4 de Junio de 1989 – 4 de junio de 2009
a 20 Años de la Masacre de Tian’anmen solo hay silencio


En 1989 en China ocurrieron las protestas de la Plaza de Tian’anmen. El incidente del 4 de junio, consistieron en una serie de manifestaciones lideradas por estudiantes en la República Popular China, que ocurrieron entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989.
Los manifestantes provenían de diferentes grupos, desde intelectuales que creían que el gobierno del Partido Comunista era demasiado represivo y corrupto, a trabajadores de la ciudad que creían que las reformas económicas en China habían ido demasiado lejos.
La decisión tomada por el Partido Comunista, fue suprimir las protestas por la fuerza, en lugar de acceder a sus reivindicaciones.
El 20 de mayo, el Gobierno declaró la ley marcial y en la noche del 3 de junio, envió los tanques y la infantería del ejército a la plaza de Tian’anmen para disolver la protesta.
Tras la violencia, el Gobierno emprendió un gran número de arrestos para suprimir a los instigadores del movimiento, expulsó a la prensa extranjera y controló estrictamente la cobertura de los acontecimientos en la prensa china.
La cruel represión de la protesta de la plaza de Tian’anmen causó la condena internacional de la actuación del gobierno de la República Popular China.
Aproximadamente 100.000 estudiantes y obreros marcharon en Pekín pidiendo reformas para a la libertad de expresión y un diálogo formal entre las autoridades y los representantes de los estudiantes.
Cuando el Gobierno rechazó la propuesta de diálogo tal como se les presentaba grandes grupos de estudiantes ocuparon la plaza de Tian’anmen y emprendieron una huelga de hambre
Cuando la huelga de hambre se aproximaba al fin de la tercera semana, el Gobierno decidió acabar con el asunto antes de que se produjeran muertes. Tras una deliberación entre los líderes del Partido Comunista, se ordenó el uso de la fuerza militar para resolver la crisis, soldados y tanques del Ejército Popular Chino fueron enviados para tomar control de la ciudad. Aunque el Gobierno ordenó a todos los civiles de Pekín que permanecieran en sus casas mediante emisiones de televisión y megafonía, las advertencias no fueron tenidas en cuenta y muchos manifestantes pacíficos fueron atacados por los soldados; la violencia ejercida tuvo como resultado 2000 jovenes asesinados, cifras que China jamas preciso y se ocultaron a la prensa.
La eliminación de la protesta se vio simbolizada en los medios de comunicación occidentales por la fotografía de un manifestante solitario, tomada el 4 de junio, de pie frente a una columna de tanques, deteniendo su avance. El hombre continuó de pie desafiante frente a los tanques durante media hora antes de ser expulsado del lugar.
A pesar de los esfuerzos, hasta el día de hoy los medios de comunicación occidentales han sido incapaces de identificar a la figura solitaria y que ha sido de esta.
Después de la disolución de las protestas de Pekín el 4 de junio, éstas continuaron en gran parte de China durante unos días. El gobierno de la República Popular China fue incapaz de finalizar estas protestas fuera de Pekín sin la pérdida de un número significativo de vidas
Las protestas de la plaza de Tian’anmen dañaron la reputación de la República Popular China en los países occidentales. Los medios de comunicación occidentales habían sido invitados para cubrir la visita de Mijaíl Gorbachov en mayo, y se encontraban por tanto en una posición excelente desde la que cubrir en directo la represión del gobierno chino. Los manifestantes aprovecharon esta oportunidad, creando carteles dirigidos a la opinión pública internacional. La cobertura se facilitó por los conflictos gubernamentales acerca de la manera de tratar las protestas, lo que tuvo como resultado que las emisiones no fueran interrumpidas inmediatamente.
Durante la disolución de las protestas, el 4 de junio, el Gobierno Chino ordenó a las cadenas internacionales que finalizaran sus emisiones, y aunque trataron de desafiar estas órdenes y cubrir las protestas a través del teléfono, el Gobierno inhabilitó los enlaces por satélite.
Las protestas de la Plaza de Tian’anmen son todavía un tabú político en China, y hablar de ello se considera inapropiado o arriesgado. La única opinión de los medios de comunicación se realiza desde el punto de vista del Partido Comunista: que fue una acción apropiada para asegurar la estabilidad.
La plaza de Tian’anmen se patrulla frecuentemente cada 4 de junio para impedir cualquier tipo de conmemoración.
Luego de haber pasado 20 años la situación parece no haber cambiado demasiado en China. Hoy en el vigésimo aniversario de la matanza de Tiananmen. El Gobierno de ese país dispuso drásticas medidas de seguridad en la plaza.
Entre otras medidas, el Gobierno chino desplegó hoy un gran número de policías que –vestidos de civil- impidieron a los periodistas grabar vídeos o tomar fotos.
La plaza, era accesible para el público, pero era necesario pasar por controles, escáners y análisis de cualquier botella de bebida. Además, los extranjeros debían mostrar el pasaporte antes de ingresar en la plaza más grande del mundo.
El Gobierno chino, entretanto, mantuvo el mismo silencio oficial de los últimos años y contestó hoy en una conferencia de prensa a las preguntas relativas con el aniversario repitiendo el comunicado que utiliza año tras año, sin cambiar ni siquiera una coma. Aún se desconoce la cifra exacta de muertos, detenidos o desaparecidos.
En enero de 2006, un trato con Google confirmó que el asunto es todavía muy sensible para el gobierno chino, pues la web china de Google (Google.cn), aplica restricciones locales a las búsquedas de información sobre la masacre de Tian’anmen, así como con otros asuntos como el independentismo tibetano, la prohibición del grupo religioso Falun Gong, considerado una secta por el gobierno chino, o las relaciones con Taiwán.
El aumento de la vigilancia a los disidentes ha producido la condena de grupos pro- derechos humanos como Amnistía Internacional: “Cortar las comunicaciones y limitar los movimientos no evitará ni que los activistas luchen por sus derechos ni que el pueblo conmemore el vigésimo aniversario del suceso”.

Cuando no existe la libertad de expresión, el periodismo no puede contarle al mundo lo que sucede, cuando el mundo no se entera cualquiera pueda cometer hasta el peor de los crímenes…
Hoy aparte de China, países como Bielorússia, Birmánia, Cuba, Egipto, Irán, Corea del Norte, Arábia Saudita, Síria, Tunez, Turkmenistan, Uzbequistan y Vietnam tienen fuertes restricciones en la libertad de expresión y sus habitantes no pueden manifestarse libremente sobre sus padecimientos.