y grita: “¡Bendito es el Omnipotente, pues mi pueblo todavía está vivo!”

La nación judía ha sobrevivido imperio tras imperio de supuestos perseguidores. Egipto antiguo, Persia, la antigua Grecia , Roma, ahora ¿dónde están?. ¿Cuál es el milagro de supervivencia judía?. Es nuestra unificada fe judía, historia y herencia.
Hemos sobrevivido a lo largo de los siglos debido a la cadena indestructible de nuestra herencia.
El 15 de Nisan todos los judíos se sientan juntos a un Seder de Pesaj.
Comemos la misma comida, la misma Matzá. Algunos recitan la Hagadá entera, otros un resumen, y otros, cantan unas canciones.
Tres mil trescientos años es un largo tiempo para guardar el mismo menú.

JAG HA PESAJ KASHER VE SAMEAJ!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anuncios