La muerte de veinte manifestantes en El Cairo enturbia la campaña electoral

Deja un comentario

La violencia irrumpió en la campaña de los comicios presidenciales egipcios con el estallido de disturbios entre manifestantes y “baltaguiya” (agitadores), que han causado veinte muertos en El Cairo y han hecho tambalear el proceso transitorio.
Pese a que el despliegue de la policía y el ejército impuso una calma relativa, los estragos de la batalla campal eran visibles en las inmediaciones del Ministerio de Defensa, situado en el barrio cairota de Abasiya.
Varios manifestantes denunciaron que grupos de “baltaguiyas” atacaron con armas de fuego, piedras y cócteles molotov la acampada que mantenían salafistas (musulmanes ultraconservadores) y revolucionarios frente a la sede ministerial.
Entre adoquines levantados y cristales, centenares de jóvenes proliferaban exaltados con palos y barrotes para defenderse de un posible nuevo ataque, mientras que algunos salafistas rezaban guiados por el diputado islamista Mamduh Ismail.
Estos últimos fueron los que instigaron la acampada el pasado viernes en protesta contra la decisión de la Comisión Electoral de rechazar la candidatura a la Presidencia del jeque salafista Abu Ismail, aunque ahora la mayoría de los manifestantes son detractores de la Junta Militar, máxima autoridad de Egipto.
En un improvisado hospital de campaña levantado con mantas y lonas, el médico y portavoz Tarek Said dijo que la cifra total de muertos en los choques asciende a veinte, como también confirmaron fuentes de seguridad.
Said explicó que su equipo recibió a once fallecidos, todos ellos con heridas de bala en la cabeza, y atendió a 150 heridos, quince de los cuales habían perdido un ojo por disparos de perdigones, mientras que a un hospital cercano llegaron dos cadáveres degollados.
Por su parte, uno de los manifestantes, Sameh al Masry, de 26 años, dijo que había militares infiltrados ente los agitadores, a los que consiguieron arrebatar el carné castrense.
“Son soldados por la forma en la que mataron, que ha sido muy precisa”, apuntó Al Masry con la camiseta manchada de sangre, antes de subrayar que su reivindicación es la entrega del poder a una autoridad civil.
No muy lejos del hospital de campaña, los manifestantes improvisaron en una caseta un centro de detención en el que había recluidos seis “baltaguiya”, a los que pillaron arrojando cócteles molotov y disparando.
Entre las decenas de carpas erigidas se encontraba el manifestante Mohamed al Fuli, con la cabeza vendada por las heridas, quien aseguró que no confía en la Junta Militar para gestionar las elecciones presidenciales. La violencia ha tenido repercusiones inmediatas en la escena política, con la decisión de tres candidatos a la Presidencia de suspender su campaña electoral: los islamistas Abdelmoneim Abul Futuh y Mohamed Mursi y el independiente Jaled Ali, quien acudió al lugar de los choques.
“La revolución debe continuar. Necesitamos una solución revolucionaria a estos incidentes”, dijo Ali mientras aprovechaba para darse un baño de multitudes.
Otro de los candidatos a la Presidencia, el ex secretario general de la Liga Árabe Amr Musa, lamentó “el derramamiento de sangre” en Abasiya y exigió que se proteja a los manifestantes.
Estos disturbios son la prueba de que “se necesita poner fin a la etapa transitoria sin demora ni retraso”, según Musa, que pidió también que la Junta Militar traspase el poder a una autoridad civil en la fecha prevista, el próximo 30 de junio.
Del mismo modo, los Hermanos Musulmanes insistieron en la necesidad de que no se aplacen ni los comicios ni el traspaso de poder, al tiempo que reiteraron que el Gobierno debe dimitir para que uno nuevo imparcial supervise las elecciones.
Los dirigentes castrenses trataron de amainar estos temores con el anuncio de que estudian abandonar el poder el próximo 24 de mayo, si algún candidato alcanza la mayoría absoluta en la primera vuelta de los comicios.
Esta posibilidad fue planteada por el jefe del Estado Mayor, Sami Anan, durante una reunión con algunos responsables políticos, según explicó tras la misma el diputado nacionalista Mustafa al Bakri.
Junto a las presiones contra la Junta Militar, los llamamientos a una multitudinaria manifestación no se han hecho esperar y distintas fuerzas políticas y movimientos revolucionarios han convocado para el próximo viernes en la emblemática plaza Tahrir una marcha bajo el lema “Proteger la revolución y cesar el derramamiento de sangre”. EFE

Nuevos enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad en El Cairo

Deja un comentario

Tras la violencia de los últimos dos días, este sábado volvieron a enfrentarse fuerzas de seguridad egipcias con manifestantes, en las cercanías del Ministerio de Interior en El Cairo, informó la televisión estatal, en tanto parlamentarios estadounidenses instaron a los militares a frenar la represión.

Varios negocios resultaron afectados por el fuego provocado por bombas molotov y también resultaron dañados algunos vehículos, reportó la agencia DPA.

Los manifestantes reclamaron hoy al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas que abandone el poder y que se convoquen de inmediato elecciones presidenciales.

Sin embargo, está previsto que primero se redacte una nueva Constitución y que las elecciones se celebren en junio.

Ocho personas murieron en los últimos dos días de protestas y enfrentamientos, iniciadas tras los disturbios en el estadio de fútbol de Port Said, en el norte del país, en los que murieron 74 personas.

En tanto desde Estados Unidos, el senador y presidente del subcomité del Senado de ese país encargado de la ayuda internacional, Patrick Leahy, advirtió al régimen militar egipcio de que la ayuda de Estados Unidos para el restablecimiento del país ya no es “incondicional” y que “los días de los cheques en blanco se terminaron”, consignó Europa Press.

A través de un comunicado, Leahy envió un claro mensaje, a la junta militar que gobierna Egipto tras el derrocamiento de Hosni Mubarak, en el que insta a las autoridades a preservar la paz y a abstenerse de reprimir violentamente a los manifestantes que exigen la instauración inmediata de un Gobierno democrático en el país.

“Queremos mandar al Ejército egipcio un claro mensaje: los días de los cheques en blanco se terminaron. Estimamos nuestra relación y les daremos una ayuda importante, pero no de modo incondicional”, destacó Leahy.

Estas declaraciones se realizaron mientras una delegación del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas de Egipto visita Washington para ratificar el acuerdo de ayuda estadounidense por 1.300 millones de dólares en concepto de cooperación militar.

En el mismo tono, más de 40 legisladores estadounidenses ayer advirtieron a través de varias misivas tanto al Ejército egipcio como al secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, y a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, que la ayuda corre serio peligro.

“La ausencia de una solución rápida y satisfactoria (a la violencia en Egipto) hará cada vez más difícil que los partidarios de las relaciones bilaterales entre Estados Unidos y Egipto, en el Congreso, puedan detener los actuales niveles de ayuda”, afirmaban las cartas.

“Espero -insistió Leahy- que las autoridades se den cuenta de la gravedad de la situación y de lo que está en juego”.

El senador exhortó a las autoridades a que permitan la labor de las organizaciones no gubernamentales y grupos de observación internacionales que operan en el país, entre ellos el Instituto Nacional Democrático e Instituto Internacional Republicano, que actualmente están sometidos a severas restricciones.

Hamás renovó su promesa de destruir al Estado de Israel

Deja un comentario

El movimiento fundamentalista islámico Hamás reiteró su compromiso con la destrucción de Israel, durante la celebración del vigésimo cuarto aniversario de su fundación.
Aplaudidos por cientos de miles de seguidores que ondeaban banderas verdes y palestinas en la plaza Al Kativa, en el oeste de Gaza capital, los dirigentes islamistas reafirmaron que nunca reconocerán al Estado de Israel.
“Lo decimos claramente, sin necesidad de interpretación: la resistencia armada y la lucha armada son nuestra única opción para liberar la tierra y liberar toda Palestina desde el mar hasta el río (Jordán) y expulsar a los invasores”, declaró el jefe del gobierno, y dirigente de la banda terrorista Hamás en Gaza, Ismail Haniye, cuyo discurso estuvo repetidamente interrumpido por aplausos y eslóganes anti-israelíes.
Antes de dirigirse al público, Haniye, que llegó al estrado acompañado de varios de sus ministros y portando dos banderas en la mano, la palestina y la de su movimiento, se dirigió a una foto de Al Aksa gigante que decoraba el escenario e hizo el gesto de abrir la puerta de la mezquita, acto que fue aplaudido por la muchedumbre.
“Hamás nació con el comienzo de la Primera Intifada, ha vivido con la Segunda Intifada y liderará junto al pueblo palestino y las facciones islámicas y nacionales todas las futuras Intifadas hasta la liberación de Palestina, toda Palestina”, dijo Haniye.
El dirigente islamista añadió que su grupo no va a hacer concesiones y que no aceptará que el Estado judío tenga “una sola pulgada” de tierra, nunca reconocerá a Israel.
También se comprometió a seguir trabajando con el movimiento Al Fatah, que lidera el presidente Mahmud Abás, en la unidad de todas las facciones
y el fin de la división geográfica y política.
Según Hamás, fue la mayor concentración de apoyo registrada desde la fundación del movimiento en diciembre de 1978.
Decenas de operarios trabajaron en la plaza para levantar un estrado de 1.350 metros con forma de proa de barco y de cuatro islas, que representaban a Túnez, Egipto, Libia y Yemen, países protagonistas de las revueltas árabes.
El escenario estaba decorado con una fotografía gigante de Al Aksa, en Jerusalén, además de un mapa en color verde -de lo que el grupo terrorista islámico define como Palestina- Israel y los territorios palestinos, en el que estaba plasmada la leyenda “Jerusalén, estamos llegando”.
“He venido aquí porque amo a Hamás. Es el único movimiento palestino que todavía cree en la resistencia armada contra la ocupación israelí y es el único movimiento que pide la liberación de la tierra de Palestina”, declaró Abu Mohamed, que acudió al evento acompañado de sus tres hijos.
Mushi Al Masri, diputado islamista encarcelado por Israel y liberado en el canje de prisioneros del pasado 18 de octubre, se dirigió a la multitud para asegurar que “Hamás ha logrado con éxito combinar el gobierno con la resistencia armada. La victoria de la liberación de Palestina está hoy más cerca y Hamás está más cerca de ganar en las próximas elecciones”.
El brazo armado de Hamás, las Brigadas de Ezedín Al-Kasam, aprovecharon la ocasión del 24 aniversario para jactarse de sus “logros” en este periodo: atribuyeron el asesinato de 1.365 israelíes y el lanzamiento de 11.039 cohetes o proyectiles de mortero contra el Estado judío.
El grupo islámico palestino -genocida y antisemita, según su acta fundacional- asegura que desde su creación ha efectuado 1.117 ataques, en los que hirió a 6.411 israelíes y de los que 87 fueron atentados suicidas en Israel. EFE y Aurora

Elevan a ocho el número de muertos en disturbios

Al menos ocho personas murieron y otras 299 resultaron heridas en choques entre manifestantes y militares junto a la sede del Consejo de Ministros, en el centro de El Cairo, informó subsecretario de Sanidad Adel Adaui.
Una fuente de los servicios de seguridad dijo que los soldados arrestaron también a varios participantes en los disturbios, sin precisar su cifra, y pusieron fin esta mañana a la manifestación junto a la sede gubernamental.
La fuente destacó que los militares disolvieron la protesta sin violencia y que han mandado refuerzos a la zona para evitar nuevos enfrentamientos.
La televisión egipcia afirmó que el Ejército ha instalado alambradas en las proximidades del edificio del Consejo de Ministros para impedir el regreso de los manifestantes.
Un testigo, que se identificó como Walid, negó que las fuerzas armadas fueran las que dispersaran a los manifestantes y afirmó que fueron civiles, en su mayoría personas mayores, las que convencieron a los jóvenes que se retiraran para evitar más víctimas.
El grupo opositor Hermanos Musulmanes condenó de nuevo los disturbios y reconoció estar “impactado” después de ver que el Ejército “mató a ciudadanos e hirió a muchos de ellos en Maspero, en la calle Muhamad Mahmud y recientemente en las calles del Parlamento y de Qasr al Aini”.
Los Hermanos Musulmanes se quejaron de que “no se ha castigado a ninguno de lo militares que ordenaron y llevaron a cabo estos crímenes”.
Además de referirse a los disturbios, ocurridos en las calles del Parlamento y Qasr al Aini, la organización fundamentalista islámica recordaba los altercados del pasado 9 de octubre, frente a la sede de la Radiotelevisión egipcia, situada en la zona llamada Maspero, entre militares y manifestantes cristianos que se cobraron la vida de 31 personas.
También hacía alusión a los choques entre policía y manifestantes en la calle Mohamad Mahmud, junto al Ministerio del Interior, que dejaron 46 muertos a finales de noviembre pasado.
Los disturbios se produjeron mientras se lleva a cabo el recuento de votos de la primera vuelta de la segunda fase de las elecciones parlamentarias egipcias, las primeras tras el triunfo de la revolución. EFE

Evacuan la Embajada de Israel en Jordania por las protestas

Deja un comentario

La Embajada de Israel en Jordania será cerrada hoy a raíz de las masivas manifestaciones que han sido programadas frente al edificio de la representación en Amman.
Desde hace una semana, una página de Facebook llama a los jordanos a participar en una “marcha de un millón” de personas frente a la representación israelí en Amman.
Temiendo otro incidente violento como en el que casi lincharon a miembros del personal de la Embajada de Israel en El Cairo, el fin de semana pasado, el Gobierno de Jerusalén resolvió no tomar riesgos y cerró la delegación diplomática.
El personal de la Embajada en Amman suele regresar los fines de semana, pero hoy volverán al país un día antes que lo usual.
Manifestantes jordanos exigieron el cierre de la Embajada de Israel en Jordania, tras la difusión de cables estadounidenses divulgados por Wikileaks discutiendo la posibilidad de que el Reino Hachemita se convierta en un hogar para los palestinos.
En una rara manifestación antinorteamericana –Jordania es un aliado cercano de Estados Unidos- cerca de 70 activistas quemaron banderas israelíes y estadounidenses frente a la representación en Amman.
Jordania tiene un población de 6 millones de habitantes, y alrededor de la mitad de ellos son de origen palestino.

Manifestantes egipcios irrumpieron en la embajada de Israel en El Cairo

Deja un comentario

El Ministerio del Interior egipcio declaró el estado de alerta para hacer frente a los disturbios en los alrededores de la Embajada de Israel en El Cairo, que fue invadida por manifestantes.

Una fuente de los servicios de seguridad dijo que el ministro del Interior, Mansur Esaui, ha ordenado el estado de alerta para controlar la situación en la zona, donde al menos 448 personas han resultado heridas en choques entre miles de manifestantes y policías
.
Esaui ha puesto énfasis en la importancia de controlar a los manifestantes y en su compromiso con la ley.

Los acontecimientos se desencadenaron cuando decenas de manifestantes irrumpieron en el edificio donde se aloja la legación diplomática tras derribar
el muro que la protegía.

Una vez dentro, varias personas se dedicaron a arrojar archivos y documentos desde las alturas.
Un manifestante se encaramó al inmueble donde se encuentra la Embajada, que ocupa uno de los últimos pisos, y consiguió retirar la bandera israelí, que fue sustituida por una enseña egipcia.
Una veintena de tanques del Ejército se desplegó posteriormente para proteger el edificio, mientras que la policía lanzó gases lacrimógenos y disparos al aire para dispersar a los miles de manifestantes congregados en la zona, donde varios árboles y neumáticos fueron incendiados.
Un avión israelí aterrizó en el aeropuerto internacional de El Cairo para evacuar al embajador de Israel en Egipto, Yitzhak Levanon, su familia y al personal de la legación diplomática israelí. EFE

La policía retira las carpas de los activistas sociales en Tel Aviv

Deja un comentario

La policía retiró de madrugada y sin previo aviso decenas de carpas de los activistas sociales o “indignados” en distintos puntos de Tel Aviv, tras lo cual se ha convocado hoy una manifestación en protesta.
La mayoría de integrantes del movimiento de protesta social más amplio de la historia del país había comenzado el domingo a desmontar sus carpas, que se contaban por miles a lo largo y ancho del país.

El objetivo era convertir las acampadas en puntos de encuentro para debates y asambleas, sin perjuicio de quienes quisieran mantener su carpa.

Todo esto después de que el movimiento lograse sacar el sábado a las calles a unas 450.000 personas (en un país de 7,5 millones de habitantes), en la mayor manifestación de la historia de Israel.

Esta madrugada, quienes dormían en las carpas que siguen en pie se despertaron con el ruido de los limpiadores, que colocaban tiendas vacías en el camión de basura.

“Quedaba la mitad de la acampada original. La quitaron sin orden judicial ni previo aviso (…) después de recibir garantías claras de la Municipalidad de que no habría desalojos sin coordinación”, indicó Yishai Sakali, fundador de la acampada en el bulevar Nordau.

Sakali asegura que algunas de las carpas desmanteladas contenían objetos de valor o estaban habitadas, aunque ese día nadie durmiera en ellas.

Algo similar sucedió en el bulevar Rothschild, donde nació la movilización en julio, cuando una joven, Dafni Lif, plantó una carpa tras quedarse sin el
apartamento que alquilaba y otros siguieron su ejemplo en solidaridad.

“La gente salió de las tiendas para ir a trabajar. Los inspectores (municipales) llegaron dos minutos después y comenzaron a cargar las carpas en camiones con todos los bienes personales dentro. Pusieron carpas intactas en camiones de basura”, señaló uno de los acampados, Yoav Fekete.

La decisión ha sido percibida como una burla porque justo un día antes los inspectores municipales habían ofrecido ayuda para desmantelar los campamentos con panfletos acompañados de una flor.

Uno de los principales líderes del movimiento, el presidente del Organización Nacional de Estudiantes, Itzik Shmoli, acusó al Gobierno de “crear un enfrentamiento innecesario con los autores de la protesta” y señaló que algunas carpas están habitadas por “sin techo”.

El intendente de Tel Aviv, Ron Huldai, defendió hoy la operación, efectuada por policías acompañados de inspectores municipales y limpiadores, como una medida de orden público porque las carpas “no pueden permanecer para siempre”.

“Hemos quitado tiendas vacías. De momento no hacemos evacuaciones forzosas ni emitimos órdenes de evacuación, que haremos si es necesario. No es una acción unilateral. Simplemente estamos limpiando los bulevares”, argumentó en declaraciones a la radio del Ejército (Galei Tzáhal).

Huldai fue más lejos al señalar que la acampada había “alcanzado un punto de vandalismo y drogas al que llegaba hora de poner fin” porque había ensuciado la zona y atraído ratas.

La retirada ha motivado una convocatoria de protesta para esta tarde, difundida por las redes sociales, frente a la municipalidad de la urbe. EFE

Las carpas de protestas de las ciudades de Israel son un deleitable resurgimiento de la fraternidad

Deja un comentario

Israel nunca ha sido un Estado igualitario. Pero en su apogeo, fue más igualitario que la mayoría de los Estados del mundo. La pobreza no fue intensa y la riqueza no fue ostentosa, y la responsabilidad social hacia los pobres y necesitados fue exhibida no sólo en el plano económico sino también a nivel emocional.

En el Israel anterior, aquellos que trabajaban – y casi todas las mujeres y varones trabajaban muy duro-podían llegar a tener una vida modesta pero respetable para ellos y sus familias.
Los nuevos inmigrantes, los ocupantes de los campamentos de inmigrantes todos recibieron educación pública, servicios sanitarios y vivienda.
El juvenil, el pobre Israel fue un experto emprendedor social.
Pero todo eso fue destruido en los pasados 30 años, cuando los gobiernos del gran capital estimularon y enfervorizaron las leyes de la jungla económica de poder echar mano a cuanto se pueda.
La protesta invadiendo las calles y plazas de Israel ha dejado hoy en día de ser meramente una protesta debido a la angustia de la vivienda.
El centro de esta protesta es la afrenta y la indignación que causa la indiferencia del gobierno ante el sufrimiento de la gente, la doble moral en contra de la población activa y la destrucción de la solidaridad social.
Los conmovedores espectáculos de las carpas de acampe extendiéndose a través de las ciudades de Israel, de los médicos protestando para sus pacientes, de manifestaciones y concentraciones, son en sí mismos un deleitable renacimiento de la fraternidad mutua y el compromiso.
Después de todo, lo primero que los manifestantes están diciendo, incluso antes que “justicia social” y “abajo el gobierno”, es: “Nosotros somos hermanos.”
Los recursos necesarios para el establecimiento de justicia social en Israel están localizados en tres lugares:
En primer lugar, los miles de millones que Israel ha invertido en los asentamientos, que son el error más grande cometido en la historia del Estado, así como su mayor injusticia.
En segundo lugar, las sumas gigantescas canalizadas hacia las yeshivot ultra-ortodoxas, donde crecen generaciones de vagos ignorantes, llenos de desprecio hacia el Estado, a su gente y a la realidad del siglo XXI.
Y en tercer lugar, y quizás la más importante, el ferviente apoyo del gobierno de Netanyahu y sus antecesores a favor del irrefrenable enriquecimiento de diversos magnates y sus compinches, a expensas de la clase media y los pobres.
No olvidemos de dónde procede la riqueza que se vuelca en los asentamientos, las yeshivot ultra-ortodoxas y en las cuentas de los magnates.
Viene del trabajo y el talento creativo de millones de israelíes que portan sobre sus espaldas un milagro económico inigualable de un Estado, pobre en recursos naturales (no hemos comenzado todavía a contar con el gas natural), y rico en recursos humanos.
Ni los partidos políticos ni las veteranas organizaciones de la oposición generaron esta protesta.
Nació de la devoción y entusiasmo de cientos y miles de jóvenes que arrastraron a su paso a la mejor gente del país.
Resulta profundamente conmovedor ver a los veteranos de todas las generaciones, que durante años fueron una voz clamando en el desierto, pasar el tiempo en las carpas de los jóvenes que sabiamente están liderando la novedosa protesta.

Older Entries