Hamás: La victoria de Morsi es un envite a la lucha contra Israel

Deja un comentario

El movimiento fundamentalista islámico Hamás, que gobierna en Gaza, consideró la victoria de Mohamed Morsi en los comicios presidenciales en Egipto como un impulso a la “resistencia” contra Israel.
“La victoria de Morsi refuerza el programa que rechaza la ocupación (Israel), así como la cooperación y normalización con la ocupación (Israel)”, manifestó Mahmud a-Zahar, uno de los dirigentes de Hamás en la franja de Gaza, territorio que el grupo controla desde 2007.
El líder islamista agregó que “el perdedor en esta batalla es Israel y sus agentes en la región”, aludiendo implícitamente a la facción palestina rival Al-Fatah, que encabeza el presidente palestino, Mahmud Abás.
Hamás fue fundado en Gaza en los años ochenta como un movimiento que emana de los Hermanos Musulmanes egipcios, formación que representa Morsi, y su ideario aboga por la lucha armada contra el Estado judío, al que no reconoce.
El movimiento que gobierna en Gaza confía en que el triunfo de la Hermandad en el país vecino ayude a superar los últimos obstáculos que bloquean la franja de Gaza, sometida antaño a
un férreo bloqueo por parte de Israel y del antiguo régimen de Hosni Mubarak.El primer ministro de Hamás, Ismail Haniye, telefoneó a Morsi poco después de conocerse su triunfo, para felicitarle por su victoria, informó la oficina del primero en un comunicado.
En el mismo momento en que se conocieron los resultados de las presidenciales en Egipto, el júbilo y la alegría se apoderaron de las calles en Gaza, con miles de simpatizantes de Hamás festejando el triunfo de Morsi.
El presidente electo de Egipto era el favorito entre los habitantes de la franja, que no dudaron en ondear banderas egipcias y verdes de Hamás, al tiempo que hicieron sonar las bocinas de sus vehículos con intensidad y repartieron dulces entre los viandantes.
Por su parte Aiman Daraghme, diputado de Hamás en Cisjordania, expresó que la victoria de Morsi “dará un gran impulso a los esfuerzos de reconciliación entre las facciones palestinas”.
Coincidió con él Basam Salhi, miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), la segunda facción en tamaño de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), quien se congratuló de los resultados electorales en Egipto.
“La democracia y estabilidad en Egipto son muy importantes y tendrán un impacto positivo en el proceso de reconciliación palestino”, vaticinó. EFE

Egipto revisará el tratado de paz con Israel

Deja un comentario

El presidente electo de Egipto, el fundamentalista islámico Mohamad Morsi, manifestó que quiere restablecer las relaciones con Irán – interrumpidas desde hace más de treinta años – para crear un “balance estratégico en la región”, en una entrevista publicada por la agencia de noticias semioficial iraní Fars.
Las relaciones diplomáticas entre el Cairo e Teherán fueron interrumpidas a raíz de la Revolución Islámica iraní y la firma del tratado de paz de Egipto con Israel. La destitución del ex presidente Hosni Mubarak a partir del levantamiento popular, el año pasado, señaló un cambio fundamental en los vínculos entre ambos países.
“Debemos restaurar las relaciones normales con Irán sobre la base de los intereses mutuos y expandir las áreas de coordinación política y cooperación económica para crear

un equilibrio de fuerzas en la región”, sostuvo Morsi.
En contraste con las declaraciones hechas a televisión tras su victoria, en las que señaló que se mantendrán todos “los acuerdos y obligaciones internacionales”, Morsi dijo en la entrevista ofrecida a la agencia Fars que el Acuerdo de Paz de Camp David “será revisado”, sin entrar en detalles.
Cuando se le preguntó acerca de su política hacia Israel, Morsi aseveró que bajo su liderazgo Egipto buscará mantener una “política igualitaria” en correspondencia con el estatus de ambos países. Morsi agregó que el Cairo discutirá la restauración de los derechos de los palestinos y revisará los acuerdos de Camp David. Morsi destacó que no tomará sólo ninguna decisión sino con el gabinete y las otras agencias del gobierno.

InfoLiveTv: Lo mejor de la Semana

Deja un comentario

Egipto: Mohamad Mursi, perfil del Hermano Musulmán

Deja un comentario

Mohamed Mursi consiguió hoy llevar a los Hermanos Musulmanes a la presidencia de Egipto, 84 años después de la fundación de la cofradía islamista, gracias a la todopoderosa maquinaria del grupo y a su larga, tenaz y organizada oposición al régimen del depuesto Hosni Mubarak.
El candidato islamista se impuso por estrecho margen al general retirado Ahmed Shafiq, último primer ministro de Mubarak, según anunció la Comisión Electoral, que puso así fin a una semana de incertidumbre.
El órgano electoral confirmó lo que el propio Mursi había salido a celebrar pocas horas después del cierre de los colegios electorales el pasado 17 de junio, con los datos recabados a pie de urna por su formación.
Las cifras oficiales quitaron así la razón a Shafiq, quien también se había declarado vencedor y había desconfiado de la actitud de los islamistas, movilizados en las calles desde el pasado martes para clamar victoria y protestar contra la Junta Militar.
Para compensar su falta de atractivo personal y sabedor de que el islamismo está fuertemente arraigado en este país conservador, Mursi ha instado en los últimos días a liberales y revolucionarios a unirse para preservar los valores de la revolución frente a los “fulul” o remanentes del antiguo régimen.
Presidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ), afín a la Hermandad, tiene como principal credencial una larga trayectoria en esta organización, ilegal durante más de medio siglo y muy implantada en los barrios populares.
Siempre inicia sus alocuciones con la “fatiha”, la fórmula que abre el Corán, y con la que se subraya la importancia y solidez de un testimonio.
Mursi también hace continuas referencias a la “sharía” (ley islámica) y a su proyecto de “nahda”, un renacimiento islámico que abarque todos los ámbitos, para Egipto.
Con su perenne corbata y sus maneras sencillas, este hombre tímido de escasa estatura, que no oculta sus raíces rurales, entró de carambola en la carrera presidencial tras la descalificación del primer candidato de los Hermanos Musulmanes, Jairat al Shater, inhabilitado por haber estado preso.
Los egipcios, siempre dispuestos a la broma, no tardaron en comparar a Mursi con Al Shater y en colocar al primero el satírico apodo de “neumático de repuesto”.
Nacido el 20 de agosto de 1951 en el seno de una familia de clase media en el pueblo de Al Adwa, en el delta del Nilo,
Mursi desarrolló una carrera brillante dentro de la Hermandad, que transcurrió en paralelo a la de ingeniero.
Entre 1985 y 2010 fue jefe del departamento de Ingeniería de la Universidad de Zagazig, adonde regresó después de haber trabajado durante tres años como profesor universitario en el estado de California (EEUU).
A finales de los setenta, empezó a sentirse atraído por la ideología de los Hermanos Musulmanes y en 1979 se afilió al grupo, donde inició su labor en el departamento religioso.
Poco a poco fue escalando puestos hasta que en 1995 se convirtió en miembro de su Consejo Consultivo, el máximo órgano de decisión de la Hermandad.
Desde 1995 hasta 2005, fue diputado en el Parlamento y llegó a ser portavoz oficioso de los Hermanos Musulmanes en la Cámara, ya que durante el régimen de Mubarak la organización era ilegal y presentaba a sus candidatos como independientes.
En 2005, Mursi perdió su asiento y un año después fue encarcelado durante seis meses por apoyar las manifestaciones de jueces reformistas que denunciaron el fraude en los comicios.
Considerado un “hermano” muy activo, ha estado muy implicado en su proyecto político, como en 2007, cuando ayudó a la elaboración del programa de la cofradía que defendía que la presidencia de la República solo podía ser ejercida por un hombre musulmán.
Durante la revuelta que derrocó a Mubarak en febrero de 2011, fue detenido en la prisión de Wadi Natrun, al norte de El Cairo, aunque salió de la cárcel dos días más tarde gracias al caos en los presidios tras la desbandada de los guardianes.
El 30 de abril de 2011, Mursi renunció a su puesto en el Consejo Consultivo de los Hermanos para ser el presidente de la formación política afín al grupo, el PLJ.
Ser miembro del aparato de los Hermanos Musulmanes ha sido una de sus ganancias pero también puede ser uno de sus puntos débiles, ya que algunos sectores temen que su obediencia sea para el Guía Supremo de la cofradía, Mohamed Badía, antes que el pueblo que lo ha elegido.
Además, los Hermanos Musulmanes han sido muy criticados por presentar a un candidato presidencial cuando en un principio, nada más caer Mubarak en febrero de 2011, se habían comprometido a no hacerlo.
El destino de Mursi está unido al de la Hermandad en el Egipto post-Mubarak, donde tendrá que demostrar su habilidad para lidiar con la poderosa Junta Militar y contribuir a culminar la transición política, llena hasta ahora de sobresaltos. EFE

Islamista Mohamed Mursi, nuevo presidente de Egipto

Deja un comentario

El candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, fue declarado nuevo presidente de Egipto, según anunció el presidente de la Comisión de las Elecciones Presidenciales, Faruk Sultán.

Mursi se proclamó vencedor con 13.230.131 votos, un 51,73%, según informó Sultán en una rueda de prensa. Una victoria, muy ajustada con su rival Ahmed Shafiq que conseguió el 48,27%, 12.347.380 votos.

Así, Mursi se convierte en el primer presidente de Egipto tras la caída de Hosni Mubarak, en febrero de 2011. Pero también, lleva a los Hermanos Musulmanes a la Presidencia por primera vez en sus 84 años de historia, la mayoría de los cuales transcurrieron en la ilegalidad.

Con el anuncio se pretendía satisfacer al menos una de las demandas de los cientos de manifestantes que permanecieron acampados desde hace dos días en la plaza Tahrir de El Cairo, y que también exigen la derogación de la enmienda constitucional promulgada el pasado domingo por el Ejército, y que modifica la Declaración Constitucional del 30 de marzo de 2011.

Esta acampada supone la prolongación de la masiva manifestación del viernes, convocada por los grupos revolucionarios bajo el lema «Vuelta de la Legitimidad» con el apoyo de los partidos islamistas.

La tensión vivida en el país, venía motivada porque tanto Mursi como Shafiq habían proclamado a lo largo de esta semana su victoria, de acuerdo a los datos de los que disponían sus respectivos equipos.

En la misma rueda de prensa, el presidente de la Comisión Electoral destacó que sólo tuvieron que revisar diferentes impugnaciones en los resultados de un centenar de las más de 13.000 que había.

La decisión de la Comisión Electoral no puede ser impugnada ni apelada por los candidatos, al ser la última instancia responsable de los comicios.

Antisemitismo español, historia y paradojas

Deja un comentario

Entrevista con Adolfo Kuznitzky
Por: Ariel Abramovich
Para: Nueva Sion
El historiador y ex magistrado cordobés Adolfo Kuznitzky publicó “De la Inquisición española a Franco y el Holocausto. Una controversia historiográfica”, donde analiza el particular antisemitismo de España, que ya desde la época pre inquisitorial tuvo características ontológicas -étnicas y casticistas- que trascienden al odio religioso clásico del medioevo, y lo hacen comparable al de la Modernidad. El cierre de la apasionante obra analiza las contradicciones ideológicas de Franco, quien profesó un amor manifiesto por los sefaraditas sin dejar de ser antisemita, y tuvo frente al Holocausto una actitud ambivalente y controversial.

“Encuentro en el antisemitismo hispano preinquisitorial y el inquisitorial un precedente del antisemitismo moderno, tanto en el aspecto racial como en el de la teoría del complot”, explica a Nueva Sión Adolfo Kuznitzky. Esta particularidad del antisemitismo español se complejizó aún más en el siglo pasado, cuando ciertos sectores tradicionales de derecha y nacionalistas reaccionarios manifestaron abiertamente su simpatía por los judíos sefaraditas, sin presencia ya en la península, pero sin dejar de odiar por ello a los ashkenazis del resto de Europa. Sucede que en el ámbito académico se vio en la tradición cultural y oral de los judíos de Marruecos un testimonio vivo de su españolidad.

Según se explica en el libro, es conocida la sefardofilia de Francisco Franco, quien al ser enviado a Marruecos durante la Guerra del Rif mantuvo amistad con varios notables judíos de ese territorio, algunos de los cuales colaboraron activamente durante su levantamiento de 1936. En el film Raza, escrito por Franco en 1941, el protagonista principal (que sería él), guía a su madre por Toledo y frente a la Iglesia Santa María la Blanca -que fue anteriormente sinagoga- le cuenta que los judíos se purificaron al contacto con España. De modo que en el punto álgido del dominio alemán sobre Europa, manifestaba una clara simpatía hacia los judíos españoles. De ahí Kuznitzky concluye que las diversas expresiones antijudías de Franco no tuvieron naturaleza racista, dado que si bien su intención era subrayar la buena influencia española, admite la posibilidad de que un judío podía “cambiar”.

Pese a profesar un profundo odio antijudío, y ser aliada y simpatizar con Hitler, frente al Holocausto España tuvo un rol paradojal. Por eso, tal como destaca Kuznitzky, el historiador Bernd Rother sostiene que “A través de la España franquista, de la que apenas nadie esperaba que ayudase a los judíos, se pudieron salvar no pocos perseguidos. Pero, de haberlo querido, el gobierno de Madrid podría haber salvado a muchos más”.

– ¿Dónde nace su pasión por la Historia judía, y puntualmente, qué lo llevó a interesarse por las controversias en torno al proceso histórico que va desde la Inquisición española hasta el Holocausto?
– No tuve educación judía, porque nací en el medio de un océano de gentilidad, y cuando estuve en edad escolar no había prácticamente nada, ni sinagogas ni escuelas. Mi conexión con lo judío era por el yiddish que hablaban mis padres, y por las costumbres gastronómicas y algún viaje a Buenos Aires durante las vacaciones para visitar parientes. De manera que todo lo que conozco, poco o mucho, corresponde a una formación autodidacta, ya de grande. Cuando me jubilé hice cursos de posgrado en la Facultad de Filosofía de Córdoba sobre cuestiones judías. Mis tres libros revelan un interés sobre los judíos de Italia y de España, porque siempre noté fuertes diferencias idiosincráticas con los del resto de Europa. Veía en ellos aspectos que me recordaban mucho a los gentiles que me rodearon toda la vida.

– ¿La persecución que sufrieron en España los cristianos descendientes de judíos se relaciona puramente con lo ontológico, lo racial, o más bien con la protección de intereses económicos y sociales ante el peligro que supuso la eliminación de las incapacidades de los judíos conversos?

– Es cierto que lo que ocurrió en España respondió a factores religiosos y socioeconómicos, además de lo ontológico, pero en la Edad Moderna el racismo antisemita también contó con esos factores, aunque el religioso muy debilitado y, por ello, al ser laico era más peligroso. Ese antisemitismo moderno pretendió tener fundamentos científicos, que en realidad resultaron ser pseudocientíficos, porque la ciencia demostró que las razas no existen y que las etnias diferenciadas por algunos aspectos físicos externos responden a adaptaciones geográficas. Ni siquiera Hitler creía en las razas como algo científico, porque para él el judío más peligroso era el que no podía identificar. Es por ello que los cientistas sociales sostienen que el racismo no es el desprecio al otro, sino el temor a que el otro se nos parezca.

– ¿Qué particularidades hispanas tuvo la Inquisición? ¿A qué se le puede atribuir el hecho que fue España el país que implementó esa política persecutoria del Vaticano durante más tiempo y con más fuerza?

– Sin duda alguna hubo un problema cuantitativo. En ninguna otra nación hubo tantos judíos, ni tantos conversos como consecuencia de oleadas de violencia. La Inquisición, exclusivamente dirigida a los conversos de origen judío, entendía en las transgresiones religiosas, como era judaizar secretamente. Benzion Netanyahu sostiene que si bien ello existió, fue algo totalmente exagerado por razones raciales, ya que en realidad muchas veces la Inquisición no “quemó” a herejes sino a auténticos cristianos que molestaban. Tanto Fray Luis de León como Teresa de Ávila, incuestionablemente cristianos, fueron molestados por el pecado de tener origen judío.

– ¿El vínculo que usted describe en su libro entre la persecución casticista ibérica y el völkisch (el romanticismo populista alemán que inspiró a Hitler), es un fenómeno específico del medioevo hispánico o un tipo de proceso sociológico-político habitual en la Historia?

– Entiendo que existe un vínculo entre la persecución medieval española, ontológica y casticista, con el völkisch alemán, porque esta última modalidad discriminatoria recién surge en la Modernidad con el antisemitismo.

– ¿Cómo es posible analizar el antisemitismo en una época y en un país sin judíos, como es la España post Inquisición?

– En realidad fue un antisemitismo simbólico, enfocado a la versión conspirativa, porque no había judíos sobre los que ejercer el odio. Pero fuera de algunos tics étnico-religiosos dirigidos contra supuestos descendientes de judíos, no hubo nada serio de carácter racial ni siquiera en el franquismo, salvo en el caso de los Chuetas de Mallorca que sufrieron una discriminación después de varias generaciones de haberse convertido, pero era de origen social y sin responsabilidad del Estado.

– El apoyo a la República por parte de grupos de judíos ashkenazis tiene cierta lógica, debido a la efervescencia que en la década del ’30 generaba en vastos segmentos de Europa Oriental la causa republicana. En cambio, resulta muy llamativo que entre los sefaraditas haya habido apoyo al bando nacionalista, habida cuenta del espíritu inquisitorial de los falangistas. ¿En qué modo se evidenció ese apoyo y qué lectura hace del mismo?

– En realidad no fue importante cuantitativamente y es discutido si el apoyo fue espontáneo o se debió a que como Marruecos ya se encontraba ocupada por los nacionales no tuvieron otra opción. No obstante, algunas publicaciones parecieran indicar ciertas simpatías en lo referente a poner distancia con el comunismo y el anarquismo. Puede haber habido motivaciones económicas por el temor que provocaban en ese aspecto los republicanos.

– ¿Qué relación tuvo la dictadura de Franco, durante sus diferentes etapas, con los pocos judíos que vivían en España? ¿Qué vínculo estableció su gobierno con el Estado de Israel, desde su creación hasta la muerte del dictador?

– Hubo una época en que existió prácticamente una restauración inquisitorial, porque estaba prohibido el ejercicio de toda otra religión que no fuera la católica. Las decisiones relacionadas a los sefaraditas se enfocaron en el aspecto cultural, sin medidas relevantes tendientes a fomentar una inmigración. Y con Israel hubo muchos enfrentamientos diplomáticos porque España votó en contra de su creación en las Naciones Unidas.

סינרגיה – צועקים על אהבה

Deja un comentario

Older Entries Newer Entries