Israel: el impacto geopolítico de una coalición

Deja un comentario

Por Julián Schvindlerman 
Para INFOBAE
 
En su tiempo, el entonces Secretario de Estado de los Estados Unidos Henry Kissinger célebremente afirmó que “Israel no tiene una política exterior, sólo política interna”. El comentario aludía a una realidad que ha aquejado al sistema de gobierno israelí por décadas: los gobiernos dependen de coaliciones formadas por diversos partidos políticos, algunos mayores y otros menores, cuyas contrastantes ideologías o intereses los han llevado al límite de la inestabilidad o a la ruptura misma. Como todo partido que obtenga apenas el 2% del voto popular gana acceso al parlamento (Knesset), agrupaciones minoritarias han ejercido una influencia desproporcionada en las coaliciones. Y como los asuntos cotidianos de la agenda israelí han sido tradicionalmente enormes -cuestiones de paz o guerra, el complejo entramado de lazos regionales e internacionales de Jerusalem, las relaciones entre laicos y ortodoxos, la situación económica, etc- las tensiones reinantes en las coaliciones han sido usualmente notorias.
El acuerdo alcanzado entre el primer ninistro Benjamin Netanyahu y el líder del partido Kadima Sahul Mofaz ha legado posiblemente el más amplio gobierno en la historia de la nación hasta el presente: a partir de ahora el oficialismo controlará 94 sobre 120 asientos de la Knesset. Con anterioridad, solamente el laborista Shimon Peres y el likudnik Itzak Shamir lograron un gobierno de unidad nacional de similar envergadura (97 asientos del parlamento), en 1984. El precedente más extraordinario ocurrió en 1967 cuando se forjó un gobierno de emergencia en el contexto de la Guerra de los Seis Días (111 asientos). La norma, sin embargo, ha sido la inestabilidad política, con pocos gobiernos pudiendo cumplir mandatos electorales completos.

Netanyahu era un premier fuerte antes del pacto y lo seguirá siendo. Mofaz, en cambio, estaba destinado -según indicaban las encuestas- a sucumbir políticamente en las elecciones próximas. Ahora será designado vicepremier, ministro sin cartera y miembro del gabinete de seguridad. La incorporación de Kadima, una escisión del Likud que siguió a Ariel Sharon cuando llevó adelante la retirada unilateral israelí de la Franja de Gaza en el 2005, dará mayor margen de maniobra a Netanyahu en las tratativas con los palestinos, al reducir la influencia de un importante integrante de la colación, el canciller Avigdor Lieberman del partido Yisrael Beitenu, de línea dura. Una coalición menos dependiente de partidos derechistas y que ha sumado a partidarios del ala blanda del llamado campo nacional, seguramente será más concesiva en lo referido al proceso de paz. Su progreso real, resta observar, dependerá también de la parte palestina.

Quienes llevan las de perder de modo apreciable son los haredim o ultraortodoxos que han tenido peso considerable en las decisiones relativas a su posición en la sociedad. Un tema de gran discusión actual en Israel es la exención del servicio militar del que gozan los estudiantes ultraortodoxos. Este segmento deberá ahora enfrentar en esta área a tres partidos seculares (Likud, Kadima, Yisrael Beitenu) que agrupan a 70 de los 94 asientos que tendrá la coalición gobernante en el parlamento.

Pero el mayor impacto -geopolítico, más que político a secas- quizás se haga sentir a 1.500 kilómetros de distancia del estado judío, en la República Islámica de Irán. Israel estará siendo gobernado por tres ex comandos militares de la prestigiosa Unidad de Reconocimiento del Estado General, conocida en hebreo como Sayeret Matkal, la cual ha llevado a cabo las operaciones militares más legendarias de la historia del país. El premier Netanyahu, el vicepremier Mofaz y el Ministro de Defensa Ehud Barak han sido integrantes ejemplares de esta unidad. Las próximas elecciones nacionales ocurrirán recién en octubre del 2013, lo que dará al gobierno la posibilidad de enfocarse en un asunto crítico para la seguridad nacional, y la supervivencia misma de la nación, sin las distracciones de una campaña electoral inminente. Un interrogante clave de esta movida política es, de hecho, si fue propiciada por la irresuelta cuestión nuclear iraní.

Con fuerzas islamistas cosechando los frutos de las revueltas árabes por toda la región (Egipto incluido), con el Hezbollah rearmándose sin pausa, con el régimen sirio inestable y con un gobierno Ayatollah cero dispuesto a abandonar sus aspiraciones nucleares conformando el entorno geopolítico de Israel, es factible que sus principales dirigentes hayan finalmente comprendido que el tiempo para la unidad nacional era impostergable.

Esto es todo lo que se puede asegurar. En cuanto a los desarrollos futuros, sólo el tiempo dirá.

Anuncios

Netanyahu forma con Kadima el mayor Gobierno de unidad nacional en la historia de Israel

Deja un comentario

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, hizo honor a su fama de prestidigitador político al anunciar un inesperado acuerdo para la formación del mayor Gobierno de unidad de la historia del país, con la entrada del principal partido de la oposición, Kadima.
La decisión implica la cancelación de las elecciones anticipadas para el 4 de septiembre, y se produce un día después de que el Ejecutivo las propusiese formalmente y el Parlamento comenzase a debatir la convocatoria.
“Cuando vi que la estabilidad se desgastaba, estaba dispuesto a ir a elecciones, pero cuando vi claro que podía formar un Gobierno muy amplio, el más amplio de la historia (…) entendí que podía conservar la estabilidad sin ir a elecciones”, justificó hoy Netanyahu en una multitudinaria rueda de prensa conjunta con el líder del Kadima, Shaul Mofaz, en la sede de la Knéset (Parlamento).
De acuerdo a los términos del acuerdo, Kadima, el partido más votado en las elecciones de 2009 con 28 escaños (entonces de la mano de Tzipi Livni), pero que no formó Gobierno, entra en la coalición del Likud que rige el país y se compromete a apoyar sus políticas.
Así y, si no se producen rupturas hasta los próximos comicios, previstos para octubre de 2013, el país estará en manos de una coalición de 94 de los 120 miembros de la Kneset formada por Likud, Kadima, Israel Beitenu, Shas (ultraortodoxos sefardíes) y otros partidos menores religiosos y de derecha, así como Atzmaut, la formación de Ehud Barak.
Shaul Mofaz, líder del partido desde que ganó a Livni las primarias en marzo, será nombrado viceprimer ministro, ministro sin cartera y miembro del gabinete de seguridad.
Antes de las primarias del Kadima, había asegurado en una entrevista que no entraría en el Ejecutivo de Netanyahu si resultaba vencedor, algo que hoy justificó en que “han cambiado las condiciones”.
El líder del Kadima insistió ante los medios que no le interesa “puesto” alguno e incluso rechazó una oferta de Netanyahu al respecto, sino únicamente “aprovechar la oportunidad histórica” de sacar adelante cuatro “temas clave” en un momento en que el país atraviesa una “encrucijada existencial”.
Los dos primeros temas son el reemplazo (obligado por la Corte Suprema) por un texto “justo y equilibrado” de la ley que exime a los judíos ultra ortodoxos del servicio militar, obligatorio para el resto de judíos israelíes, y la “reforma del sistema de Gobierno”, dijo Netanyahu.
Los dos restantes son la cuestión presupuestaria y socio-económica e “intentar hacer avanzar un proceso de paz responsable que preserve la seguridad de Israel”, agregó.
La entrada en el Ejecutivo supone, a su juicio, “corregir el error histórico” que cometió su antecesora Livni, quien rechazó integrar la coalición sin un compromiso claro de apuesta por el diálogo con los palestinos.
La rueda de prensa fue interrumpida por Nitzan Horowitz, diputado del partido de izquierda Meretz que les lanzó a gritos: “¡Ustedes se burlan de la Kneset, convierten esta casa en un circo, no tienen vergüenza, han traspasado la línea de la vergüenza!”.
Mofaz será el único miembro del Kadima que obtenga una cartera, si bien otros diputados del partido que creó Ariel Sharón en 2005 quedarán al frente de los comités parlamentarios de Exteriores, Defensa y Economía, entre otros.
El acuerdo ya ha sido objeto de críticas por los partidos que quedan fuera de la coalición, mientras que la presidencia palestina ha llamado al nuevo Ejecutivo a “aprovechar la oportunidad” y apostar “por la paz y no por la guerra”.
La líder del Partido Laborista, Shely Yajimovich, que se convierte en nueva jefa de la oposición, lo calificó de “alianza de cobardes y el zigzag más ridículo de la historia política de Israel”.
Kadima tenía perspectivas de hundirse en las elecciones anticipadas (de 28 a 13 u 11 diputados), mientras que el Laborismo habría subido de 13 a 17 o 18 escaños y Atzmaut se quedaba fuera del Parlamento, según encuestas recientes.
Para esta noche han sido convocadas a través de las redes sociales manifestaciones en Jerusalén y Tel Aviv en “defensa de la oposición”. EFE y Aurora

¿Está jugando Netanyahu con su popularidad?

Deja un comentario

Por Wyre Davies
Para BBC
Benjamín Netanyahu tiene casi tantos enemigos como amigos y su estilo de liderazgo frecuentemente brusco no es del gusto de todo el mundo. Sin embargo, al primer ministro de Israel debe dársele crédito por liderar uno de los gobiernos más estables del país en los últimos años.
 
Los israelíes son notablemente inconstantes con sus líderes políticos, y el sistema electoral se ha desarrollado hasta crear coaliciones inestables y poco naturales, en vez del gobierno robusto de un único partido.
Las renuncias ministeriales son comunes y tampoco es raro ver cómo colapsan acuerdos políticos frágiles después de un par de años.
Pero no es así desde la elección general de 2009, cuando Netanyahu -como líder del partido Likud, el segundo más grande en el parlamento o Knesset- estableció una coalición de derecha que, hasta esta semana, lucía fuerte, enfocada y relativamente popular.
Entonces por qué, de repente, se está preparando Israel para una nueva elección, sobre todo una elección que no tendría que llevarse a cabo sino hasta dentro de al menos un año?
Unas cuantas horas en el Knesset en Jerusalén esta semana confirmaron las especulaciones mediáticas. Antes de que llegue el verano en ese país habrá un nuevo gobierno, como me dijeron muchos políticos.
Mandato fresco
La explicación más obvia es que Netanyahu, al que le está yendo bien en las encuestas, decidió que ahora es el momento ideal para asegurar un nuevo mandato y gobernar por otros tres o cuatro años.
Después de todo, la economía de Israel está en buen estado para estándares internacionales, y la línea agresiva del primer ministro en el proceso de paz con los palestinos (que es prácticamente inexistente) no le ha hecho mucho daño.
La política exterior siempre es importante en Israel y si bien Netanyahu nunca confirmaría esa suposición, también quiere el peso que da un mandato nuevo y mejorado para confrontar al hombre que podría decirse es su adversario más importante: Barack Obama.
Si bien Estados Unidos sigue siendo el aliado estratégico clave de Israel, sus líderes no están en el mismo barco cuando se trata de la dirección futura de una solución de dos estados entre Israel y los palestinos.
Hay mucha especulación -y algo de preocupación en los círculos de derecha de Israel- que si el presidente Obama también es reelegido este año, él podría afrontar el tema israelí-palestino con nuevo vigor y resolución, pues no pudo tener mucho impacto en su primer mandato.
Esa idea preocupa a algunos de los que rodean a Netanyahu, quienes creen que afectará la cercana relación de trabajo con Estados Unidos.
Es imperativo, desde su punto de vista, que un primer ministro israelí tenga la comodidad del apoyo parlamentario cuando se trata de justificar la expansión de los asentamientos judíos en territorio palestino ocupado (algo que se considera ilegal en la ley internacional) o cuando se debe rechazar la noción de un estado palestino con base en las fronteras de 1967.
Diferencias ideológicas
La política israelí es todo menos sencilla.
De acuerdo con encuestas recientes, el partido Likud, de Benjamín Netanyahu, no ganaría nada parecido a una mayoría en una elección.
Las discusiones sobre la forma de una nueva coalición no serían fáciles ni estarían totalmente en manos de Netanyahu.
Tiene cierto peso el argumento alternativo, según el cual el primer ministro se vio presionado por su socio en la coalición y ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, el líder del partido nacionalista Yisrael Beiteinu.
Nadie de Yisrael Beiteinu lo confirmó, pero hay informes de varias fuentes que aseguran que Lieberman pactó con el fiscal general su responsabilidad en el caso sobre sus acusaciones de corrupción de vieja data.
El acuerdo llevaría a que Lieberman dejara su rol ministerial, pero podría permitirle que se presente en elecciones posteriores.
El ministro de Relaciones Exteriores también tiene diferencias ideológicas con Netanyahu y con partidos religiosos menores en la coalición en lo que se refiere a la exoneración de los judíos ultraortodoxos y otros grupos minoritarios del servicio militar.
Un nuevo Knesset
Las encuestas no son muy precisas o confiables en Israel, pero Netanyahu es el político más popular y esperaría ganar una elección.
Sus retos serían, en ese caso, formar otra coalición de derecha o de centroderecha y al mismo tiempo mantener el control de esos miembros del Likud que son aun más agresivos y que están más a la derecha.
Partidos de izquierda en el Knesset mencionan sus esperanzas de una recuperación electoral, especialmente por una caída en el apoyo hacia el partido centrista Kadima y su nuevo líder, Shaul Mofaz.
El Partido Laborista cree que puede recuperarse tras un mal resultado en 2009 y también se espera que un nuevo partido de izquierda, liderado por el experiodista Yair Lapid, gane varios puestos en el parlamento.
Los principales temas de cualquier elección serán, como siempre, seguridad -incluyendo ahora la amenaza de Irán- y las relaciones con los palestinos.
Pero después de las enormes protestas callejeras del año pasado contra el alto costo de vida, también serán factores importantes la economía y el peso financiero que sienten muchas familias israelíes.
Todavía debe ser confirmada oficialmente, pero es más que probable que la elección se realizará el 4 de septiembre.
La política israelí nunca es aburrida y se sigue usualmente de cerca en círculos internacionales.
Pero gracias a los eventos recientes más tumultuosos en otras partes de la región y a la relativa estabilidad de Israel, es poco probable que estas elecciones generen un gran interés fuera del país.

Netanyahu: Israel necesita los impuestos para la defensa antimisiles

Deja un comentario

El primer ministro, Biniamín Netanyahu, rechazó el llamado a reducir los impuestos y aumentar el gasto público, señalando que su administración está usando el dinero de los impuestos para salvaguardar la seguridad de Israel y su economía.
“Necesitamos los impuestos para comprar más [sistemas de defensa antimisiles] Cúpula de Hierro (Iron Dome o Kipat Barzel), para terminar la construcción de la valla de seguridad [en la frontera con Egipto], para pagar la educación gratuita a los niños, para pavimentar las carreteras, tender vías ferroviarias, y ayudar a los ancianos y a los necesitados”, subrayó el titular del Ejecutivo.
El sábado, cientos de manifestantes tomaron las calles de Tel Aviv para protestar contra la decisión de Netanyahu
de subir el precio de la nafta en sólo 5 agorot (centavos de shekel), cuando inicialmente se esperaba una suba de 20 agorot.
Los nuevos precios llevaron la nafta de 95 octanos a 8 shekels, incluyendo el servicio de carga de las estaciones de servicio, y en cambio a 7.79 shekels para el autoservicio.
La decisión de moderar el aumento del precio de la nafta será factible recortando los impuestos sobre el combustible, y ese déficit presupuestario se cubrirá, a su vez, recortando el gasto público y los empleos gubernamentales.
Netanyahu rechazó los llamados a disminuir los impuestos y aumentar el gasto público, enfatizando que quienes impulsan esas demandas “carecen de conocimientos económicos y de responsabilidad”.

Netanyahu y Sarkozy condenan el asesinato infame

Deja un comentario

El primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, expresó que el ataque a la escuela judía francesa fue “un asesinato abominable”.
Durante una reunión ante el partido del Likud, Netanyahu dijo que era demasiado pronto para decir cuál es el fondo del ataque en el que cuatro personas perdieron la vida, pero dijo que fue no se puede descartar un “asesinato anti-semita”.
“Estoy seguro de que el gobierno de (el presidente francés) Nicolas Sarkozy, hará todo lo posible para encontrar al asesino y nosotros le ayudaremos con eso”, declaró el primer ministro.
Netanyahu criticó a la ONU por no condenar el ataque, mientras que uno de sus órganos tenía previsto albergar al alto funcionario de Hamas Ismail al-Ashqar el lunes.
El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, también condenó el ataque, calificando de “inaceptable” la pérdida de vidas humanas. “Este es un caso muy grave, ya sea si se trata de un ataque terrorista o un crimen de odio”, dijo Barak.
El ministro de Defensa dijo que las autoridades francesas se ocuparían de la situación con la gravedad adecuada.
La líder de la oposición, Tzipi Livni, calificó el ataque como “sorprendente y doloroso”.
Livni dijo que “Israel y el pueblo judío son socios en la lucha contra el antisemitismo y los crímenes de odio. Somos socios en la lucha por la existencia de Israel contra los extremistas que tratan de hacernos daño. Los israelíes y los judíos, en Israel y en el extranjero”.
La líder del partido de Kadima, añadió: “Francia debe proteger a sus ciudadanos de tales crímenes. En el pasado, han demostrado conocimientos sobre cómo manejar estos asuntos y estoy segura de que ellos sabrán cómo hacer frente a este caso”.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dio hoy, lunes, un discurso por cadena nacional acerca del atentado que les costó la vida a un profesor y tres niños en la escuela judía Ozar Hatorah de Toulouse y aseguró que “este acto odioso no puede quedar impune”.
El mandatario precisó que se trata del mismo asesino que mató a tiros a tres soldados la semana pasada, en lo que parecen otros crímenes motivados por el racismo.
“Sabemos que la misma persona y la misma arma mataron a los soldados, los niños y el maestro”, señaló Sarkozy, quien agregó que había elevado el nivel de alerta por terrorismo en Francia.
El presidente francés, que busca su reelección en las elecciones de abril y mayo, también anunció que suspendía su campaña proselitista hasta el miércoles.
“Estamos impresionados por las similitudes entre el modus operandi del drama de hoy y los de la semana pasada”, había señalado horas antes, en conferencia de prensa, Sarkozy, quien está supervisando personalmente la investigación y se comprometió a encontrar al autor de los ataques.
Su principal rival, François Hollande, también viajó a la región para solidarizarse con la comunidad judía.

La opción de Netanyahu: Olmert o Sharon?

Deja un comentario

Por Evelyn Gordon

Cuando el Primer Ministro Binyamin Netanyahu habla de la crisis nuclear irani, el usa frecuentemente analogias trazadas de la IIª Guerra Mundial. Pero cuando el retorne a casa para considerar sus proximos movimientos a la luz de lo que el escucho del presidente americano
Barack Obama el lunes, yo sospecho que el estara ponderando acontecimientos mucho mas cercanos en tiempo y espacio: las experiencias de sus dos inmediatos predecesores, Ariel Sharon y Ehud Olmert.
Fue bajo la mirada de Sharon, como relato Ronen Bergman en The New York Times en enero, que fue descubierta por primera vez la operacion de enriquecimiento de uranio clandestina de Iran en Natanz, gracias a la “cooperacion entre servicios de inteligencia americanos, ingleses e israelies.” Algunos funcionarios israelies quisieron que el sitio “fuera bombardeado de una vez.” Pero Sharon opto por un plan diferente: “En cambio, informacion acerca del sitio fue filtrada a un grupo irani disidente, el Consejo Nacional de Resistencia, el cual anuncio que Iran estaba construyendo una instalacion de centrifugadoras en Natanz.”
El resultado es bien conocido: Las noticias, confirmadas rapidamente por los inspectores de la Agencia Internacional de Energia Atomica, produjeron mucha charla pero poca accion. Durante los siguientes 10 años, fueron impuestas muchas rondas de sanciones, pero estas sanciones finalmente no detuvieron el programa nuclear de Iran, el cual continuo progresando rapidamente. Desde 2002, Teheran ha producido suficiente uranio enriquecido bajo para cuatro bombas nucleares; luego enriquecio algo de este uranio al 20%, un paso que los expertos dicen es mucho mas dificil de dominar que la consiguiente etapa de ir del 20 al 90% (lo cual es lo que se necesita para una bomba); instalo miles de centrifugadoras adicionales, incluida una nueva instalacion subterranea en Fordow que seria casi imposible de atacar; y condujo experimentos en armamentizacion, incluida tecnologia para armar sus misiles con ojivas nucleares y “una tecnologia de disparo nuclear sofisticada que los expertos dijeron podria ser usada para solo un proposito: establecer un arma nuclear.”
Una puede comprender por que Sharon decidio como lo hizo. Natanz fue descubierta en el apogeo de la segunda intifada, cuando el ejercito estaba plenamente ocupado en combatir a los terroristas palestinos que estaban masacrando civiles en ciudades a traves de Israel. Bajo estas circunstancias, la idea de abrir un segundo frente contra Iran debio haber parecido de enormes proporciones.
Pero al no hacerlo, el permitio que un problema relativamente pequeño hiciera metastasis. Iran ahora tiene muchas mas instalaciones nucleares, mucho mejores defensas, y por sobre todo, mucha mas experiencia tecnologica que la que tenia en el 2002. Asi hoy, el programa nuclear de Iran es mucho mas dificil de destruir y mucho mas facil de reconstruir que lo que hubiese sido cuando fue descubierto por primera vez.
Esta leccion no se le paso al sucesor de Sharon, Ehud Olmert, cuando el enfrento una situacion similar cinco años mas tarde: la Inteligencia israeli habia confirmado que Siria estaba construyendo un reactor nuclear, y que era probable que se volviera operativo en otros pocos meses.
Olmert primero presento las pruebas al entonces presidente George W. Bush y le pidio bombardear el reactor. Pero la administracion Bush estuvo dividida: Mientras el vicepresidente Dick Cheney apoyo el pedido de Olmert, el secretario de defensa Robert Gates y la secretaria de estado Condoleezza Rice prefirieron la opcion diplomatica – lograr que la AIEA declare a Siria en violacion del Tratado de No Proliferacion Nuclear y pedir al Consejo de Seguridad imponer sanciones. Finalmente, Bush se puso del lado de Gates y Rice: En su biografia, el escribio que el propuso enviar a Rice a Israel inmediatamente para que ella y Olmert pudieran dar una conferencia de prensa descubriendo la existencia del reactor.
Pero para su gran credito (y es una de las muy pocas decisiones que el tomo como premier que yo considero para su credito), Olmert rechazo de plano esta propuesta. No pudo haber sido una decision facil: Siria tiene miles de misiles capaces de atacar en cualquier parte en Israel, y ojivas quimicas para cargarlos con ellas; la amenaza de represalias masivas era muy real. Pero el habia visto de primera mano, como un alto ministro en el gobierno de Sharon, cuan ineficaz comprobo ser la opcion diplomatica con Iran, y el no estaba preparado para permitir que ese fracaso fuera replicado en la frontera norte de Israel. Dada la travesura que un Siria no nuclear ya estaba haciendo como el patron de organizaciones terroristas anti-Israel tanto en Libano como en Gaza, la amenaza de un Siria nuclear – cuyo potencial para hacer daño seria vastamente mayor, debido a que ya no estaria restringido por miedo a provocar un ataque israeli contra Damasco – era muy letal como para ser tolerada.
La decision que Netanyahu enfrenta es incomparablemente mas dura. Las posibilidades que un ataque contra Iran sea exitoso son incuestionablemente mas bajas, dadas las distancias mucho mayores, la gran cantidad de blancos que deben ser atacados, y las defensas mas fuertes de Iran. Puede bien ganar menos tiempo que los cinco años y contando ganados por el ataque sirio, ya que la experiencia tecnologica que Iran ha obtenido durante los ultimos 10 años haran mas facil la reconstruccion. La probabilidad de represalias es mayor, debido a que mientras que el ataque sirio fue una operacion sigilosa que Damasco pudo y decidio ignorar, cualquier ataque contra Iran sera la culminacion de una confrontacion muy publica, haciendo dificil para Teheran refrenarse de las represalias sin quedar mal parado. Y finalmente, mientras que Olmert estaba confiado en que Bush, a pesar de su oposicion inicial, daria a Israel pleno respaldo despues del hecho (como sucedio de hecho), Netanyahu no puede tener tal confianza con respecto a Obama.
Pero todos estos riesgos tendran que ser equilibrados contra un hecho inevitable: Las sanciones y la diplomacia nunca aun han tenido exito en detener el programa nuclear de ningun pais. Ellas no tuvieron exito en Norcorea, como fue detallado en un devastador relato en con puntos y comas en PJ Media el mes pasado; ellas no tuvieron exito en Pakistan; y no estan teniendo exito en Iran – a menos que ustedes definan 10 años de progreso estable hacia las armas nucleares como “exito.” En contraste, la accion militar ha tenido exito las unicas dos veces que ha sido intentada, en Irak en 1981 y en Siria en el 2007: Ningun pais jamas reconstituyo exitosamente su programa nuclear.
Yo no se que decision tomara finalmente Netanyahu, y no le envidio la responsabilidad de tomarla. Pero de una cosa estoy segura: para persuadir a este primer ministro muy consciente de la historia de ignorar la historia de los ultimos 10 años, Obama Obama tendra que llegar con algo mucho mas convincente que “confien en mi.”
La autora es periodista y comentarista.

Fuente: The Jerusalem Post Magazine- Traducido por Marcela Lubczanski especialmente para el blog de OSA Filial Cordoba

Netanyahu: «Israel atacará en Gaza el tiempo que sea necesario»

Deja un comentario

El primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, declaró que los actuales ataques sobre Gaza tras la reanudación de los lanzamientos de cohetes por los terroristas palestinos que operan en la Franja seguirán «el tiempo que sea necesario».
Netanyahu felicitó a las tropas por su eficacia en las operaciones contra los terroristas, que comenzaron el pasado viernes con la muerte del líder de la organización político militar palestina de los Comités de Resistencia Popular en el oeste de Gaza, Zuhir al Qaisi, de quien se cree que planeaba un atentado de gran envergadura en la frontera con Israel.

«Les hemos obligado a pagar un alto precio y seguiremos haciéndolo», declaró Netanyahu en una amenaza a los grupos terroristas palestinos que disparan cohetes desde la frontera de la Franja contra las comunidades del sur de Israel, donde ya se lanzaron más de 110 proyectiles en las últimas horas, según el Ejército.

Un total de 82 de estos cohetes impactaron en suelo israelí – hiriendo de gravedad a una persona, según Israel – y otros 31 fueron interceptados por el sistema de defensa aérea israelí especialmente diseñado contra estos ataques, conocido como «Cúpula de Hierro».

En respuesta, Israel realizó ataques aéreos sobre la Franja que se cobraron la vida de al menos 17 personas desde el pasado viernes.

«Seguiremos operando el tiempo que sea necesario», apuntó el primer ministro en la reunión semanal de su Gabinete, indicando que «no cabe duda» de que las acciones del Ejército israelí interrumpieron los preparativos del atentado que los Comités de Resistencia Popular pretendían perpetrar en la frontera.

Por su parte, el ministro de Exteriores, Avigdor Liberman, abogó por invadir Gaza para derrocar al Gobierno de Hamás. «Las normas de nuestro Gobierno de coalición incluyen la decisión de derrocar a Hamás y no tiene sentido comenzar una operación sin establecer un objetivo claro de echar a Hamas, y eliminar el terrorismo y a los líderes terroristas en Gaza», dijo.

«No son sólo células terroristas, sino compañías y batallones. Hay también contrabando de armas. No podemos quedarnos quietos mientras acumulan poder», sentenció Liberman.

Older Entries