Israel ocupa el quinto lugar con mejor expectativa de vida en el mundo

Deja un comentario

Un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico revela que Israel tiene una de las expectativas de vida más altas de los países miembros de esa organización. Los israelíes viven en promedio hasta la edad de 81.6 años, dos años más que el medio del resto de los países de la OCDE.
Israel se encuentra en el quinto lugar en la OCDE en términos de expectativa de vida, por delante de Suecia, Canadá, Francia, y Holanda, por ejemplo.
Sin embargo, el Estado judío ocupa uno de los lugares más bajos de la OCDE en términos de recursos físicos, y en el gasto y la infraestructura que se destina al sistema de salud.
Por ejemplo, en 2009 Israel tenía en los hospitales dos camas cada mil personas, cuando el promedio de la OCDE es de 3.5 camas cada mil habitantes. Esto implica que los hospitales nacionales están superpoblados.
En términos de gastos destinados al sistema de salud, Israel está entre los más bajos de la lista. En 2009, Israel gastó el 7.9 por ciento del PBI en salud, en comparación con el 9.6 por ciento de la OCDE. Estados Unidos figura primero en la nómina con el 17.4 por ciento del PBI destinado al gasto médico.
En Israel, el 58 por ciento del gasto médico fue afrontado por una fuente gubernamental, en oposición al 72 por ciento de la OCDE, en ese mismo año.
El informe, de los datos recabados en 2009, precisa que las mujeres israelíes viven 3.8 años más que los hombres, más bajo que el promedio de la OCDE, de 5 años.
Con respecto a la mortalidad infantil, Israel está comparativamente en buen estado relativo: En 2009, esta mortandad era de 3.8 cada mil habitantes, en contraposición al 4.4 por ciento entre los países de la OCDE.
Anuncios

Y elegirás la Vida!!!

Deja un comentario

Por Dr. Guido Maisuls
Para Aurora Digital

Dicen que el terror es el sentimiento del miedo llevado a su máximo extremo. Comentan que el terror irrumpe cuando el miedo ya ha superado los dictados del cerebro y la razón huye despavorida a territorios muy remotos. Sabemos que el terror es utilizado hoy en día como una poderosa arma de dominación, de sojuzgamiento, de alineación y de muerte por los que odian la Vida. El terror está inexorablemente al servicio de la muerte.

Ejemplos y modelos de terror y de muerte
Fueron encontrados, por el Grupo “Comando Indio” que ingresó al edificio para reducir a los terroristas islámicos que se encontraban atrincherados, los ocho cuerpos de los rehenes asesinados en el interior de la casa de Jabad en Bombay. El rabino Gabriel Holtzberg y su esposa Rivka se encontraban entre las víctimas.
El presidente sirio Bashir Asad condecora al terrorista y asesino Samir Kuntar, múltiple y sádico homicida de una familia israelí, que fue liberado por Israel en el intercambio de prisioneros con Hezbollah por los cuerpos de los soldados Goldwasser y Reguev. Asad declaró: “Kuntar está con nosotros por promover los derechos árabes y es un símbolo de la lucha por la libertad a través del mundo árabe y del resto del mundo”. Samir Kuntar: “Llevaré las bendiciones del presidente Asad a los luchadores de la resistencia islámica Hezbollah. Son las bendiciones de la lucha por la gente del Líbano que sienten la lealtad y el amor de Siria y, particularmente, lo han sentido en la Segunda Guerra del Líbano” (del año 2006).
Terroristas talibanes lanzan acido a cinco niñas afganas por ir a la escuela. Las adolescentes han sido atacadas cuando se dirigían a su escuela con el sencillo y natural propósito de educarse. A pesar de que portaban burkas, dos de ellas sufrieron graves quemaduras en sus rostros y en sus cuerpos. Los criminales fundamentalistas prohíben a las mujeres recibir educación.
Dos niñas egipcias, Amira y Warda, fueron conducidas a una absurda, horrorosa y prematura muerte; Amira Mahmoud Mohamed tenía cuatro años y Warda Hussein el-Sayyed, tres. Las niñas, de la región de Armant, una población en el valle del Nilo, murieron desangradas en manos de un médico que las sometió a la circuncisión femenina, Se calcula que 130 millones de mujeres han padecido distintos grados de mutilación en 28 países del África negra, algunas naciones de Oriente Medio y también en comunidades de Pakistán, Indonesia y Malasia.
En Teherán, capital de la República Islámica de Irán, veinte personas han sido condenadas a la pena de muerte por adulterio y homosexualidad, nos informa el serio y formal portavoz del Honorable Poder Judicial, Ali Reza Yamshidi. “Aquellos que han cometido actos malvados, como `lavat’ (homosexualidad) o `zena’ (relaciones extra matrimoniales), fueron juzgados y sentenciados a la pena capital”.
La aplicación de la Sharía o Ley Islámica en Arabia Saudita produce la decapitación por sable a cientos y miles de condenados a muerte, tanto hombres como mujeres, por ciertos delitos llamados “hodud” (limites) por la religión islámica. La amputación de las manos es muy frecuente en los casos de los condenados por el delito de robo.
Todos los castigos se aplican en la plaza pública, donde centenares de personas observan como es traído el “mozneb” (culpable) y con un solo golpe con la espada del “sayyaf” (verdugo) pierde para siempre su mano o en el peor de los casos, su cabeza. “Aquellos que combaten a Alá y son corruptos en la tierra deben ser ejecutados, crucificados, deportados o sus manos y pies amputados”.
“Que caiga la vergüenza sobre aquel que no enseña a sus hijos la educación de la Jihad (…); bendito sea aquél que dona un cinturón de explosivos para él mismo o para sus hijos y se para entre los judíos y dice: `Alá Akbar’ (Alá es Grande)…”, Mohamed Ibrahim Madi, durante un sermón del viernes, transmitido por la televisión palestina.
Dijo el jeque Hasan Nasrala, líder máximo de la organización terrorista Hezbollah: “La debilidad de la entidad sionista es su fuerte adhesión a este mundo, pero nuestra fuerza es la voluntad de sacrificar nuestra sangre y nuestros hijos” “Esta entidad [sionista], la cual tiene muchas fuerzas -no tengo tiempo ahora para enumerarlas a todas- tiene debilidades también, como individuos y como colectividad, son descritos por Alá como `el pueblo que cuida más su vida’. Su fuerte adhesión a este mundo, con todas sus vanidades y placeres, constituye una debilidad”. “En contraste, nuestro pueblo y la voluntad de nuestra nación de sacrificar su sangre, sus almas, sus hijos, sus padres y sus familias por la causa del honor, la vida y la felicidad de la nación, siempre ha sido una de las fortalezas de nuestra nación”.
Se equivocan y muy a lo grande estas fuerzas retrógradas y oscurantistas del Islam, ya que esta gran debilidad, este apego a la vida, es realmente la gran fortaleza de los israelíes; esas ganas de vivir que no es un invento artificial y superfluo creado en forma espontánea en su creación como Estado ni es importada de ningún creativo mercado tecnológicamente muy sofisticado y novedoso, simplemente la heredamos de nuestros valores judíos, esos valores ancestrales que permitieron sobrevivir a nuestro pueblo en las condiciones más adversas y extremas, teniendo que optar permanentemente entre la vida y la muerte, eligiendo siempre la vida, durante los amargos 2000 años de su diáspora, expulsados de sus hogares, obligados a conversiones forzosas, quemados en la hogueras de la inquisición, masacrados en los caminos de las cruzadas, exterminados en los campos nazis, segregados y discriminados en los guetos de la vieja y culta Europa o de las exóticas mil y una noches musulmanas, vagando por el mundo como los eternos errantes, como los desheredados de la tierra.
A pesar de todo, el éxito del pueblo judío es rotundo; no solamente se consiguió sobrevivir, también se concretó el legendario y mítico sueño de retornar a nuestra tierra ancestral y construir nuestro propio Estado y todo gracias al simple, natural y elemental recurso: el apego a la vida, el amor a la vida.
Estamos viviendo momentos críticos y decisivos, las amenazas se ciernen sobre nosotros, el fundamentalismo islámico aliado a las fuerzas más irracionales, oscuras y primitivas del planeta quieren borrarnos de Oriente Medio y del mundo.
Tenemos muchas debilidades a las cuales debemos sobreponernos: La corrupción imperante en vastos estamentos gubernamentales, la declinación de los valores tradicionales como la solidaridad y la justicia social y la banalización de buena parte de nuestra dirigencia política.
También poseemos grandes fortalezas, que residen fundamentalmente en el espíritu de nuestra gente, de nuestros trabajadores, de nuestros científicos, de nuestros soldados, de nuestros niños, de nuestros ancianos, de nuestros sabras y de nuestros olim.
Pero nuestra principal fortaleza fue y seguirá siendo nuestro apego a la vida cotidiana, a los padres, a los hijos, a los amigos, a la tierra, a las instituciones democráticas y al futuro.
Nuestra gran fortaleza es luchar por la vida, amar apasionadamente la vida para que nuestros hermanos, nuestros hijos, nuestras almas y nuestra sangre vivan para siempre.

Jai = Vida

Deja un comentario

La historia del Schindler británico que salvó 669 niños del nazismo‏

Deja un comentario

En 1939, Nicholas Winton viajó a Checoslovaquia y planificó que nueve trenes con hijos de refugiados salieran con destino a Londres. A 70 años varios de esos niños repiten el viaje
En 1939, poco antes de que comenzara la Segunda Guerra Mundial, Nicholas Winto -alertado por un amigo- dejó de lado sus vacaciones, se fue a Praga y preparó todo lo necesario para que nueve trenes salieran desde allí con destino a Londres.
Ocho de los nueve viajes clandestinos organizados por Winston lograron atravezar la Alemania de Adolf Hitler, y su altruismo salvó la vida de 669 niños, a los que luego se encargó de conseguir familias adoptivas y que hoy tienen 5 mil descendientes, conocidos como los “niños de Winston”. El noveno tren no pudo partir y al día de hoy nada se sabe del destino de sus más de 200 tripulantes.
Esta semana esos niños, ya mayores, repiten el viaje y el viernes próximo arribarán a Londres para reencontrarse con su héroe, que acaba de cumplir 100 años y apenas logra recordar su labor humanitaria.
De hecho, Winston mantuvo su gesta en secreto: pasaron más de 50 años hasta que se hizo pública, cuando su esposa Greta descubrió en el ático de su casa un maletín que contenía listas de niños salvados y cartas de sus padres. “Nadie hablaba de lo que hizo durante la guerra”, explicó cuando se acaban de cumplir 70 años de su comienzo.

¿Sería bueno si pudiéramos alterar genéticamente características humanas como el CI y la altura?

Deja un comentario

Pregunta: Si tuviéramos la capacidad de alterar genéticamente características humanas como el Coeficiente Intelectual (CI), la altura o la fuerza, ¿Cómo debería considerarlo la sociedad, como una gran ayuda, o como algo potencialmente peligroso? L.L.

por el Dr. Daniel Eisenberg

Respuesta: La tecnología es éticamente neutra. Son las aplicaciones de la tecnología las que despiertan preguntas éticas. Cuando se discuten avances médicos, nuestro trabajo es decidir cuándo es apropiado utilizar nuevos procedimientos y cuándo se deben aplicar restricciones. El mundo fue creado para el hombre, y no sólo eso, el hombre recibió un mandato de regir sobre el mundo, subyugarlo y mejorarlo. Nosotros nos tomamos este mandamiento muy en serio. Sin embargo, la tecnología debe utilizarse para propósitos nobles y debemos anticipar los daños potenciales que estos avances pueden tener sobre nuestro prójimo.
Intrínsecamente no existe cosa inmoral alguna en utilizar tecnología, incluyendo la manipulación genética de células somáticas, para tratar una enfermedad. Creer que uno no debiera tratar de mejorar estas situaciones es una forma equivocada de religiosidad. El judaísmo ciertamente acepta la cirugía como una vía para el tratamiento de deformaciones. Similarmente, la Ley Judía no tiene objeciones con respecto a alterar el código genético de un feto que porta genes que generarán una enfermedad letal o debilitante, para evitar las consecuencias que los genes “defectuosos” necesariamente conllevan.

Sin embargo, el judaísmo tiene ciertas objeciones frente a la manipulación genética, como hacia cualquier otro procedimiento médico. Con la habilidad de manipular viene la responsabilidad. Se debe probar la seguridad de todo procedimiento para alterar el código genético. Uno no debe arriesgarse a causar un daño innecesario a un feto (o a un adulto) a menos que la otra alternativa sea la muerte o una deformación seria. Los mismos parámetros halájicos que se aplican en los procedimientos riesgosos para adultos, serán los que probablemente se aplicarán en los procedimientos para fetos.

En segundo lugar, hay una diferencia fundamental entre tratar una enfermedad y “mejorar” una especie. La Torá nos alienta a tratar las enfermedades y a evitar el dolor y el sufrimiento. La manipulación genética es potencialmente una gran ayuda, cuando elimina una enfermedad. Pero hay peligros graves para la sociedad si comenzamos a escoger características deseables y manipulamos el genoma humano para crear “mejores” humanos. ¿Quién escogerá las características “deseables”? ¿Acaso las personas que no posean estas características “deseables” se convertirán en ciudadanos de segunda clase? Hay un millón de peligros enfrente, si intentamos exceder nuestro mandato de mejorar y entramos en el ámbito de la Eugenesia (Técnica de mejora del genoma humano para crear “mejores seres humanos”).
Por ejemplo, en algunos casos, la implantación de embriones puede ser la única forma aceptable de acuerdo a la ley judía para que una pareja en la que ambos padres son portadores de una seria característica, que representa una enfermedad letal, pueda tener hijos sanos. ¿Pero qué pasa si utilizamos la misma tecnología parar escoger el sexo de nuestros hijos? ¿Acaso debemos implantar sólo niños? ¿Sólo niñas? ¿Debiéramos examinar todos los embriones para ver si encontramos un millar de fallas, incluyendo inteligencia menor (o promedio), mala visión, rodillas arqueadas, u ojos cafés? ¿Podemos diseñar a nuestros hijos de acuerdo a nuestras expectativas?
La visión judía de la tecnología no es diferente en cualquier otro aspecto de la vida. Si bien podemos realizar hazañas maravillosas, buscamos respuestas en la Torá para saber cómo actuar. Debemos decidir cómo canalizar nuestros descubrimientos éticamente, saber cuándo podemos realizar un milagro médico y cuándo debemos restringirnos de aplicar un poder asombroso a nuestro alcance simplemente porque no es correcto.

La donación de órganos según la halajá

Deja un comentario

Muchas veces desconocemos que dice o como se interpreta la halajá a problemas o situaciones modernas…
Uno de esos misterios es que opina la ortodoxia sobre la donación de órganos.
Aquí una explicación muy clara del Rabino Shraga Simmons:

El salvar una vida es un valor supremo en la ley judía, pero la donación de órganos es mucho más compleja que el firmar una tarjeta de donante.
La posición del judaísmo en cuanto a la donación de órganos es tan compleja como el asunto de la vida y la muerte, ya que deriva directamente de la perspectiva judía de la santidad de la vida y el rol que nuestra existencia física juega en el desarrollo de nuestro ser espiritual.
Por otro lado, tenemos una obligación sagrada de preservar la vida humana (pikuaj nefesh). Este es un valor fundamental en la ley judía – tan importante que casi cualquier otra ley puede ser violada por esta razón. Por ejemplo: podemos violar el Shabat para llevar a una persona herida al hospital.
Por otro lado, la ley judía prohíbe profanar el cuerpo de un muerto (nivul hamet). Por cuanto que el cuerpo de una persona muerta tuvo alguna vez dentro de sí un alma sagrada, debe ser tratado con el máximo respeto. Cada parte del cuerpo debe ser enterrada – y esta es la razón por la cual a veces vemos imágenes de gente religiosa buscando y agarrando las diferentes partes de los cuerpos de gente asesinada en ataques terroristas para enterrarlas.
Entonces, si por un lado es bueno donar órganos y por otro lado no podemos profanar un cuerpo sin vida, ¿cómo podemos conjugar estos dos valores?
Para Salvar Una Vida
La donación de órganos sólo es permitida en casos donde el órgano en cuestión es requerido para un transplante inmediato y específico. En tal caso, es una mitzvá muy grande para un judío el donar un órgano para salvarle la vida a una persona.
La donación de órganos no está limitada a gente que ha muerto: Una persona que esté dispuesta a donar unos de sus riñones a alguien que lo necesite, por ejemplo, también puede hacerlo.
Sin embargo, en cuanto a la prohibición de profanar el cuerpo, está prohibido donar simplemente a un “banco de órganos” donde no hay un receptor específico e inmediato.
Más aún, está también prohibido donar órganos para la realización de investigaciones médicas o para su utilización por estudiantes que necesitan desarmarlos en la facultad de medicina.
Precauciones Requeridas
Inclusive cuando existe un transplante específico e inmediato, se necesita tomar precauciones, ya que muchas veces para obtener el órgano lo más fresco posible el médico remueve el órgano antes de que el paciente este “muerto” de acuerdo a la ley judía. Entonces, el médico estaría matando al paciente, lo cual está obviamente prohibido.
En la realidad cada caso es diferente. Un gran número de consideraciones halájicas deben ser revisadas y tomadas en cuenta. Por ende, antes de seguir cualquier procedimiento, consulta con alguna autoridad Rabínica experta en la materia, pues de acuerdo con el judaísmo el procedimiento correcto no es tan sencillo como sellar una tarjeta de donación de órganos.

Fuentes:
Responsa Nodá Bihudá (parte II, Yoré Deá, 210), escrito por el Rabino Yechezkel Landau.
Responsa Igrot Moshé, (Yoré Deá, parte II, 174), escrito por el Rabino Moshé Feinstein.
Responsa Minjat Itzjak (parte V, 7) escrito el Rabino Itzjak Iaacov Waiss.
Responsa Tzitz Eliezer (parte X, 25) escrito por el Rabino Eliezer Waldenberg.
Para más información:
Instituto para Ética Médica Judía en San Francisco (800-258-4427).
“El Judaísmo y la Curación”, escrito por el Rabino J. David Bleij (Ktav Publishing 1981).