Goebbels con internet

Deja un comentario

¿Qué habría hecho Goebbels, el feroz evangelista del nazismo, si hubiera dispuesto de televisiones por satélite e internet? ¿Es decir, cuánta más eficacia en su propaganda violenta habría conseguido? Sin duda la capacidad planetaria de las autopistas de la comunicación habría sido una imponente herramienta para Goebbels, el hombre que esculpió para la historia la idea de que una mentira repetida mil veces se convierte en verdad. Su imperio de falsedades y populismo descarnado fueron la base del asesinato masivo de millones de judíos. Y también el fundamento de la seducción que el nazismo produjo en millones de alemanes.

Pero Goebbels no vivió en la era de internet y, aunque su eficacia fue letal, aún habría sido mayor si hubiera dominado los nuevos medios de comunicación. Quizás habría conseguido a miles de papanatas por el mundo, seducidos por su verbo atroz. El de Goebbels o el de cualquiera de los dictadores que hundieron al siglo XX en sus abismos más oscuros, entre ellos, por supuesto, el otro gran asesino de la historia reciente, Josef Stalin. Por supuesto internet presenta la otra cara de la moneda, y su uso por parte de las víctimas también es una gran vía de escape y, a veces, incluso una herramienta definitiva. Ahí están los blogs de disidentes cubanos o iraníes, o la Facebook Revolution de las primaveras árabes, aunque fueran una llamita de libertad que está languideciendo peligrosamente. Pero a pesar de la fuerza libertaria de estas nuevas y formas de comunicación, también son la herramienta más poderosa que ha tenido nunca la ignorancia, la intolerancia y la opresión.

Bien lo sabe Ahmadineyad, que acaba de inaugurar una televisión por satélite en castellano para poder vehicular su propaganda a los 500 millones de hispanohablantes. Hispan TV se llama el engendro y ha sido bautizado por los padrinos de la Internacional tragicómica, los llamados bolivarianos, sin permiso de Bolívar. Cuba, Nicaragua, Venezuela y Bolivia aplaudieron los primeros pasos del chiismo integrista en la lengua de Cervantes y así hicieron su enésimo homenaje a la diosa de la estupidez. Ya he escrito en otras ocasiones del esperpento ideológico que puede llevar a conciliar a las pseudorevoluciones chavistas con el fundamentalismo islámico, pero la extrema izquierda, iqual que la extrema derecha, siempre tiende al esperpento. Y no olvidemos que el islamismo y los bolivarianos se encuentran en el mismo odio a los valores de la libertad. De la manita, pues, de estos aprendices de brujo, el chiismo violento intenta instalarse en el imaginario hispano, especialmente en el sudamericano, donde ha encontrado tierra abonada para su germen. De hecho, es el lugar donde más está http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120202/54248230616/pilar-rahola-goebbels-con-internet.htmlproyectando su siniestra sombra. Lo peor no es que el totalitarismo puede potenciar su propaganda con impunidad. Lo peor es que probablemente no nos importa.

http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120202/54248230616/pilar-rahola-goebbels-con-internet.html

Anuncios

¿Dónde están?

Deja un comentario

Por Pilar Rahola
Para La Vanguardia


Ni manifestaciones, ni flotillas, ni héroes de mochila, ni boicots, ni artistas indignados, nada
¿Qué ocurriría en nuestras ciudades si lo de Siria se produjeran un poco más abajo del mapa? Es decir, si en lugar de un dictador árabe masacrando población árabe, as usual en la zona, fuera un ramalazo del conflicto árabe-israelí, ¿qué pasaría por estos lares? Las calles se llenarían de chillones propalestinos pidiendo la excomunión de Israel, algunas universidades plantearían boicots, los sospechosos habituales del artisteo harían vídeos de proselitismo, y en las esquinas de las conciencias se instalaría la idea –vieja idea– de que los judíos son el problema del mundo. Y todo ello ocurriría con unos parámetros que nada tienen que ver con la situación de los otros países.

En Israel nadie masacra en las manifestaciones, no hay un dictador matando a su población, y el complejo conflicto bélico de décadas es alimentado ad eternum por los países vecinos, interesados en que la guerra contra Israel no se acabe nunca. Incluso por tener, hasta tiene una amenaza de Irán de destrucción masiva. Y sin embargo, y aunque caigan misiles a diario sobre su población, se rearmen grupos fanáticos en su sur y sufra el acoso de todo un ejército islamista en su norte, cuando Israel tira una sola bala, nuestras calles gritan su indignación. Nunca tuvo derecho a defenderse y, para muchos, tampoco tiene derecho a existir.

Pero cuando los muertos caen bajo las balas de los viejos amigos de la Internacional Socialista, esos que hace dos días eran considerados libertadores de los pueblos, ¡qué poderoso silencio! Por supuesto, al día siguiente de que caigan derrocados, todos levantarán su voz contra el tirano y olvidarán sus viejas complicidades. ¿No fue un ataque de amnesia el que tuvieron algunos con Mubarak, meses antes gran amigo del socialismo mundial? ¿Y con Ben Ali? Y hasta con Gadafi, que se paseó por la Castellana con jaima incluida. Y por supuesto Siria, la gran aliada del bloque soviético, “el paraíso de la lucha de los pueblos del tercer mundo contra el imperialismo sionista y yanqui” –aún tengo vivos los panfletos al uso de la izquierda europea–, y cuyas víctimas nunca interesaron. De hecho, el actual presidente sólo hace honor a las matanzas que hacía su padre, con diurnidad y planetaria impunidad. Pero nada. Ni flotillas ni manifestaciones, ni héroes de mochila, ni boicots, ni artistas indignados, nada. No hay lágrimas de los solidarios para los muertos de Siria, porque se secaron todas llorando contra Israel. Así, pues, todos estos devotos pancartistas, ¿dónde sitúan el eje de su movilización: en el amor a unos o en el odio a otros? Porque si fuera amor a los pueblos oprimidos, tendrían mucho trabajo en la zona antes de llegar a Israel, empezando por Siria e Irán, bajando a Yemen o Arabia y así ir protestando. Sin embargo, sólo existe Israel, lo cual nos dice mucho de sus prejuicios y todo de su enorme hipocresía moral.

Y ahora la Unesco

Deja un comentario

Un intelectual israelí me dijo: “Sabemos que estamos solos, pero ¿cuándo no hemos estado solos?”

Esto escribía un lector de mi web llamado Josefus hace dos días: “El viernes cayeron 2 misiles Grad en Ber Tuvia y hoy, después de que un helicóptero diera el bajo a 5 terroristas que preparaban lanzamientos contra Israel, han caído más de 20. Revisando la prensa internacional veo que nadie informa de esta travesura, esperando la reacción de Israel para calificarla de exagerada”. Y Josefus tenía, como siempre, razón. La información sobre los cohetes, que volvieron a caer en Israel al día siguiente de la liberación de más de mil prisioneros palestinos, no ha interesado a nadie. En cambio, la reacción israelí ha alimentado uno más de los muchos titulares que conforman la imparable demonización de este país. Es el proceso de siempre: Israel debe aguantarlo todo. Y ¿qué es todo? Veamos: Israel tiene que aguantar que países poderosos como Irán financien un ejército de miles de islamistas radicales, cuyo único objetivo es destruir a su país. Si no hace nada, Hizbulah va creciendo como amenaza imparable, y ya es más grande que el ejército de Líbano. Si hace algo, Israel es un país bélico, imperialista y asesino. También tiene que aguantar que todos los acuerdos para distensionar la situación acaben con caídas de misiles por parte de las organizaciones yihadistas de Gaza. Si no responde, le caen misiles. Si responde, es un país bélico, imperialista y asesino. Y por supuesto, por muchos acuerdos de paz planteados y por muchos Camp David abortados, nadie culpará a los palestinos de los fracasos, porque la condición de víctimas eternas los inmuniza contra sus propias irresponsabilidades. Israel también tiene que aguantar que países teóricamente amigos como Turquía o Egipto le hostiguen con flotillas o con entradas de armas por cualquier rincón vulnerable o con desprecios diplomáticos. Y si responde, es un país bélico, imperialista y asesino. Y a pesar de sus esfuerzos en los campos científicos, de la dotación de recursos para la investigación, malgré dedicar la mayoría de su presupuesto a defensa, y a pesar de dar al mundo algunos premios Nobel, tiene que aguantar ser demonizado y odiado. Como me dijo un intelectual israelí, “sabemos que estamos solos, pero ¿en qué momento histórico no hemos estado solos?”. Y ahora viene lo de la ONU, la Unesco y el tutti quanti que se añadirá. Poco importa que en un conflicto las dos partes deben encontrar su camino, poco importa la injerencia bélica de países de la zona, el desprecio a las víctimas israelíes, la culpa árabe en las décadas de guerras y terrorismo, poco importa todo, porque los organismos internacionales no están para promocionar la paz, sino para levantar la bandera del activismo ideológico. Ahora sólo quedar pedir a la Unesco que el dinero que no le dará EE.UU. se lo den las dictaduras islámicas, esas que tanto hacen por promocionar la ciencia, la cultura y la democracia.

Por Pilar Rahola
Para La Vanguardia

No soy judía, estoy vinculada ideologicamente a la izquierda y soy periodista

Deja un comentario

¿Por que no vemos manifestaciones en París, o en Londres, o en Barcelona en contra de las dictaduras islámicas?
¿Por que no lo hacen contra la dictadura birmana?
¿Por que no hay manifestaciones, en contra de la esclavitud de millones de mujeres, que viven sin ningún amparo legal?
¿Por que no se manifiestan en contra del uso de niños bombas, en los conflictos donde el Islam esta implicado?
¿Por que no ha liderado nunca la lucha a favor de las victimas de la terrible dictadura islámica de Sudan?
¿Por que nunca se ha conmovido por las victimas de los actos de terrorismo en Israel? ¿Por que no considera la lucha contra el fanatismo islámico, una de sus causas principales? ?Por que no defiende el derecho de Israel a defenderse y a existir?
¿Por que confunde la defensa de la causa palestina , con la justificación del terrorismo palestino?
Y la pregunta del millón,
¿Por que la izquierda europea, y globalmente toda la izquierda, solo esta obsesionada en luchar contra dos de las democracias mas solidas del planeta, Estados Unidos e Israel , y no contra las peores dictaduras? Las dos democracias mas solidas, y las que han sufrido los atentados mas sangrantes del terrorismo mundial. Y la izquierda no esta preocupada por ello.

Y finalmente, el concepto de compromiso con la libertad. Oigo esa expresión en todos los foros pro palestinos europeos. ‘¡Estamos a favor de la libertad de los pueblos!’, dicen con ardor.
No es cierto.
Nunca les ha preocupado la libertad de los ciudadanos de Siria, de Irán , del Yemen , de Sudan, etc…
Y nunca les ha preocupado la libertad destruida de los palestinos que viven bajo el extremismo islámico de Hamas. Solo les preocupa usar el concepto de libertad palestina, como misil contra la libertad israelí.
Una terrible consecuencia se deriva de estas dos patologías ideológicas: la manipulación periodística.
Finalmente, no es menor el daño que hace la mayoría de la prensa internacional.
Sobre el conflicto árabeisraelí: NO SE INFORMA, SE HACE PROPAGANDA.
La mayoría de la prensa, cuando informa sobre Israel , vulnera todos los principios del código deontologico del periodismo. Y así, cualquier acto de defensa de Israel se convierte en una masacre y cualquier enfrentamiento, en un genocidio. Se han dicho tantas barbaridades, que a Israel ya no se la puede acusar de nada peor. En paralelo, esa misma prensa nunca habla de la ingerencia de Irán o Siria a favor de la violencia contra Israel ; de la inculcación del fanatismo en los niños; de la corrupción generalizada en Palestina. Y cuando habla de victimas, eleva a la categoría de tragedia a cualquier víctima palestina, y camufla, esconde o desprecia a las victimas judías.
Acabo con un apunte sobre la izquierda española. Muchos son los ejemplos que ilustran el antiisraelismo y el antiamericanismo que definen el ADN de la izquierda global espaסñola. Por ejemplo, un partido de izquierdas acaba de expulsar a un militante, porque ha creado una web de defensa de Israel . Cito frases de la expulsion: ‘Nuestros amigos son los pueblos de Iran , Libia y Venezuela, oprimidos por el imperialismo. Y no un estado nazi como el de Israel ‘.
Otro ejemplo, la alcaldesa socialista de Ciempozuelos cambio el dia de la Shoa , por el dia de la Nakba palestina, despreciando, asi, a mas de 6 millones de europeos judios asesinados. O en mi ciudad, Barcelona , el ayuntamiento socialista ha decidido celebrar, durante el 60 aniversario del Estado de Israel, una semana de ‘solidaridad con el pueblo palestino’. Para ilustrarlo, invito a Leila Khaled, famosa terrorista de los años 70, actual lider del Frente de Liberacion de Palestina, que es una organizacion considerada terrorista por la Union Europea , y que defiende el uso de las bombas contra Israel . Y etcetera. Este pensamiento global, que forma parte de lo politicamente correcto, impregna tambien el discurso del presidente Zapatero. Su politica exterior cae en todos los topicos de la izquierda lunatica y, respecto a Oriente Medio, su actitud es inequivocamente pro-arabe.
Estoy en condiciones de asegurar que, en privado, Zapatero considera a Israel culpable del conflicto, y la politica del ministro Moratinos va en esa direccion. El hecho de que el presidente se pusiera una Kefia palestina, en plena guerra del Libano, no es una casualidad. Es un simbolo.
España ha sufrido el atentado islamista mas grave de Europa, y ‘Al Andaluz’ esta en el punto de mira de todo el terrorismo islamico. Como escribi hace tiempo, ‘nos mataron con celulares via satelite, conectados con la Edad Media’. Y, sin embargo, la izquierda española esta entre las mas antiisraelies del planeta.
!Y dice ser antiisraeli por solidaridad! Esta es la locura que quiero denunciar con esta conferencia.

CONCLUSION

No soy judia, estoy vinculada ideologicamente a la izquierda y soy periodista.
¿Por que no soy antiisraeli, como la mayoria de mis colegas? Porque, como no judia, tengo la responsabilidad historica de luchar contra el odio a los judםos, y, en la actualidad, contra el odio a su patria, Israel .
La lucha contra el antisemitismo no es cosa de judios, es obligacion de los no judios. Como periodista, estoy obligada a buscar la verdad, mas alla de los prejuicios, las mentiras y las manipulaciones.
Y sobre Israel no se dice la verdad. Y como persona de izquierdas, que ama el progreso, estoy obligada a defender la libertad, la cultura, la convivencia, la educacion civica de los niños, todos los principios que las Tablas de La Ley convirtieron en principios universales.
Principios que el islamismo fundamentalista destruye sistematicamente.
Es decir, como no judia, periodista y de izquierdas tengo un triple compromiso moral con Israel .

Porque, si Israel fuera derrotada, serian derrotadas la modernidad, la cultura y la libertad.

La lucha de Israel , aunque el mundo no quiera saber, es la lucha del mundo !!!!

PILAR RAHOLA

La sangrante dualidad que levanta el dedo acusatorio contra el conflicto

Deja un comentario

¿Por qué no hay pancartas en las universidades, ruidos en las calles, gritos en las rabias?
Alguien le preguntó al venerable presidente Shimon Peres qué opinaba de la nueva flotilla que dicen que se prepara contra Israel. Y con su templanza habitual, nos respondió a los periodistas que tuvimos la oportunidad de charlar con él: “¿Por qué envían flotillas? Hagan algo más fácil. Cojan el teléfono y pidan a los líderes de Hamás que acaben con el terrorismo. Verán qué fácil resulta todo a partir de entonces”.
No hubo tiempo de explicarle que algunos de estos libertadores de bolsillo no miran el conflicto con dos ojos, sino con la mirada tuerta de la ideología que superponen. Y esa ideología sólo sabe que el mundo es muy malo porque existe Israel, y que todo lo que palpita bajo la piel palestina -islamismo fanático y terrorismo incluidos- es muy bueno.
El maniqueísmo elevado a la categoría de método de análisis, la consigna elevada a la categoría de pensamiento y la propaganda prejuiciosa como corolario de la acción social.
Sobra decir, por supuesto, que este tipo de entidades siempre son más mimadas por el dinero público para “solidaridad” cuando se presentan como pro palestinas. Que vayan a buscar dinero de según qué gobiernos -“de izquierdas”- si lo suyo es Darfur o Ruanda o las víctimas del terrorismo fundamentalista, porque ni todas las causas interesan ni todas las víctimas conmueven.
Como tantas otras veces, no estamos

ante causas humanitarias, sino ante objetivos ideológicos. Pero tendremos tiempo de hablar cuando se perpetre la enésima acción de estos grupos que basan en el “contra Israel“ su única razón de ser.
El tema ahora se sitúa algo más cerca de Israel, aunque más lejos de las obsesiones políticas de algunos. Libia explota por los descosidos, las gentes mueren bajo las balas de la dictadura y en la sombra del mal aparece el viejo fantoche que subió al poder con la revolución socialista y acabó siendo el oligarca que financiaba grupos terroristas, enriquecía a los suyos y atormentaba a su pueblo. Su alargada maldad no movilizó la indignación de los indignados de siempre durante las décadas de su dictadura y no parece que tampoco ahora, que masacra a su albur, se movilicen los asfaltos.
¿Dónde están los flotilleros de otros mares y otros pueblos? ¿Por qué no aparecen las pancartas en las universidades, los ruidos en las calles, los gritos en las rabias? ¿Será que Israel no tiene la culpa de los muertos de Kadafi? ¿Será que cuando no huelen a perversos “sionistas” no saben por qué movilizarse? Ni me imagino el lío que tendríamos montado si hubiera un solo judío implicado. Siempre me llamará poderosamente la atención esta sangrante dualidad que levanta el dedo acusatorio contra este conflicto, con la misma pasión que eleva un beatífico silencio ante otros conflictos. Quizás un día de estos, entre flotilla y flotilla, se acuerden de los muertos libios. Será un fugaz pero bello momento.

A veces la política internacional llega a tal nivel de surrealismo que, si no fuera trágico, resultaría cómico. Por ejemplo, la noticia de ayer, según la cual la Asamblea General de las Naciones Unidas “ha acordado por unanimidad suspender a Libia como miembro del Consejo de Derechos Humanos de la ONU”. La resolución ha sido adoptada por consenso de los 192 países que integran la Asamblea General. Por supuesto, el secretario general Ban Ki Mun se ha felicitado por la decisión. ¡Fantástico! O sea, que resulta que después de 42 años de “líder de la revolución” –lo cual significa, en idioma del pueblo, pura dictadura–, después de haber financiado y aplaudido actos terroristas brutales, después de haber perseguido y masacrado a sus opositores y después de haber vampirizado la riqueza ingente de su país en favor de su familia, y de haber sometido a su gente a una también ingente pobreza, resulta que ahora la ONU se da cuenta de que no es muy amigo de los derechos humanos. ¡Guau! Es realmente para emocionarse.

Teniendo en cuenta que el tirano de esta magnífica dictadura de corte socializante, amiga de algunos irreductibles de la extrema izquierda –léase Chávez– y de la derecha extrema –léase Berlusconi–, había llegado a ser presidente de la Comisión de Derechos Humanos, nada resulta sorprendente. Recordemos algunos de susmomentos más exultantes de amor a dichos derechos fundamentales: atentado en la discoteca La Belle de Berlín, con un saldo de tres muertos y 229 heridos; apoyo a Abu Nidal, a quien los servicios de inteligencia norteamericanos atribuyeron más de 60 atentados, con decenas de muertos; implicación en el atentado de Lockerbie, donde murieron 259 personas; atentado contra el vuelo UTA 772, con la muerte de 170 personas… Y después, apoyo global al terrorismo, a la vez que oprimía sin miramientos a su propio pueblo. Esta especie de santa Teresa de Calcuta con jaima no sólo no fue expulsado del Consejo de Derechos Humanos, sino que llegó a ser el tipo que presidió las resoluciones sobre derechos humanos de la ONU. Y ¿alguien se sorprendió? ¿Hubo movimientos sísmicos en las conciencias del mundo? ¿Se dieron por sucias las resoluciones que él presidió? Por otro lado, ¿dónde está el problema si los miembros permanentes de este Consejo son paraísos de los derechos humanos como China, Arabia Saudí, Bahréin, Argelia, Azerbaiyán o Cuba? ¿Por qué expulsar a Gadafi si sólo es un aprendiz de tirano comparado con algunos de estos maestros? La respuesta es simple: no se le expulsa por ser un dictador con biografía macabra y miserable, sino porque está siendo derrotado. No se trata de derechos humanos, se trata de poder. Un dictador en el cargo es un amigo. Un dictador caído es un dictador. Realmente es de agradecer la seriedad con que la ONU trata tan sutil diferencia…

Héroes de Mochila

Deja un comentario

Uno de los deportes más cómodos y exitosos, en estos tiempos fútiles, es ir a hacer el héroe a Israel

Por Pilar Rahola

Uno de los deportes de estos tiempos fútiles es ir a hacerse el héroe a Israel. Es un deporte cómodo y exitoso, primero porque Israel garantiza el foco mediático, no en vano es el lugar del mundo con más corresponsales por metro cuadrado. Como dijo alguien, en Israel dejas la cámara en el suelo, vas a un café, y, a la vuelta, el reportaje está hecho. Y segundo, porque, a diferencia de otros conflictos, cuyos gobiernos chapotean en la feliz impunidad de las dictaduras, Israel es una democracia. Por supuesto, puede cometer y comete atropellos e irregularidades. Pero tanto como cualquier otro país, en situación de conflicto grave. Y cuando ello ocurre, los propios mecanismos de control democrático hacen su trabajo. El caso de esta militante catalana, que pasea su felicidad de héroe de bolsillo por las fotos de los periódicos, es paradigmático. Se va a un país en conflicto desde hace 60 años, donde existen, aparte de una amenaza nuclear contra su población, múltiples organizaciones que han perpetrado todo tipo de atrocidades terroristas, y hasta un ejército poderoso en el sur de Líbano –profusamente financiado–, que tiene como único objetivo destruirle. Todo ello amenizado con la amenaza fundamentalista islámica. A este paraíso de la tranquilidad, algunos deciden ir a tocar un poco más las narices, no fuera caso que Israel lo tuviera demasiado fácil. Y encima, para ahondar en tan heroica hazaña, se permiten caducar su visado, no en vano es muy normal incumplir las leyes del país que uno visita. Todo bonito, todo fotografiado y todo con aires de resistencia kumbayá. Si, además, aparecen soldados malísimos y los detienen, se cierra el círculo de su aventura adolescente, felices de haber cumplido con su arriesgada lucha.

¿Arriesgada? ¿Arriesgado ir a montar huelgas de hambre o pequeños alardes de resistencia a un país que goza de libertades? ¿Por qué no son héroes de verdad? Puestos a decorar su currículum con batallitas, ¿por qué no se lo toman en serio?

Veamos. Podrían plantarse ante Hamas y manifestarse en contra de las ratzias que hacen de militantes palestinos opositores. Sólo llevan unos centenares de muertos. O podrían montar su chiringuito de protesta a favor de las mujeres oprimidas del islam. O ir a Teherán, donde hay bonitas manifestaciones por la libertad. Claro que condenan a muerte a los estudiantes, lo cual no es tan divertido. También podrían aventurarse por las calles de Arabia Saudí, en minifalda y reclamando el derecho femenino a existir. O pasearse por Sudán, donde su pequeño dictador lleva centenares de miles de muertos. O ponerse delante de una lapidación, a ver si la paran. O en una escuela israelí, donde ha caído el último misil. Pero todo esto sería serio, y no están por la labor del martirio. No olvidemos que lo suyo no es una lucha de resistencia. Lo suyo es un happening.

Fuente: http://www.lavanguardia.es/

Información vs Propaganda

Deja un comentario

Autor: Pilar Rahola
Del conflicto árabe-israelí NO se INFORMA, se hace PROPAGANDA.
  • ¿Por qué no vemos manifestaciones en París, o en Londres, o en Barcelona en contra de las dictaduras islámicas?
  • ¿Por qué no lo hacen contra la dictadura birmana?
  • ¿Por qué no hay manifestaciones, en contra de la esclavitud de millones de mujeres, que viven sin ningún amparo legal?
  • ¿Por qué no se manifiestan en contra del uso de niños bombas, en los conflictos donde el Islam está implicado?
  • ¿Por qué no ha liderado nunca la lucha a favor de las víctimas de la terrible dictadura islámica de Sudan?
  • ¿Por qué nunca se ha conmovido por las víctimas de los actos de terrorismo en Israel?
  • ¿Por qué no considera la lucha contra el fanatismo islámico, una de sus causas principales?
  • ¿Por qué no defiende el derecho de Israel a defenderse y a existir?
  • ¿Por qué confunde la defensa de la causa palestina, con la justificación del terrorismo palestino?

Y la pregunta del millón, ¿por qué la izquierda europea, y globalmente toda la izquierda, solo está obsesionada en luchar contra dos de las democracias más sólidas del planeta, Estados Unidos e Israel, y no contra las peores dictaduras?
Las dos democracias más sólidas, y las que han sufrido los atentados más sangrantes del terrorismo mundial. Y la izquierda no está preocupada por ello.
Y finalmente, el concepto de compromiso con la libertad. Oigo esa expresión en todos los foros pro palestinos europeos. ‘¡Estamos a favor de la libertad de los pueblos!’, dicen con ardor. No es cierto. Nunca les ha preocupado la libertad de los ciudadanos de Siria, de Irán, del Yemen, de Sudan, etc.…
Y nunca les ha preocupado la libertad destruida de los palestinos que viven bajo el extremismo islámico de Hamás. Solo les preocupa usar el concepto de libertad palestina, como misil contra la libertad israelí.
Una terrible consecuencia se deriva de estas dos patologías ideológicas: la Manipulación periodística.
Finalmente, no es menor el daño que hace la mayoría de la prensa internacional.
Sobre el conflicto árabe-israelí NO SE INFORMA, SE HACE PROPAGANDA. La mayoría de la prensa, cuando informa sobre Israel , vulnera todos los principios del código deontológico del periodismo. Y así, cualquier acto de defensa de Israel se convierte en una masacre y cualquier enfrentamiento, en un genocidio.
Se han dicho tantas barbaridades, que a Israel ya no se la puede acusar de nada peor.
En paralelo, esa misma prensa nunca habla de la injerencia de Irán o Siria a favor de la violencia contra Israel ; de la inculcación del fanatismo en los niños; de la corrupción generalizada en Palestina.
Y cuando habla de víctimas, eleva a la categoría de tragedia a cualquier víctima palestina, y camufla, esconde o desprecia a las víctimas judías.
Acabo con un apunte sobre la izquierda española. Muchos son los ejemplos que ilustran el antiisraelismo y el antiamericanismo que definen el ADN de la izquierda global española. Por ejemplo, un partido de izquierdas acaba de expulsar a un militante, porque ha creado una web de defensa de Israel .

Cito frases de la expulsión:
‘Nuestros amigos son los pueblos de Irán, Libia y Venezuela, oprimidos por el imperialismo. Y no un estado nazi como el de Israel ’.
Otro ejemplo, la alcaldesa socialista de Ciempozuelos cambió el día de la Shoá, por el día de la Nakba palestina, despreciando, así, a más de 6 millones de europeos judíos asesinados.
O en mi ciudad, Barcelona, el ayuntamiento socialista ha decidido celebrar, durante el 60 aniversario del Estado de Israel, una semana de ’solidaridad con el pueblo palestino’. Para ilustrarlo, invitó a Leila Khaled, famosa terrorista de los años 70, actual líder del Frente de Liberación de Palestina, que es una organización considerada terrorista por la Unión Europea , y que defiende el uso de las bombas contra Israel . Y etcétera.
Este pensamiento global, que forma parte de lo políticamente correcto, impregna también el discurso del presidente Zapatero.
Su política exterior cae en todos los tópicos de la izquierda lunática y, respecto a Oriente Medio, su actitud es inequívocamente pro-árabe. Estoy en condiciones de asegurar que, en privado, Zapatero considera a Israel culpable del conflicto, y la política del ministro Moratinos va en esa dirección.
El hecho de que el presidente se pusiera una Kefia palestina, en plena guerra del Líbano, no es una casualidad. Es un símbolo. España ha sufrido el atentado islamista más grave de Europa, y ‘Al Andalús’ está en el punto de mira de todo el terrorismo islámico.
Como escribí hace tiempo, ‘nos mataron con celulares vía satélite, conectados con la Edad Media ’. Y, sin embargo, la izquierda española está entre las más antiisraelíes del planeta.
¡Y dice ser antiisraelí por solidaridad! Esta es la locura que quiero denunciar con esta conferencia.

CONCLUSIÓN
No soy judía, estoy vinculada ideológicamente a la izquierda y soy periodista.
¿Por qué no soy antiisraelí, como la mayoría de mis colegas?
Porqué, como no judía, tengo la responsabilidad histórica de luchar contra el odio a los judíos, y, en la actualidad, contra el odio a su patria, Israel .
La lucha contra el antisemitismo no es cosa de judíos, es obligación de los no judíos. Como periodista, estoy obligada a buscar la verdad, más allá de los prejuicios, las mentiras y las manipulaciones.
Y sobre Israel no se dice la verdad. Y como persona de izquierdas, que ama el progreso, estoy obligada a defender la libertad, la cultura, la convivencia, la educación cívica de los niños, todos los principios que las Tablas de La Ley convirtieron en principios universales.
Principios que el islamismo fundamentalista destruye sistemáticamente. Es decir, como no judía, periodista y de izquierdas tengo un triple compromiso moral con Israel .
Porque, si Israel fuera derrotada, serían derrotadas la modernidad, la cultura y la libertad.
La lucha de Israel , aunque el mundo no quiera saber es la lucha del mundo !!!

Older Entries