La Comisión israelí de UNESCO promoverá la declaración del Kibutz y su legado como sitio de patrimonio mundial. La iniciativa será comenzada en vísperas del final de las celebraciones por los 100 años del establecimiento del primer kibutz e incluirá, según parece, una declaración sobre una serie de kibutzim que revelan, juntos y por separado, sus valores sociales, culturales y arquitectónicos únicos, tal como quedaron plasmados durante el siglo XX. Según las estimaciones, la propuesta israelí tiene buena probabilidad de ser aceptada por el organismo mundial. La iniciativa es motorizada por un grupo de investigadores israelíes a cargo de arquitectos pertenecientes a Bezalel y al Kibutz Ein Harod.

UNESCO declara sitios para su conservación, en base a su particular importancia para el legado común de la humanidad. La declaración aporta un valor de imagen y económico muy importante y los sitios acceden, en general, al financiamiento por parte del Fondo de Tradición Mundial. El proceso de declaración de un sitio se divide en dos etapas. Cada uno de los 187 países miembros de la organización elabora una lista tentativa de sitios y, en el transcurso de los encuentros generales anuales de UNESCO, los somete a votación.
Lo esencial de la actual propuesta, que será concretada con incentivo y cooperación de la comisión israelí de UNESCO, es incluir el kibutz o un grupo de ellos en la lista tentativa israelí y luego promover una declaración en los organismos internacionales. Por el momento, en la lista se encuentra solamente el primer kibutz: Degania, en la costa del Kineret.
Sus promotores creen que debe proponerse una declaración que abarque a un grupo de kibutzim en el cual, cada uno, exprese una importancia física histórica o un grupo perteneciente a una región geográfica determinada. De todos modos, aclaran que no se proponen la declaración de los 274 kibutzim existentes en Israel.
El movimiento que los representa expresa su orgullo y honor. El director del Movimiento Kibutziano, aclara que UNESCO no es una competencia de belleza y que antes de la declaración de un sitio determinado, evalúan sus valores más sobresalientes.
Hasta el presente, UNESCO declaró seis sitios de patrimonio mundial en Israel:
Masada, la antigua ciudad de Acco, las alturas bíblicas de Megido, Hatzor y Beer Sheva,
los Jardines Bahai en Haifa y Acco, las ciudades nabateas y la “Ciudad Blanca” de Tel Aviv.
A principios de los 80 se declaró la Ciudad Vieja de Jerusalén y sus murallas. Entonces, la iniciativa sobre Jerusalén fue hecha por Jordania y, hasta la actualidad, UNESCO no destaca el país en cuyo territorio de control se encuentra la ciudad.
El énfasis en el listado actual y en otros tentativos se pone en sitios históricos o bíblicos de cientos o miles de años de antigüedad. Por ello, el reconocimiento de los kibutzim que representan importantes íconos arquitectónicos modernos del siglo XX, puede convertirse en un antecedente valioso. Cidipal

Anuncios