La muerte de veinte manifestantes en El Cairo enturbia la campaña electoral

Deja un comentario

La violencia irrumpió en la campaña de los comicios presidenciales egipcios con el estallido de disturbios entre manifestantes y “baltaguiya” (agitadores), que han causado veinte muertos en El Cairo y han hecho tambalear el proceso transitorio.
Pese a que el despliegue de la policía y el ejército impuso una calma relativa, los estragos de la batalla campal eran visibles en las inmediaciones del Ministerio de Defensa, situado en el barrio cairota de Abasiya.
Varios manifestantes denunciaron que grupos de “baltaguiyas” atacaron con armas de fuego, piedras y cócteles molotov la acampada que mantenían salafistas (musulmanes ultraconservadores) y revolucionarios frente a la sede ministerial.
Entre adoquines levantados y cristales, centenares de jóvenes proliferaban exaltados con palos y barrotes para defenderse de un posible nuevo ataque, mientras que algunos salafistas rezaban guiados por el diputado islamista Mamduh Ismail.
Estos últimos fueron los que instigaron la acampada el pasado viernes en protesta contra la decisión de la Comisión Electoral de rechazar la candidatura a la Presidencia del jeque salafista Abu Ismail, aunque ahora la mayoría de los manifestantes son detractores de la Junta Militar, máxima autoridad de Egipto.
En un improvisado hospital de campaña levantado con mantas y lonas, el médico y portavoz Tarek Said dijo que la cifra total de muertos en los choques asciende a veinte, como también confirmaron fuentes de seguridad.
Said explicó que su equipo recibió a once fallecidos, todos ellos con heridas de bala en la cabeza, y atendió a 150 heridos, quince de los cuales habían perdido un ojo por disparos de perdigones, mientras que a un hospital cercano llegaron dos cadáveres degollados.
Por su parte, uno de los manifestantes, Sameh al Masry, de 26 años, dijo que había militares infiltrados ente los agitadores, a los que consiguieron arrebatar el carné castrense.
“Son soldados por la forma en la que mataron, que ha sido muy precisa”, apuntó Al Masry con la camiseta manchada de sangre, antes de subrayar que su reivindicación es la entrega del poder a una autoridad civil.
No muy lejos del hospital de campaña, los manifestantes improvisaron en una caseta un centro de detención en el que había recluidos seis “baltaguiya”, a los que pillaron arrojando cócteles molotov y disparando.
Entre las decenas de carpas erigidas se encontraba el manifestante Mohamed al Fuli, con la cabeza vendada por las heridas, quien aseguró que no confía en la Junta Militar para gestionar las elecciones presidenciales. La violencia ha tenido repercusiones inmediatas en la escena política, con la decisión de tres candidatos a la Presidencia de suspender su campaña electoral: los islamistas Abdelmoneim Abul Futuh y Mohamed Mursi y el independiente Jaled Ali, quien acudió al lugar de los choques.
“La revolución debe continuar. Necesitamos una solución revolucionaria a estos incidentes”, dijo Ali mientras aprovechaba para darse un baño de multitudes.
Otro de los candidatos a la Presidencia, el ex secretario general de la Liga Árabe Amr Musa, lamentó “el derramamiento de sangre” en Abasiya y exigió que se proteja a los manifestantes.
Estos disturbios son la prueba de que “se necesita poner fin a la etapa transitoria sin demora ni retraso”, según Musa, que pidió también que la Junta Militar traspase el poder a una autoridad civil en la fecha prevista, el próximo 30 de junio.
Del mismo modo, los Hermanos Musulmanes insistieron en la necesidad de que no se aplacen ni los comicios ni el traspaso de poder, al tiempo que reiteraron que el Gobierno debe dimitir para que uno nuevo imparcial supervise las elecciones.
Los dirigentes castrenses trataron de amainar estos temores con el anuncio de que estudian abandonar el poder el próximo 24 de mayo, si algún candidato alcanza la mayoría absoluta en la primera vuelta de los comicios.
Esta posibilidad fue planteada por el jefe del Estado Mayor, Sami Anan, durante una reunión con algunos responsables políticos, según explicó tras la misma el diputado nacionalista Mustafa al Bakri.
Junto a las presiones contra la Junta Militar, los llamamientos a una multitudinaria manifestación no se han hecho esperar y distintas fuerzas políticas y movimientos revolucionarios han convocado para el próximo viernes en la emblemática plaza Tahrir una marcha bajo el lema “Proteger la revolución y cesar el derramamiento de sangre”. EFE
Anuncios

Las ejecuciones de Hamás en Gaza son ilegales

Deja un comentario

La ONU expresó su seria preocupación por la ejecución de penas de muerte en la franja de Gaza, aplicadas contra civiles en juicios ante tribunales militares, lo que “socava gravemente la garantía de un juicio justo”. 
El portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, afirmó en Ginebra que desde comienzos de año “las autoridades de facto (el grupo islamista Hamás) han fallado y ratificado penas capitales contra seis personas” 
“Una de las sentencias se falló en ausencia del reo”, agregó Colville, que explicó que “tres hombres fueron colgados a principios de este mes, el 7 de abril, y al menos otro afronta una ejecución de manera inmediata ante un pelotón de fusilamiento”. 
“Rechazamos el uso de tribunales militares para juzgar a civiles en Gaza (…). Las condenas a muerte nunca deberían aplicarse bajo estas circunstancias, en las que el reo no dispone de todas las garantías procedimentales de un juicio justo”, dijo el portavoz. 
El Alto Comisionado para los Derechos Humanos dispone de información que indica que lo habitual es que los procesados en Gaza no dispongan de la ayuda de un abogado y que las confesiones que sirven de base para su condena se obtengan bajo tortura. 
“Urgimos a las autoridades de facto en Gaza que dejen de utilizar tribunales militares para juzgar a civiles”, señaló Colville, que aseguró que ninguna de las ejecuciones llevadas a cabo en Gaza cumplía con el requisito legal de haber sido ratificada previamente por el presidente d
e la Autoridad Palestina (AP). 
“En lo que se refiere a la pena de muerte, el sistema judicial de las autoridades de facto (de Gaza) aplica un marco legal completamente diferente al del sistema judicial reconocido en Cisjordania”, indicó el portavoz de la ONU. EFE

Amnistía Internacional: Aumentan ejecuciones en Oriente Medio

Deja un comentario

Un aumento de las ejecuciones el año pasado en Irán, Irak, Arabia Saudita y Yemen dio como resultado un considerable balance mundial con respecto al año previo, informó Amnistía Internacional, que se opone a la pena de muerte.
Estados Unidos continúa entre los primeros en la lista mundial de naciones por ejecuciones, en el quinto lugar, con 43 ejecuciones en el 2011.

Aunque el nivel mundial de las ejecuciones en el mundo había declinado en un tercio en la década pasada, a 676 casos documentados en el 2011, unas 18.750 siguen condenadas a ser ajusticiadas hasta fines de año en 20 países, comunicó Amnistía Internacional en su reporte anual.

«No creemos que los gobiernos deberían estar en el negocio de ejecutar ciudadanos. Es un papel incorrecto que un ejecutivo no debería tener, al margen de las circunstancias», destacó Suzanne Nossell, directora ejecutiva de Amnistía Internacional, EE.UU.

Varios países castigan con la pena de muerte, incluso delitos como adulterio, sodomía y ofensas religiosas, entre ellos Irán, Pakistán y Arabia Saudita. En otros casos, por traficar con huesos humanos en la República del Congo y por delitos económicos como en China, en casos de venta de medicamentos falsificados o comida tóxica, o transplante ilegal de órganos.

China ejecuta a miles de personas cada año, muchas más que el resto del mundo junto. Las cifras son un secreto de estado, indicó Amnistía Internacinal, y dejó de recavarlas de fuentes públicas porque los números reportados tienden a ser menores comparado con el verdadero total.

AI desafío a Beijing a publicar las cifras de sentencias y ejecuciones «para confirmar sus aseveraciones de que varios cambios en la ley y en la práctica permitiron una importante reducción en la aplicación de la pena de muerte en los últimos cuatro años», indicó la organización.

La ola de ejecuciones en Oriente Medio – un aumento regional de 50% – dejó el año pasado un saldo global 149 ejecuciones más que en 2010 en todo el mundo.

Irán ejecutó al menos a 360 personas, muchas de ellas bajo nuevas y estrictas leyes contra las drogas. Las ejecuciones iraníes se llevan a cabo normalmente en la horca, a veces en grúas para construcción en público. Amnistía dijo que esto hizo que la empresa japonesa Tadano dejara de exportar las grúas a Irán en julio pasado.

Irak ajustició a 68 personas, en su mayoría sunnitas, sospechosos de pertenecer a grupos armados. El ex viceministro de relaciones exteriores de Saddam Hussein, Tariq Aziz, sería ejecutado en Irak a fines de este año.

Arabia Saudita ejecutó a por lo menos 82 personas, y Yemen, a 41.

Irán, Irak, Arabia Saudita y Yemen tuvieron en conjunto el 99% de las ejecuciones en Oriente Medio y en Africa del Norte, informó Amnistía, que no logró conseguir una cuenta de ejecuciones «legales en Libia», debido al caos reinante en el lugar, aunque hubo numerosos casos de tortura, detenciones y ejecuciones sumarias tanto por parte de las fuerzas del gobierno como de los rebeldes.

La organización criticó a Irán, Corea del Norte, Arabia Saudita y Somalia por realizar ejecuciones públicas.