Los muertos dan vida al judaísmo de Marruecos

Deja un comentario

Fueron cientos de miles en sus buenos tiempos, pero ahora sólo quedan en Marruecos algo más de 2.000 judíos, que asisten impotentes al éxodo irreversible de los jóvenes, y tras ellos sus mayores.
Sin embargo, las tumbas de “tzadikim” judíos (justos) diseminadas por todo Marruecos atraen cada año a miles y miles de fieles originarios del país magrebí y atestiguan el tremendo apego que los judíos marroquíes, desde Israel hasta Canadá o Venezuela, tienen hacia la tierra donde vivieron sus ancestros.
Una de las tumbas más famosas es la de Rabi Amrán Ben Diwan, tzadik enterrado hace dos siglos bajo un olivo centenario en las cercanías de Uezán, en las estribaciones del Rif, la cadena montañosa del norte de Marruecos.
Allí, cada mes de mayo acuden cientos de judíos de Israel, de Francia, de España y de América para rezar por el tzadik y pedirle su intercesión, porque tiene fama de milagrero y concede muchos deseos en cuestiones de amores, embarazos y empleos.
Hay quien, como Estrella Beniflah, ha llegado tras un larguísimo viaje de dos días desde Miami para arreglar un problema de pareja con su marido que dura ya 15 años ¿Quiere que el tzadik le arregle el matrimonio? 
 “Lo que quiero es que me deje en paz y me devuelva a mis hijos”, dice con amargura.
Estrella es de origen ceutí, y tiene a sus hermanos y primos diseminados por Gibraltar y la costa del sol española. Se queja de que su marido, judío de origen alemán, es muy distinto a ellos, los sefardíes.
Efectivamente, son los judíos sefardíes, mucho más que los askenazis (originarios del norte de Europa) los que mantienen vivas las peregrinaciones (“hilula”) que tienen por destino las tumbas de los tzadikim.
David Obadia, vicepresidente segundo de la Federación de Comunidades Judías de España, también es asiduo a la “hilula” de Uezán, ya que -razona- no hay en España tumbas de tzadikim al desaparecer del mapa los judíos en 1492.
Es paradójico que mientras en España viven 12.000 judíos, en Marruecos solo queden 2.500 según los cálculos más optimistas, pero la llama del judaísmo marroquí sigue viva y cada año vienen al menos 40.000 fieles hebreos apegados a sus orígenes.
Estos visitantes hacen su ruta de “hilulas”, visitan las sinagogas o sus ruinas, se prosternan en sus numerosos cementerios y reservan a veces hoteles en ciudades como Marrakech y Agadir para celebrar el Pesaj (la Pascua judía) y otras festividades.
Pese a todo ese apego a la tierra de Marruecos de los hijos de Israel, solo quedan actualmente 80 judíos en Rabat, otros tantos en Fez o Tánger (ciudades donde llegó a haber miles), y el único lugar donde queda una “masa crítica” es Casablanca, donde no llegan a 2.000.
Judith Adtías, judía nacida en un humilde barrio de Rabat y emigrada a Francia hace más de 30, todavía adolescente, lamenta haberse marchado de Marruecos, pero reflexiona: “Sencillamente seguimos el movimiento: empezó a haber menos escuelas, no había vida para los jóvenes, comenzamos a marcharnos fuera a estudiar, y al cabo de un tiempo los padres también se van y se cierra la casa familiar”.
Con las manos cargadas de velas, Judith se acerca a la tumba del tzadik Ben Diwan y las arroja, una a una, sobre la fogata que cada mayo se enciende encima de su tumba: por cada vela, el creyente formula un deseo.
Las llamas van creciendo en intensidad, pero las ramas del olivo centenario -según dicen los que saben- nunca se han quemado ni sus hojas han resultado heridas por el fuego.
El Rabino de Tánger Iacov Torjman explica que el tzadik Ben Diwan “nunca ha querido que se erija un mausoleo sobre su tumba, y todos los intentos han resultado baldíos”. El tzadik prefiere el fuego.
Torjman tiene a sus hijos en Estados Unidos: “Ellos nunca volverán aquí, no hay porvenir para ellos”. Sea por razones laborales, por la llamada que Israel ejerce sobre cada hebreo o por la dificultad de llevar una vida de judío con comunidades tan pequeñas, los jóvenes se van para no volver.
Veronique, una judía de Rabat, añade otro detalle sobre el que pocos quieren hablar: “Ya no reconozco el Marruecos de mi infancia; hay demasiadas barbas y demasiados velos; nadie se mete conmigo, pero siento que este país es menos abierto”.
La noche de la “hilula” es larga. Tras el rezo -solo hombres- en la sinagoga local, todos pasan a una cena donde se subastan objetos decorativos por la bagatela de 2.000 o 3.000 euros.
Los fondos irán a parar a la Comunidad Judía de Casablanca, que administra los bienes judíos. Unos bienes abundantísimos y dispersos por todo Marruecos, que pronto serán ya materia de los libros de Historia. EFE y Aurora
Anuncios

Italia: Arrestan a marroquí que planeaba atentar contra sinagoga

Deja un comentario

La Policía italiana arrestó a un marroquí, de 20 años, en Brescia (norte) bajo la acusación de instigación al terrorismo y a la construcción de armas y explosivos y que tenía entre sus planes atentar contra una sinagoga en Milán.

En una nota de la Policía se explica que los agentes encontraron en la computadora del arrestado mapas sobre la sinagoga de la calle Guastalla en Milán, así como documentos que analizaban las medidas de seguridad y las vías de acceso, lo que ha hecho pensar que estaba proyectando un atentado contra
el centro.

El joven marroquí, que vive en la provincia de Brescia desde que tenía 6 años, había creado un grupo en Facebook en el que se daban consejos sobre cómo construir armas y explosivos o dónde comprar el material.

Entre las reglas de la página de Facebook estaba la de no colgar cantos o vídeos religiosos y limitarse a conversaciones sobre explosivos y armamento.

El marroquí fue localizado a través del análisis por parte de la policía de las páginas de Internet sobre temas relacionados con la Jihad (la Guerra Santa). EFE

La "Nakba" de judíos marrocanos

Deja un comentario

Imagina una niña asustada de seis años de edad, tratando de recobrar su equilibrio en la asfixiante y estrecha bodega de un barco arrojando violentamente. Ella no está sola en el mar turbulento – sus padres y hermanos están cerca. Pero el miedo está en el aire, junto con la vista y el olor de la terrible enfermedad. La niña entiende poco sobre sus circunstancias. Ella es consciente que va a un lugar llamado Israel, donde tres de sus hermanos viven ahora. Se da cuenta que está diciendo adiós para siempre a su casa de Marruecos. Pero eso es todo lo que sabe acerca de su viaje.
Mientras tanto, su miseria actual, y la de su amada familia, eclipsa todo. El nombre de la niña es Dina Gabay. El año es 1955. Dina, sus padres – Rachel y Avraham – y la familia están huyendo de los peligros cada vez mayores en su ciudad de Sefrou, cerca de Fez.
Sólo en los últimos años ha Dina llegado a apreciar la presión constante que sus padres habían tenido que soportar antes de su partida. Hubo pequeñas cosas, los insultos y la intimidación incesante. Por ejemplo, su padre, que era dueño de una gran carnicería y con éxito, estaba a merced de los ladrones locales, que a veces simplemente entraban a su negocio y le pedian darles lo que querían – sin costo alguno. “No una sola vez y no dos veces”, Dina explica, “sino cada vez que querían algo. Estos fueron nuestros buenos vecinos musulmanes, ¿sabes? “
Abraham sabía que no debía discutir. “Si usted decia algo que no les gustaba, estaba en peligro”, recuerda Dina. “La mayoría del tiempo todos se llevaban bien. Pero cuando estás en un lugar más bajo en la sociedad, no se atreven a ponerse de pie por ti. “
Se encontraron mayores amenazas también, incluidas las desapariciones misteriosas. Primero el mejor amigo de su padre desaparecido. Luego uno de los primos de Dina, una niña muy hermosa de 14 años de edad, también desapareció, para nunca ser vista otra vez. En la comunidad judía marroquí, tales cosas no eran exactamente inusuales. Y pasaron con más frecuencia después de 1948, cuando Israel se declaró un estado independiente.En ese momento, la opresion de siglos de duración que los judios experimentaron en su rol de dhimmis bajo el dominio musulmán fue exploto en confrontaciones, humillación y ataques al azar. Estos episodios a veces explotaron en pogromos los que cientos de ellos fueron muertos o heridos.
Un artículo que la revista Commentary publicó en septiembre de 1954 describe la difícil situación de los Judios de Marruecos durante los primeros años de vida de Dina Gabay Levin. “En las disputas con los musulmanes, o en cuestiones civiles y penales comerciales entre sí, los judios estan casi íntegramente sujetos a los tribunales islámicos … incluso bajo las mejores circunstancias [los tribunales] observan a los litigantes judíos como seres impuros, inferiores “.
Mientras que la familia de Dina sintió una creciente presión de la circundante comunidad musulmana, el propio Marruecos estaba en agitación política por el colonialismo francés. Como ha ocurrido con frecuencia en los movimientos independentistas anticoloniales, los judios fueron estigmatizados como enemigos de las crecientes facciones nacionalistas. Una vez más, pagaron el precio.
En 1954 y 1955, los judios de Marruecos fueron atacados por las fuerzas pro-nacionalistas en Casablanca, Rabat, Mazagán y Petitjean, con numerosos muertos y heridos. A lo largo del pais fueron atacados, y los incendiarios atacaron a las escuelas judías. En los cinco años posteriores a la independencia de Israel, alrededor de 30.000 Judios hicieron aliá, las cifras aumentaron en los años siguientes.
El historiador M. Haddad Heskel escribió: “La principal causa del éxodo judío de Marruecos son los dos pogromos que tuvieron lugar en 1948 y 1953. En pocos años, varios miles de Judios marroquíes emigraron a Israel. Pero la inmigración en masa de Judios de Marruecos se produjo en 1954 cuando quedó claro que Francia tenía intención de conceder la independencia absoluta de Marruecos. Decenas de miles de Judios salieron de Marruecos, retratando la ansiedad típica de los judios en un país árabe independiente “.
“Dejamos todas nuestras propiedades”, Dina recuerda, “nuestra casa y el negocio de mi padre. No pudimos llevar nada con nosotros. Salimos en la noche y se nos apresuramos al barco. Todo tipo de personas huían. De hecho, algunos de los que fueron a Israel eran ricos. Mi tío, por ejemplo, era muy rico. Él era carpintero y tenía una gran fábrica. Había construido también una escuela para niños judíos, de la que era dueño. Cuando se decidió a partir, lo dejó todo – su casa, su fábrica y la escuela. “
COMO EN MUCHAS comunidades judías que huían de la hostilidad en las naciones de mayoría musulmana en el siglo XX, muchos judios de Marruecos que partieron habían sido líderes en sus comunidades, eran ricos, exitosos y tenian un modo de vida comodo. Doctores, abogados, comerciantes y banqueros estaban entre las masas atemorizadas que dejaron su tierra natal. El día de su partida ha sido a menudo descrito como su Nakba – la palabra árabe para catástrofe que se utiliza a menudo por los activistas palestinos para describir el dia de la independencia de Israel. En sus salidas catastróficas de sus casas – muchas familias habían vivido en el norte de África desde el siglo XV y algunos incluso antes – la mayoría de los Judios de los países del Magreb perdio todo, excepto la ropa que llevaba. De una riqueza impresionante la nada, se encontraron entre los más pobres entre los pobres.
Después del terrible viaje – ella no puede recordar cuánto tiempo tomó, pero parecía interminable – Dina y su familia fueron sacados de la nave a una ciudad de carpas miserables – uno de muchos Ma’abarot, donde decenas de miles de refugiados procedentes del Magreb fueron mantenidos en condiciones casi inhabitables a su llegada a Israel.La joven nación, de menos de 10 años, no estaba preparada para tal afluencia de personas desplazadas. La familia Gabay sintio desolación. “Cada noche sólo queríamos salir corriendo, pero no había ningún lugar para correr.”
Un informe de la Agencia Judía describe los Ma’abarot de la época.
La estructura de los campamentos era esencialmente similar: Las familias vivían en pequeñas chozas de tela, estaño o madera, no más de 10 metros cuadrados a 15 metros cuadrados cada uno. Otros chozas alojaban los servicios básicos: jardín de infantes, escuela, enfermería, pequeña bodega, oficina de empleo, sinagoga, etc Las viviendas no tenian conectados agua o sistemas eléctricos. El agua corriente se disponía de los grifos centrales, pero tenía que ser hervida antes de consumirse. Las duchas y los lavabos públicos eran en general insuficientes y muchas veces en mal estado. La escasez de profesores y recursos educativos obstaculizo gravemente los intentos de proporcionar a los niños del campamento una educación adecuada. Trabajo, incluso el trabajo de socorro, no siempre se disponía.
Había decenas de miles de marroquíes en los Ma’abarot, pero no eran los únicos. Un éxodo al por mayor estaba en marcha en todo el Magreb. Pronto la población judía vibrante del norte de África se redujo hasta casi nada.
En 1948, en Argelia había alrededor de 140.000 Judios. Para 2008 no había ninguno.
En 1948, en Libia había más de 35.000 Judios. Hoy en día no hay ninguno.
En 1948, Túnez tenia tantos como 105.000; hoy hay menos de 2.000
Y en cuanto a Marruecos, había alrededor de un cuarto de millon de judios en 1948. Hoy hay menos de 6.000.
A PESAR DE SU trauma, sin embargo, muchos marroquíes se han distinguido en la nueva sociedad israelí. El autor Yehuda Grinker escribió de ellos: “Estos Judios constituyen el elemento más apto para el asentamiento humano en los centros de absorción de Israel. Hay muchos aspectos positivos que encontré entre ellos: En primer lugar, todos saben [sus tareas agrícola], y su transferencia a las labores agrícolas en Israel no implicará dificultades físicas y mentales. Están satisfechos con poco, lo que les permite enfrentar sus problemas económicos iniciales. “
Después de tres meses en el centro de absorción, los Gabay se reunieron con tres hermanos de Dina, que habían hecho su camino a Israel a los 13, 15 y 17. Para entonces, los chicos tenían alrededor de 20 y habías servido en la Hagana durante la Guerra de la Independencia.Una vez que la familia estuvo de nuevo junta, se fueron a vivir juntos en Rishon Lezion.
Cuando niña, no podía haber imaginado el giro de los acontecimientos, pero al igual que otros de los emigrados a su patria, Dina se casó, tuvo una familia y demostró ser más que adecuado para la vida en Israel. De hecho, creció para convertirse en vice alcalde de Rishon Lezion, un papel en el que se desempeñó hasta 2007. Hoy sigue siendo un portavoz de la ciudad y para los Judios de Marruecos en Israel.
Durante más de medio siglo, la huida de más de 850.000 refugiados judíos de países árabes ha dado lugar a controversia tanto dentro de Israel como internacionalmente. Más Judios fueron obligados a huir de la persecución por parte de los arabes que los aproximadamente 762.000 palestinos que abandonaron sus hogares en el recién declarado Estado de Israel. La historia completa rara vez se ha dicho, excepto entre organizaciones dedicadas como justiceforjews.com, jimena.org, y el Proyecto de David, la cual produjo un documental de gran alcance, los refugiados olvidados en 2005. Por razones demasiado complejas para el análisis breve, Israel no hizo, como un escritor con mucho tacto, dijo, “poner la catástrofe que afectó a los Judios árabes sobre sus relaciones internacionales y la agenda pública nacional …”
Pero todo eso cambió en febrero.Después de años de esfuerzo, y por mayoría de votos, un proyecto de ley para pedir una indemnización para los Judios de los países árabes fue aprobada en la Knesset. Zvi Gabay (sin relación con Dina Gabay Levin), un reportero de Israel Hayom, escribe: “Por primera vez desde el establecimiento del estado los derechos de los Judios de los países árabes están recibiendo el reconocimiento jurídico en Israel. Hasta ahora, las administraciones israelíes habian optado por ignorar la cuestión, aun cuando el tema de los refugiados árabes y sus derechos han sido elementos primarios y centrales en el diálogo público en Israel y el mundo, bajo el nombre código “derecho de retorno”. Ha llegado el momento de rectificar la situación “.
De acuerdo con el proyecto de ley, un “refugiado judio” es definido como un ciudadano israelí que dejó uno de los estados árabes, o Irán, a raíz de la persecución religiosa. La declaración histórica – largamente esperada por los que presionaron para su aprobación – especifica que la cuestión de la indemnización debe ser incluida por el gobierno en todas las futuras negociaciones de paz.
Dina Levin, como muchos otros, considera esta evolución de los acontecimientos muy gratificante. Ella dice: “La nueva declaración es un paso histórico muy importante para el pueblo de Israel, especialmente para las comunidades judías de las naciones musulmanas. Espero que este proyecto de ley sea puesto en marcha y no se quede sólo como una declaración. De esa manera, finalmente habrá justicia para el enorme número de Judios que dejó atrás su propiedad en las naciones musulmanas cuando inmigraron a Israel. “

Fuente; The Jerusalem Post

Marruecos ejemplo en el Mundo Árabe

Deja un comentario

Desde la frontera occidental del mundo musulman, el Rey de Marruecos se ha atrevido a abordar uno de los temas mas incendiarios en el conflicto de Medio Oriente- el Holocausto. En una epoca en que el menoscabo del presidente irani Mahmoud Ahmadinejad del Holocausto ha llegado a los grandes titulares, el Rey Mohammed VI ha llamado a la destruccion nazi de los judios “uno de los capitulos mas tragicos de la historia moderna”, y ha apoyado un programa con base en Paris destinado a difundir la palabra entre los musulmanes. Muchos en el mundo islamico aun ignoran o saben poco acerca del intento nazi por aniquilar a los judios durante la IIª Guerra Mundial. Algunos descreen completamente de el. Otros argumentan que fue un crimen europeo y lo imaginan como la razon por la cual Israel existe y los palestinos no tienen estado. El sentimiento fue agudamente ilustrado en marzo luego que una orquesta de jovenes palestinos actuo para sobrevivientes israelies del Holocausto, solo para ser cancelados por lideres enojados del campo de refugiados de Cisjordania donde ellos viven. “El Holocausto sucedio, pero nosotros estamos enfrentando una masacre similar por parte de los mismos judios”, dijo un lider comunitario llamado Adnan Hindi, en ese momento. “Nosotros perdimos nuestra tierra y fuimos forzados a huir.” Como otros lideres arabes moderados, el Rey Mohammed VI debe andar con cuidado. El fervor islamico esta creciendo en su reino, destacado en 2003 por los ataques en Casablanca inspirados por al-Qaeda sobre objetivos que incluian lugares judios. Cuarenta y cinco personas murieron. El reconocimiento por parte del Rey del Holocausto, en un discurso leido en su nombre en una ceremonia en Paris en marzo, parece ilustrar los radicalmente diferentes caminos que los paises como Marruecos e Iran estan tomando. Marruecos ha sido por mucho tiempo un silencioso pionero en la campaña de paz arabe-israeli, mas notablemente cuando sirvio como lugar de reuniones secretas para funcionarios israelies y egipcios que establecieron el innovador viaje a Jerusalem en 1977 del presidente egipcio Anwar Sadat. Aunque los funcionarios marroquies dicen que la sincronizacion es casual, el discurso del Holocausto llego aproximadamente al mismo tiempo que Marruecos corto relaciones diplomaticas con Iran, afirmando que estaba infiltrando alborotadores chiitas musulmanes en esta nacion sunnita. El discurso fue leido en una ceremonia lanzando el “Proyecto Aladdin”, una iniciativa de la Fundacion para la Memoria de la Shoah con sede en Paris que tiene por objetivo difundir la conciencia del genocidio entre los musulmanes. Organiza conferencias y ha traducido escritos clave del Holocausto tales como el Diario de Ana Frank al arabe y persa. El nombres se refiere a Aladino, el joven con el genio en su lampara, cuya leyenda, originalmente musulmana, se volvio un cuento amado universalmente. El Holocausto, decia el discurso del rey, es “el legado universal de la Humanidad.” Marruecos un “caso unico” Fue un “muy importante acto politico”, dijo Anne-Marie Revcolevschi, directora de la Fundacion Shoah. “Esta es la primera vez que una cabeza de estado arabe toma tan clara postura sobre la Shoah”. Andre Azoulay, un importante asesor del actual rey, es judio y uno de los seis miembros del consejo del rey en una monarquia que supervisa todas las grandes decisiones. Considerado uno de los hombres mas poderosos de Marruecos, el ve su pais como “un caso unico” por la intensidad de sus relaciones judeo-musulmanas. “Nosotros no mezclamos judaismo y la tragedia de Medio Oriente”, dijo a Associated Press en una entrevista. Miembro fundador del Proyecto Aladdin, Azoulay dice que parte de la meta del programa es mostrar a Occidente que los musulmanes no son hostiles a los judios, y que Marruecos estaba entre los paises que resistieron los planes nazis de exterminar a sus poblaciones judias. El señala al Rey Mohammed V, el abuelo del actual gobernante, quien tuvo el credito de resistir las politicas antisemitas de los franceses coloniales. El Proyecto Aladdin esta recien comenzando. Su trabajo aun debe llegar a escuelas y librerias en Marruecos, aunque Revcolevschi de la Fundacion Shoah dijo que el Diario de Ana Frank esta entre las memorias del Holocausto disponibles en arabe y persa en Internet, y esta siendo vendido bajo el mostrador en Iran. “La gente habla de choque de civilizaciones, pero es mas un choque de ignorancia”, dice ella. “Nosotros estamos contrarrestando esto.” Hakim El Ghissassi, un asistente para el alto funcionario de Asuntos Islamicos que leyo el discursod el rey, dijo que el rey esta unicamente posicionado para promover el dialogo del Islam con el Judaismo porque entre sus titulos se incluye el de “Comandante de los creyentes”- significando que el es la autoridad suprema para los musulmanes marroquies. “Lo que el rey ha dicho sobre el Holocausto refleja nuestros mas amplios esfuerzos”, dijo El Ghissassi, enumerando tales reformas como cursos para reforzar la tradicion marroqui de islam tolerante familiarizando a los imams locales con los libros santos judios y cristianos. “Nosotros queremos hacer que todos puedan diferenciar entre las politicas israelies injustas y el respeto por el judaismo”, dijo.