Para conmemorar los 25 años desde su captura, la familia de Ron Arad (foto), prisionero secuestrado en el Líbano, dio a conocer páginas inéditas de un diario que mantuvo durante sus primeras semanas en cautiverio en el Líbano.

Arad escribió una colección de cartas, la mayoría de las cuales estaban destinadas a su esposa Tami y a Yuval, su hija, poco después de su captura por el grupo chií Amal en el Líbano, el 16 de octubre de 1986.
En las cartas escritas a mano, Arad describe su deseo de reunirse con su familia, y promete volver a casa.
En una carta fechada el 1º de noviembre de 1986, Arad escribió: “Y ahora para las más queridas para mí, Tami y Yuval: estoy tratando de olvidarlas, pero cada recuerdo de ustedes sólo me ahoga por la garganta. Pero sepan esto: las quiero, y parece que son la única razón que me impide imaginar lo peor”.
“Les prometo por lo menos lo siguiente: A. Voy a volver. ¿Un año?
¿Dos? B. Nunca más las dejaré, aunque tenga que renunciar a volar. C. Vamos a tener un hogar cálido, cariñoso y bueno como el que alguna vez tuvimos”.
El soldado secuestrado, cuyo paradero aún se desconoce, también trató de pasar pistas de su paradero a través de sus diversas notas, que anotó en la parte posterior de las páginas arrancadas de un libro.
La familia Arad recibió las cartas como parte de un acuerdo entre Israel y Hezbollah, que vio el regreso de los cuerpos de Eldad Reguev y Ehud Goldwasser. La familia Arad se había aferrado a las cartas en privado y decidió dar a conocer fragmentos para conmemorar los 25 años desde su captura.
“Una vez más, a Tami. Anoche soñé contigo y fue magnífico. Sólo nosotros dos reunidos después de un largo día en el pasto, hablando como siempre lo hacemos, y de repente estaba de regreso con ustedes. Despertar fue muy difícil, créeme. Pero esto [el sueño] por lo menos me dio unos minutos de felicidad”, escribió en otra carta sin fecha alguna.