Muchos de ellos no tenían conciencia de ser judíos

Cinco siglos después que sus antepasados se convirtieran al cristianismo para escapar a la Inquisición, descendientes de los “marranos” hacen el camino de regreso y retornan al judaísmo.
Muchos de ellos no tenían conciencia de ser judíos, pese a haber sido siempre conscientes de que su familia era “diferente” y tenía “peculiaridades” que les llevaron a investigar sobre sus orígenes y descubrir su procedencia.
“Son muchos años de búsqueda de nuestras raíces y de tratar de recuperar la identidad que nos fue robada” explica Yosef Hernández, que estudia en el Instituto Miriam de Jerusalén para convertirse al judaísmo y considera que “es necesario conocer tu origen para saber hacia donde dirigirte”.
Este valenciano habla de “la insatisfacción que hay en el alma de un judío que no está viviendo su fe” y asegura que, aunque reconfortante, “el retorno no es un camino fácil” porque son muchas las cosas que se han perdido en los quinientos años transcurridos desde que los judíos fueran expulsados de España por los Reyes Católicos en 1492.
Según él, la conversión forzosa que sufrieron sus antepasados no impidió que “la semilla de la fe judía permaneciese en la familia” y que quedasen en sus costumbres más íntimas “destellos de judaísmo”.
Su esposa, Batya, asegura ser también descendiente de “marranos”, a los que prefiere llamar “bnei anusim” (en hebreo, “los hijos de los forzados”), y narra cómo su abuela “tenía dos vajillas, una para carne y otra para leche”, tal como estipula la ortodoxia judía, y como en su familia “siempre se cambiaban las sábanas y limpiaba la casa en viernes, para no trabajar el shabat”.
Según Renana Birnbaum, directora del Instituto Miriam, los usos judíos se trasmitieron junto con el miedo a ser descubiertos y la necesidad imperiosa de mantenerlas en secreto, por lo que algunos ocultaron su origen a sus propios descendientes.
El temor estaría justificado, según Batya, para quien “desde el momento en que descubres que eres judío tienes muchos problemas”, ya que “tanto en España como en el resto de Europa continúa existiendo un sentimiento antisemita”.
Sin embargo, no todos los que descubren sus raíces judías deciden convertirse o vivir en Israel; hay quienes continúan de forma normal con su vida, aunque muchos tratan de aprender más sobre judaísmo y sobre su identidad, explica Michael Freund, presidente de la organización Shavei Israel, de la que depende el Instituto Mariam y que organiza seminarios en la península para los anusim.
Freund afirma que varios estudios científicos aseguran que “el 15 por ciento de los varones españoles tienen material genético que demuestra que tuvieron antepasados judíos” y calcula que hay en la península “cientos de miles de anusim”.
Su papel, señala, puede ser clave para Israel, “un país pequeño y sin muchos amigos”.

Fuente: Aurora Digital

Shemá Israel en una Iglesia en Portugal

“Nunca supimos bien porque, pero la canción fue transmitida en susurros de generación en generación, no sabíamos que decía o de que se trataba, hasta que nos dimos cuenta de nuestros origenes judíos y nos sentimos orgullosos de poseerlos”.