Kosher Waters

Deja un comentario

Anuncios

Shaná Tová úMetuká le Kulam

Deja un comentario

Hábitos para un Iom Kipur Altamente Efectivo

Deja un comentario

por Dina Coopersmith

¿Por qué Rosh Hashaná, el “Día del Juicio”, viene antes de Iom Kipur, el “Día del Perdón”? ¿No deberíamos primero ser perdonados por todos nuestros pecados del pasado, arrepentirnos, convertirnos en personas nuevas y así tener mejores posibilidades de conseguir un buen juicio y un año dulce en Rosh Hashaná?
La respuesta yace en entender correctamente la naturaleza del juicio en Rosh Hashaná. No estamos siendo juzgados por nuestras acciones pasadas, sino por nuestra visión, nuestro plan, y nuestro deseo para el año siguiente. Rosh Hashaná representa nuevamente la creación de la humanidad, momento en el que no había un pasado del que hablar. Basado en lo que realmente queremos en el primer día del año nuevo, se nos brinda el potencial físico y espiritual para el año entrante.
Una vez que tenemos nuestras nuevas ambiciones en claro y nuestros objetivos delineados, estamos listos para enfocarnos en Iom Kipur. Ahora es mucho más fácil enfrentar con entusiasmo la ardua tarea de cambiar y corregir las faltas que evitan que alcancemos los objetivos a los que nos comprometimos en Rosh Hashaná.
El rabino de Novardok contó una historia de un hombre que estaba en un tren. Alguien le mencionó que el tren estaba dirigiéndose en dirección absolutamente opuesta a su destino. El hombre, inmutable, se levantó y se cambió a un asiento que miraba en dirección opuesta. ¡Ahora él estaba mirando hacia su destino!
A eso nos pareceríamos si tuviéramos que cambiar de repente y corregir todos nuestros errores si es que Iom Kipur fuera antes de Rosh Hashaná –podríamos todavía estar en el tren equivocado, en el medio del año pasado con nuestra visión sesgada, con nuestras actitudes desalentadoras y con nuestros errores pasados. Nuestro arrepentimiento sería meramente cosmético.
Es sólo después de Rosh Hashaná, el día para re-conectarnos con nuestros objetivos y con nuestro destino, que nos damos cuenta de quiénes somos realmente y hacia dónde queremos ir. Sólo una vez que sabemos que estamos en el tren correcto, que se dirige hacia el destino deseado, podemos enfrentarnos a Iom Kipur y trabajar en la remoción de los obstáculos que evitan que alcancemos nuestros objetivos.
El Problema del Hábito
Pero tenemos una gran traba para comenzar de nuevo: “Hábito”. Más allá de lo que nos hayamos elevado en Rosh Hashaná por sobre nuestro pasado, y obtenido una visión clara de la vida que tanto deseamos, el día posterior llega inevitablemente y a menudo nos encontramos en el mismo lugar en el que estábamos antes de Rosh Hashaná.
“Así como un automóvil, en el que apagas el motor de repente en el medio de la conducción y el automóvil continúa avanzando en la dirección en la que estaba avanzando, por hábito, aunque el poder motivador fue apagado” (Siftei Jaim I, Rav Jaim Friedlander, página 59).
“Si una persona elige corromperse a sí misma un poquito, termina muy corrupta. Cuando elige el mal aquí abajo [en la Tierra], es conducido en la dirección del mal desde arriba” (Talmud Ioma 39a).
Aparentemente, cuando persistimos en patrones de comportamiento negativos, en realidad estamos creando una cierta realidad espiritual que nos “ayuda” y nos hace continuar en el mal camino que elegimos.
Pareciera que estamos un poco atados. ¿Cómo nos deshacemos de los hábitos a los que nos hemos acostumbrado durante años? ¿Cómo nos libramos de ese “espíritu” que nos obliga a obtener placer al hablar mal de la gente, que desea que continuemos siendo egoístas y perezosos? ¡Toda esa energía que hemos creado con nuestras propias elecciones durante el año pasado nos seduce a continuar los hábitos negativos! No podemos simplemente esperar que se evaporen y desaparezcan. ¿Existe alguna escapatoria?
Rompe el Hábito
La misma cita desalentadora del Talmud mencionada anteriormente nos dice, unas cuantas líneas después, que la modificación del comportamiento se puede realizar de dos formas:
“‘Y te santificarás y serás sagrado’. [Aprendemos de aquí que] si una persona se santifica a sí mismo un poquito, se vuelve muy santificado. Cuando elige el bien abajo [en la Tierra], es ayudado y conducido en una buena dirección desde arriba”.
Podemos combatir el problema del hábito rompiendo con nuestra rutina durante los Diez Días de Teshuvá. Haz cosas que no acostumbras hacer. Levántate media hora antes todos los días. Come comida casher de acuerdo a un estándar más estricto del que comes durante el resto del año. Sólo por una semana, no hables chismes con tus amigos. Estudia un libro de sabiduría por diez minutos al día. Pon en marcha un nuevo hábito positivo.
Al comprometerte a un cambio durante la semana entre Rosh Hashaná y Iom Kipur, no sólo te estás comprometiendo a una pequeña cantidad de cambio, sino que también estás rompiendo con el hábito y agregando toneladas de energía positiva a tu historial que te motivará a ir más allá en la dirección correcta. Pondrás lentamente el auto en posición de “estacionado” y estarás tirando firmemente del freno de mano.
El Truco de “Dios es tu Sombra”
Aquí hay un último truco:
“Rav Huna el hijo de Rav Yeoshúa se enfermó mucho. Rav Papa vio que estaba muriendo y dijo: “Prepárenle ropas para el viaje (mortajas)”. Al final, Rav Huna mejoró. Rav Papa fue a verlo y le preguntó: “¿Qué viste en el mundo venidero?” Rav Huna le contestó: “Vi que la muerte estaba decretada sobre mí pero Dios le dijo al fiscal: ‘Como él no es detallista y deja pasar las cosas, no seas tan estricto con él’”.
Como dice: “’Él porta el pecado y deja pasar las malas acciones’. ¿Para quiénes porta el pecado? Para aquellos que dejan que las malas acciones pasen de largo”. (Talmud, Rosh Hashaná 17a).
Nuestras acciones en este mundo afectan directamente el tipo de respuesta que obtenemos de Dios. Rav Huna fue salvado de la muerte porque era “maavir al midotav” –era tolerante. Como no era estricto con la gente, renunciando a su honor y “dejando pasar” los errores, Dios decidió que Él, a cambio, no sería tan estricto con Rav Huna. Él “dejaría pasar” el decreto aunque fuera merecido.
Si podemos adoptar este método específico, se nos asegura que Dios responderá amablemente cuando imponga nuestro juicio y determine en qué libro sellarnos para el año entrante.
Tratemos de ser pacientes y de dejar pasar. No nos enojemos por un insulto, no seamos susceptibles y sensibles cuando nuestros padres (o suegros) nos critican, no dejes que te domine la ira cuando tus hijos, estudiantes, o colegas no te escuchan inmediatamente (o nunca), no exijas o esperes demasiado de un esposo, compañero o amigo. En general, tranquilízate un poco, y Dios, a cambio, no será tan detallista.
¿Quién sabe? Quizás desarrollaremos nuevos hábitos que nos alentarán a ser menos críticos y a emitir menos juicios, y a ser más amorosos y acogedores durante todo el año.
Fuente: Aish HaTorah

Rosh Hashaná 5771

Deja un comentario

Shaná Tová Umetuká!
5771
לשנה טובה ומתוקה
תשע״א


Rosh Hashaná es la fiesta del año nuevo judío, que tiene como objetivo invitar a las personas a revisar profundamente cada uno de los hábitos cotidianos y a cambiar lo que haya que cambiar.
Esperemos que este 5771 sea un gran año, que nos encuentre llenos de esperanza, alergría, orgullosos de nuestra fe y cultura y que al fin el pueblo de Israel y todo el mundo pueda alcanzar la paz!!!
Shaná Tová ú Metuká y Gmar Jatima Tová a todos nuestros lectores!!!

Mensaje de Shimón Peres con motivo del Año Nuevo judío 5771
Itongadol/AJN.- Este miércoles se celebra el Año Nuevo judío 5771. En un mensaje el Presidente del Estado de Israel, Shimón Peres, expresó sus deseos y alegría por Rosh Hashaná. “Al iniciar el año nuevo, la esperanza de paz parece tangible”, aseveró.
Este miércoles se celebra el Año Nuevo judío 5771. En un mensaje el Presidente del Estado de Israel, Shimón Peres, expresó sus deseos y alegría por Rosh Hashaná. “Al iniciar el año nuevo, la esperanza de paz parece tangible”, aseveró.
“Si bien nos centramos en la Cumbre de Washington, oramos para que este encuentro dé lugar a la firma de un histórico tratado de paz entre Israel y los palestinos, y de esta manera, traer tranquilidad, prosperidad y seguridad a los pueblos de la región”, inició Peres su misiva.
Con respecto a los judíos de la Diáspora, el Presidente aclaró que deben trabajar en conjunto con los ciudadanos de Israel para crear un futuro mejor, “en beneficio de las generaciones venideras, y un mañana más brillante”.
“En este contexto, es imperativo que un espíritu de hermandad y un estrecho vínculo con Israel sigan siendo parte de la educación judía y sionista de la juventud judía en la Diáspora”, agregó Peres.
“En un período en el cual los intentos de deslegitimar a Israel como Estado judío son implacables, es esencial que busquemos la forma conjunta para frustrar estos esfuerzos. Debemos movilizar nuestras fuerzas para exponer las mentiras y resaltar los valores del pueblo judío a través del tiempo, basados en los Diez Mandamientos, así como los valores morales y éticos que constituyen los cimientos de nuestro país y nuestro pueblo”, dijo el Presidente israelí.
Por otro lado, Peres se refirió a la comunidad internacional: hay que “estar a su lado en la lucha contra líderes fanáticos, armados con armas nucleares, que niegan el Holocausto y llaman a la destrucción del Estado de Israel”.
Según el Premio Nobel de la Paz 1995, “nuestra misión para el próximo año es reforzar nuestra unidad en asuntos que afectan el destino y el futuro de todos nosotros. Debemos trabajar juntos en armonía y llegar a acuerdos mediante el diálogo. La solidaridad, la hermandad, la tolerancia y la comprensión son los cimientos de una familia fuerte y segura. No podemos ni debemos permitir que los desacuerdos nos destrocen. Debemos dedicarnos colectivamente al bienestar del pueblo judío”.
Para concluir, Shimón Peres hizo llegar sus mejores deseos a “nuestros hermanos en todo el mundo, por un año de paz, alegría, buena salud y prosperidad”

Las 3 caras de Rosh Hashaná

Deja un comentario

El nombre Rosh Hashaná ha recibido al menos tres traducciones diferentes: “Nuevo año judío” “comienzo del año” o literalmente “cabeza del año”…
La designación Rosh HaShaná como comienzo de un nuevo año exige aclaración adicional. ¿Qué es nuevo acerca de Rosh HaShaná? ¿Por qué debería considerarse a Rosh HaShaná como un nuevo año más que cualquier otro punto en el tiempo?
Nuestros Sabios, aunque sin referirse directamente a esta pregunta, parecen haberse anticipado a ella cuando declararon que Rosh HaShaná es el aniversario de la creación de Adán y Eva, los primeros humanos. En otras palabras, Rosh HaShaná difiere de todos los demás tiempos del año en que es el aniversario de algo que fue nuevo.
Sin embargo, incluso luego de esta explicación, parecería no haber nada realmente nuevo en el Nuevo Año; apenas el aniversario de un suceso que alguna vez fue nuevo.

El jasidismo, sin embargo, arroja luz sobre el concepto del nuevo año. No es apenas el aniversario de algo que alguna vez fue nuevo, sino que algo radical sucede al mundo; algo radicalmente nuevo. Esto es así porque cada ano, a medida de que se aproxima su fin, se agota la energía Divina asignada al universo creado. Cuando nos introducimos en el santo día, los más espiritualmente sensibles entre nosotros pueden realmente sentir la retirada” de esta energía del mundo, dejando detrás de sí sólo un vestigio de la fuerza original, apenas lo suficiente para sostener al mundo y evitar que deje de existir.
Durante Rosh HaShaná especialmente en el momento en que hacemos sonar el shofar, Di-s asigna de nuevo el sustento vital necesario para el nuevo año. Cada Rosh HaShaná, entonces se genera nueva vida para el próximo año, y solamente para ese
año.
En cuanto a lo que concierne al año actual, la vitalidad toca a su fin a medida que el año culmina. Qué nivel o grado de vida continuará teniendo la creación dependerá de lo que se le asigne en Rosh HaShaná, lo que, a su vez, dependerá de cómo aceptamos a Di-s como nuestro Rey, antes y durante Rosh HaShaná.
Nuestra sentida súplica de corazón a Di-s: “Reina sobre el mundo entero en Tu gloria” es, por lo tanto, nada menos crucial que nuestros pedidos de que El nos otorgue vida y salud. Sin una respuesta afirmativa de Di-s al primer pedido, el segundo no carece de significado, pues, ¿qué tipo de mundo sería sin que se involucre activamente Di-s? Pedir a Di-s que sea nuestro Rey es el equivalente de pedirle que impregne nuestras vidas de propósito y significado.
Cada Rosh HaShaná, entonces, el mundo recibe una verdaderamente nueva arrienda de vida. Cada Rosh HaShaná el mundo experimenta una genuina renovación; el universo entero experimenta una “recreación”.
El jasidismo explica adicionalmente que este Rosh HaShaná venidero no solamente habrá de introducir una nueva generación de vida, sino que la naturaleza misma de esta energía espiritual es nueva.
El año nuevo no es meramente una reintroducción de la misma vianda vital que el año pasado. Es una fuerza vital enteramente nueva que hace de este nuevo año uno verdaderamente nuevo y refrescante.
En un espíritu práctico, este conocimiento de lo que realmente sucede en Rosh HaShaná sirve para fortalecernos e inspirarnos.
Comenzamos a percatamos de que todos nuestros equívocos del pasado ya no parecen interponerse más en el camino de los nuevos logros, porque para el año nuevo somos dotados de una nueva energía sin precedentes. Ingresamos a un universo nuevo, un mundo dotado de nuevas cualidades espirituales.

En la liturgia de Rosh HaShaná el día es descripto como “Comienzo del año”: Este es el día que es comienzo de Tu obra~ un recuerdo del primer día”.
También esta descripción es problemática. ¿Por qué considerar a este día como el “Comienzo de la obra de Di-s?” ¿No es Rosh HaShaná el aniversario de la creación del hombre acaecida en el sexto día de la Creación? ¿Y por qué, de hecho, ha sido elegido este día como Rosh HaShaná, en lugar del 25 de Elul, el verdadero aniversario de la Creación?
La respuesta clásica es que antes de que el hombre fuera creado todo el universo carecía de legitimidad. Sin un ser humano dotado de Libre Albedrío y que voluntariamente acepte a Di-s como su Amo, y que consagre su vida a El, la existencia no tendría propósito. Por lo tanto, bien justificadamente podemos declarar que “Este es el día que es comienzo de Tu obra”.
El jasidismo lleva este análisis un paso mas allá al sugerir que la palabra “Este”, ze en hebreo, denota que se trata de algo que uno realmente puede señalar, algo que está junto a uno en tanto que la fecha de la creación del mundo el 25 de Elul – representada por el valor numérico de la palabra hebrea ko (=25), implica ambigüedad.
Los términos ze y ko representan dos perspectivas diferentes de la realidad: ko es una aproximación y ze una precisión, como diciendo “esto es”.
Así explican nuestros Sabios la diferencia entre Moshé y todos los demás Profetas: “Moshé profetizó [comenzando] con la palabra ze esto ~ y todos los demás Profetas lo hicieron [comenzando] con ko “asi”. La diferencia es que mientras Moshé tuvo una visión clara en cuanto a qué implicaba el mensaje de Di-s, los demás Profetas tuvieron más bien una perspectiva confusa de la comunicación de Di-s a ellos y por lo tanto sólo podían sugerir una idea aproximada de lo que Di-s había dicho.
Así, la diferencia entre la creación del mundo el 25 de Elul y la creación del hombre en Rosh HaShaná se refleja en la diferencia entre claridad y oscuridad absolutas. En el primer día de la Creación, sin el beneficio de los esfuerzos del hombre por introducir Divinidad en el mundo, la presencia de Di-s sólo podía presuponerse. Únicamente el hombre que sirve a Di-s voluntariamente puede suscitar la clara y radiante presencia de Di-s dentro de los confines de este mundo. El universo podría haber existido sin la participación humana, pero no podría decirse que su existencia fuera la de una realidad absoluta, en tanto el elemento Divino -la verdadera realidad-estuviera oscurecida.
Ahora bien, ya sea si traducimos Rosh HaShaná como “Nuevo Año” o como “Comienzo del Año”, seguimos obligados a considerar la traducción literal de la frase.
Rosh HaShaná, enfatiza el jasidismo repetidamente, no significa el comienzo del año sino más bien la “Cabeza del Año”. ¿Qué importancia tiene esta distinción? ¿La palabra “cabeza” no es simplemente una metáfora para el concepto de principio?
Cuando hablamos de Rosh HaShaná como “cabeza” del año nos referimos al significado profundo de la relación de este día con el resto del año. Tal como la cabeza alberga al órgano más vital del cuerpo humano, el cerebro, sin el cual ninguna actividad puede tener cabida, así también Rosh HaShaná es el mismísimo “cerebro” del año entero. Sin Rosh HaShaná, no podría haber ningún otro tiempo.
Tras una medida adicional de reflexión uno puede observar tres distintos niveles de relación entre Rosh HaShaná y el resto del año. La analogía de “Cabeza del Año” con la cabeza del cuerpo es exacta para los tres distintos niveles de relación que existen entre la cabeza y el cuerpo. Estos son:
1) La cabeza o el cerebro es el órgano más “superior” e importante del cuerpo.
2) El cerebro contiene dentro de sí la fuerza vital de todas las demás extremidades y órganos del cuerpo.
3) El cerebro orienta y coordina activamente a la persona por entero, y está activamente involucrado en la operación de cada uno de los órganos.
Lo mismo es cierto de la “cabeza” del año, Rosh HaShaná, y su conexión con el “cuerpo” del año.
Rosh HaShaná es, ante todo, el día más sublime del año, enaltecido por encima de todos los demás días, disfrutando de la misma preeminencia que ostenta la cabeza sobre todas las demás partes del cuerpo humano.
Rosh HaShaná es también el día que engloba en sí a todos los días del año: es en Rosh HaShaná cuando se determina la calidad de
todos los días del año próximo.
Y Rosh HaShaná es la fuerza orientadora de todos los días del año, lo que significa que incluso después de que estos se “despliegan” desde su fuente en la “cabeza”.

Mensaje de Shimon Peres a las comunidades en la diáspora, con motivo de Rosh Hashana 5770

Deja un comentario

Esperemos que el nuevo año que estará marcado por la realización de nuestras aspiraciones: alcanzar la paz, aumentar la seguridad, promover el crecimiento económico, la salvaguardia del futuro del pueblo judío y el fortalecimiento de los lazos entre Israel y nuestros hermanos judíos en la Diáspora.

La oportunidad de alcanzar la paz es atrayente, y debe ser aprovechada, incluso a costa de concesiones dolorosas. Posición difíciles del mundo árabe a decir “no” a las negociaciones, “No” al reconocimiento de Israel y “No” a la paz, ha sido reemplazado por el triple “Sí” a la iniciativa saudita. La unidad de comunicación internacional está decidida a apoyar los esfuerzos para impulsar el proceso de paz, y estoy seguro de que con esfuerzos concertados, la visión de una paz global pueda ser realizado. Esto creará la estabilidad, la tranquilidad, la seguridad y la prosperidad para nuestros hijos y sus hijos después de ellos.

Armas nucleares en poder de manos de extremistas fundamentalistas suponen un peligro para la humanidad entera y no sólo a Israel. Un amplio y consolidado de pie por la unidad comunicación internacionales contra Irán se pide. Oro para que esta terrible amenaza de ser removido de toda la humanidad y que el mundo puede disfrutar de una nueva era de paz y seguridad.

Israel ’s economía está mostrando las primeras chispas de la recuperación de la crisis económica mundial. La macro-económicas son signos prometedores, y estas indicaciones se reflejan en un ámbito cada vez mayor de las inversiones, la industria de alta tecnología es la reactivación y puesta en marcha de las empresas están de nuevo de germinación. Este es el momento de aprovechar la oportunidad. Este es el momento de invertir en Israel, en campos como la energía alternativa, la producción de agua, la seguridad nacional de infraestructuras, la educación y el aprendizaje de las herramientas relacionadas, y en la industria de las células madre. Esto constituye el futuro y está en nuestras manos.

Es de vital importancia para construir con nuestros hermanos en la diáspora vínculos fundamentados en bases sólidas de asociación y la educación. De hecho, el papel de la educación judía en la Diáspora no puede ser sobrestimada. Sirve como el edificio de bloques de los puentes que conectan las unidades comm judías de la Diáspora e Israel. Sirve como los términos del compromiso entre la joven generación de jóvenes judíos y de nuestra nación y como escalones que conducían a una mayor conciencia de la importancia de las relaciones Israel-Diáspora. Y servirá para preservar nuestro rico patrimonio y tradiciones.

El espíritu de asociación debe ser reforzada en todos los ámbitos de las relaciones Israel-Diáspora. Nos enfrentamos a retos dramáticos, que a su vez de relieve la necesidad de permanecer unidos en los momentos de prueba, una responsable de la otra, como es indicado por nuestros profetas. De hecho, una amenaza para el bienestar de las unidades comm judío en el mundo equivale una amenaza para el propio Israel, y el destino de los judíos de la Diáspora se encuentra en el corazón mismo de Israel ’s corazón.

Queridos amigos, nos embarcamos en este nuevo año, quiero transmitir mis mejores deseos a todos los del pueblo judío en la diáspora, con la esperanza de que será un año de alegría y buena nueva para todos.

Y vamos a orar por el regreso seguro de los rehenes y los soldados desaparecidos.

Shana Tova U’Metukah,

Shimon Peres

Presidente del Estado de Israel