Antisemitismo con “sonrisas” en Alemania

Deja un comentario

Por Kevin Zdiara*
Para Cidipal

Cuando comencé a interesarme en Israel y el conflicto en el Medio Oriente, me sentí un traidor. Eso ocurrió durante la Segunda Intifada y Ariel Sharon era una de las personas más odiadas en Alemania. No fue fácil obtener información objetiva con respecto a la situación. La cuestión requería una intensiva tarea, mucho tiempo y, en ocasiones, me sentí traidor. Para mala suerte, en los últimos años, la opinión pública en Alemania se volvió contra Israel. Encuestas difundidas recientemente revelan sentimientos anti-israelíes muy fuertes entre la población alemana.
Un muestreo de la organización social-democráta Friedrich Ebert, encontró que el 47,7% de los encuestados piensan que Israel lleva a cabo una “guerra de aniquilación” contra los palestinos. Otra, de la publicación Dier Stern, de hace algunas semanas, encuentra que el 59% ve a Israel como “agresivo”, lo que representa un ascenso, en tres años, del 10 por ciento.
El delito histórico de la Alemania Nazi contra el pueblo judío limitó esos sentimientos durante largos años y creó un “sistema de relaciones especiales” entre Alemania e Israel. Pero cabe sentir la falta de comodidad creciente de los alemanes con respecto al Estado judío. Después del suceso del Mármara, por ejemplo, fue el Bundestag alemán el único parlamento occidental que tomó la resolución de condena, por unanimidad, contra Israel. Dos miembros del partido de izquierda “Die Linke” (pasajeros del Mármara), votaron junto a los conservadores, los liberales y los social -demócratas. El publicista judeo-alemán Henryk Broder, denominó esto “acción de revelación personal nacional” y agregó que la “pregunta judía” que generó una sensación de unidad nacional alemana en el pasado, se transformó, con claridad, en la “pregunta palestina”.
Es cierto que el anti-sionismo agresivo no se encuentra presente en el diálogo público en Alemania, como en otros países. Pero las campañas destinadas a crear una deslegitimación de Israel gozan hoy de mayor apoyo que en el pasado. Por ejemplo, una representación de la Nakba palestina se exhibe, desde hace años, en las calles alemanas, con terminales en centros de la Iglesia Reformista y, en algunas ocasiones, en edificios públicos. En la ciudad de Kalen existe, desde hace años, una representación antisemita que incluye una gran caricatura de un hombre con la estrella de David y en sus manos un cuchillo y tenedor cortando a un niño palestino en pequeños pedazos.
Hace poco vimos un poema, escrito por el Premio Nobel Gunter Grass, sobre los proyectos imaginarios de Israel de aniquilar al pueblo iraní, mientras el líder del Partido Social Demócrata alemán, Sigmar Gabriel, acusó a Israel de materializar el “régimen del Apartheid” en Hebrón.
En 2011, vimos la llegada del boicot anti-israelí a Alemania, con el apoyo de Die Linke en la ciudad de Bremen. Manifestantes se posicionaron por fuera del supermercado exigiendo la interrupción de la venta de productos israelíes. La campaña de boicot se limitó solo a Bremen. Pero, hace poco, comenzó también en la sede alemana de la organización católica “Pax Christi” para apoyar el llamado al boicot contra los productos israelíes. La diferencia es que la organización no representa elementos extremistas de izquierda, sino que es cercano a la Iglesia Católica y con presencia a lo largo del país. A fin de reforzar su campaña, consiguieron la firma del alcalde de la ciudad de Jena, Albrecht Schroter quien, en el pasado, recibió el Premio al Esfuerzo por sus acciones contra los neonazis y contra el antisemitismo. Se trata del primer hombre de una gran ciudad y miembro destacado de un partido social demócrata que apoya esa campaña. A pesar de su pasado, es conocido por su actitud anti-israelí, incluida la participación en manifestaciones contra el cerco de seguridad en Beit Jala, en 2008. A pesar que, la campaña, traspasa el límite y representa el antisemitismo moderno, Schroter sostuvo que no es posible que sea antisemita a causa de su actividad política y por el apoyo con el que cuenta por parte de compañeros judíos e israelíes. Incluso, sostuvo que era y es “amigo de Israel”. El hecho que se vincule solo a los “delitos israelíes”, manteniendo el silencio con respecto a los misiles de Hamas y la violación de derechos humanos graves cometidos por la Autoridad Palestina, dice lo suficiente.
Un hombre como Schroter, representa el “nuevo” antisemitismo en Alemania. Llega con una sonrisa y sostiene que, al final de cuentas, se preocupa por los “derechos humanos”.
Se trata de una “nueva” forma de viejo odio hacia los judíos, dado que a sus representantes, de verdad, les importa el recuerdo de la Shoa. Son activos contra el neo-nazismo y apoyan a la reducida comunidad judía de la Alemania de nuestros días. A cambio, carecen de una gota de piedad hacia la guerra de comunicación de Israel a quien ven como el “mal” en Medio Oriente. Tal como lo revelara la encuesta de 2011, ven a Israel como el nazi de nuestros días y como el estado que perpetra una especie de genocidio contra los palestinos. Hacen una demonización de Israel y usan una doble moral contra Israel y, por ese medio, deslegitiman al único Estado judío en el mundo.
La creación del nuevo y “moral” modelo de antisemitismo dificulta mucho a los amigos de Israel a oponerse a esa forma de antisemitismo. Por ello, la defensa de Israel hoy se relaciona a la misma intensa actividad, tal como fuera cuando solo comencé.
Por otra parte, la escritura en el conocido blog alemán “Die Achse des Guten”, (eje de los buenos, peso contra el “eje del mal”, término acuñado por el ex presidente George Bush) y la defensa de Israel en mi blog personal me generaron oportunidades que no tenía en el pasado. Me ayuda mucho a transmitir el mensaje al amplio público, a reforzar el apoyo a la campaña y exhibir una perspectiva pro-israelí a fin de enfrentar las ideas críticas hacia Israel que aparecen crecientemente en los medios de comunicación alemanes.
La respuesta a los artículos me enseña que no me dirijo solo a los miembros del grupo pro-israelí, sino que consigo llamar la atención de personas que aún no tomaron posición hacia Medio Oriente y, en especial, hacia publicaciones en Internet y la recepción de respuestas inmediatas, me hacen sentir que no estoy solo.
A pesar de parecer mala, estoy convencido que la situación en Alemania, si bien es seria, no carece de esperanza. Aún no.
*Kevin Zdiara, es Doctor de Filosofía del Centro Max Weber, de la ciudad de Erfurt, donde se desempeña como miembro de la Asociación de Amigos de Israel-Alemania. Escribe en el sitio Die Achse des Guten y en su blog personal. En una de sus columnas, comparó entre los manifestantes de izquierda que exigen el boicot a los productos de los asentamientos con la prohibición de comprar a los judíos bajo el régimen nazi

Jugadores de la selección alemana visitaron Auschwitz previo a la Eurocopa en Polonia

Deja un comentario

Una delegación de la Federación Alemana de Fútbol y que incluyó a jugadores de la selección que participará en la Eurocopa 2012, visitó hoy el campo de concentración nazi de Auschwitz en Polonia. 
Un día después del amistoso ganado por los alemanes por 2-0 ante Israel en Leipzig, los germanos rindieron homenaje a las víctimas del Holocausto. 
De esta manera se ha inaugurado la serie de visitas al campo de concentración de Auschwitz que varias selecciones participantes en la Eurocopa realizarán en los próximos días.
Entre los representantes del fútbol alemán estuvieron el DT Joachim Löw, el mánager del equipo Olivier Bierhoff, así como el capitán Philipp Lahm y los jugadores de origen polaco Miroslav Klose y Lukas Podolski. 
Todos ellos pasaron bajo la puerta con la tristemente célebre inscripción “Arbeit Macht Frei”(“El Trabajo los hará libres”). 
Además visitaron, bajo la lluvia, el muro de los fusilados, la cámara de gas y el horno crematorio.
Después se desplazaron al campo de Birkenau, situado a tres kilómetros y uno de los grandes centros de exterminio durante el nazismo. 
Los alemanes depositaron un ramo de flores, en señal de recuerdo y respeto, a los pies de un memorial dedicado a las víctimas. “Con esta visita a Auschwitz hemos querido hacer un gesto, es un capítulo oscuro de la historia alemana que no puede caer ni en el olvido ni repetirse”, declaró Bierhoff.

9000 criminales de guerra nazi llegaron a Sudamérica después de la Segunda Guerra Mundial

Deja un comentario

Después de mas de 70 años, se les concedió a fiscales alemanes el acceso a los archivos secretos de Brasil y Chile, y confirmaron que el número real de inmigrantes del Tercer Reich. Según los documentos, se estima que 9.000 criminales de guerra huyeron a América del Sur ( incluyendo los croatas, ucranianos, rusos y otros europeos occidentales que ayudaron a la máquina asesina nazi). Los archivos secretos revelaron que unos 9.000 nazis huyeron a América del Sur en los últimos dias de la Segunda Guerra Mundial, usando el dinero para huir que obtuvieron del saqueo de Europa. La mayoría, tal vez unos 5000, llegaron a Argentina; entre 1.500 y 2.000, a Brasil, alrededor de 500 a 1.000 en Chile, y el resto a Paraguay y Uruguay.

Durante la guerra, el presidente argentino Juan Domingo Perón, vendió 10.000 pasaportes argentinos en blanco a Odessa, la organización creada para proteger a los hombres de las SS en el caso de una derrota. El Fiscal aleman Schrimm dijo: “Cada día que pasa hace que cada vez sea menos probable, pero no quiero que la gente diga que en el futuro no lo probamos”.

Schrimm y su colega Uwe Steintz, consideran que, los archivos, pueden proporcionar pistas sobre los nazis que volvieron de nuevo a su patria para vivir sin ser detectado. De interés son los detalles de las llamadas ‘rutas de las ratas”; las rutas de escape de una destrozada Europa al final de la Segunda Guerra Mundial, que permitió a unos 800 asesinos escapar con los falsos pasaportes proporcionados por el Vaticano. Desde su llegada a América del Sur hace tres semanas, el Sr. D. Schrimm y Steintz revisaron los registros Histórico de Río de Janeiro. El Archivo Nacional es el depositario de todos los documentos de inmigración donde se muestra que, 20.000 alemanes, se establecieron sólo en Brasil entre 1945 y 1959; muchos “bajo un nombre falso, y con un oscuro pasado.”

Muchos países en la posguerra de América del Sur fueron gobernados por dictaduras de corte fascista militar que dio la bienvenida a los funcionarios del antiguo III Reich con muy pocas preguntas. Steintz dijo: “Ya vemos algo del sistema usado. Casi siempre entraron en el país solo y sus familias llegaron después”. La mayoría entró con un pasaporte de la Cruz Roja Internacional. 800 altos cargos del aparato aleman, como oficiales superiores de las SS y altos funcionarios del estado nazi entraron en Argentina con esos pasaportes. Los archivos muestran que el punto de contacto para muchos fue un alemán, el obispo Alois Hudal, el sacerdote-confesor de la comunidad católica alemana en Roma. Entre los que llegaron se pueden mencionar: Adolf Eichmann (Ricardo Klement) llego a Argentina en 1952. Crió a su familia y trabajabo en una fábrica de automóviles. Eichmann había sido la mano derecha del jefe de las SS Heinrich Himmler en el Tercer Reich; responsable de los trenes que transportaron a millones de judios a su muerte en los campos de exterminio en la Polonia ocupada por los nazis. Eichmann fue ahorcado en Israel en 1962. Josef Mengele, conocido por sus experimentos genéticos en los campos de concentración, como la disección de bebés vivos, y la inyección de un colorante en los ojos de los prisioneros. Se escondió en la Argentina y Paraguay hasta su muerte en 1979. Muchos escaparon a Chile. Walter Rauff un oficial de alto rango de las SS que inventó los “Camiones de la muerte”; con los cuales 500.000 prisioneros fueron asesinados con gas letal en Auschwitz. Llego en 1950. Pasó un corto periodo de tiempo en la cárcel y murió en Santiago en 1984; Paul Schaeffer comenzó su carrera en las Juventudes Hitlerianas antes de subir de puesto y llegó a Chile en 1960. Fue un delincuente, pederasta pero no fue arrestado por las autoridades chilenas hasta 1996. Murió en 2010.

Extraído de CIDIPAL

Netanyahu recuerda el pasado nazi de Günter Grass tras su poema contra Israel

Deja un comentario

Por Sal Emergui

Para elmundo.es

Grass, con el diario alemán en que publicó el polémico poema. | Afp

La tormenta Günter Grass no amaina. Los israelíes se han indignado al leer en la prensa hebrea y de forma detallada el poema-manifiesto del escritor alemán titulado ‘Lo que hay que decir'( ‘Was gesagt werden muss’) en el que acusa a Israel “de poner en peligro la paz mundial” y exige que no ataque las instalaciones nucleares iraníes. “Es el supuesto derecho a un ataque preventivo que podría exterminar al pueblo iraní… porque en su jurisdicción se sospecha la fabricación de una bomba atómica”, escribió.

Si este jueves por la mañana varios intelectuales e historiadores han definido al Premio Nobel de Literatura de “ignorante”, “patético” o “antisemita”, por la tarde ha llegado la polémica a la mesa del primer ministro Benjamin Netanyahu que ha recordado el pasado nazi de Grass, con su paso por las Waffen-SS. Un hecho, según recordó el político, que el autor de ‘El tambor de hojalata’ “escondió durante seis décadas”.

“La vergonzosa comparación moral que hace entre Israel e Irán, un régimen que niega el Holocausto y amenaza con aniquilar a Israel, dice muy poco sobre Israel y mucho sobre el Sr. Grass”, afirma Netanyahu en una reacción contra el escritor alemán y Teherán.

Es Irán, y no Israel, el que amenaza la paz y seguridad del mundo. Es Irán, y no Israel, el que apoya grupos terroristas que disparan misiles contra civiles inocentes. Es Irán, y no Israel, el que apoya el régimen sirio que masacra a su propio pueblo. Es Irán y no Israel, el que apedrea a las mujeres, ahorca a los homosexuales y reprime brutalmente a decenas de millones de sus ciudadanos”, expresa en un comunicado.

Netanyahu no pasa por alto la confesión de Grass, de 84 años, tras la publicación de su autobiografía hace cinco años en la que relató su alistamiento, de joven, al cuerpo de élite del régimen nazi. “Durante seis décadas, el Sr. Grass escondió el hecho de pertenecer a las Waffen SS y, por eso, quizá no sea una sorpresa que defina al único Estado judío como amenaza más grande para la paz en el mundo y se oponga a su equipamiento de medios defensivos”.

Se refiere concretamente a la crítica de Grass en el diario ‘Süddeutsche Zeitung’ contra Alemania por venderle el sexto submarino, con potencial nuclear. “Va a entregar a Israel otro submarino cuya especialidad es dirigir ojivas aniquiladoras hacia donde no se ha probado la existencia de una sola bomba, aunque se quiera aportar como prueba el temor… b>digo lo que hay que decir”<, apuntó Grass, que reconoce que ha existido un silencio personal y global en su país debido -opina- al genocidio de los seis millones de judíos.

“¿Por qué solo ahora lo digo (…) Israel, potencia nuclear, pone en peligro una paz mundial ya de por sí quebradiza? Porque hay que decir lo que mañana podría ser demasiado tarde“, añadió el alemán. El escritor considera a Israel como potencia nuclear “fuera de control ya que es inaccesible a toda inspección”.

Según escribe el historiador Tom Seguev en el diario de izquierdas ‘Haaretz’, “Grass no es antisemita, sólo patético”. Varios analistas recuerdan que la critica a un posible ataque contra Irán está muy presente en la prensa israelí pero rechazan a Grass como “el más idóneo para dar clases de moral”.

En un articulo titulado ‘El viejo alemán levanta la cabeza’, el superviviente del Holocausto y también Premio Nobel Elie Wiesel escribe en el diario ‘Yediot Ajaronot’: “En Irán gobierna un dictador cruel que repite que su plan es la exterminación de Israel. Entonces, ¿cómo establece que Israel es la que amenaza la paz mundial y no Irán? (…) Hubiera esperado de Grass, con todo su pasado problemático, que exhibiera un poco más de modestia y cautela”.

Por su parte, Grass considera que existe una campaña de desprestigio contra él. En seguida se uso el término ‘antisemitismo’, algo que, por otro lado, era esperable”, dijo a una emisora alemana. “Hay una tendencia generalizada a no ocuparse del contenido del poema para lanzar una campaña contra mí y asegurar que mi prestigio quedó dañado para siempre”, añadió.

Poema de Gunter Grass, «lamentable»

Deja un comentario

El ministerio israelí de Exteriores calificó de «lamentable» el poema del premio Nobel alemán de literatura Günter Grass en que defiende a Irán estimando que la «potencia atómica de Israel amenaza la paz mundial».

«Este paso de Günter Grass de la ficción a la ciencia-ficción es de muy mal gusto, su poema es lamentable y carece totalmente de gracia», afirmó el portavoz del ministerio, Yigal Palmor.

Por su parte, el historiador Tom Segev estimó en el diario «Haaretz» que el escritor alemán era «más patético que antisemita».

«La comparación entre Israel e Irán es injusta pues contrariamente a Irán, Israel jamás amenazó a otro país de borrarlo del mapa», agregó Segev.

En el periódico Maariv, el comentarista Shai Golden estima que las declaraciones de Günter Grass «no prueban necesariamente un antisemitismo sino su rechazo a asumir su responsabilidad por sus crímenes históricos».

«Estoy de acuerdo con casi todo lo que dice. Pero, simplemente no tiene el derecho moral ni histórico de decirlo», estimó el comentador, invocando «la traición del principio de la expiación con la que cada alemán debe estar comprometido para siempre cuando habla de Israel y de los judíos».

El poema «Lo que debe decirse» escrito en prosa y publicado en el diario alemán «Süddeutsche Zeitung» denuncia eventuales ataques israelíes contra instalaciones nucleares iraníes como un proyecto que podría llevar a «la erradicación del pueblo iraní porque se sospecha que sus dirigentes construyen una bomba atómica».

Al mismo tiempo, está «este otro país, que desde años dispone de un arsenal nuclear creciente – aún cuando se mantiene el secreto – y sin control, porque no se permite ninguna verificación», prosigue el Nobel de literatura 1999, apuntando a Israel sin nombrarlo inmediatamente.

Grass denuncia «el silencio generalizado de este hecho establecido» – que califica de «pesada mentira» – porque «el veredicto de antisemitismo será pronunciado inmediatamente contra quien la rompa».

En 2006, Günter Grass, conocido por sus posiciones de izquierda, reconoció haber formado parte de las Waffen SS en su juventud.

Goebbels con internet

Deja un comentario

¿Qué habría hecho Goebbels, el feroz evangelista del nazismo, si hubiera dispuesto de televisiones por satélite e internet? ¿Es decir, cuánta más eficacia en su propaganda violenta habría conseguido? Sin duda la capacidad planetaria de las autopistas de la comunicación habría sido una imponente herramienta para Goebbels, el hombre que esculpió para la historia la idea de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Su imperio de falsedades y populismo descarnado fueron la base del asesinato masivo de millones de judíos. Y también el fundamento de la seducción que el nazismo produjo en millones de alemanes.

Pero Goebbels no vivió en la era de internet y, aunque su eficacia fue letal, aún habría sido mayor si hubiera dominado los nuevos medios de comunicación. Quizás habría conseguido a miles de papanatas por el mundo, seducidos por su verbo atroz. El de Goebbels o el de cualquiera de los dictadores que hundieron al siglo XX en sus abismos más oscuros, entre ellos, por supuesto, el otro gran asesino de la historia reciente, Josef Stalin. Por supuesto internet presenta la otra cara de la moneda, y su uso por parte de las víctimas también es una gran vía de escape y, a veces, incluso una herramienta definitiva. Ahí están los blogs de disidentes cubanos o iraníes, o la Facebook Revolution de las primaveras árabes, aunque fueran una llamita de libertad que está languideciendo peligrosamente. Pero a pesar de la fuerza libertaria de estas nuevas y formas de comunicación, también son la herramienta más poderosa que ha tenido nunca la ignorancia, la intolerancia y la opresión.

Bien lo sabe Ahmadineyad, que acaba de inaugurar una televisión por satélite en castellano para poder vehicular su propaganda a los 500 millones de hispanohablantes. Hispan TV se llama el engendro y ha sido bautizado por los padrinos de la Internacional tragicómica, los llamados bolivarianos, sin permiso de Bolívar. Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia aplaudieron los primeros pasos del chiismo integrista en la lengua de Cervantes y así hicieron su enésimo homenaje a la diosa de la estupidez. Ya he escrito en otras ocasiones del esperpento ideológico que puede llevar a conciliar a las pseudorevoluciones chavistas con el fundamentalismo islámico, pero la extrema izquierda, iqual que la extrema derecha, siempre tiende al esperpento. Y no olvidemos que el islamismo y los bolivarianos se encuentran en el mismo odio a los valores de la libertad. De la manita, pues, de estos aprendices de brujo, el chiismo violento intenta instalarse en el imaginario hispano, especialmente en el sudamericano, donde ha encontrado tierra abonada para su germen. De hecho, es el lugar donde más está http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120202/54248230616/pilar-rahola-goebbels-con-internet.htmlproyectando su siniestra sombra. Lo peor no es que el totalitarismo puede potenciar su propaganda con impunidad. Lo peor es que probablemente no nos importa.

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120202/54248230616/pilar-rahola-goebbels-con-internet.html

Marines de los EEUU se fotografiaron con bandera nazi

Deja un comentario

El cuerpo de Marines de EEUU se enfrentó a una nueva polémica después de que haya circulado en Internet una fotografía en la que un grupo de sus soldados posa delante de una bandera nazi de las SS en Afganistán. El cuerpo de infantería de marines indicó en un comunicado que el uso de ese símbolo era inaceptable pero los soldados que aparecen en la foto, que se tomó en septiembre de 2010, no serán disciplinados.
En la foto se puede ver a un grupo de diez soldados posando delante de una bandera estadounidense con otra que parece cosida debajo con el símbolo de las SS. Según la cadena Fox, los marines utilizaron el símbolo de las SS porque representaba las palabras “sniper scouts”, algo así como exploradores francotiradores, pero no fue su intención vincularse a la organización.
La base militar informó en un comunicado de que se abrió una investigación y “no se halló que el incidente estuviera motivado por el racismo. Los involucrados reconocieron que el símbolo (nazi) podía ser malinterpretado y no está en consonancia con nuestra filosofía del Cuerpo de Marina y los valores”.
La vocera de la base de Camp Pendleton en California, a la que pertenecían los marines, la comandante Gabrielle Chapin subrayó que los marines nunca tuvieron intención de verse asociados a una organización racista.
“No creo que los marines involucrados hubieran utilizado nunca cualquier tipo de símbolo asociado a la organización militar criminal de la Alemania nazi que cometió atrocidades masivas en la Segunda Guerra mundial”, agregó Chapin.
El mes pasado, otra unidad de marines de Camp Lejeune, en Carolina del Norte (EEUU), se vio implicada otro escándalo después de que se hiciera público un polémico vídeo en el que parece verse a varios soldados orinando sobre los cadáveres de enemigos afganos.

Berlín encendió una hanukkia en el lugar donde Hitler decretó la Solución Final

Deja un comentario

Una gran multitud se reunió con antorchas bajo la imponente puerta de Brandenburgo en Berlín el martes pasado para conmemorar y traer luz a una época oscura de Europa por medio de una ceremonia de Jánuca.
“Estamos de pie en el mismo lugar donde Adolf Hitler anunció su plan de aniquilar a los judíos de Europa”, dijo el rabino Yehuda Tiechtel, quien organizó el evento.
“En este mismo lugar, vamos a encender la menorá con funcionarios, dirigentes y embajadores alemanes”, agregó.
En efecto, alrededor de 1.000 personas, incluyendo al embajador de EE.UU. en Alemania, Phillip Murphy, y otros dignatarios asistieron al evento.
Durante el encuentro los estudiantes judíos encendieron simultáneamente velas y antorchas que simbolizaban el triunfo de la luz sobre las tinieblas.
La Puerta de Brandenburgo fue construida por el rey de Prusia Federico Guillermo II en 1788. Cuando los nazis llegaron al poder lo utilizaron para organizar marchas y manifestaciones, incluyendo la asunción de Hitler como canciller en enero de 1933.
Después de la guerra, la puerta estaba en la frontera entre Berlín Oriental y Occidental. También fue donde el entonces presidente de EE.UU. John F. Kennedy pronunció su discurso y donde Ronald Reagan llamó al líder soviético Mijail Gorbachov para que derribase el Muro de Berlín.
Después de la reunificación, la puerta volvió a representar el centro de una ciudad próspera, y a solo unos pasos del museo que recuerda a los judíos asesinados por los nazis en el Holocausto.
Tiechtel dijo que muchos no judíos transeúntes asistieron a la ceremonia por curiosidad.
“Si el propósito de la Menorá es dar la luz sobre las tinieblas, no hay lugar más fuerte para expresar eso que este sitio”, enfatizó.

Revelan el primer borrador de la carta de Hitler sobre el Holocausto

Deja un comentario

Según consta allí, el dictador nazi planificó el genocidio en 1919; en la misiva describe el modo para aniquilar a los judíos
Según consta allí, el dictador nazi planificó el genocidio en 1919; en la misiva describe el modo para aniquilar a los judíos
Foto: AP

NUEVA YORK.- La firma al final de una carta escrita a máquina en páginas que se tornaron amarillentas después de un siglo es inconfundible: Adolfo Hitler, con las últimas letras arrastradas hacia abajo.

La carta está fechada en 1919, décadas antes de la Shoá (el Holocausto). En ella, el entonces soldado alemán de 30 años nacido en Austria plasmó lo que parecen ser sus primeros comentarios sobre la aniquilación de los judíos.

Fue escrita con una máquina de escribir del ejército alemán y ha sido conocida desde hace mucho por especialistas. Es considerada relevante porque demuestra desde cuándo estaba creando sus ideas antisemitas.

El documento fue presentado anteayer por el fundador de una organización judía de derechos humanos que compró el documento original el mes pasado.

Hitler “estableció el estándar de oro para la inhumanidad del hombre hacia el hombre”, dijo el rabino Marvin Hier del Centro Simon Wiesenthal, nombrado en honor a un cazador de nazis.

Hace tres semanas la organización con sede en Los Angeles compró el original por 150.000 dólares de un corredor de antigüedades en California. Antes, la carta había pertenecido a un corredor en Kansas que la adquirió del soldado estadounidense William F. Ziegler.

Al parecer, Ziegler encontró las cuatro páginas escritas a máquina en un archivo nazi cerca de Nüremberg, en Alemania, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial.

“El peligro que representa el judaísmo para nuestro pueblo se expresa en la innegable aversión de grandes secciones de nuestro pueblo”, escribió Hitler en alemán. “La causa de esta aversión surge principalmente del contacto personal y de la impresión personal que dejan los judíos como individuos, que casi siempre es desfavorable”, asegura el genocida en el escrito.

En otro pasaje de la misiva, Hitler dice que un gobierno poderoso podría manejar la “amenaza judía” al negar sus derechos, pero que “su meta final debe ser la remoción inquebrantable de todos los judíos”.

Según consta allí, el dictador nazi planificó el genocidio en 1919; en la misiva describe el modo para aniquilar a los judíos

Foto: AP

Al momento de escribir la carta, Hitler rendía servicio en el ejército alemán y había agitado a las tropas con sus discursos antisemitas. Un superior le pidió que escribiera sus ideas.

El documento, conocido como la carta Gemlich, fue certificado como auténtico en 1988 por el experto en caligrafía Charles Hamilton, que reveló que los “Diarios de Hitler” eran falsos.

Adolf Gemlich creaba propaganda para el ejército alemán y Hitler le escribió la carta tras una sugerencia del capitán Ulrich Mayr, para ayudar a popularizar la idea de que había responsables por la derrota de Alemania en la Primera Guerra Mundial.

Hitler se despide “con la más profunda estima”.

El centro planea exhibir la carta en su Museo de la Tolerancia en Los Angeles. “Es un documento fundamental que le pertenece a las generaciones futuras”, advirtió Hier.

Agencias AP y EFE

Recuerden Farhud. Una extensión de la guerra de exterminio nazi

Deja un comentario

| Aryeh Tepper | | Fuente: Jewish Ideas Daily/Cidipal

Al cabo de diez años, casi toda la comunidad judía de Irak huyó.
Dejando a un lado su nombre exótico, Farhud no fue una erupción aislada de violencia anti-judía en un rincón alejado del mundo. Según los historiadores Shmuel Moreh y Robert Wistrich fue, al menos en parte, una extensión de la guerra de exterminio nazi desencadenada contra los judíos.
El final de 2.500 años de vida judía en Irak comenzó durante dos días de junio de 1941. Durante 30 horas, turbas aterradoras de saqueadores árabes iraquíes, soldados y civiles, mataron a 137 judíos e hirieron a miles, dejando decenas de casas saqueadas y destruidas más de 600 empresas de propiedad judía. El caso llegó a ser conocido como el Farhud, término kurdo que alude a una ruptura mortal de la ley y el orden.
Al cabo de diez años, casi toda la comunidad judía de Irak huyó.
Dejando a un lado su nombre exótico, Farhud no fue una erupción aislada de violencia anti-judía en un rincón alejado del mundo. Según los historiadores Shmuel Moreh y Robert Wistrich fue, al menos en parte, una extensión de la guerra de exterminio nazi desencadenada contra los judíos. Moreh fue el editor de una colección de ensayos sobre Farhud, publicado originalmente en 1992, y que, hace poco, fue revisada y actualizada para su traducción al inglés. Marcando el septuagésimo aniversario del ataque, Moreh y Wistrich (historiador del antisemitismo), presidieron un coloquio titulado provocativamente “El nazismo en Irak”, con la esperanza de elevar la conciencia pública sobre ese evento y la lucha contra la “negación del Farhud” entre los árabes- iraquíes actuales.
En el simposio, Wistrich señaló que, en 1941, los judíos iraquíes “se encontraron en el fuego cruzado de tres formas convergentes de antisemitismo”:
1- el antisemitismo de los nacionalistas iraquíes,
2- el antisemitismo de los exiliados palestinos en Iraq y
3- el propio antisemitismo de los nazis alemanes.
Tanto los iraquíes como los diferentes grupos de palestinos estaban profundamente influenciados por el nazismo.
Consideremos el caso de Yunus al-Sabawi, periodista iraquí que se convirtió en ministro de Economía y gobernador de Bagdad. Al-Sabawi resultó ser el autor de una traducción, al árabe, del Mein Kampf de Hitler. En el prefacio, celebraba al “gran aventurero, al gran líder alemán que pasó de ser un simple soldado al liderazgo de una de las naciones más avanzadas y desarrolladas cultural y científicamente del mundo”. Durante el mismo Farhud, los grupos paramilitares organizados por al-Sabawi, recibieron la orden de participar en los ataques. O consideren el papel desempeñado por los exiliados palestinos. Alrededor de unas 400 acomodadas familias palestinas se trasladaron a Irak, después de los disturbios anti-judíos promovidos en Palestina entre 1936-39. El exiliado palestino más destacado fue el mismo orquestador de los disturbios: Haj Amin al-Husseini, mufti de Jerusalén, cuyas conexiones con el nazismo en general, y con Hitler en particular, están bien documentadas. Sin embargo, el mufti no estaba solo en la canalización de los ideales nazis: en su propio relato de los acontecimientos, que condujeron al Farhud, los propios oficiales británicos – que gobernaron Irak desde 1914 a 1955- observaron el efecto electrizante de los grupos de jóvenes iraquíes y sus profesores pro-nazis palestinos.
Luego está el papel desempeñado por los nazis alemanes por sí mismos en el Farhud. El Dr. Fritz Grobba fue el enviado alemán destinado en Bagdad, hablando con fluidez árabe, persa y turco, difundió, con éxito, el mensaje nazi adaptándolo a las sensibilidades locales. Ya en 1939, Grobba predecía, en un informe a Berlín, que “un día la ira de las masas entrará en erupción, y el resultado será una masacre de judíos”.
El nazismo ejerció una doble atracción para los árabes palestinos e iraquíes. Su antisemitismo contactó con ciertas poderosas corrientes de la tradición árabe e islámica y su animadversión contra los británicos resonó en el anti-imperialismo, promovido por los nacionalistas árabes, los cuales despreciaban a esos ocupantes británicos empeñados en frustrar sus aspiraciones. Irónicamente, muchos judíos en Palestina veían, a los británicos, en términos similares (lo cual no les impidió ponerse del lado de los británicos en la lucha contra Hitler). Sin embargo, los judíos de Irak fueron más favorables a Gran Bretaña, y considerados por los nacionalistas iraquíes como quinta columna.
También existieron afinidades más profundas entre el nazismo y el nacionalismo árabe. Con respecto a los baasistas (el partido Baas), el grupo nacionalista que pasaría a dominar el país durante las últimas cuatro décadas del siglo XX, Wistrich afirmó en una entrevista: “El tipo de personas que fundaron el movimiento baasista… se inspiraron en la Alemania nazi. El renacimiento nacional alemán, incluyendo su ideología anti-judía, les apelaba. El Tercer Reich representaba el militarismo, la gloria, la obediencia, la unidad nacional, una fe mesiánica-política… y la eliminación de los judíos”.
Todo esto arroja luz para la comprensión de la historia contemporánea de los conflictos palestino-israelíes. De acuerdo a la narrativa convencional, sus raíces se encuentran en la ocupación de Israel de los “territorios palestinos” a partir de 1967. Sin embargo, una descripción más precisa y mejor pondría la cuestión en el contexto de los 100 años de continua guerra, librada por la parte dominante dentro del mundo árabe-musulmán (es decir, los árabes y musulmanes) para liberar al Oriente Medio de sus minorías: de los bereberes a los kurdos y los judíos, y en los últimos tiempos, los cristianos.
Situándonos en esa perspectiva, las consecutivas intifadas orquestadas contra Israel por la OLP de Arafat representan, según escribe Moreh, “la continuación de los apedreamientos de los judíos de Irak por parte de los palestinos del mufti Haj Amin al-Husseini y sus asociados, tras recalar en Bagdad”.
Tanto Moreh como Wistrich argumentan que Farhud debe ser contemplado como una parte de la Shoah. Esa es una propuesta discutible. En el simposio se expresaron las objeciones al considerar que, a diferencia de Europa, los judíos de Irak, a efectos prácticos, no fueron objeto de exterminio. Pero no hay duda que, la propia matanza, y el papel del nazismo en su promoción y complicidad, merecen un lugar prominente en la conciencia colectiva judía.
Setenta años después, resulta sorprendente y aterrador considerar como los nacionalistas árabes, los nacionalistas pan-árabes y los islamistas (apoyados por sus partidarios europeos), siguen considerando a Israel como un puesto avanzado del “imperialismo occidental” en Oriente Medio.

Older Entries